Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 15 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 15 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

Dios: ¿inevitable necesidad en la evolución humana?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dios: ¿inevitable necesidad en la evolución humana?

Mensaje  pepe2982 el Mar Mayo 12, 2009 10:32 am



Dios es el único ser que, para reinar, no tiene siquiera necesidad de existir. Charles Baudelaire.

Asumido que lo más fácil, como buen creyente, es darse por satisfecho con la sola invocación de cualquiera de los diferentes nombres que le son atribuidos, según las múltiples culturas. Generalmente en espera, a veces eternamente y, casi siempre inútilmente, de que venga en nuestro auxilio y nos conceda esa gracia que nos sacará de la dificultad en la que nos hallamos. Sin embargo, admitamos que nos resulta muy difícil la generalización y el poder definir lo que representa para cada ser humano la existencia de un “dios”, tratar de ubicarle en nuestro mundo y, desde luego, acercarle a nuestra vida.

Lo primero, es reflexionar sobre lo que cada uno de nosotros entiende por “dios”. Lo segundo que se hace necesario es llegar a la conclusión definitiva de si creemos, o no, en su existencia. Lo tercero, tanto en un caso como en el otro, es aportar las razones que nos conducen a tales conclusiones. Y pese a que, siempre, en los malos momentos invocamos, e invocaremos su nombre, por lo general más como una inercia cultural que como una creencia asumida, es evidente que no todos lo entendemos del mismo modo, ni lo percibimos de la misma manera.

A partir de los dos principales enfoques desde los que nos atrevemos a analizarlo – el religioso y el científico, que juntos conforman el teológico - y afectado cada uno de nosotros por múltiples y variadas circunstancias, es indudablemente que estaremos percibiendo, y necesitando, un “dios” a nuestra medida. Bien sea por los beneficios que, ingenuamente, esperamos obtener o, todo lo contrario, como una justificación de nuestros propios fracasos. Es más, en demasiadas ocasiones preferimos que así sea. De ese modo nos permitirá cargar sobre “Él” la culpa de todas nuestras desgracias.

Agnósticos, apoyados principalmente en la ciencia, y ateos, haciéndolo sobre las creencias religiosas, han cuestionado la existencia de ese “Ser” supremo responsable de la creación del universo y de cuanto en él sucede. Y si bien es cierto que escuchándoles y leyéndoles es difícil no dejarse seducir por sus reflexiones, no es menos cierto que en la propia negación del “ser” se encuentra la clave de su existencia. En mi opinión, ambas posiciones, las de los creyentes y las de los, ya mencionados, agnósticos y ateos, no son divergentes, sino, más bien, convergentes. Todas ellas conducen finalmente al mismo lugar, al mismo “ser”. La diferencia se fundamenta principalmente, como antes enunciaba, en la posición de la que se parta. Para el creyente, Dios es todo, esta en todo y lo controla todo. Para el no creyente su “dios” es el universo en pleno. Luego, igualmente, todo.

Sin embargo, para los primeros, es posible dirigirse a Dios y hacer que te escuche. Por lo que siempre cabrá la posibilidad de “solicitarle” algo y tener - Él, no nosotros - un cierto control de lo que nos acontece. Por el contrario, para los segundos - entre los que me encuentro - el universo, nuestro “dios”, es incontrolable. O dicho de otro modo, incontrolable por nosotros, pero no por las leyes que lo rigen. De manera que si bien es difícil predecir, por el hombre, cual será el futuro, este, mal que nos pese, esta inexorablemente escrito. Nada de lo que haga o prevea el ser humano cambiará el curso de las cosas. Nada de cuanto sucede en el universo es casual. Se rige por la ley de la balanza, para que se asegure el equilibrio de este. De modo que ahí se encuentra la singularidad y, como antes decía, la coincidencia de ambas, creencias y no creencias. En tanto que el Dios de los creyentes puede escucharte, pero hará lo que crea oportuno y conseguirás, o no, por lo general lo segundo, lo solicitado; al “dios” de los agnósticos será inútil dirigirse ya que, rigiéndose por sus propias reglas, sucederá lo que tenga que suceder. Pero el resultado será, exactamente, el mismo. Nos encontraremos en manos de eso que llamamos destino y del que, pese a creernos que está controlado, no lo controlamos.

Y es que aunque pretendamos ser otra cosa, no somos más que, como el propio universo, energía en potencia en constante movimiento y transformación y formamos parte de él, del mismo modo que los creyentes dicen formar parte de Dios y estar hechos a su imagen y semejanza.

Por esa razón soy un ferviente creyente de la reencarnación. Por supuesto en el devenir de un tiempo indefinible, y siempre sustentado en la reflexión científica que, aunque por distintos caminos, acaba por llevarnos al mismo final que la religiosa. Me refiero, naturalmente, a la reencarnación de eso que llamamos “alma”, sin necesidad de arrastrar por esos caminos de “dios” nuestros denostados y arruinados cuerpos, que se habrán convertido en materia para otros nuevos usos. Ese “alma” que, al decir de los que más severos agnósticos, no es más que una pequeña pero extraordinaria concentración de energía de la misma que controla y domina el universo. Pero ese es otra cuestión merecedora de una reflexión más profunda e independiente, que ahora desbordaría los límites de esta pequeña columna.

Lo cierto es que la necesidad de unas creencias a las que aferrarse, incluso para los no creyentes, han sido reconocidas por los más autorizados pensadores a lo largo de la historia de la humanidad. Recientemente el filósofo norteamericano, Dennett, y el biólogo británico, Wolpert, ambos por distintos caminos, el de la reflexión y el de la ciencia, han llegado a la misma conclusión: Dios es un producto inevitable de la evolución humana.

Así, mientras el primero nos dice: “el hombre necesita saber el por qué de las cosas, y al no hallar respuestas se inventa las creencias”. El segundo sostiene: “El cerebro humano ha evolucionado hasta convertirse en una máquina de creencias, habidas por encontrar una explicación causal de todo cuanto sucede a nuestro alrededor.

Por ello, desde la humilde perspectiva de un pensador preocupado por cuanto acontece en el devenir diario y, como todos, desbordado por las contradicciones, he de admitir que no es fácil caer en la tentación, aún definiéndome agnóstico, de rechazar de plano la existencia de un ser, de un ente, supremo que, al unísono con nuestras conciencias y “aprovechándose” de nuestras sensibilidades, condicione toda nuestra existencia.

Tratado de acabar esta columna con una nota de ironía, para reducir su presunta trascendencia, les diré que, pese a todo, a mí me resulta muy difícil aceptar que el hombre haya sido capaz de crear, por sí sólo, las inigualables composiciones musicales que se desprenden de, por ejemplo, “Las cuatro estaciones, de Vivaldi”, “El amor brujo, de Manuel de Falla”, las intimistas melodías azerbaijanas interpretadas al Balaban, o el inigualable Poema sinfónico nº 2 de “Mi patria”, comprendido en “El Moldava”. Sin duda que para conseguir conmover de tal manera es imprescindible algo muy cercano a la “suprema inspiración divina.

Felipe Cantos, escritor.


Web: http://blogs.periodistadigital.com/filosofiabolsillo.php

_________________



Invitado Si te gustó el post, necesito tu opinión
avatar
pepe2982
Admin
Admin


Volver arriba Ir abajo

Re: Dios: ¿inevitable necesidad en la evolución humana?

Mensaje  Don Sapo el Mar Mayo 12, 2009 11:44 am

¡Qué contradictorio este hombre! (Típico de muchos “intelectuales”)

Que cree en Dios, afirmando que es inventado. Que cree que el universo es Dios y se rige por sus propias reglas, que sintetiza en equilibrio, para adoptar una actitud fatalista absoluta, evidenciada en que el destino de cada uno está escrito hasta en cada parpadeo, ya que expresó:

En tanto que el Dios de los creyentes puede escucharte, pero hará lo que crea oportuno y conseguirás, o no, por lo general lo segundo, lo solicitado; al “dios” de los agnósticos será inútil dirigirse ya que, rigiéndose por sus propias reglas, sucederá lo que tenga que suceder. Pero el resultado será, exactamente, el mismo. Nos encontraremos en manos de eso que llamamos destino y del que, pese a creernos que está controlado, no lo controlamos.
¿Así que no controlamos qué comeremos, a qué hora nos levantaremos, etc? ¿Somos simples marionetas del destino?

A mi, me parece una falacia gigante considerar al destino como absoluto o, lo contrario, que cada uno lo fabrica. Pues hay demasiados antecedentes de “fatalidades” para negarlo, como también de las obvias consecuencias de nuestros propios actos para afirmar que somos “simples marionetas”.

Pero aquí entramos de lleno en otra cuestión ¿Quién se toma el trabajo de ANALIZAR y REFLEXIONAR para DISCERNIR objetivamente cuánto habrá de cierto en el destino y cuánto en el libre albedrío?

¿Cómo saber cuánto interactúan el uno con el otro? (destino y libre albedrío)

Por otra parte, que la actitud de los “estudiosos” o cientimicos que afirman que el concepto y la creencia en uno o más dioses surge de la necesidad humana, sólo evidencia cuán poco se han consustanciado de aquello que han estudiado. Pues aún las más “primitivas” (rudimentarias) culturas, NO NIEGAN (ni se proponen ignorar alevosamente) que hay fuerzas sobrenaturales más allá de la simple lógica de “causa y efecto”. Fuerzas sobrenaturales que siempre han estado interfiriendo y alterando a la simple “causa y efecto” de modo que nos resulta incomprensible, sea tanto a favor (milagro) o perjuicio (fatalidad).

Que dichas culturas rústicas no siempre hayan sabido discernir cuánto era realmente sobrenatural ni cómo lograr que les favorezcan, es otro tema del cual los cientimicos se aferran para omitir lo alevoso: Que existen e interactúan “veleidosamente” (veleidosamente para el criterio humano común).

Mientras no se tenga en cuenta y logre explicar de modo coherente y objetivo a los principios de las múltiples “excepciones que confirman la regla”, mal podrán rotularse de científicos los cientimicos, o de filósofos o teólogos los malabaristas conceptuales.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.