Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 15 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 15 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

Entre pensar demasiado y simplemente vivir

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Entre pensar demasiado y simplemente vivir

Mensaje  Don Sapo el Mar Abr 06, 2010 7:11 pm

El ser humano es sociable por naturaleza. Sin embargo demasiada gente vive en soledad y la prefiere argumentando “más vale solo que mal acompañado”.

A estas personas, entre las que me incluyo, con frecuencia se nos acusa de acobardadas ante la vida; de pensar demasiado, dando a entender que estérilmente damos vueltas a cosas que ya pasaron. Y que a la vida simplemente hay que vivirla sin cuestionarse demasiado.

¿Cómo explicar la sutil diferencia entre ambas actitudes tan extremas como inconvenientes?

Quien piensa demasiado, ciertamente que suele incurrir en el error de reiterar el mismo proceso sin poder hallar diferencia y martirizándose con el mismo, al recordar una circunstancia dolorosa que no logra comprender,

Pero tampoco se puede convivir con incógnitas que nos duelen o limitan. Mucho menos, auto engañarse con un “ya pasó” o “no había otra posibilidad. Hice lo mejor que pude” y similares. Porque ahí sí que quedamos inconscientemente muy limitados a poder afrontar nuevamente situaciones similares

La pregunta es ¿cómo lograr el proceso de pensar lo suficiente y llegar a respuestas satisfactorias para el propio inconsciente (ego)?

“Déjalo fluir”. Es una expresión muy acertada pero poco comprendida en su verdadera o correcta aplicación. Porque no se trata de “dejarlo por completo” al tema que nos afecta; sino de intentar ACEPTAR que ocurrió y que aparecerá una respuesta adecuada cuando logremos dejar de lado al dolor y revisarlo cada tanto lo más desapegadamente posible. Es decir: sin que nos emocione o duela como para poder analizarlo con más objetividad y poder notar detalles que sólo se ven “desde afuera” de la situación, si se tiene una buena información de los detalles, pero las emociones, el sentir, no enturbian al pensamiento analítico. (Que es lo que acostumbran hacer los buenos psicólogos: compenetrarse de los detalles para analizarlo “desde afuera”; sin que les afecten el razonamiento las emociones que pueda suscitar la cuestión).

La mayoría de las personas, amistades o parientes bien intencionados (incluso muchos psicólogos), incurren en el error de apresurar conclusiones, por presuponer que se consustanciaron de los detalles y que conocen bien a los mecanismos que se detonaron o participaron en la cuestión. De allí que prejuzgan y dan respuestas que NO SATISFACEN interiormente, con lo cual la persona queda en soledad acompañada de incomprensión que, a veces, es mucho peor que estar físicamente solos. Porque nos hacen sentir que somos nosotros los “desubicados” que “no quieren asumir la realidad” o “la verdad de las cosas”.

Muchas situaciones son parecidas entre sí y, si bien el mecanismo psicológico emocional es el mismo, cada individuo necesita de un código específico (o explicación específica) para poder ENTENDERLO y ASUMIRLO.

Con frecuencia me pasó de enamorarme de personas inconvenientes para mí. Personas con las cuales otros, a simple vista, se preguntaban “¿Qué hace éste con ella? ¿Qué le vio?” ¡Y hasta me lo preguntaban abiertamente! (En confianza y sin ella presente, por supuesto).

Las primeras veces, lo atribuía al prejuicio de que los demás no habían logrado notar los detalles que SÍ tenía, que a mí me “llenaban” de la persona. Sin embargo, la continuidad de desilusiones, no sólo de pareja, sino también de amistades, me obligó a replantearme y analizarlo una y otra vez, obsesivamente, hasta que por fin descubrí el mecanismo (ayudado por asesoramiento de psicólogos, que tuve la “suerte” de ocasionalmente tener por amistades o conocidos). Sin embargo, a pesar de que me habían dado la respuesta del mecanismo que se activaba en mí con cierta tipología de personalidades, me llevó varios años terminar de comprenderlo en sus detalles específicos y aceptar emocionalmente a la cuestión que me impulsaba a enamorarme con demasiada facilidad de quienes eran obviamente incompatibles conmigo.

Socialmente se nos inculca y condiciona desde muy pequeños a quedarnos con las primeras respuestas o, de no dar resultado, aprender a convivir con la incógnita (problema) y limitación que conlleva.

A esto, se suma y concatena que llevamos modos de vida muy pervertidos. Demasiado hipócritas en lo psicológico y emocional, sobre todo por cortesía y tratar de no herir sentimientos ajenos innecesariamente; o tan sólo por la comodidad de evitarnos complicaciones con largas explicaciones que, para peor, asumimos que “no las entenderán”.

No es que los demás, sobre todo si nos aprecian de verdad, no las puedan entender. Somos nosotros los incapaces de poder explicarlas adecuadamente. (Aunque hay excepciones, hablo de generalidades).

Porque como dije: Estamos tan condicionados desde muy pequeños a modos de vida repletos de falsedades ideológicas y de conducta, que ni nos damos cuenta de las verdaderas raíces de un asunto cuya explicación habitual resulta superficial; como el endilgar fuera de uno mismo a toda la culpa de aquello en lo que fracasamos. En especial, cuando son situaciones que se reiteran con diferentes personas.

Las “culpables” no fueron por completo mis parejas. Ellas cometieron una variante del mismo error que yo: Seguir sus propios “mandatos internos” que subyacen en el inconsciente y pueden ser muy diferentes de los míos.

Volveré a colocarme como ejemplo para que quede más claro el por qué fracasaba tanto en la búsqueda de parejas.

Mis padres siempre han sido muy exigentes e hipócritas en los afectos para con sus hijos. Lo cual es muy común en infinidad de padres. En mi caso puntual, eso me llevó a asumir que “quien te quiere te aporrea” o más bien “MIENTE a cambio de” (algo que me interese obtener de ellas, especialmente, demostraciones de afecto hipócritas, que asumía como “naturales”).

Así, inconscientemente “aprendí” (o asumí) que el afecto hipócrita tenía el “precio” de dar más allá de lo lógico para una relación recíproca. Incurrí en “dar demasiado” para recibir demostraciones de querer (egoísta) en lugar de verdaderamente amorosas (altruistas). Me dejaba usar por los demás que sabían fingir aprecio por mi “valor humano”, especialmente del sexo opuesto.

En otras palabras, mi IGNORADO (no asumido o bien comprendido en sus implicancias) “talón de Aquiles” era nada menos que la necesidad de afecto sincero y calor humano. Ése calor humano que no recibí como necesitaba en mi más tierna infancia y, de por vida, quedé “falto de eso”. Me quedó tan grabado en el inconsciente, que estaba dispuesto a casi cualquier cosa por obtenerlo “ya” y en abundancia. O simplemente con cuentagotas, pero constante.

La falla en mi conducta, era dar por obvio (inconscientemente) que el “verdadero” afecto, era tan hipócrita como el que había recibido de mis padres, especialmente mi madre que parecía “destilar” hartazgo a mi necesidad de demostraciones de afecto, pero me manipulaba emocionalmente para obtener lo ue pretendía a cambio de demostraciones de reconocimientos afectivos que eran notoriamente forzados, fingidos por compromiso.

Aunque cueste creerlo, la conducta psicológica y emocional (ejemplo vivencial) que dan los padres condicionan terriblemente el futuro de los hijos en tales aspectos.

¿Mejor ejemplo que la cantidad de mujeres que se casan con “machistas golpeadores”, porque “mamaron” eso como ejemplo en sus propias familias, dando por obvio (inconscientemente) que el “hombre” debe de tener ciertas características así?

¿O de hombres que se buscan mujeres que les mientan amor y sólo los usen a cambio de fingirles afecto? (Muchas “amantes” son justamente eso: expertas en hacerlos “sentir bien” en cuanto a satisfacerlos sexualmente pero, sobre todo, en sentirse apreciados y comprendidos). ¡Claro que las “amantes” no tienen que soportarle todos los días todas las cosas! Pero eso ya es “harina de otro costal” (bolsa).

El meollo

La cuestión es que, si tenemos claro cuánto nos condicionó inconscientemente el ejemplo de nuestros padres, familia y entorna cercano en la más tierna edad, más fácilmente podremos también darnos cuenta de los detalles que se concatenan en nuestras conductas de fracasos reiterados o cosas que nos cuesta horrores poder superarlas o que no nos induzcan a fracasar inconscientemente, o tener actitudes reprochables. Esto es algo mucho más común de lo que se reconoce socialmente. Lo he notado en casi toda relación humana.

Al margen de las cuestiones específicas de conductas erróneas originadas en el ejemplo de la más tierna edad, también está el mecanismo que mencioné al principio: De obsesionarse sin lograr el necesario desapego psicológico emocional, para poder ver con claridad objetiva a las circunstancias, que no implica olvidar por completo, sino aprender a tomarse las necesarias pausas, para que PAREZCA olvidado, pero luego, cuando ya estemos descansados y en condiciones de retomarlo como quien lo ve “desde afuera”; no tardará en aparecer la respuesta más adecuada y que realmente conforme a nuestro ego (reinando en el inconsciente) para que no nos limite y condicione a temer la reiteración de circunstancias favoreciendo a que acontezcan de nuevo.

Nuestro ego es así. Suele buscar que reiteremos aquello que nunca logró comprender del todo. Nos impone desde el inconsciente a que nos metamos en situaciones dolorosas análogas a lo que no comprendió, para VER SI ESTA VEZ LOGRAMOS EXPLICARLE adecuadamente, de tal modo que lo entienda ¿Cuál es el mecanismo que debemos entender para que NO DUELA? ¿Dónde estuvieron los errores y por qué sucedieron?

Teniendo claro que no le basta con que respondamos “esa persona era perversa” “lo hizo por idiota” o similar. Sino que hay que comprender verdaderamente qué impulsó también a los terceros a “lastimarnos”, sea adrede o no.

Mientras no se tenga en claro a eso, inútil resultará “dejar de pensar” o auto engañarse con el “simplemente vivir” y el “déjalo fluir”. Pero tampoco hay que darle vueltas obsesionados desde el dolor. Es necesario “dejar madurar”, que se asienten las cosas (emociones) que “enturbian el agua” del pensamiento objetivo; para entonces sí, intentar hallar los detalles que se nos pasaron por alto y son claves.

Este no es un proceso que se logra de buenas a primeras. A veces, hay que reflexionar sobre el mismo con cierta periodicidad, estilo terapia psicológica y hasta durante años si es algo muy profundo y no tenemos ayuda adecuada, o no sabemos bien cómo y por dónde buscar los puntos claves.

El “no pensar más” en algo que dolió y no se comprende en su completa dimensión, es análogo a la actitud de un robot que pierde parte de sus capacidades e intenta continuar haciendo todo “como si nada”. Con lo cual termina siendo una caricatura tan épica como absurda, del que no deja de tratar de alcanzar un objetivo al perder un brazo; luego el otro; con una sola pierna; arrastrándose y chisporroteando sus cables y circuitos por casi todo el cuerpo. Hasta que sólo queda un dedo suelto que se desplaza como oruga, orientado a control remoto (o telepáticamente) por la cabeza que quedó muy atrás, volcada y sin poder ver el objetivo.

¿Exagerada analogía? ¡Si pudieran comprender los “retazos” de ego que son muchos adultos y ancianos muy prejuiciosos y de mentes cerradas, se darían cuenta que NO ES “exagerada” tal analogía con el robot, ante la conducta de “seguir igual” y “dejarlo fluir” sin más!

Lo que sucede, es que es una verdadera hazaña épica interior lograr desanudar a los propiuos prejuicios y limitaciones. No por nada alguien aseveró algo así como: "Nada más difícil de vencer que un prejuicio enquistado".

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre pensar demasiado y simplemente vivir

Mensaje  luna el Miér Abr 07, 2010 6:54 am

Te he leido,tu tema como ami me gusta despacio ,entendiendo y intentando ponerme en tu situaccion,al principio te siento reflexivo dolido ,resignado pero luego te vas creciendo ,endureciendo ,reconociendo y sabiendo que hacer ,esa es mi reflexión.
En tu mano esta ser feliz,tu solo eres el responsable de tu felicidad,algunas veces nosotros mismos nos conplicamos esa felicidad,no hay que ponerle tex a nuestras parejas si son conpatibles o no con nosotros,¡claro que no¡ nadien es conpatible con nadie solo es un rol de ahora quiero yo y luego quieres tu, tu me respeta y yo tambien,nose puede buscar alguien perfecto solo hay que aspirar a laguien que no le importe ceder algo que yo le pida y que ami no me importe ceder nada de lo que el o ella me pida.
Tu eres una persona muy especial lo se yo y todo el que puede o quiere leer lo que tu pones aqui en CENTAURE tanto que nuestros problemas te los pasamos a ti (YO ME INCLUYO)Te pedimos ayuda y tu la das con mil amores pero quien te ayuda a ti pues todos nosotro.Tu escribes mucho me has ayudado a reflexionar en temas tabu hay fuera siempre con esa claridad y soltura ,y se que lo vas ha seguir haciendo pero sal fuera ve el sol abrete al amor que existe y no busque que sea el amor el que te busque a ti ,nosotros vamos a estar con tigo (voy a personalizar)yo voy ha estar con tigo,buen amigo ,hoy hace un dia maravilloso ser feliz y quitate esos amares sicologicos que no te dejan volar un saludo.
avatar
luna
Antorcha
Antorcha


Volver arriba Ir abajo

Re: Entre pensar demasiado y simplemente vivir

Mensaje  Invitado el Vie Ago 27, 2010 5:43 pm

me gusta la forma q tienes de racionalizar todo esto don sapo

algunas de tus experiencias me recuerdan a las mias, y si... a mi me gusta mucho encontrar mis prejuicios, creencias negativas, y toda aquella suciedad que tiene mi mente... me gustaría poder limpiarla con facilidad, pero es algo duro y lento, hace falta mucho esfuerzo...

ahora mismo estoy intentando avanzar en todo este asunto mediante la meditación, he leido algunos libros y parece una solución muy interesante. Mas cuando no necesitas ayuda externa para superar todos esos problemas.

me agradaria le hecharas un vistazo a mi blog

http://manualdemimismo.blogspot.com/

un saludo!!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Entre pensar demasiado y simplemente vivir

Mensaje  Carlos el Miér Mayo 09, 2012 12:25 pm

he leido lento y tratando de reflexionar en lo que escribes sobre el tema, y me senti totalmente identificado y engachado con lo que escribes; a mi me ha pasado algo similar y a mis 47 años de mi paso por esta vida, me he preguntado, como superar todo lo vivido, como ir creciendo interiormente y superando esos obstaculos o vacios exitenciales que se me presentan constanmente; los he ido mitigando a través de meditación, asistiendo a grupos de ayuda, aqui mismo en centaurea o con tus comentarios me hacen mitigar mi sed con los temas que me apasionan pero por lo general despues de un tiempo vuelve otra vez ese vacio o pregunta del porque de lo que me toca vivir y que tengo que aprender de mi peregrinaje en esta vida ? como romper con esas creencias que marcaron mi infancia ? y como superar esa gran tristeza que embarga mi alma ? como le hago para romper con todo eso ?

Carlos
Flama
Flama


Volver arriba Ir abajo

Re: Entre pensar demasiado y simplemente vivir

Mensaje  Don Sapo el Miér Mayo 09, 2012 2:45 pm

"...por lo general despues de un tiempo vuelve otra vez ese vacio o pregunta del porque de lo que me toca vivir y que tengo que aprender de mi peregrinaje en esta vida ? como romper con esas creencias que marcaron mi infancia ? y como superar esa gran tristeza que embarga mi alma ? como le hago para romper con todo eso ?

1.- ¿El por qué de lo que te toca vivir y aprender? Precisamente, en la pregunta está implícita la respuesta: APRENDER (por comprensión cabal, profunda de la esencia de esas cuestiones) lo que aún no conoces del todo o bien. La vida es una escuela; no nacemos para pasar el tiempo como turistas ociosos. Lamentablemente, el dolor, más que ser un "buen maestro" (como muchos aseveran tradicionalmente), es la tinta más indeleble para la memoria; porque nos la condiciona emocionalmente para prevenirlo y evitarlo en adelante.

2.- ¿Cómo superar la tristeza que embarga al alma? Esta pregunta está muy ligada a la siguiente. La tristeza es como oscuridad; la alegría como luz. El mecanismo de centrarte en las cosas que dan sentido y alegría a tu vida, es como luz que se enciende y disipa sombras.

No se trata de ignorar la tristeza, sino de disiparla (como quien enciende y aumenta la luz) con actividades y pensamientos que justifiquen que estés vivo y, por ello, te den alegría. Luego sí, podrás pensar y analizar (con sentimiento más adecuado o compensado) a las razones que producen tal tristeza y cómo evitar que se reiteren.

3.- No se trata de "romper" con las cosas que nos han marcado y condicionan; sino de COMPRENDER sus mecanismos (qué los detona y cómo, circunstancias, situaciones) para saber cómo evitar que nos perjudiquen, a pesar de que continúen aquellos que son muy fuertes. Es decir: a que no puedan superar la fuerza de las cosas que nos iluminan (alegran) interiormente, justificando los sinsabores de ciertos procesos y aprendizajes de la vida. Porque a diferencia de lo que muchos afirman, la luz no mata a las sombras, les da forma adecuada, potenciádolas donde corresponda. Por eso "vemos más claro" ¡a las partes iluminadas! (donde llega nuestro conocimiento/luz, pero ennegreciendo (que resulte más obvio) a lo que ignoramos).

De niño tuve una bicicleta vieja muy buena, pero pesada. Costaba mucho lograr velocidad con la misma y sostenerla. Para peor, al poco tiempo se me rompieron los frenos (a varillas) y frenarla resultaba toda una odisea. Sin embargo, APRENDÍ a darme cuenta dónde podía tomar velocidad sin riesgos o que, en caso de que apareciera alguno imprevisto (que se me cruzara alguien repentinamente), tuviera también alternativas de maniobra. Tuve que recalcular cómo moverme en bicicleta pesada sin frenos, justo yo que amaba la velocidad. En el proceso desgasté suelas de zapatos que me significaron muchos retos y dolores. La experiencia máxima fue una vez que unos amigos (adolescentes, apenas unos años mayores) me remolcaron con soga con una motoneta e iban hacia una muy transitada avenida sin semáforo.

Al atravesar la última bocacalle previa y notar que no disminuían la velocidad, ni tampoco hacían caso de mi pedido que se detengan, porque era una locura lo que estaban haciendo, solté la soga y comencé a zigzaguear al máximo posible para disminuir la velocidad e intentar frenar por roce contra el cordón que separa calle de vereda. Pero era tan fuerte la inercia de velocidad, que llegaría a la avenida a más de 40 Kmts por hora. ¿Qué hice entonces?

Perdido por perdido, decidí arrojarme de lado y rodar, dejando que la bicicleta siga sola. Preferí el riesgo de lastimarme feo y que se me termine de arruinar el vehículo, antes que el otro riesgo de morir atropellado.

Quedé con muchos raspones en el cuerpo, la mayoría sangrantes leves. Pero aprendí la lección: No debía volver a confiar ciegamente en la palabra y criterio de esos amigos. Hay "placeres" (velocidad) que pueden resultar demasiado caros.

Comenté esta anécdota de cuando tenía apenas unos 10 u 11 años, porque lo que yo tuve que aprender con la bicicleta es muy análogo a cómo debemos aprender a manejar circunstancias, comprendiendo sus posibilidades y prever alternativas sanas a tiempo, ante toda clase de riesgos posibles. No podemos evitar ciertas carencias (como la falta de frenos en la bici); ni de dejar de usar al conjunto de lo que somos (bicicleta) que lo necesitamos. Se trata de ADAPTARNOS de modo válido, modificando algunas conductas. Yo no podía tomar mucha velocidad y frenar con las suelas del calzado. Una vez desgasté tanto a suelas de zapatillas (de goma) de tal modo que me quemaron las plantas de los pies, por ponerlas contra la cubierta de la rueda delantera, fenadas en la horquilla de debajo del manubrio (había quitado el guardabarro delantero, a propósito para poder frenar así, a falta de dinero para arreglar los frenos). Todas son experimentaciones que terminan enseñándonos a ser más eficaces y prudentes en nuestro vivir cotidiano.

Y previendo posible comentario marginal, anticipo la respuesta: Sí, en la vida en general (no solo de niño) fui "terrible" (atrevido, osado y bastante imprudente ¡en algunos aspectos!). De buscar y experimentar constantemente (no sin evaluar riesgos reales, reconociendo bastante acertadamente mis limitaciones) de cuáles son los verdaderos límites de posibilidades de acción; traspasándolos de a poco, superándome y superándolos al máximo pero, reitero, dentro de lo que consideraba riesgos calculados como aceptables o tolerables. Si no lo hacían otros (yo era el más pequeño del grupo de niños del barrio y se burlaban o menospreciaban, haciéndome sentir "una carga"), yo mismo me autodesafiaba a "lograr un poco más" y mejor. A ganarme la admiración y el respeto de los más grandes, por mis logros, a pesar de mis limitaciones de tamaño y fuerza. Esa característica de mi infancia (el más pequeño, por menor en edad) me marcó el resto de la vida. Me dejó el hábito de tratar de aprovechar al máximo mis recursos y lograr cosas que otros no pueden. Pero reitero: Por saber sacar el máximo provecho de mis verdaderas posibilidades, como pocos logran. Un trauma que tuvo mucho de positivo, pero también de duro.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Entre pensar demasiado y simplemente vivir

Mensaje  Carlos el Miér Mayo 09, 2012 4:05 pm

Gracias Don sapo por su pronta y acertadas respuestas a mis preguntas planteadas, que han dado claridad a mi sentir. Entiendo que detona las situaciones a las que incurro con frecuencia en hábitos malsanos o adicción al sexo anónimo o practicas sexuales con mi propio genero que después me dejan un mas vacío y con un gran sentimiento de culpa; Y es el sentirme abandonado de niño o no sentirme querido y atendido en los emocional por mis padres ahora lo que me queda que considero es la tarea mas titánica que debo emprender es COMPRENDER el mecanismo de este hábito, lujuria u homosexualismo; para lograr el poder erradicarlo o aprender a controlarlo y reprimirlo o trascenderlo para que como bien dices no me llegue a resultar demasiado caro y reprobar la lección que tengo que aprender en este paso por la tierra.
Gracias nuevamente sinceramente de corazón ya que me has dado un tónico para mi alma y técnicas para contrarrestar este sentimiento.

Carlos
Flama
Flama


Volver arriba Ir abajo

Re: Entre pensar demasiado y simplemente vivir

Mensaje  Don Sapo el Miér Mayo 09, 2012 4:41 pm

Carlos: También yo me siento agradecido contigo, por ATREVERTE (animarte) a comentar y plantear cosas, además de reconocer que mis conocimientos "sirven para algo" (o que alguien los aprecia).

Pero más que nada quiero puntualizar un detalle de tu más recientes expresiones: Mencionaste "reprimir". ¡Cuidado con eso! Porque usar una palabra inadecuada,termina permitiendo que el inconsciente la asuma como válida.

No se trata de reprimir nada, sino de COMPRENDER las razones por las cuales sentimos esa pulsión (impulso interno) y emociónes implicadas, PARA SABER CÓMO ENFOCARLAS (reorientarlas) del modo más conveniente y sano. Nada es casual como para reprimirlo "porque está mal" o sea poco conveniente. Tienen una razón de ser como los instintos básicos. Y al igual que éstos, podemos orientarlos para que sean positivos, constructivos, en lugar de dañinos para nosotros o terceros. Ahí está el quid o meollo de la cuestión.

Editado (añadido)

Fíjate que el impulso sexual, a mi criterio, es imposible reprimirlo de modo constante. Pero también resulta destructivo (de la autoestima e interioridad) cuando se lo hace exclusivamente por placer físico. Mientras que por el contrario, cuando se tienen relaciones con intención honesta de mostrarse afecto y sentir que al menos por un rato "son uno"... revitaliza interior y psíquicamente. El instinto está y continúa. Sólo ha sido comprendido para reorientarlo y satisfacer su necesidad/función del modo más adecuado.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Entre pensar demasiado y simplemente vivir

Mensaje  Carlos el Miér Mayo 09, 2012 5:12 pm

De acuerdo Don sapo, corregire entonces lo de represión por comprensión, y si sus disertaciones me han ayudado a ser mejor persona y seguir en la busqueda de mi crecimiento interior y aqui en Centaurea he encontrodo respuestas a mis interrogantes.

Carlos
Flama
Flama


Volver arriba Ir abajo

Re: Entre pensar demasiado y simplemente vivir

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.