Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Instrucciones a mis hijos (por: Magdalena Sánchez Blesa)
por Gwendoline Welden Dom Ene 14, 2018 5:11 pm

» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

Crónica de una apuesta entre dos mundos

Ir abajo

Crónica de una apuesta entre dos mundos

Mensaje  pepe2982 el Lun Sep 07, 2009 10:35 pm



En la dimensión número 22 de este universo, Existe un importante planeta llamado “Apocalipsis” cuya mayor distracción era jugar a los dados con su planeta vecino, llamado “Armagedón” Desde los albores de sus respectivas historias, Apocalipsis, que iba perdiendo y no sabía ya que apostar, –era una partida frenética- no tuvo ninguna idea mejor que apostarse con Armagedón, el “Fin de los tiempos” de un planeta de la 3ª dimensión, perdido allá en el diminuto sistema solar, en uno de los extremos de la Vía Láctea; el planeta en cuestión, era conocido por el nombre “Tierra” aunque bien hubiera podido llamarse “Turulato” a juzgar por el comportamiento de sus pobladores más “evolucionados” En fin, que cómo era un insignificante planeta lleno de contradicciones, si dejaba de existir, tampoco pasaba nada, o, al menos, eso pensó Apocalipsis.
Con el fin de supervisar y garantizar, el éxito de la apuesta, Apocalipsis, envió a los cuatro mejores creadores de disturbios, a ese planeta. Se trataba de sus superdotados jinetes “Guerra” “Hambre” “Enfermedad” y “Muerte” Los cuales, de eón en eón, informaban puntualmente a la metrópolis sobre el curso de sus objetivos. Las últimas crónicas fueron:
Último informe de “Guerra” a la metrópolis: Aquí en la diáspora, sigo mis planes con un éxito inusitado, pero con una salvedad: hoy en día la palabra “guerra” pone muy nerviosa a la población mundial, no en cambio las palabras “guerrillas” “conflictos armados” “terrorismos” Que, al fin y al cabo, son los modos modernos de ejecutar la misión que tengo encomendada; y, cómo ya he dicho, el éxito es tan claro que casi termino antes enumerando a los países que no tienen alguna situación de esas. La verdad, yo casi no tengo que hacer nada… Los humanos con sus particulares locuras omnipotentes y su necedad, junto a sus industrias armamentistas lo hace todo por mí; actúan tan bien, que consigue mantener vivos los viejos motivos de siempre –hoy casi caducos- por los cuales los humanos se matan entre ellos, a saber: racismos, xenofobias, intolerancias religiosas y de todo tipo, ambición desmedida de poder y de riqueza, y una despersonalización progresiva y aberrante. En mi criterio, podría regresar a Apocalipsis, ya que no hago ninguna falta por aquí, y, honestamente les digo: ¡Quiero volver a casa!
“Hambre” informó a la metrópolis: Pues a mí tampoco me va nada mal. He conseguido que toda la humanidad sufra hambre: en los llamados países del primer y segundo mundo, la gente se sacia escandalosamente de alimentos, pero cada día sufre más hambre de afectos, caricias, comprensión, compañía, y un largo etcétera. En cuanto al resto de los países, los del tercer mundo y demás, no tienen qué llevarse a la boca. En los primeros mundos, se da un fenómeno curioso: se destruyen alimentos para mantener, cuando no encarecer, los precios de los mismos. Todo ello promovido por el viejo apetito feroz de siempre: el hambre de riqueza material, dinero y más dinero. En fin, que todo va sobre ruedas, tanto que me aburro cómo “mil ostras” Miren, estimados jefes: ¿No podrían hacerme regresar a casa?
“Enfermedad” informó a la metrópolis: Pues no les digo nada cómo me va a mí. No oculto que en parte el mérito es de mis dos hermanos “Guerra” y “Hambre” porque digan lo que digan los mas-media, la gente enferma mucho más de esas dos cosas que de la peste actual, es decir, de sida. Sobre todo, esos nuevos “hambres” de los primeros mundos, posibilitan que mi trabajo sea casi nulo y marche solo… En realidad me la paso casi todo el tiempo tomando el sol en las Fychis, mano sobre mano… ¡Qué aburrimiento, por Dios!... ¡Mi casaaaaa! ¡Quiero volver!
“Muerte” informó a la metrópolis: Chicos, que quieren que les diga: A mí es al que mejor le va. Si a una misión se le puede llamar exitosa, esa es la mía. No tengo nada qué hacer, mis tres hermanos lo hacen todo por mí, aunque más que la labor de mis tres hermanos, lo que realmente me ayuda más es la gran estupidez humana, que junto a su desmedida ambición, y su descomunal egolatría, van derechitos a un exterminio planetario… ¡”Están locos estos humanos, por Dios”! Esto… Ya que mi misión está cumplida, ¿Cuándo regreso?
Y la metrópolis (o sea: Apocalipsis) celebró por todo lo alto tan halagüeñas crónicas, tanto que se decidió el regreso de los eficientes jinetes…, pero, no faltó algún agorero que otro que, maliciosamente, y, más que nada, por fastidiar, manifestó: “¿Lo cambiarán?” Y es que la felicidad nunca es plena; ni siquiera en Apocalipsis, de manera que cambiaron su decisión y dejaron que los jinetes siguieran en la Tierra algún que otro eón más, para asegurarse su total destrucción.
Desde “Apocalipsis” les ha informado su Cronista Mayor.

Autora: Carmen Moreno Martin


Web: http://serrizomatico.blogia.com/

_________________



Invitado Si te gustó el post, necesito tu opinión
avatar
pepe2982
Admin
Admin


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.