Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Instrucciones a mis hijos (por: Magdalena Sánchez Blesa)
por Gwendoline Welden Dom Ene 14, 2018 5:11 pm

» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 8 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 8 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

La Sabiduría

Ir abajo

La Sabiduría

Mensaje  pepe2982 el Lun Mayo 25, 2009 12:31 am



Era un joven que había decidido seguir la vía de la evolución interior. Acudió a un maestro y le preguntó:

- Guruji, ¿qué instrucción debo seguir para hallar la verdad, para alcanzar la más alta sabiduría?

el maestro le dijo:

- He aquí, jovencito, todo lo que yo puedo decirte: todo es el Ser, la Conciencia Pura. De la misma manera que el agua se convierte en hielo, el Ser adopta todas las formas del universo. No hay nada excepto el Ser. Tú eres el Ser. Reconoce que eres el Ser y habrás alcanzado la verdad, la más alta sabiduría.

El aspirante no se sintió satisfecho. Dijo:

- ¿Eso es todo? ¿No puedes decirme algo más?

- Tal es toda mi enseñanza- aseveró el maestro-. No puedo brindarte otra instrucción.

El joven se sentía muy decepcionado, pues esperaba que el maestro le hubiese facilitado una instrucción secrete y algunas técnicas muy especiales, incluso un misterioso mantra. Pero como realmente era un buscador genuino, aunque todavía muy ignorante, se dirigió a otro maestro y le pidió instrucción mística. Este segundo maestro dijo:

- No dudaré en proporcianártela, pero antes debes servirme doce años. Tendrás que trabajar muy duramente en mi ashram. Por cierto, hay un trabajo ahora disponible. Se trata de recoger estiércol de búfalo.

Durante doce años, el joven trabajó en tan ingrata tarea. Por fin llegó el día en que se había cumplido el tiempo establecido por el maestro. Habían pasado doce años; doce años recogiendo estiércol de búfalo. Se dirigió al maestro y le dijo:

- Maestro, ya no soy tan joven como era. El tiempo ha transcurrido. Han pasado una docena de años. Por favor, entrégame ahora la instrucción.

El maestro sonrió. Parsimoniosa y amorosamente, colocó una de sus manos sobre el hombro del paciente discípulo, que despedía un rancio olor a estiercol. Declaró:

- Toma buena nota. Mi enseñanza es que todo es el Ser. Es el Ser el que se manifiesta en todas las formas del universo. Tú eres el Ser.

Espiritualmente maduro, al punto el discípulo comprendió la enseñanza y obtuvo iluminación. Pero cuando pasaron unos momentos y reaccionó, dijo:

- Me desconcierta, maestro, que tú me hayas dado la misma enseñanza que otro maestro que conocí hace doce años. ¿Por qué habrá sido?

- Simplemente, porque la verdad no cambia en doce años; tu actitud ante ella, sí.

Moraleja: Cuando estás espiritualmente preparado, hasta contemplar una hoja que se desprende del árbol puede abrirte a la verdad.

Libro: 101 Cuentos clásicos de la India


Fuente: http://atriton.wordpress.com/2008/12/07/doce-anos-despues/

_________________



Invitado Si te gustó el post, necesito tu opinión
avatar
pepe2982
Admin
Admin


Volver arriba Ir abajo

Re: La Sabiduría

Mensaje  Don Sapo el Lun Mayo 25, 2009 1:37 am

buen post Aplauso

Este me recuerda a otro que leí hace muuuuchos años y ni recuerdo de qué origen era.

Sí recuerdo bastante bien al concepto que era así:

Un joven, cierto día decidió que lo que verdaderamente quería lograr en la vida, era ser muy sabio, ya que le molestaba la ignorancia general de la aldea en la que se había criado y no le atraía ninguna profesión de las que conocía.

Como no había nadie que pudiera enseñarle, comenzó a preguntar dónde podía hallar a algún sabio. Por referencias de los demás, poco a poco fue recorriendo varias aldeas hasta que por fin, en una, le comentaron que no muy lejos de la misma, muy apartado en una montaña, vivía un anciano que era considerado como el más sabio de la región.

Allí fue el muchacho a solicitar que le enseñara cómo llegar a ser sabio.

El anciano lo escuchó amablemente, sin dejar de ocuparse en sus tareas rutinarias, como juntar leña, preparar su alimento, etc, pero sin darle una respuesta. Pasado un tiempo más que prudencial, cuando el joven ya estaba desesperando de que el anciano le dijera algo, se animó a preguntar ¿no me responderá nada?

A lo que el anciano respondió: Hoy no tengo tiempo, vuelve mañana.

Obediente y respetuoso de su posible maestro, el joven se fue cuando ya caía el sol, para retornar al día siguiente a primera hora.

El anciano, al verlo llegar, sólo se limitó a saludarlo y, como continuaba ensimismado en sus actividades caseras, el joven se ofreció a ayudarlo para ahorrarle tiempo y compensar al que supuestamente perdería el hombre en responderle o enseñarle.

Cuando caía la tarde de ese segundo día y el joven tenía el tiempo justo para regresar a la aldea antes de que la noche lo sorprendiera en el camino, el sabio le dijo:

- Para lograr la sabiduría, hay que tener mucha paciencia ¿la tienes tú?.-
-Si, venerable anciano, la tengo.- Respondió el joven.
- Pues entonces regresa mañana, porque hoy ya no queda tiempo.-

Así, el anciano dejó que pasaran los días, uno tras otro, hasta el atardecer, donde repetía él a la pregunta y el joven a la respuesta.

Pero un día el joven se cansó de la falta de novedades e instó al anciano a que concluyera con tal parodia, porque él, el muchacho, ya había demostrado que tenía buena voluntad, era colaborador y estaba dispuesto a convivir con él como ayudante para que le enseñe cómo alcanzar, al menos, el nivel de él.

El anciano lo escuchó atento, e inmutable respondió: Entonces regresa mañana.

- ¿Seguro que mañana me enseñará, en lugar de tenerme en vilo todo el día para decirme lo mismo que hoy, ayer y los demás días de regresar al siguiente?-

El anciano sólo sonrió y asintió con la cabeza.

Al día siguiente, ni bien vio al joven acercarse en la distancia, el anciano se encaminó a él y lo llevó hasta un río cercano.
Al legar a la orilla del mismo, solicitó al discípulo que se arrodillara junto a una zona más o menos profunda e incómoda y sumergiera por completo a la cabeza en el agua.

- ¿Para qué? - preguntó intrigado el joven,
- ¿Tú quieres aprender cómo lograr la sabiduría? Pues entonces hazme caso.-
- ¿Cómo sé que no me querrá hacer daño? - desconfió el muchacho
- No lo sabes, como tampoco sabes si realmente soy sabio. Es una cuestión de confianza. Lo haces o márchate y olvídate de regresar.-

El joven sumergió su cabeza e, inmediatamente, el anciano la sujetó de tal modo que no pudiera asomarse a respirar aire, a pesar de las diferencia de fuerzas entre ambos.
Pasados unos cuantos segundos, cuando el joven desistió de resistir y ya se daba por muerto por idiota, el anciano le levantó la cabeza del agua.

El viejo aguardó unos momentos, impasible ante los furiosos reclamos del otro, para darle oportunidad a que se recompusiera y dejara de gritar acusaciones antes de preguntar:
- Cuando tenías la cabeza bajo el agua ¿en qué pensabas?-
- En que no entendía qué se proponía con eso.-
- ¿Y luego?.-
- En que usted me había engañado y se proponía matarme.-
- ¿y luego?.-
- ¿Luego?.-
- Si. ¿No pensaste en otra cosa después?-
- ¿En qué más podía pensar, si me estaba ahogando?-
- Y al sentir que te ahogabas, cuando dejaste de dar manotazos desesperados ¿no pensaste en algo más?-
- Sólo en que necesitaba aire.-
- ¿Y én qué más?-
- ¿En qué más podía pensar, si me estaba asfixiando de veras?-
- Pues bien, ahí tienes la respuesta exacta de cómo lograr la sabiduría.- respondió el anciano ya yéndose de regreso a su vivienda.
El joven comenzó a perseguirlo para pedirle que se explicara mejor. A lo que el sabio, sin dejar de caminar, amplió:

- Cuando desees a la sabiduría del mismo modo e intensidad con que deseabas al aire cuando creías que te estabas muriendo, ya estarás encaminado y nada podrá evitar que, a mi edad, tengas tanta o más que yo.-

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.