Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 12 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 12 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

La animalidad de nuestra conducta sexual y de pareja

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La animalidad de nuestra conducta sexual y de pareja

Mensaje  Don Sapo el Jue Sep 03, 2009 3:27 pm

Lo que dio origen al símbolo y forma del corazón-amor

Con frecuencia, tanto hombres como mujeres, no entendemos los por qué de nuestras conductas y preferencias sexuales.

Hoy quiero referirme a un estándar de la conducta sexual, quizá base de las demás. Ruego que se lea al texto con atención desprejuiciada y tratando de interpretar qué quiero expresar, más allá de si logré utilizar a las palabras precisas; o analogías y alegorías más adecuadas; pues esta conducta y tema no me resultan nada fácil ponerlas en palabras claras y accesibles para el promedio.

Los seres humanos, en hábitos, conductas y modo de vida somos animales en un 90 por ciento (o más) sobre la parte de humanos altruistas propiamente dicho. La animalidad no sólo rige a las funciones básicas vegetativas, sino también a todos los instintos naturales, como a toda clase de tareas rutinarias o esquematizadas. También rige muchísimo en los deseos y necesidades. La sexualidad es una de ellas.

Mal se cree que la necesidad sexual es sólo una cuestión fisiológica de continuidad de la especie, ya que tiene otras connotaciones instintivas, de animalidad o ego, asociadas con poder, pero “poder” animal, de “fuerte y capaz” en los machos. Mientras que en las hembras pasa más por “seductoras” (por lozanía en constitución y salud) y “acrecentadoras” (que son buenas en cuidar y acrecentar o multiplicar lo que atesoran).

En el caso de los varones, cuando desarrollan sexualmente, el pene pasa a ser como una espada y símbolo de poder que le refuerza la autoestima inconsciente. Es la lanza (como cornamenta en los ciervos) que le permite asestar golpes para “vencer” o “ganar” cierta clase de “batallas”. Ya sé que así expresado suena muy burdo, pero por favor sigan leyendo tratando de interpretar a dónde quiero llegar.


Zeus, por su deseo sexual, se convirtió en Toro para raptar a Europa con la cual satisfacerse (Acuarela de Moreau)
En el ámbito sexual, los varones tenemos necesidad imperiosa e inconsciente de sentir que somos como el macho alfa de una manada, dueños de territorios, así sean psicológicos o nominales. Es completamente instintivo y natural de todo macho la necesidad de sentirse seguro y poderoso, corroborándolo en casi todo ámbito. De allí que los machos son competitivos y, en general, buscan ser “los mejores” en algo que les permita afirmar la autoestima, sea en un deporte, actividad laboral, etc. Sin ir más lejos, el mito del pene grande y la potencia sexual ¿no son una clara analogía con la cornamenta más grande de macho experimentado y potente? ¿Qué macho de cornamenta pequeña se atreverá a desafiar al que la tiene más grande y es más experimentado y potente en fortaleza resistencia? De allí la “animalidad” de asociar y considerar al tamaño del pene, cual si fuéramos ciervos y el pene la cornamenta que refleja cuán “macho” es. Similar respecto a la jactancia de la potencia o rendimiento, que es análogo a fuerza y resistencia en lucha con esta “espada/cuerno” del pene.

Pero, simultáneamente ¿cómo se puede ser y sentir “el mejor” si esto no se corrobora paralelamente en el ámbito sexual con la “hembra” que se siente subyugada por su capacidad y “se entrega” hasta en lo más íntimo, sirviéndole de “vaina para la espada/cuerno” que aprecia y queriendo permanecer a su lado, bajo su protección?

El placer masculino en el acto sexual, más que pasar por lo sensorial, pasa por lo psicológico emocional, de ver y sentir emocionalmente (o que se lo finjan bien) que es un “gran macho” apreciado, poderoso, emocionante, al que se entregan como “merecida conquista” de una especie de “lucha” de voluntades coqueteo, que finaliza “clavando la espada/cuerno” él, y “atesorándola, acaparándola” ella.



La "conquista" de una fortaleza donde sentirse reconfortado.
La satisfacción del "otro apetito".
En el terreno psicológico inconsciente, el macho necesita constatar sexualmente a la “aprobación” de las hembras, porque en definitiva, todo macho busca la continuidad de la especie al abarcar el mayor territorio posible, que más hembras incluyan, protegiéndolas de enemigos, dándoles seguridad para las crías, a cambio de la entrega sexual (que es otro “territorio” más pequeño pero muy valioso) y a su “autoridad” que no ejercerá de modo despótico (si es sano, no desvirtuado), pero que tampoco admitirá menoscabos a su autoridad. Que lo admiren y/o hagan sentir que se someten a su deseo, ya que si se rebelan o rechazan con frecuencia, automáticamente el macho se siente disminuido por cuestionado en ser “el mejor”; “muy capaz y admirado” o “el líder”.

Por esto es que también los varones afianzamos o sostenemos mucho a la autoestima en base al logro sexual, que con frecuencia se distorsiona a sólo ser satisfecho, para corroborar que “se someten” o “entregan” como una especie de rendición casi incondicional. No es algo consciente en la inmensa mayoría, sino inconsciente instintivo.

Así, los varones jóvenes necesitan logros que les permitan jactarse de que son los mejores y, en el proceso, se les arraiga el mito de “cuán grande tengo mi pene/espada/cornamenta” comparada con las de los demás compañeros adolescentes. O cuánta potencia sexual (fuerza y resistencia) también en relación a los suyos, como forma de afirmar la confianza en sí mismos (autoestima) a fin de afrontar con seguridad a toda clase de otros desafíos. El principal: satisfacer la imperiosa necesidad biológica de eyacular, corroborando simultáneamente cuántas hembras logré en “mi territorio” (ámbito en que me muevo), sobre todo si son las más “seductoras” y “difíciles de acceder/lograr” mientras no sean de las “imposibles” como las que tienen muy firmes convicciones religiosas de “virgen hasta la boda con papeles en mano”. En casos así, en la comunidad masculina corre la voz de que son “inaccesibles” y pasan a menospreciarlas (en general) como si fueran una trampa de los cazadores, con la esquiva social que ello implica hacia tales jovencitas; o por lo menos a prestarles atención muy secundaria que menoscaba la autoestima de ellas. Al menos, mientras ellos no terminen de sentar cabeza en una rutina laboral de vida autosuficiente e independizada, donde pasa a ser más importante la necesidad de una compañera estable, si no la consiguió ya por congeniar muy bien con alguna de sus “conquistas de macho”.


"Este territorio y sus hembras son míos"
Para lograr el cometido adolescente (que puede prolongarse durante muchos años hasta edad bien madura inclusive) ¿Qué pueden hacer los “machos” para seducir a las “hembras”?

Analicemos previamente cuáles son las palabras claves en el género femenino a la hora de elegir pareja.

La inmensa mayoría de las mujeres, cuando describen a lo más básico o importante de un “hombre”, suelen poner en primer término a “seguridad” y suelen incluir como segundo “admirarlo” y como tercero “sentirse contenidas” (generalidad o principal mayoría estadística).

¿Cómo puede interpretarse esto desde lo instintivo animal, sino que parezca un “macho alfa”, fuerte y capaz, destacándose por al menos una cualidad específica de los demás machos competidores?

Así es como la mayoría (estadísticamente, como generalidad) se pavonean y hacen alardes de sus capacidades como “alfa” (líderes en lo suyo) y con demasiada frecuencia se corrobora que se malinterpreta a la “seguridad” como seguridad económica ostentada en despilfarro u ostentación egocéntrica de sus logros/cualidades. (Mejor y más caro vehículo, ropa, salidas costosas, o luchador peleador, etc). Especialmente en la adolescencia y personas aún inmaduras, tengan la edad que tengan, o que prefieren auto engañarse en base a conveniencias y comodidades.

Los varones con el dinero y logros personales, las mujeres con su “seducción” que debiera ser lozanía psicofísica, pero se malinterpreta como aspecto exterior “atractivo” y hasta “llamativo” que suele estar muy alejado de la verdadera belleza que da la lozanía o plenitud.

¿A qué mujer de verdad le interesará como pareja definitiva a un bruto egoísta adinerado, por más logros que tenga para jactarse?


Estereotipo deformado del "mejor macho" donde el arma es como el cuerno para amedrentar a otros y defender el territorio como asegurarse/seducir a las hembras

(Continúa abajo en mensaje siguiente)


Última edición por Don Sapo el Jue Sep 03, 2009 4:09 pm, editado 1 vez

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: La animalidad de nuestra conducta sexual y de pareja

Mensaje  Don Sapo el Jue Sep 03, 2009 3:43 pm


Estereotipo deforme de "llamativas" por "atraer seductoras" en "moda"
de maquillarse y disfrazarse en exceso


¿A qué varón le interesará como pareja estable una mujer artificial que parece un colorido payaso y es incapaz de otra cosa que servir para momentos amenos ú objeto sexual, si es que se presta para eso?

Sin embargo, tales actitudes son interpretadas como el “mejor gancho” para seducir al sexo opuesto, al menos a primera impresión.

Así, varones y mujeres cada vez se entienden menos y apartan más en interacción social, fingiendo lo que no son, intentando lograr erróneamente lo que más desean.

Por otra parte, ya de adultos, ambos géneros tiene dudas respecto a su autoestima y necesitan reforzarla con cierta periodicidad. Los varones, por más que tengan una pareja estable y hasta hijos, si tienen vidas rutinarias sin logros profesionales que les afirmen la autoestima, se tientan mucho con necesitar la “aprobación” de más (otras) mujeres que “la misma de siempre”, que ya es casi como una hermana por asexuada en lo psicológico de tanta costumbre cotidiana. Se tientan con “explorar” y “conquistar territorios (mujeres) desconocidos”, para sentir que su capacidad no decayó y “aún pueden/valen”. Por esta razón las infidelidades masculinas, no siempre son por “dejar de amar”, o porque la compañera ya no sea bonita y deseable, sino que muchas veces es sólo una cuestión de instinto que les impele a corroborar que su capacidad seductora de “macho” está vigente y no se les caiga la autoestima. Y como hay mucha hipocresía o mentira en el coqueteo, la única forma de “sentirse seguros” respecto a su “hombría” es concretar el coito. Más por corroborar que realmente son atractivos y pueden, que por necesitarlo en lo físico si están bien con su pareja. Ya que “¿cómo saber si no me miente, salvo que me entregue lo más íntimo y cuidado?”

Este suele ser el razonamiento INCONSCIENTE en los que buscan una aventura. Sobre todo, una vez que la tienen delante y dispuesta ¿cómo el “macho” no va a hacer “alarde” y “tomar posesión” de lo “conquistado” o logrado? No solo verificando que realmente no se eche atrás en el último instante, sino también para demostrar/afianzar su capacidad de respuesta, “no sea que después hable mal de mi y me haga quedar como impotente o inútil”. Sería como si un gato que acaba de atrapar a un ave, teniéndola entre sus garras, la deje volar sin siquiera probar el sabor. O como quien cocina una comida compleja, ni siquiera la pruebe para saber qué tal quedó.

En el caso femenino, las desatenciones por vida rutinaria es lo que más les duele y hace dudar ¿Cuánto me tiene en cuenta ahora? ¿Qué atención me presta y brinda? Con lo cual parece imposible que en una pareja estable ambos puedan tener bien la autoestima. Ya que si el hombre incurre en reforzar la propia con alguna aventura y la pareja se entera, la de ella cae por el suelo; aunque en una rutinaria pareja suele bastar con que el hombre deje de prestar atención “como antes”, como al principio de la relación o primeros meses de convivencia. En apariencia, al menos uno de ambos deberá aprender a sostener su autoestima contra lo que le resulta natural desde lo instintivo “a pesar de”.


Clara evidencia de cuánto inclina la necesidad sexual a aberrciones


¿Cómo lograrlo? Precisamente comprendiendo lo que es natural y “animal” del otro que, por más que ame de verdad, con cierta frecuencia la animalidad necesita que le refuercen la autoestima en ambos géneros. Ellas con gentilezas y atenciones, que no siempre pasan por el lado material y, ellos, por el lado de sentirse “muy machos” con ellas (y aprobados, admirados como contenidos), sobre todo si no tienen mayores éxitos en otras áreas de su vida.

Asimismo, no es casual que la mayoría de los casos de impotencia sexual masculina, estén íntimamente relacionados con muy alto grado de presiones y preocupaciones psicológicas, ya que influyen en una baja de la autoestima por incapacidad de resolverlas o superarlas y se manifiesta como impotencia o pérdida del deseo sexual. Si la pareja además se suma a presionar con que “ya no me atiendes ¿es que soy fea o hay otra?” el resultado suele empeorar la situación por no comprenderlo o no querer creerle sosteniendo duda o sospecha.

También “mata” a la autoestima masculina, las constantes quejas o reclamos por parte de ellas, por más razón que tengan en hacerlos. No siempre ellos no quieren o no prestan atención, a veces no saben cómo y CALLAN o evitan prefiriendo no martirizar su autoestima ante la impotencia de satisfacer legítimas necesidades de ella o el hogar y, si ellas no dejan de recordarlo… les despiertan la agresividad natural e instintiva de querer “borrar” o “romper” a lo que les hace sentir impotentes, pasando la frustración a ser desahogada en agresiones hacia quien “agrede” la autoestima.

Los reclamos en una pareja, en casi todos los casos, son cuestiones de necesidades animales insatisfechas que se expresan intelectualmente en principio pero, invariablemente, de no saber cómo resolverlas en corto plazo, terminan con respuestas surgidas desde la animalidad (lo instintivo impulsivo), como las agresiones o menosprecio verbal o gestual, que pueden continuar por lo físico hasta extremos graves.

Lo más triste de todo, es que en casi toda pareja que discute con frecuencia, por lo general un simple desacuerdo en algún detalle (por ejemplo que ella no quiera satisfacerlo en algún capricho sexual o él concederle algo que ella necesita) suele desatar una especie de guerra en reproches de conducta o actitud en cosas que no tienen ninguna relación; como la forma en que come en la mesa, los programas de TV que mira, etc. Y ninguno suele ser consciente de esto ni dar el brazo a torcer en “salirse con la suya”. Salvo que predomine amor legítimo, donde las cosas no llegan a reproches o quejas constantes mutuos, o que recurran a un intermediario que les ayude a darse cuenta de la situación real y resolverla desde la comprensión mutua o, por lo menos civilizadamente.



Para finalizar: ¡Cuidado con "pasarse de la raya"!,
que las cebras son expertas en eso y
¡no se lo permitirán A NADIE! Muy Feliz

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: La animalidad de nuestra conducta sexual y de pareja

Mensaje  kirie el Vie Sep 04, 2009 11:34 am

Shocked Shocked Shocked

Quizás se te olvidó mencionar que existe la palabra EVOLUCIÓN, sr. D. Sabelotodo-Sapo.

pale Pero hombre!, por que el hombre tiene un 90% de ser físico ¿¡¿¿dices que es mas animal que espiritual!?!?!?!?

A ver, vivimos en un mundo material, es lógico que aún sigan latentes en nosotros ciertos instintos, pero de ahí a decir que eso es natural, pues como que no lo veo normal,...
Además, por esa regla de tres, deberíamos de volver todos de nuevo a la edad de piedra, donde el homo sapiens arrastraba de los pelos a su "pareja" para beneficiarse de ella, no?

Seamos serios por favor. Existe una evolución del ser humano (gracias a Dios!) y creo pensar también que una más y mejor CONCIENCIA, de lo que en realidad somos.

En fín, Sapito, otra como esta y me desarmas por completo eh? qué mal!
avatar
kirie
Estrella
Estrella


http://www.wwwartbrut.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La animalidad de nuestra conducta sexual y de pareja

Mensaje  Don Sapo el Vie Sep 04, 2009 1:52 pm

Kirie: Me parece que deberías leerlo mejor, de modo más sereno y analítico. Sin ir más lejos, pareciera que has ignorado lo que coloqué al principio de todo:
Ruego que se lea al texto con atención desprejuiciada y tratando de interpretar qué quiero expresar, más allá de si logré utilizar a las palabras precisas; o analogías y alegorías más adecuadas; pues esta conducta y tema no me resultan nada fácil ponerlas en palabras claras y accesibles para el promedio.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: La animalidad de nuestra conducta sexual y de pareja

Mensaje  kirie el Vie Sep 04, 2009 4:26 pm

Te comprendo querido Don Sapo, pero es que con todas esas cosas que has puesto es IMPOSIBLE mostrarse de una forma serena y ser imparcial... Rolling Eyes
avatar
kirie
Estrella
Estrella


http://www.wwwartbrut.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La animalidad de nuestra conducta sexual y de pareja

Mensaje  Gwendoline Welden el Mar Sep 08, 2009 7:24 am

jajaj Me causó gracia la última respuesta de Kirie.

Es cierto que resulta delicado hablar de estos temas ya que tenemos la mente demasiado embotada de prejuicios. Pero en mi opinión, el post esta bastante bien. Es decir, la información y explicaciones en las que se basa no son ni mucho menos falsas. Al contrario, es un analisis bastante acertado de como la mayor parte de seres humanos-animalizados comprenden este acto, lo que no quiere decir que sea la forma más correcta o adecuada de hacerlo.

Creo que Don sapo intento ser objetivo a la hora de escribir todo aquello relacionado con el ego en el ámbito sexual, ya que desde el subjetivismo cada ser es diferente y seguro que no todos se identificarán fielmente con las descripciones dadas, ya que sentirse o no así dependerá del control que cada uno ejerza sobre su propio ego, asi como del nivel evolutivo, educación, religión, etc. Es más, la mayoría de seres humanos negará o se avergonzará de sentirse así, sin embargo:

¿No es cierto que las hembras (mujeres) son las que seducen, incluso después de haberse comprometido (intentando seguir siendo seductoras para otros), mientras que el macho (hombre) hace alarde de sus capacidades, mostrandose fuertes e incluso muchas veces posesivos (ya que el poder es suyo)? ¡OJO! con esto no quiero decir que sea lo correcto, ni que me identifique con ello, pero ¿No es la pura realidad? ¿Acaso no notamos manifestarse en otros estas facetas del ego? ¿No vemos repetidamente en las noticias las consecuencias que el descontrol de este comportamiento acarrea; así como violaciones (por seducir demasiado) o incluso asesinatos de ex parejas (por creer a la otra persona de su propiedad y de nadie más)?

El post también habla de las infidelidades, algo poco romántico y bastante ofensivo. ¿Quienes son capaces de contar abiertamente entre sus conocidos o familiares que han cometido una infidelidad? Sin embargo, según las estadísticas de una encuesta que se podía realizar anonimamente, más del 30% de los 3.700 heterosexuales interrogados en España, que comprendían edades entre 18 y 55 años han sido infieles, y en más de una ocasión. -“Ellos cometen adulterio para tener más sexo y ellas para sentirse atractivas y buscar una aventura”- comenta la Licenciada en sexología española, Leire Martinez. (Acá el LINK)

¿Quieres decir esto que la infidelidad esta bien? Desde mi punto de vista, NO. Pero las ideologías o convencimientos propios no son suficientes para negar algo que es cierto. Que el ser humano sigue estando MUY animalizado y que todo lo dicho en el post de Don sapo no deja de ser real.


avatar
Gwendoline Welden
Moderador
Moderador


http://voleodeideas.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: La animalidad de nuestra conducta sexual y de pareja

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.