Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 12 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 12 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

Clases humanas. No somos todos iguales

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Clases humanas. No somos todos iguales

Mensaje  Don Sapo el Sáb Ene 23, 2010 2:32 pm

Entre los seres humanos siempre hubo y habrá diferenciaciones, por más que todas las razas se mezclen convirtiéndose en una única y se acaben los sectarismos religiosos, políticos, etc.

En nuestra naturaleza intrínseca está la necesidad diferenciadora que es como un puñal de doble hoja (Me refiero a que una hoja apunta hacia adelante y la otra hacia atrás, como si la empuñadora estuviera al medio. De este modo, resulta fácil herirse uno mismo al usarla). La necesidad de diferenciar a las personas es una capacidad igual de peligrosa.

Esta necesidad de diferenciar a los demás, surge de una serie de razones complejas de explicar. La primera y más obvia, es por cuestión de supervivencia. Reconocer a los seres nutrientes cuidadores, de los que pueden dañarnos. Como el bebé a su madre y familiares, de los seres dañinos o que no los tratan bien. O sea: No alejarse o no perder de vista a los “cuidadores”, pero manteniendo distancia de los “peligrosos”.

De este modo, al ir creciendo y ampliando su capacidad de perspectiva, los niños comienzan a ampliar el rango de “amigos” o “propios” de los “peligrosos” o inconvenientes. Que es donde surge la segunda razón obvia para diferenciar a los “más afines” de “inconvenientes para mí” por las razones que fueren las que pueda hacer considerarlos “inconvenientes de trato”. En general, éstas suelen ser imposiciones educativas sociales, como que los niños no deben jugar como niñas y viceversa, o que cada clase social no debe mezclarse con otra, etc.

Sin embargo, eso no es más que una deformación de la necesidad legítima y natural de “buscar a los más afines”, agruparse por naturaleza intrínseca, como las células de un órgano no suelen mezclarse con las de otros, por más que interactúen de modo cooperativo sustentando al organismo. No se trata de menosprecio, sino de re-unirse por “especie” (del mismo tipo o clase), para conformar el órgano social que les corresponde por naturaleza, puesto que la suma de agruparse potencia a todos y a cada uno.

De este modo, es natural que los “combativos” se incorporen al ejército o formen el propio. Si son “justicieros” a la policía. Si son valientes, pero pacíficos solidarios, a organismos como los bomberos, etc. Pues cada quien tiene una impronta interior que comúnmente denominamos como vocación y se logra distinguir por la suma de capacidades e inclinaciones naturales del individuo; no las que le surgen por sugestión social de “lo mejor” o “más conveniente”, que son las que confunden y pervierten el buen funcionamiento de cualquier grupo social.

Hay gente que nace con talentos o habilidades tan destacadas que son fáciles de reconocer. Otras, la auténtica plebe, parecen intelectualmente incapaces de otra cosa que tareas simples y rutinarias, ya que no parecen tener otra habilidad que la paciencia y constancia para tareas que requieren precisamente de eso: paciencia y constancia para tareas rutinarias sostenidas.

Sin embargo, así como en un hormiguero o en una colmena de abejas, las obreras son las que llevan al grueso de las tareas, y se diferencian entre ellas por especialidades, lo mismo acontece entre los seres humanos y, por eso, no cualquiera puede ser un buen líder o destacado profesional universitario en una de las profesiones más rentables o “convenientes” desde lo social y económico. Porque cada quien nace ya con talentos o capacidades que le hacen más apto para ciertas tareas que alguien debe realizar para que la sociedad funcione. Pues ¿qué sería de las ciudades si no existieran obreros especializados, así sean simple recolectores de residuos o personal de limpieza?

Aquí entramos de lleno a un tema meollo: La importancia del reconocimiento social de toda actividad básica, por más humilde que sea. Ya que la estúpida segregación despreciativa hacia las funciones para las cuales no hace falta más que paciencia y constancia, suelen ser consideradas hasta como vergonzosas, además de pésimamente retribuidas, con lo cual se está invitando a que todos traten de evitarlas (aunque sea su vocación natural) por el sólo hecho de que son menospreciadas socialmente y pésimamente retribuidas. Detalle que impulsa a que sólo los más inútiles y desesperados se avengan a realizarlas mientras no tengan otra opción. Con lo cual, de a poco, el personal de servicio es cada vez más costoso en eficiencia, por no tener preparación ni amor por lo que hace. Así es como se desperdician materiales y tiempo en tareas simples que, no por ello, dejan de ser claves. Puesto que un biberón mal lavado puede desembocar en enfermedades estomacales y, un orden y limpieza descuidado, puede implicar accidentes mortales para bebés o niños pequeños y hasta ancianos o minusválidos, sin omitir a desprevenidos o momentos de descuidos.

La cadena del menosprecio y baja remuneración por tareas simples, termina siendo mucho más costosa que si la pagaran bien, valorándola en su justa medida. Observen cómo es la concatenación de detalles:

Se toma a cualquier desesperado como peón de cocina o personal de limpieza. Como no es alguien bien preparado, hay que tener alguien que además de enseñarle, lo supervise de modo constante, estilo capataz.

Como el capataz tampoco es muy bien pagado y preparado, sino tan sólo un poco mejor, suele dejar a otro peón como supervisor del novato.

El peón supervisor, como no recibe extras de compensación, vigila y cuida mediocremente a la labor del novato, incluso teniendo excusa para realizar peor las tareas propias por estar sobrecargado de actividad.

El capataz suele notar eso y tiene dos opciones: Se sobrecarga de trabajo supervisando que el nuevo y el entrenador no dejen detalles descuidados (lo cual no suelen reconocérselo los “manda más”) o sólo supervisa mediocremente, más como intimidación de que “vigila” que por hacer seriamente las cosas.

De este modo, si acontece algún descuido serio que motiva enojo del “manda más” (dueño del establecimiento o similar) el capataz deslinda responsabilidad en que hizo lo mejor que pudo en enseñar y supervisar al novato, pero que es imposible estar todo el tiempo supervisándole cada detalle. (Pérdidas de dinero y contratiempos varios por personal “barato” poco eficiente y sin amor por lo que hace).

Según qué clase de persona sea el “manda más”, las opciones serán despedir al capataz y nuevo, con el desgaste de tiempo y dinero que ello implica en buscar reemplazos y verificar que cumplan bien sus funciones, o perdonar por esta vez, con el riesgo de que continúen aconteciendo descuidos con relativa frecuencia y la historia se repita en contratiempos y pérdidas de dinero.

Al final, en la sociedad actual todo servicio es mediocre o malo y con un costo económico tan alto como insatisfactorio. Pues los obreros y supervisores trabajan a desgano y con bastante negligencia o impericia y, los dueños o responsables, no están dispuestos a tenerlos bien, capacitándolos de modo idóneo a los empleados a su cargo; quienes, ni bien tengan oportunidad, buscarán un trabajo donde se sientan apreciados, además de mejor retribuidos. Pues en última instancia ¿acaso ellos no son también humanos y merecen ser bien tratados y poder vivir con dignidad, por más humilde que sea su trabajo?

Socialmente se incurre en el constante error o falacia de considerar que, por tener todos derechos iguales, también somos todos iguales en capacidades. Con lo cual, por el menosprecio alevoso a las tareas simples, la inmensa mayoría de las personas intenta lograr acceso a las mejor aceptadas socialmente y bien remuneradas. Ergo: Todos quieren ser jefes y nadie “servidor” u obrero, aún contra lo que es su real vocación y capacidades.

A esto se suma algo muy grave: el orgullo de los que alcanzaron cierto encumbramiento social, que pretenden de sus hijos lo mismo o más que lograron ellos, imponiéndoles el condicionamiento egoísta del mandato “tienes que ser igual o más que yo” al margen de cuál sea tu vocación y capacidades. Más que nada, porque no están dispuestos a que el “imperio” (o territorio) que tanto les ha costado ganar, sea aprovechado por otros o, peor aún, se disgregue y sea fagocitado por competidores. Ya que tal idea les hace sentir que sus vidas han sido un auténtico desperdicio si no hay continuidad de su labor regenteada de algún modo por sus propios hijos. Egoísmo puro, socialmente tóxico. Cada vez son más los ineptos a cargo de empresas o en funciones de alto poder de decisión, porque los han acomodado sin verdadera vocación ni tener capacidad real para la función, ya que en muchos casos hasta detestan haberse formado para eso por mera conveniencia económica o imposición.

Las capacidades son bien diferentes ya de por sí en cada género. Si bien hombres y mujeres tenemos igualdad de aptitud para muchas cosas, hay otras muchas que resultan más fáciles para cada género en particular y no habría que ignorarlo o minimizar tal cuestión. Sobre todo, tener bien claro que las capacidades de los niños no suelen estar relacionadas con la posición social o económica de los padres. Más bien por el contrario, la tendencia es que los más capaces suelen surgir de los ámbitos más humildes y, los más inútiles, de padres muy adinerados. Siendo los de clase media o baja (en lo socio económico) los que mejor suelen desarrollarse para poder dar lo mejor de sí a la sociedad. No es que los adinerados no puedan tener hijos con grandes aptitudes, sino que, cuando los tienen, su modo de vida y mentalidad los pervierte y arruina muy fácilmente, llenándolos de prejuicios y subjetividades, sobre todo en lo humano. Como árboles que crecen torcidos, por estar “a la sombra de”, sin tutor eficiente y con raíces sobre tierra que les resulta inconveniente o tóxica.

Lo mismo es aplicable a capacidades intelectuales. No todos tienen iguales posibilidades con el uso de cada hemisferio cerebral ni circuitos de interconexión entre hemisferios. Tampoco capacidad de profundidad de pensamiento o análisis. Sobre todo, por los condicionamientos propios del ámbito en el que se forman y desarrollan.

Al margen de esto, bien expresa el dicho: el que mucho abarca, poco apreta. Quienes tienen mucha amplitud suelen tener poca fortaleza o garra. Por el contrario, quienes son muy agudos o especializados, suelen tener mucha profundidad, pero muy limitada en área. Podría alegorizarse con que hay fuertes y romos como pesadas mazas, y quienes son débiles pero filosos y penetrantes como estiletes, sin menospreciar que cada cual es más apto y útil en diferentes cuestiones o usos. Así como no se puede demoler edificios con un estilete o puñal, resulta imposible cortar trozos de carne con una maza.

Se pueden hacer infinidad de subdivisiones de clases de seres humanos, aparte de las propias y muy lógicas de género. Las principales que suelo hacer yo son:

1.- Nivel evolutivo espiritual. (Que permite diferenciar los éticamente nobles de los innobles o egoístas aberrantes).

2.- Capacidades a) emocionales b) intelectuales y c) físicas.

3.- Formación y experiencia específica afín a la cuestión.

En otras palabras, exactamente al revés de como normalmente suelen elegirse y dar prioridad a los postulantes para empleos. Ya que suele comenzarse por la formación profesional y experiencia, continuando por salud física, intelectual y emocional, para finalizar por las características que denotan el nivel evolutivo espiritual y ¡así estamos!

El nivel de evolución espiritual es lo que suele denotar la nobleza intrínseca y natural de cada individuo. Un espíritu evolucionado, es un alma noble, justa y generosa con amplio sentido del deber y compromiso con lo que emprende o se compromete. Cuanto menor sea su nivel evolutivo espiritual, menos se notarán estas cualidades y más tenderá al egoísmo y defectos morales, como vicios, hipocresía, falsedad, desconsideraciones, irresponsabilidad, etc. ¿De qué sirve un profesional muy inteligente y repleto de títulos si traicionará en su propio beneficio a la primera oportunidad que se le presente o logre fabricarse? (Con el serio perjuicio que ello implica que, cuanto más astuto y profesional, más dañino y difícil reclamarle por el daño mediante la justicia o ley).

En cuanto a las capacidades, pongo en primer lugar a la emocional, ya que es la que permite el verdadero autocontrol sobre el egoísmo que desvirtúa la visión objetiva de necesidades y prioridades. Por esto, recién en segundo lugar a las intelectuales, que permiten analizar y discernir objetivamente si las emociones personales son verdaderamente educadas y sostenidas bajo control, analizando libre de prejuicios o esquemas subjetivos. Lo físico está en tercer lugar, porque tengo muy claro que la salud depende más que nada del modo de vida y la satisfacción que se tiene con la propia. Muchas limitaciones físicas no son más que un estímulo a superarse y demostrar que “puede, a pesar de”. Especialmente, si cumple con los parámetros previos de evolución espiritual y emociones bien formadas.

Por último, la formación específica y experiencia son muy relativas, según función que desempañará tal persona. Pero la mayoría de las veces es preferible el costo de tiempo de entrenar a alguien en el terreno mismo de actividad, antes que continuar buscando y aceptar a quienes no cumplan con los previos.

Si socialmente se reconociera más al mérito de esfuerzos personales en la calidad de las labores que realicen los individuos, por sobre la cantidad que logran y abarcan (para peor medida en resultados económicos que resultan muy capciosos por corta visión), estimulándose a que cada individuo pueda dedicarse a lo que realmente es su vocación innata y se eligiera a las personas con las prioridades que expuse… tendríamos una sociedad idílica por libre de defectos y prejuicios graves, ya que cada uno ocuparía su justo lugar haciendo lo suyo lo mejor posible para el conjunto, en lugar de reinar el sálvese quien y como pueda de la actualidad, en la que ni ricos ni pobres están libres de agotamiento psicofísico y muy alejados de vidas plenas con abundantes momentos de felicidad por satisfacción de sus logros.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Clases humanas. No somos todos iguales

Mensaje  pepe2982 el Dom Ene 24, 2010 1:08 pm

Mas allá del escrito que está muy bueno, se me ocurre comentar una anécdota de hace unos días.
Con mi señora estábamos sentados en un bar tomando unos refrescos y comiendo una picada de esas de verano, y vimos una bandada de pibes que se acercaban a las mesas a repartir estampitas, tarjetitas chucherías varias para que le des una moneda.
Y mi señora me dijo, “pobres pibes, eso pasa por la falta de educación y los planes sociales que les da el Gobierno”.
En ese comentario me surgió una reflexión.
Si bien es cierto el Gobierno con sus planes sociales fomenta la vagancia y no la cultura del trabajo, sobre todo con este último la Asignación Familiar por hijo, creo que no tiene toda la culpa y no es porque sea partidario de este u otro Gobierno, ya que vi pasar varios en mi vida y casi todos hacen lo mismo.
Fijate que los mismos padres de ella eran muy pobres, tanto la madre como el padre no habían terminado la escuela, y sin embargo tenían una responsabilidad de cuidarlos, y mantenerlos como podían, sin ninguna ayuda. Siempre me decía, que a pesar de tener un solo vestido, la madre la tenía impecable, bien limpia y aseada, a ella y a sus 10 hermanos.
Les faltaba a veces la comida, pero se las arreglaron para salir adelante y cada uno fue progresando en su vida personal de diferentes maneras y son todos excelentes personas.
Por lo tanto los padres sin tener ninguna cultura y no ser inmigrantes se la rebuscaban trabajando de campo en campo, haciendo de hachero en el monte o cosechando algodón o lo que fuera para tener unos pesos y alimentar a su numerosa familia.
Recién de viejos tuvieron una casa que se la construyeron entre todos los hermanos.
Ahora estos pibes que andan limpiando vidrios o pidiendo monedas no se preocupan por progresar, solo viven de las dádivas del Gobierno de turno.
Veo que algunos son emprendedores y salen a flote de su pobreza haciendo algo que les de orgullo de su trabajo, pero son contados con los dedos de la mano.
Tampoco les importa mejorar, en cuanto a su vida personal, su vida espiritual y solo sobreviven, y muchos o unos cuantos delinquen.
En mi caso que no soy ningún ejemplo, tampoco hubiera salido a flote si fuera por mis padres, no les interesaba que yo estudie, y sin embargo a fuerza de voluntad me abrí camino en la vida con mi profesión, haciendo caso omiso a las barbaridades que a veces recibía de parte de ellos.
Todo esto era para apuntalar un poco el post de tu autoría, no todos somos iguales, y hay gente que sale adelante con su empeño en ser mejor persona, no solamente me refiero a la parte económica, sino a su firmeza en sus convicciones de enriquecerse interiormente.
No se de donde sale esa fuerza, por eso, creo que cada uno es un ser único e irrepetible, que ya trae en sus genes o en su alma el don de ser y de salir de adelante en su vida, esto quizás no se enseñe, ni se den clases para aprenderlo, viene en cada envase del ser humano.
Mientras unos esperan que las cosas pasen por arte de magia, otros se cargan al hombro la vida y le meten para adelante.
No se si estoy equivocado y si tiene relación con tu post, pero me surgió la necesidad de expresarlo.
Lamento que haya gente esperando la solución de parte de políticos o gobernantes.
Cada persona tiene la capacidad de superarse, ojala se den cuenta de ello.



Última edición por pepe2982 el Dom Ene 24, 2010 4:50 pm, editado 1 vez

_________________



Invitado Si te gustó el post, necesito tu opinión
avatar
pepe2982
Admin
Admin


Volver arriba Ir abajo

Re: Clases humanas. No somos todos iguales

Mensaje  Don Sapo el Dom Ene 24, 2010 4:06 pm

Pepe, hermano: Con tu muy válida reflexión me das pie a ampliar el tema en ciertos detalles.

¿Qué hace que algunos se perviertan tan fácilmente o parasiten por la vida, mientras otros “luchan” contra viento y marea para lograr un futuro acorde a sus ideales, al margen de lo económico, pero sobre todo soportando situaciones de lo más difíciles sin transigir en perder escrúpulos o la moral?

Para mi, la respuesta es clara: ESPÍRITU. Sólo quienes tienen espíritu noble (aunque algunos denominan también como alma noble) son los que verdaderamente son forjados por los golpes de la vida y las penurias, en lugar de quebrarse llenándose de vicios y defectos.

Ciertamente que para esto ayuda -y mucho- una educación adecuada, especialmente desde el ejemplo personal de los del entorno, a quienes se respeta y hasta admira.

Antes, tal función educadora moral era responsabilidad de los padres, orientada y supervisada desde las religiones, pero vigilada por toda la comunidad. Lamentablemente, la caída en desgracia de la credibilidad en los representantes de Dios, que negaban el más que lógico y verídico “más allá” tal como es, inclinó al conjunto social a refugiarse en el extremo opuesto del cientificismo “positivista” que, como el apóstol Tomás, no podía ni dar crédito a sus sentidos, que necesitó también tocar las llagas de Jesús para dudar menos de que realmente era el mismo rabí (maestro) que consideraba fallecido en la cruz.

Si sumamos a infinidad de métodos psicológicos pedagógicos que en pocas décadas invadieron la sociedad desde diversas corrientes de psicología, creando una terrible confusión respecto de cómo educar, entre los extremos y sus alternativas de amoroso libertinaje o despótica severidad, queda claro por qué la inmensa mayoría de los progenitores no saben ser padres/madres adecuados; ya que los cambios sociales y corrupción impusieron la falacia de ser dignos y éticos sólo en apariencia y palabras; pero en los hechos sólo parecen triunfar y prevalecer los pícaros inescrupulosos y desalmados. En otras palabras, el “haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago”.

Los espíritus nobles, evolucionados, cuanto más lo son, más difícil es doblegarlos. Por el contrario, los espíritus de poca evolución, fácilmente son confundidos y desviados, ya que como niños, la naturaleza intrínseca es la imitación de lo que perciben como éxito o deseable para la vida.

Con tal herramienta psicológica se han valido los publicistas, exigidos por los empresarios y políticos, como los mejores métodos para vender más. Abusan de la credibilidad e ingenuidad de la masa para confundirla. Y tal error, como piedra que rueda cuesta abajo, creó la avalancha de engañar lo mejor posible en casi todo aspecto de la vida, sólo por ambiciones egoístas de unos pocos, pero que pervirtieron a la humanidad entre todos, haciendo que se pierdan los valores tradicionales y más básicos para la sana convivencia y mejora social.

Fijate que en la historia de la humanidad, el honor personal era clave para poder ser aceptado en cualquier parte. A quienes se les corroborara que no lo tenían, eran considerados escoria y, con frecuencia, ajusticiados como si fueran peligrosos animales cebados en la sangre humana. Pues tenían bien claro que los que no tienen honor legítimo, son tan dañinos como serpientes venenosas, escorpiones, etc, con quienes el trato o contacto es fatal, porque tal es su naturaleza.

De este modo, los ajusticiados eran una clara referencia y mensaje para todos los que dudaran de la importancia de tener y conservar una actitud honorable y digna, respetando las normas de la propia comunidad. Quien se atrevía a violentarlas, obviamente era “mala entraña”; un incorregible que no merecía formar parte de la propia comunidad, por el riesgo que implicaba para el conjunto. Pues bien se sabía y solía darse prioridad al lema de que “el beneficio y supervivencia del conjunto debe prevalecer por sobre los de cada individuo”. Como el otro de “mujeres y niños tienen prioridad de ser salvados”. Las mujeres por ser dadoras de vida y protectoras del futuro. Los niños, por ser el futuro en sí. Los demás, deben son fuertes, valientes y ya han tenido su oportunidad de vivir y procrear. Más vale que arriesguen y hasta sacrifiquen sus vidas con dignidad por una causa justa. ¿No son cosas que el capitán del Titanic hizo respetar ante el hundimiento inminente del barco? Es lo que antiguamente eran normas sabidas y respetadas por el grueso de cualquier comunidad, cuando las guerras limítrofes entre países o poblaciones eran de lo más comunes.

En conclusión, así era como se imponía socialmente la conducta honorable: Vive y arriesga tu vida con honor, heroicamente, o muere ya como una alimaña, repudiado por toda la comunidad.

De este modo no quedaba lugar para los indefinidos. Se los estimulaba a ser heroicos y de ser necesario morir con dignidad, antes que la humillación de la muerte y ser motivo de vergüenza para todos sus seres queridos. Porque no podías, como en la actualidad, mudarte a otra ciudad sin que te siga la reputación que inmediatamente ocasionaría el desprecio masivo.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Clases humanas. No somos todos iguales

Mensaje  LADY el Mar Ene 26, 2010 9:28 am

Don Sapo..me postro a tus pies...magistral post

Esta claro que en la sociedad de hoy..tanto como en lo emocional y lo espiritual.. esta totalmente devalorado;en verdad es el responsable de quien nos lleve al exito o al fracaso. Por desgracia..en el entorno laboral.... lo tangible, en este caso formación profesional, es por lo primero y a veces lo único, que se valora sobre las capacidades para emprender una determinada tarea...como bien dices don sapo..asi vamos!...yo siempre llego a la determinación que para que tu entorno laboral sea optimo y funcione a todos los niveles,en primer lugar...tiene que existir vocacion y en segunda ..la motivacion...cosa que parece ser que hoy poco se tiene en cuenta....
mira.. yo os contare otra anectoda...como sabeis,,soy muy aficionada a todo lo relacionado con el diseño...un buen dia..solicite un curso,evidentemente subvencionado, referente al uso de un programa especializado en diseño.....pues bien..nos hicieron una encuesta de selección..y habia un apartado donde tenia que constar las razones por las cuales queria realizar el curso..y la razon...fue clara..por afición y vocación...el curso me lo negaron...porque?..no trabajaba en la profesión...asi que saco conclusiones..los estudios profesionales,aun siendo muy importanes..se trata como algo crucial y determinante...y lo demas que cuelga,para mi la clave de todos los exitos..se trata como algo vanal o/y complementario..asi que....eso no solo consigue nublar la importancia de la espiritualidad..sino también levanta muros para progresar en tus inquietudes reales-naturales..
En cuanto a lo que comentas Pepe..estas en lo cierto..tantas veces me hago la misma reflexión cuando veo a alguien,joven y en plenas facultades en esas actitudes y situaciones...que me hace pensar lo mismo..donde tiene la capacidad de lucha,donde tienen las ambiciones..la dignidad.....yo tambien reconozco que mi ambito y entrono familiar es inmejorable y las facilidades han sido extraordinarias para llegar a tener lo poco que tengo...pero uno pueda mas, o pueda menos..si uno quiere puede..
avatar
LADY
Luminaria
Luminaria


Volver arriba Ir abajo

Re: Clases humanas. No somos todos iguales

Mensaje  Don Sapo el Mar Ene 26, 2010 10:07 am

Bravo Lady! También vos sos muy acertada con tus expresiones y ejemplos.

Sólo hay un detalle en el cual no coincido contigo: Querer, no siempre es poder". Ya que a veces hay una cuestión de karma que puede jugarnos en contra.

Obviamente que no es fácil y en ocasiones hasta parece imposible notar cuándo sólo es una cuestión de mantener esfuerzos gigantes y sostenidos, respecto de cuando hay un karma que no podremos superar. Por ello el arte de conocerso a sí mismo, que a su vez permite la objetividad de darse cuenta cuándo las circunstancias de la vida juegan en contra, karmáticamente, de lo que nos hemos propuesto como objetivo.

Una cosa es encarar mal a los proyectos, cometer fallas que no se han notado; lo cual nos impone reincidir hasta varias veces en el esfuerzo. Y otra muy diferente el que las circunstancias cambien y acontezcan fortuitamente como confabulándose en contra a cada intento.

Por esta razón, sólo cuando se tiene verdadera vocación por algo, es que se logra la voluntad para sostener esfuerzos admirables y constancia como para perseverar en intentos.

Mira lo que son las cosas de la soiedad. Con harta frecuencia, los emprendedores, los "diferentes" de lo común, suelen ser tildados de locos o idiotas que pierden y hasta malgastan el tiempo a lo tonto en sus pasiones, incluso a lo largo de muchos años. Sin embargo, la constancia perseverante en algo que no es dañino y quizás hasta artístico, termina logrando la actitud contraria en el grueso de quienes menospreciaban al "loco" o "idiota".

Pongo por ejemplo a un simpático personaje de la ciudad de Córdoba de Argentina, que tenía por costumbre de pasear a determinadas horas del día (al atardecer) por una calle céntrica (luego peatonal), donde piropeaba galante a casi toda mujer que pasara cerca. A varias, les regalaba además una flor.

Poco a poco se ganó el mote o apodo de "Jadín Florido" (en lugar de "viejo verde" y "baboso"), comenzando a ser "pintoresco". Para cuando ya era muy viejo y sólo aparecía si la salud y clima lo permitían, era considerado una atracción turística. Pocos años después de fallecer, se lo recuerda con sumo cariño y orgullo, como parte de la historia digna de contar. Incluso hubo algunas veces en que aparecieron imitadores con la intención de prolongar el tradicional servicio público que él, por puro gusto o capricho, hizo durante varios años gratutitamente. Los imitadores no duraban ni un mes. Jamás fueron suficientemente ocurrentes, por no hacerlo "de corazón" como el original. (Este hombre actuó por la década de los 50 y falleció en 1963). Por si a alguien le interesan más datos, aquí añado el link a Wikipedia donde lo resumen bastante bien y hasta hay un par de imágenes: Jardín Florido

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Clases humanas. No somos todos iguales

Mensaje  LADY el Mar Ene 26, 2010 12:42 pm

mi querido don sapo!
El dicho si quieres puedes...si lo miramos desde una perspectiva muy generica tiene su gran importancia...refiriendose que con la actitud siempre positiva hacia las cosas se consiguen siempre resultados satisfactorios.....; si es cierto que si nos paramos a puntualizar existen ciertos aspectos que demuestran que no siempre es asi..evidentemente...

En cuanto al señor del jardin Florido..es un claro ejemplo de confianza en uno mismo ..digno de admirar!. Creo yo que si las cosas las hicieramos con la misma ilulison,corazon,paciencia,voluntad y fe.. estoy convencida que los resultados serian mas de lo que pensamos.. pero..porque,en genral, siempre tendemos a lo contrario..por autoproteccion,miedo?...que creeis..
avatar
LADY
Luminaria
Luminaria


Volver arriba Ir abajo

Re: Clases humanas. No somos todos iguales

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.