Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 17 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 17 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

Deje de preocuparse tanto

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Deje de preocuparse tanto

Mensaje  pepe2982 el Dom Ago 08, 2010 3:39 pm



Ocuparse de algo antes de que ocurra da sensación de control a algunas personas. Sin embargo, puede generar estrés y no mejora la capacidad para afrontar las dificultades.

Siempre sufriendo por lo que pueda pasar, siempre pensando en posibles peligros o problemas: para algunas personas, la preocupación constituye una compañera permanente que les impide vivir de manera relajada. Se sienten nerviosas con facilidad y pueden incluso tener dificultad para conciliar el sueño o concentrarse. Su mente está siempre alerta, dando vueltas alrededor de los temas que en ese momento les inquietan.

La palabra preocupación significa justamente ocuparse con insistencia de algo antes de que suceda, lo que causa desasosiego o temor. Pero, ¿tiene sentido angustiarse por lo que todavía no ha ocurrido? Las personas para las que preocuparse supone un hábito necesitan esa actividad mental para hacer su vida más predecible. Si no se agobian, si no piensan en las múltiples posibilidades, especialmente las más negativas, no sienten que dominan la situación.
La preocupación produce una ilusión de control. A menudo se considera que esa estrategia permite estar más preparado para cualquier contrariedad o revés del destino. Sin embargo, la realidad suele ser bien distinta: preocuparse por anticipado no sólo no mejora la capacidad para afrontar las dificultades, sino que genera estrés a través de la imaginación, lo cual tiene idénticas repercusiones físicas, mentales y emocionales que una situación real.

La ilusión de control
"El hombre tiene sus preocupaciones en todos los rincones de la Tierra" (Confucio)

Nuestro cerebro es una máquina de anticipar. A lo largo del proceso evolutivo ha incrementado paulatinamente su capacidad para predecir, utilizando analogías con el conocimiento acumulado de experiencias anteriores, tanto propias como de los ancestros. Según el escritor y filósofo José Antonio Marina, no existe especie más miedosa que la humana. Es el tributo que hemos de pagar por nuestra inteligencia privilegiada.
Por un lado, esta facultad para ser previsores constituye una ayuda inestimable para la supervivencia, dado que permite evitar el peligro incluso antes de que se manifieste. También es un recurso para aprender, así como para planear proyectos y crear medios con que lograr metas futuras. Pero esta habilidad también causa alguno de nuestros fallos más evidentes.
Precisamente la capacidad de anticipar es lo que atrapa a muchas personas en círculos viciosos de preocupación. Al vivir entre el recuerdo y la imaginación, entre los fantasmas del pasado y el futuro, se reavivan antiguos peligros o se inventan amenazas nuevas. Resulta fácil entonces confundir la fantasía con la realidad, y sufrir terriblemente por la incertidumbre de lo que pueda pasar.

¿Una cuestión de carácter?

"Al hombre sólo le gusta contar sus problemas, pero no cuenta sus alegrías" (Fiódor Dostoievski)

Hay personas que se definen como sufridoras. Consideran la preocupación como un rasgo de su carácter. No sólo se atormentan a sí mismas con esta exagerada aprensión, sino que también suelen desplazar este temor a las personas de su entorno. Piden, o a veces exigen, recibir noticias constantes para lograr su propia tranquilidad y, sin darse cuenta, pueden hacer sentirse a los demás responsables de su sufrimiento.
A nivel social, preocuparse por el bienestar ajeno se considera signo de interés y entrega hacia los demás. Posiblemente por este motivo quienes se identifican con esta cualidad la proclaman incluso con orgullo: "Soy así, no puedo evitarlo".
En parte esta afirmación resulta acertada. Si se intenta eliminar de la mente una preocupación a menudo se obtiene el resultado contrario: el pensamiento se torna todavía más presente o se intensifica. Se debe al efecto paradójico de la evitación, pues cuando se pretende no pensar en algo, en ese mismo momento ya está ocupando la mente.
Intentar suprimir las ideas que generan angustia, por tanto, no supone una verdadera solución. Por eso al final la persona cree que la inquietud es algo irremediable y superior a ella.

Adiestrar el pensamiento

"Las cadenas de la esclavitud solamente atan las manos: es la mente lo que hace al hombre libre o esclavo" (Franz Grillparzer)

Quizá no se pueda evitar que aparezcan preocupaciones, pero sí decidir conscientemente qué hacer con ellas. De ese modo, en vez de crecer e invadir gran parte del espacio mental, pueden definirse de manera más concreta y dar pie a acciones productivas.
Sabemos que los pensamientos influyen directamente en el estado anímico y encierran por ello un gran poder. Pero pocas veces se señala que al pensar bien también se aprende, lo cual a menudo ni surge de manera natural ni resulta fácil. Si se deja que la mente vague libre, es posible que la persona se sienta perdida a causa de un pensamiento desbordado y fuera de control.
Para empezar, conviene ser cuidadoso con los calificativos que se utilizan al hablar de uno mismo, especialmente si se trata de etiquetas limitantes que cierran posibilidades de cambio. Las personas tenemos ciertas tendencias de carácter, pero lo valioso es utilizar esta materia prima -sea una predisposición ansiosa, perfeccionista, extrovertida...- para sacarle el máximo partido en vez de que se transforme en algo problemático. La clave es aprender a tratar las preocupaciones como lo que son: ideas sobre el futuro pero no el futuro en sí. De hecho, en cuanto aparece una inquietud se puede decidir entre alimentar el temor o ponerle límites.
Una cosa son los pensamientos que surgen y otra la persona que los experimenta, que puede observarlos y elegir cómo actuar ante aquello que ocupa su mente. Realizar esta diferenciación permite adquirir mayor dominio sobre los propios pensamientos, aprendiendo a valorarlos, a comprobar su veracidad o a definir la probabilidad de que lo que se teme realmente suceda. De este modo, en vez de estar a merced de las propias preocupaciones, se adquiere la libertad para escucharlas o no según convenga.

Percepción distorsionada

"Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias" (John Locke)

La preocupación mantiene a la persona en un continuo: "¿Y si...?", que se traduce en un estado de alerta y tensión, nerviosismo e incluso irritabilidad. Viene a ser como si todas las alarmas estuvieran encendidas.
Podemos imaginar lo que implica sostener a lo largo del tiempo un estado de tensión de este tipo. La preocupación excesiva se vincula a trastornos de ansiedad y produce un importante desgaste físico y mental. El sufrimiento de quien se preocupa excesivamente es real, aunque el principal artífice sea su propia mente y no las circunstancias.
La psicología nos advierte sobre las distorsiones cognitivas. Consisten en modos de interpretar la realidad que resultan desacertados o extremos y conducen a emociones y estados anímicos desagradables. En la preocupación resulta evidente que las cosas no nos afectan por lo que son sino por cómo las vemos.
Las personas que se angustian más de la cuenta suelen sobrevalorar el peligro e infravalorar su capacidad para afrontarlo. Su atención se dirige especialmente a lo que resulta más negativo o amenazador, haciendo caso omiso de las demás señales.
De entrada, no hay que creerse al pie de la letra el mensaje que surge desde la preocupación, dado que probablemente se trata de una información distorsionada que es preciso contrastar con la realidad.

Tolerar la incertidumbre

"La dicha humana reside en dos cosas: estar libre de enfermedades del cuerpo y libre de preocupaciones del espíritu" (Lin Yutang)

Quien tiende a preocuparse suele tener una asignatura pendiente: aprender a tolerar mejor la incertidumbre.
Es precisamente la dificultad para aceptar lo incierto lo que conduce a utilizar la preocupación como una estrategia de control. Ante una situación, se imaginan todas las posibles eventualidades, con el fin de obtener una respuesta adecuada para cada una. Mantener la mente ocupada alivia la inquietud del "no saber".
Sin embargo, a pesar de proporcionar esta ilusión de control, sufrir por anticipado no varía la probabilidad real de que algo suceda. Es más, vivir con el alma en vilo conlleva un alto coste: sentirse mal y angustiado durante todo el proceso.

Reorganizar la mente

"Hay dos tipos de preocupaciones: las que usted puede hacer algo al respecto y las que no. No hay que perder tiempo con las segundas" (Duke Ellington)

Si nuestra mente pudiera compararse a una pantalla de ordenador sería útil observar cuántos archivos con temas preocupantes están en danza en este momento. Cuando existen demasiadas carpetas abiertas el sistema va más lento, dado que las preocupaciones consumen memoria operativa. Y en ocasiones aparece un tema principal que ocupa toda la pantalla.
Siguiendo con el símil del ordenador, al observar las preocupaciones que aparecen en la pantalla conviene valorar si merecen que se les dedique cierto tiempo, si es preferible resolver esas cuestiones definitivamente y cerrarlas o si ha llegado el momento de arrojarlas a la papelera y eliminarlas para siempre del escritorio.
Por supuesto, no toda preocupación resulta nociva; a menudo, ante sucesos difíciles, es irremediable y humano sentir inquietud. Entonces puede ser útil preguntarse: ¿estoy mentalmente en el momento presente o más bien en el futuro? o ¿qué puedo hacer ahora para mejorar la situación? Diferenciar lo que está en nuestras manos y lo que no permite vivir un presente más libre de preocupaciones.

Seis formas de exagerar los peligros
La preocupación crónica se nutre de una serie de distorsiones cognitivas que acrecientan la sensación de amenaza:

1. Magnificación

Se exagera el peligro que entraña una situación dada.

2. Adivinación

La persona cree que sus pensamientos negativos van a hacerse realidad.

3. Etiquetar

Hablar de uno mismo como "una persona sufridora", algo muy difícil de cambiar.

4. Filtro mental

Se detectan los aspectos amenazantes mientras se pasan por alto los que no lo son.

5. Generalizar

Un hecho negativo aislado se generaliza al resto de la persona o de la situación.

6. Deducción emocional

Se tiende a sacar conclusiones a raíz de sensaciones o emociones negativas. "Me siento angustiado; seguro que irá mal".


Fuente: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Deje/preocuparse/elpepusoc/20091107elpepusoc_2/Tes

Agrego una reflexión:

Solo hay dos cosas de qué preocuparse:

De que estés enfermo o de que estés bien; si estás bien no hay de qué preocuparse, en cambio, si estás enfermo solo hay dos cosas de que preocuparse:

Ya sea que sanes o que te mueras; si sanas no hay de qué preocuparse, en cambio si mueres, solo hay dos cosas de qué preocuparse:

De que vayas al cielo o al infierno; si vas al cielo no hay de qué preocuparse, en cambio si vas al infierno, estarás tan ocupado saludando a tus amigos que no tendrás tiempo de preocuparte…

Conclusión: De lo único que vale la pena preocuparse es de tener amigos para que en el peor de los casos tengas a quien saludar…

_________________



Invitado Si te gustó el post, necesito tu opinión
avatar
pepe2982
Admin
Admin


Volver arriba Ir abajo

Gran reflexion final

Mensaje  Richard_Alper el Mar Ago 10, 2010 7:56 am

Lo primero que he de decir es que ha sido muy interesante el articulo, con el cual estoy bastante de acuerdo; Y que se podria sintetizar de una forma muy simple: poniendome en lo peor y analizando una y otra vez esa maxima hasta que se cumpla o no, quedo inmunizado a nivel de responsabilidad propia de ese seultado.Es decir si ocurre, yo ya lo pense y no pude hacer nada y si no ocurre, en parte sera porque yo me puse en lo peor y asi en parte se evito.

Pero esto a que conlleva a la preocupacion continua y a la vez al resultado contrario a lo esperado, es decir, a la incapacidad de alterar realmente nada.Esto no quiere decir que hya que par por la vida sin preocuparse y estando a la bartola sino que hay economizar los estados de animo y de estres porque hay va una verdad que a veces queremos olvidar: SOMOS PERSONAS, NO MAQUINAS, POR LO TANTO FALLAMOS, ACERTAMOS, LLEGAMOS A LA CIMA Y NOS HUNDIMOS EN EL LODO, POR LO TANTO DISFRUTEMOS DEL VIAJE LO QUE PODAMOS


Saludos a todos y buen viaje,
Saludos a todos,

Richard_Alper
Entusiasta
Entusiasta


Volver arriba Ir abajo

Re: Deje de preocuparse tanto

Mensaje  Don Sapo el Mar Ago 10, 2010 11:18 am

Gracias por sumarte Richard!

Por mi parte, teniendo en cuenta al origen etimológico de la palabra pre-ocuparse, resulta obvio que es ocuparse antes de que suceda. El detalle de ser inteligente (más bien sensato) es DARSE CUENTA de:

a) Si realmente hay altas probabilidades de que suceda para PREVENIRLAS adecuadamente.

b) Si realmente podemos hacer algo para evitarlo o está fuera de nuestro alcance o posibilidades.

Eso es todo.

¿De qué sirve que me aflija (que no es "preocuparse") de que alguien que amo esté pasando frío y regresará con pulmonía, porque no me hizo caso de llevarse un buen abrigo en pleno invierno lluvioso?
En casos como ésos, la verdadera PRE-ocupación es aguardarle con bebida caliente; si incluye vitamina C mejor y, así como regresó, derecho a una ducha o baño de inmersión bien caliente (al menos calentarle muy bien los pies y espalda) y, de allí, a la cama que también deberá estar bien entibiada, algo superior a la temperatura corporal ¿No les parece?

En otras palabras: Si puedo hacer algo por evitar lo que pueda suceder LO HAGO... ¡si es que puedo! De lo contrario ¿Para qué agobiarme y desgastar energías en lo que no puedo evitar?

Bien lo sintetizaron los chinos: "Si el problema tiene solución ¿por qué te haces problema? Y, si no la tiene ¿por qué te haces problema?

Claro que, como toda regla, tiene sus desesperantes excepciones que la confirman. Y es el saber que el problema tiene solución, pero no poder hallarla. Al menos, no cuando el tiempo nos juega en contra.

Sin embargo ¡hasta eso tiene "solución"! Y es la de tener claro que, si hemos hecho todo lo máximo posible de nuestra parte, lo demás es CONFIAR en que "lo que deba ser, será. Al margen de lo que querramos o nos parezca justo, o debido. Porque "la casualidad no existe".

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Casualidad,¿existe o no existe?

Mensaje  Richard_Alper el Mar Ago 10, 2010 1:32 pm

Estoy de acuerdo con lo que comentas sobre las preocupaciones, sin entrar en terminos etimologicos ni definiciones, sino en la base de estas y en el hecho de afrontarlas bajo la bandera de la lucha y el repliegue cuando sea necesario(hablando en terminos castrenses)

Por cierto podriamos sacar un extenso y largo debate sobre tu ultima frase: "La casualidad no existe".

Es una frase utilizada miles de veces en distintas y variadas situaciones, pero eso nos lleva siempre a una de las preguntas mas importantes, sino existe la casualidad, entonces el destino estaria de "alguna forma" escrito, con lo que cual terminos e ideas tan importantes para el ser humano como la libertad, la ilusion, la esperanza.... serian una patraña que habriamos asimilado en connivencia con un "poder superior", fuerza de la naturaleza, o como queramos llamarlo para hacrnos creer que tenemos poder de decision cuando lo que realmente tenemos es "una hoja de ruta" de nuestras vidas desde la alta montaña al gran oceano, poniendome poetico, y que solo nos quedaria poder definir pequeños flecos de la Gran Rueda...


Bueno, creo que este tema del Destino y la Casualidad, o no, podria ser un tema amplio e inagotble y seguramnete imposible de concluir ya que tantos legatos hay a favor como en contra

Richard_Alper
Entusiasta
Entusiasta


Volver arriba Ir abajo

Re: Deje de preocuparse tanto

Mensaje  pepe2982 el Mar Ago 10, 2010 11:07 pm

Hola Richard, bienvenido al foro.
El tema de la preocupación, lo puse un poco para desahogar lo que a mi me pasa. Siempre me preocupo, después pienso que es inútil ya que no voy a solucionar nada, preocupándome de algo que yo supongo va a pasar.
Pero es más fuerte que yo, y a veces me causa mucho cansancio y estrés estar pensando en cosas que pueden suceder y la manera de prevenirlas.
Cuando me siento a pensar un poco, veo que es en vano que ponga todas las energías en algo que está fuera de mi control, pero igual no deja de darme vueltas en la cabeza de como y porqué.
En fin, les pongo una frase, a ver si me convenzo..........

La preocupación es un juicio que espera las pruebas.
Conde de Rivarol (1753-1801) Escritor francés.


_________________



Invitado Si te gustó el post, necesito tu opinión
avatar
pepe2982
Admin
Admin


Volver arriba Ir abajo

Re: Deje de preocuparse tanto

Mensaje  Don Sapo el Miér Ago 11, 2010 11:01 am

O sea, Pepe, que aún no lográs asumir que, aquello que no está en tus manos, depende más de Dios que de los demás, en cuanto a si te repercute o no.

¡Qué difícil que se hace confiar en Dios de verdad, cuando no acostumbra hacernos evidente que "está siempre presente" e interviniendo con tanta sutileza que ni se nota! (Los siempre presentes son sus representantes etéreos, pero básicamente es lo mismo).

O sea ue si tuvieras que realizar un viaje transoceánico.... ¡te doparías a pastillas o algo similar para no despertar hasta volver a estar fuera y en tierra firme!

Porque ¿Cómo harías para soportar la idea de que el piloto pueda equivocarse, o fallar algio de la aeronave, cuando vayas "sujeto" a un asiento sin paracaídas a más de 2.000 metros de altura sobre la "nada" del océano?

¡Incluso en los parques de diversiones, con las "montañas rusas", vos "dependés" de la eficiencia mecánica y técnica de los aparatos que controlan otros y te son completos desconocidos!

¿Sabés cómo superé yo a eso?

Prestando atención a la cantidad de veces que estuve en riesgo real y no pasó nada. Accidentes serios en los que me salvé (o se salva mucha gente "por milagro"); o al enterarme que, poco después de mi, acontecieron accidentes en ese lugar que "aguantó aún" cuando yo lo usé (O se descompuso antes que llegue con intención de usarlo).

Sin ir más lejos, a poco de separarme "con lo puesto", que tuve que volver a la casita de mis padres realizando un viaje de 750 Kmts con un Gordini 66, que estaba bastante maltratado y mantenido "con lo que podía", a eso de haber recorrido 200 kmts le apareció un ruido horrible, como de estar arrastrando muchos alambres gruesos enganchados bajo el mismo, o un pedazo de chapa. Me bajé varias veces a revisar qué podía ser y no hallé nada.

No me quedó otra alternativa que "rezar" y CONFIAR en que lo que deba ser, será, ya que ni siquiera tenía lo suficiente para pagar un remolque o a un mecánico esperando más de un día.

En conclusión: El auto aguantó más de 500 Kmts sin nada de grasa en la caja de cambios y con un diente roto en el engranaje de la primera velocidad. Pude llegar perfectamente a destino y, además, contionuar usándolo lo más bien después de sólo reponerle la grasa necesaria (un poco más pesada de lo normal).

¿Lo más irónico? Después de varios meses, ya con el motor refaccionado a nuevo y recién ablandado, insólitamente se le clavó un pistón y rompió el radiador simultáneamente (radiador con líquido anticorrosivo, etc), dejándome a pie en un pésimo lugar. Frustrando con eso a un emprendimiento que hacía poco había iniciado y estaba funcionando de maravillas, pero aún no había logrado recuperar la inversión.

El mismo vehículo pero mucho más cuidado y mejor atendido. ¿Encontrás una explicación lógica diferente a que "el hombre propone, pero Dios dispone"? (Lo que deba ser, será).

Obviamente que en el momento y por varios días me costó "aceptarlo". Pero lo que deba ser, será. No debía dedicarme a ese emprendimiento (no podía permitirme reparar otra vez algo tan caro y casi recomenzar de nuevo). Mi vida debía tener otro rumbo.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Deje de preocuparse tanto

Mensaje  pepe2982 el Miér Ago 11, 2010 3:27 pm

En realidad Don Sapo, se que es así, estamos en manos de Dios, pero en el momento, en ese instante preciso de reacción, me hago el bocho.

O sea, también me han pasado cosas que suponía no iban a salir, y sin embargo como por arte de magia aparece la solución, la salvación.

No es fácil tenerlo como metido dentro a que cualquier cosa que no puedes dominar o prever, se va a dar de otra manera. Muchas veces, como dije me produce cansancio y estrés estar pendiente de algo que no se como va a venir la mano.
En la actualidad estoy por concursar un cargo, y eso me tiene de la cabeza, busco y estudio cosas que quizás ni me sirvan, estoy más preocupado que el resto, que ni siquiera se puso a leer algo del tema. Siempre fui así, y te digo que a pesar de leer y reflexionar sobre el tema, recibir consejos o experiencias, no lo puedo evitar, me sobrepasa esa ansiedad de querer resolver el asunto ya, y saber como se va a dar.
Lo asumo como un asunto que tengo que resolver, se que no es sano vivir así, y como mencioné llega hasta la obsesión de tener todo listo, por las dudas, todo estudiado, por la dudas, todo planeado, por las dudas.
En fin, escribiendo esto, también es una forma de desahogar ese aspecto de querer saber antes que va a pasar.
No obstante, si bien es un poco estresante, en algunos casos me ha dado buenos resultados estar prevenido.
De todos modos, no puedo prever todo, y eso me inquieta y me lleva a querer saber más y más de algo.
No se los aconsejo, porque tiene sus pro y sus contras, pero a la hora de hacer un balance tiene mucho desgaste de energías, que podría evitar, estar más sereno y vivir un poco más en armonía con el universo.

_________________



Invitado Si te gustó el post, necesito tu opinión
avatar
pepe2982
Admin
Admin


Volver arriba Ir abajo

Re: Deje de preocuparse tanto

Mensaje  Don Sapo el Miér Ago 11, 2010 4:57 pm

Pepe, hermano: Te entiendo perfectamente y te lo reiteraré con otras palabras.

Es normal que cueste horrores cambiar una actitud, costumbre o mentalidad. La forma que a mí me fue útil, es la de plantearme frecuentemente: ¿No estaré siendo obsesivo? acompañada del lema "Prevenir lo posible, sí. Desesperar hasta la obsesión o dejar de vivir, no".

La mejor forma de llevarlo a cabo es replantearse: ¿No estoy exagernado en prevenciones? y reiterarse a sí mismo al lema:

"Prevenir lo posible, sí. Desesperarse u obsesionarse, no". Aprendiendo (por recordarlo con frecuencia y repetirlo) a confiar en que, lo que esté más allá de nuestras posibilidades del momento (o de darnos cuenta siquiera), está en manos de Dios, que no se lo pasa echado entre nubes como mirando en la TV "La Creación y sus cosas".

¿Sabés la cantidad de veces que me lo pasé "pensando" en la mejor forma de hacer algo, revisando detalle por detalle y, al momento de hacerlo, fallar en cosas tan obvias que eran como para matarse?

Te doy un ejemplo de lo más tragicómico:

desarmar y limpiar a de suciedad al dínamo del auto (del Gordini). Lo vi hacer tantas veces que un día decidí hacerlo yo, a instancias del electricsita que estaba harto de que fuera "sólo por eso" (o paa cambiar los carbones del dínamo), ya que él tenía mucho trabajo y yo le inspiraba hasta lástima por ese detalle.

TRES VECES lo intenté. La primera vez, no podía recordar la posición correcta (sabiéndola y hasta habiéndola anotado bien en un ayuda memoria con cada detalle), ya que intentaba colocarlo al revés. La segunda y tercera... casi nadie me lo puede creer: Colocaba los cables principales invertidos. Hacía a todo correcto, salvo ese "pequeño" y más que obvio e inconcebible detalle.

Algo tan alevoso que es casi como confundir y colocar al revés a los bornes de la batería que tiene claritos los signos positivo y negativo.

Conclusión: El electricista al que iba tenía que vivir saturado de "trabajitos fáciles" como el que le llevaba.

Las "lagunas mentales" o ciertos chisporroteos de hacer mal o al revés algo obvio, no son sólo por nervios o algo así. Hay alguna otra razón que e´stá más allá de nuestras psoibilidades de saberlo. Al menos en esos momentos.

Sin ir más lejos ¿cuánta gente se salvó de accidentes fatales por perder un transporte por un retraso "tonto" e incomprensible, como haberse dejado el billete de pasaje en casa y tener que regresar a recogerlo o algo parecido?

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Deje de preocuparse tanto

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.