Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 14 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 14 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

Qué hace a la felicidad y a una vida plena

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Qué hace a la felicidad y a una vida plena

Mensaje  Don Sapo el Lun Jun 21, 2010 4:12 pm

León Tolstoi expresó algo así: Más que hacer todo lo que uno quiere (o ama), hay que querer (o hacer con amor) a todo lo que uno hace.

En parte es así, pero incompleto. Hacer las cosas con verdadero esmero y amor, es la primera y principal de las claves. Sin embargo hay otras. Una de ellas, es la de saber aceptar a lo que está más allá de nuestra voluntad y deseos, incluso de nuestra comprensión.

Para citar a un personaje histórico bastante popular: Vincent Van Gogh, es un claro ejemplo de alguien que dedicó la vida a su vocación y lo hacía con verdadero amor, más bien pasión. Sin embargo pocos podrían sugerir siquiera que fue feliz, ya que constantemente pasaba penurias tan extremas que, cierta vez, terminó cortándose una oreja en un ataque de desesperación.

Incluso la que fue conocida como Madre Teresa de Calcuta, también tenía interiormente una gran amargura o frustración, ante lo aparentemente absurdo de varias de las cosas de la vida, sintetizadas en comprender la voluntad y forma de actuar de Dios.

Estas son cuestiones que pueden amargar hasta a las más santas personas, porque no basta con la simple fe, por más profunda o fuerte que se la tenga. Ya que nuestro interior necesita COMPRENDER el “por qué” de aquello que nos ocasiona dolor, sufrimiento y está más allá de nuestras posibilidades o capacidad de acción. Como también poder liberarse de la pesada carga que implican algunos recuerdos o traumas que, incluso, con frecuencia nos enferman con el veneno del resentimiento, que puede desembocar en somatizar y plasmar alguna forma de cáncer, entre otras posibles enfermedades.

Por contraparte ¿alguien conoce a algún millonario o poderoso que realmente haya sido feliz o, por lo menos, haya tenido muchos momentos de sentir plena a su vida?

Ojo: A no equivocarse con esos breves y efímeros momentos de satisfacción ante un logro o reconocimiento masivo, porque ésos sólo son pequeños hitos. ¿Mejor ejemplo que el fallecido cantante Michael Jackson, que vivió renegando (insatisfecho) de sus características raciales? El pobre no podía mirarse a un espejo y sentirse satisfecho de sí mismo y con la vida. ¿Acaso la familia Onassis, en su momento la más grande fortuna del planeta, fue una familia feliz, o pudo serlo de verdad alguno de sus miembros?

La verdadera “felicidad” sólo son momentos efímeros, un sentimiento de satisfacción plena pero sólo por lo que implica a esa situación momentánea. Este sentimiento es insostenible de modo permanente o constante. El término es mal usado confundiéndolo con plena satisfacción de la vida que uno ha llevado hasta el momento, como “vida feliz”. En realidad es vida plenamente satisfactoria. Lo que dio lugar a confusión o mal uso del término, es el detalle de usar la palabra “felicidad” (satisfacción plena) aludiendo a lo que suele sentirse cuando uno está por completo satisfecho con su pasado hasta el presente. No por haber actuado siempre perfecto o del mejor modo, porque es imposible no equivocarse ocasionalmente; sino por tener claro que, en base a conocimientos y circunstancias, lo hizo lo mejor que pudo o sabía. Es decir: Se esmeró al máximo de sus posibilidades por hacer y brindar lo mejor de sí mismo, tratando de no ocasionar daños a nada ni nadie de modo estúpido, insensato o egoísta. Por no haber perdido de vista el objetivo de su vida, esmerándose por alcanzarlo lo más sana y dignamente posible y colaborando siempre que pudo a corregir en su entorno a aquello que lo necesitaba.

La pregunta que ahora deberíamos plantearnos sería ¿Cómo se puede lograr tal satisfacción completa con la vida? Sobre todo, si sabemos que no basta con la fe ciega ni con el poseer a las más grandes fortunas o poder.

La respuesta que hallé parece tan simple que cuesta creerla: Por haber vivido en consonancia con la naturaleza propia y del entorno; pero sobre todo por la convicción de que hemos cumplido bien con lo que es nuestra razón de ser en este mundo.

Esto es algo que se expresa así de sencillo pero, lograrlo, es de lo más arduo. El mayor trabajo de todos, es precisamente conocer bien a la propia naturaleza interior, para poder formarla y potenciar nuestras mejores capacidades y pulir defectos o errores. En otras palabras, aquello en lo que tanto hincapié hizo Sócrates y muchos posteriores: Conocerse a sí mismo. Porque a través del verdadero autoconocimiento llega la profunda comprensión de aquellas cosas que en general bloquean limitando la vida de las personas y sus capacidades, tanto de actuar como de gozar o sentirse bien en todo sentido.

El autoconocimiento es la herramienta más liberadora del ser, para poder lograr vidas plenas. No sólo por comprensión de uno mismo, que permite liberarse de cargas psicológicas y emocionales tan pesadas como limitantes o inhibidoras, sino porque también permite, por reflejo, una mejor comprensión de todo lo demás, sean seres o mecanismos de la vida en sí. Lo cual conlleva una armónica interacción con el entorno.

Por si fuera poco, el profundo autoconocimiento es lo que también permite corroborar la existencia de un ser regente del todo (primigenia voluntad e inteligencia orgánica universal, resumida como Dios), quien realmente sabe lo que hace, aunque no podamos abarcar por completo a sus razones y motivos. Pero refuerza nuestra fe legítima; no a la ciega por simple querer creer, ingenua e insensatamente, sino a la de la convicción largamente corroborada en el tiempo, o años de vida, en que “todo tiene su razón de ser”. Que lo que importa no es conocer a todos los detalles de todas las cosas, sino a los realmente necesarios para tener la certeza de que actuamos según expresé al principio: Haber vivido en consonancia con la naturaleza propia y del entorno; pero sobre todo por la convicción de que hemos cumplido bien con lo que era nuestra razón de ser en este mundo.

El primer paso, como dije, es el autoconocimiento más profundo y completo posible. Mientras tanto, regirse por la verdadera ética que implica absoluto respeto por la vida y la naturaleza. Evitando al máximo desvirtuarla o alterar sus armónicos ciclos.

El resto… es un constante y arduo trabajo de actuar con sensatez, pensando y planteándonos con la mayor objetividad posible cuán bien estamos actuando, sin dejar de prever posibles consecuencias o daños colaterales de nuestros actos. Nada más (¡Ni menos!) que eso.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.