Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 10 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 10 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

Verdades que incomodan

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Verdades que incomodan

Mensaje  Sawedal el Sáb Mayo 15, 2010 1:13 pm

Este es otro apunte y anticipo del libro que estoy preparando sobre el ego. No sé aún si lo incluiré a esto y tal cual, pero me pareció interesante para compartirlo aquí. Porque así, suelto, es un artículo en sí mismo.

¿Cuándo la verdad incomoda?

Cuando pone en evidencia que nos hemos equivocado y, sobre todo, que aún lo estamos.

El ego es hipersensible, para poder detectar, prever, o tener en cuenta hasta las cuestiones más pequeñas o sutiles. Esto es así porque el ego debe ser un “asistente perfecto”. Debería saber auto completar su programación de modo impecable. Cualquier error pone en evidencia que falla y, su autoestima (por frustración), cae en picada.

Ante tal situación, lo que aprendemos y nos enseñan socialmente, es a esquivar el bulto, patear la pelota o, incluso, negar la realidad, si no podemos ignorarla o deslindar responsabilidad.

¿Por qué esta actitud social? Porque históricamente las sociedades “desarrolladas” o “más complejas”, suelen desvirtuar la naturaleza del ego, pervertir algunas conductas (a veces con la mejor intención). Pero como una cosa lleva a la otra… al dejar de ser naturales o pervertir algunas conductas, estas se escalonan y concatenan con otras que, a la larga, terminan logrando que tengamos construido a todo un andamiaje de costumbres y antecedentes que son de lo más endebles. Se quita o rompe un puntal que colocamos fisurado (roto, inservible o débil)… y cae casi todo lo que hemos “construido” (o desarrollado) a lo largo de nuestras vidas.

El ego tiene muy claro cuán débiles son muchas de las estructuras mentales y emocionales que hemos armado en nuestra vida. Sólo que lo mantiene “oculto en el inconsciente”, en su “territorio personal”. De allí que cuando alguien nos toca “Puntos débiles” (convicciones erróneas) o tan sólo amaga tocarlos, el ego rápidamente se pone a la defensiva. TEME un “cataclismo interior” que resultará muy doloroso y complejo de resolver, ya que deberá reconstruir todo Y MEJOR. Pero ¿mejor CON QUÉ? Si ya en un principio no supo hacerlo “impecable” ¿porqué ahora sí, podría?

Ante tales situaciones o circunstancias, el ego rápidamente evalúa pro y contra de tener que “reconstruir” a parte de sus esquemas mentales, emocionales, o conductas de vida.

Esto incluye:

- Modificar la rutina (que el ego las adora) y quizá mucho para adaptarse a aprender e incorporar a una nueva (harto desagradable).

- Reconocerse a sí mismo, y ante quien señale el error, que SE EQUIVOCÓ (falló en su propósito original). Lo cual implica también vergüenza pública, ya que otros se enterarán.

- Con el agravante que además de hacerle “perder tiempo”, al conjunto del propio ser, en actitudes o convicciones erróneas (gravísimo para el ego); deberá tratar de recuperarlo lo mejor posible y ¿Quién sabe cuántos errores más habrá que corregir, como CONSECUENCIAS A OTROS de tales errores propios?

- Lo anterior conlleva MUCHO TRABAJO (el ego es cómodo) de revisión y correcciones de antiguos errores propios (que podría ser una cadena interminable. Porque se sabe dónde comienza cada eslabón, pero no donde termina la cadena total, porque el ego no evalúa "a largo", sólo cortedad) como también de compensar daños y dar explicaciones, con la carga de vergüenza que ello implica.

Cuantos más años de vida tenga una persona, más le costará asumir errores, porque el “andamiaje endeble” es más alto o complejo, habiéndose osificado, solidificado, muchos esquemas (estructuras internas) que de jóvenes son como cartilaginosas, maleables.

¿Cómo el ego no va a preferir “excusarse” y DEFENDER que “no se equivoca él” sino la/s otra/s persona/s?

Dar vuelta la espada

La técnica defensiva más común del ego en tales casos (si se encuentra o siente como acorralado), es comenzar por la desacreditación o descalificación de quien/es nos pone en evidencia. Suele ser la actitud que denomino como “dar vuelta la espada”. Es decir: Si me apuntas o señalas con la punta de una espada (dedo índice) a un “roto” o “sucio” en mi ropa; inmediatamente te pregunto ¿Con qué autoridad te “atreves” a decirme lo que tengo “mal”? ¿Quién eres tú (o te crees que eres) para poder hacerlo?

Esta actitud hace que el otro “alce la punta de la espada” a la “defensiva”. Movimiento que el ego aprovecha para pasar al ataque directo (dar vuelta la dirección de la acusación, como punta de espada) y comenzar a señalar él al “roto” o “sucio” de la ropa del agresor y, si cabe, la de cualquier otro testigo o posible implicado, con frases análogas en contexto al popular “quien esté libre de pecados, que arroje la primera piedra”.

El ego sabe perfectamente que en una sociedad “enferma” de pequeñas o grandes perversiones, NADIE tiene la conciencia completamente limpia. Por eso se defiende mostrando las manchas ajenas que, si no las conoce, las fabrica (crea sospechas sobre acusaciones que tengan visos de cierta credibilidad a criterio de terceros, sobre todo que sea difícil demostrar que son falsas) como arrojándole barro e inmundicias para que quede claro que “no es trigo limpio” y, sobre todo, MÁS SUCIO que el acusado en principio, que ahora dio vuelta a la espada y se transformó en acusador.

Cuanta más bajeza espiritual o evolutiva, más fácil y ferozmente se incurre en tales actitudes de dar vuelta la espada y, sobre todo, encarnizarse en arrojar basura a quien haga una observación bien intencionada o edificante. Quienes más rápidamente “saltan a la defensiva” sintiéndose heridos, menos nivel tienen, con la única excepción atenuante de que hayan sido traumados en dicho aspecto. (Por ejemplo: que le hayan herido mucho en cantidad o frecuencia, con cierto aspecto de su persona que no sabe o no tiene cómo modificar).

Sabiduría popular

Cuando se medita y comprende bastante bien a todo lo antes expuesto, fácil resulta comprender la necesidad de tratar de ser delicados, tener tacto, al intentar corregir detalles de otras personas (o ponerlos en evidencia); como también el por qué de refranes o dichos populares como:

“Zorro viejo cambiará el pelo, pero no las mañas” Porque es casi imposible que algún ego tome coraje y se atreva a modificar sustancialmente (o rehacerla en gran medida) a una estructura interna anquilosada por los años.

“Al que nace barrigón, es al ñudo que lo fajen” (Es inútil poner fajas a los panzones de nacimiento). Porque los que tienen muy bajo nivel espiritual, difícilmente tengan la “altura” necesaria para corregirse a sí mismos y no ser “animalitos de costumbres” que se creen iguales O MÁS que cualquier otro ser humano.

¿No lo afirman hasta en la Biblia? “No hay peor sordo que el que no quiere oír, ni peor ciego que el que no quiere ver”. Reforzado por el “Quien tenga oídos para oír, que oiga” (capacidad de entendimiento, por predisposición, apertura mental humilde).

Razones por las cuales, ni el nazareno Jesús “imponía” su doctrina a nadie y hasta era contrario a que se evangelizara a quienes no mostraban ningún interés.

También por esto mismo es que ningún sabio de la antigüedad aceptaba enseñar sus conocimientos “a cualquiera”, por más poderoso que fuera, sea en intimidaciones o en tentar ofreciendo fortunas. Un auténtico sabio prefiere morir soportando torturas, antes que divulgar conocimientos muy profundos a inescrupulosos que evidencien no tener nivel espiritual para saber manejarlos adecuadamente y, de ser necesario, soportar las peores torturas y martirios protegiéndolos.

La clara prueba de esto es que salta a la vista que los conocimientos y tecnologías, sin sabiduría (que implica sensatez) se convierten en armas de destrucción masiva o, como mínimo, en medios de manipulación y dominación o explotación social.

“La verdad os hará libres”.

Porque el saber sensato permite desestructurar y desarmar a los poderosos que manipulan y explotan al prójimo (y al lejano también, gracias a las tecnologías); permitiéndonos también NO DISTRAERNOS, saber esquivar a las distracciones o falsas imposiciones de manipuladores, para poder concentrarnos en nuestros verdaderos y más importantes objetivos de vida, los naturales de cada ser.

_________________

Hola Invitado te doy la bienvenida y de paso te sugiero que te sumes a participar.
Si tienes dudas de cómo colocar mensajes o comentarios haz click aquí
avatar
Sawedal
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.