Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 15 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 15 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

Musicoterapia (Los cuencos tibetanos)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Musicoterapia (Los cuencos tibetanos)

Mensaje  Gwendoline Welden el Dom Sep 19, 2010 12:08 pm



Hace poco descubrí el sonido de los cuencos tibetanos mediante los videos de youtube. Aunque pocos saben tocarlos armónicamente, a mi me relajan mucho, haciéndome sentir un leve cosquilleo en la cabeza y por la columna vertebral. Encontré un artículo bastante interesante al respecto, espero que les guste:

LOS CUENCOS TIBETANOS

La terapia del sonido aplicada con los cuencos tibetanos tiene, según la Musicoterapia, un efecto curativo muy potente.

¿Qué son los cuencos tibetanos?


Son unos instrumentos compuestos por una aleación de siete metales: plata, oro, mercurio, estaño, plomo, cobre y hierro y forjados de forma artesanal.

¿Qué es la terapia con cuencos tibetanos?

Es un masaje sonoro que se realiza golpeandolos o frotandolos con una baqueta. Al hacerlo producen un sonido armónico de naturaleza sanadora. El paciente se estira en una camilla, cierra los ojos, y se concentra en el sonido.

Los cuencos tibetanos han sido creados con conciencia e intención y son utilizados como guías en ritos ceremoniales, viajes astrales, el despertar de la conciencia y en la curación de enfermedades tanto a nivel físico, psíquico, mental, emocional y espiritual.



¿En qué se basa dicha terapia?


Toda terapia basada en el sonido, se basa en el principio de resonancia, por el cual una vibración más intensa y armónica contagia a otra más débil, disonante o no saludable.

El principio de resonancia designa la capacidad que tiene la vibración de llegar más allá, a través de las ondas vibratorias y provocar una vibración similar en otro cuerpo. Es decir es la capacidad que tiene una frecuencia de modificar a otra frecuencia.

Las mujeres que viven juntas o que pasan muchas horas juntas acaban ajustando sus ritmos hormonales. El ejército sabe que cuando cruzan un puente no pueden ir en formación, por el peligro de rotura del mismo, por lo que abandonan la formación hasta que lo han acabado de cruzar. Sendos ejemplos del principio de resonancia.

Además el sonido modifica nuestras ondas cerebrales, ayudándonos a entrar en otros niveles de conciencia, donde son posibles los estados de sanación espontánea y estados místicos, haciéndonos más receptivos a la auto-sanación.

El tercer factor de la terapia del sonido con cuencos tibetanos, son los armónicos. Cada vez que se produce un sonido aparecen los armónicos. Estos armónicos tienen efectos altamente beneficiosos sobre nuestro cuerpo y sobre nuestro campo energético.

Aunque no podamos escuchar frecuencias que están fuera de nuestro campo auditivo, ni podamos producir sonidos o frecuencias que estén fuera de nuestra capacidad, sin embargo mediante los armónicos podemos resonar con ellas.

¿En qué nos puede ayudar la terapia con cuencos tibetanos?

El médium Edgar Cayce predijo que el sonido sería la medicina del futuro y esto ya está ocurriendo.

* Los grandes expertos en terapia de sonido ya han descubierto científicamente que mediante el sonido se puede conseguir la auto-destrucción de las células cancerosas y la curación de infinidad de enfermedades.
* Los cuencos tibetanos son instrumentos de curación, sanación, relajación y meditación, ayudándonos a establecer una vibración saludable en todo nuestro organismo, tanto a nivel físico, mental o psicológico, emocional y espiritualmente.
* Son un medio maravilloso para equilibrar los chackras y cambiar la conciencia desde un estado alterado de ansiedad y estrés hacia un estado de paz, relajación y serenidad, induciendo estados de sanación espontánea y estados místicos y elevando nuestra frecuencia vibratoria.
* Las personas que han experimentado un masaje sónico con cuencos tibetanos experimentan grandes cambios, mayor claridad mental, aumento de la creatividad, mayor concentración, mayor visión de futuro y una gran sensación de paz. El resultado es un individuo más productivo, más centrado, más feliz, más sereno, más equilibrado, más en paz consigo mismo.
* Existe un espacio de paz en nuestro interior y los cuencos tibetanos nos ayudan a entrar en él, nos ayudan a resonar con nuestra verdadera conciencia o yo superior y con ese sentimiento de paz y serenidad que todos llevamos dentro.
* A nivel físico se utilizan en la curación de cualquier enfermedad; para recargar nuestro sistema energético, para aliviar el sufrimiento y el dolor (incluye el dolor emocional), para eliminar inflamaciones, para estados de ansiedad, angustia, estrés, depresión, tristeza, insomnio, hiperactividad.
* Hace que los sistemas biológicos funcionen con más homeostasis; calma la mente y con ello el cuerpo y tiene efectos emocionales que influyen en los neuro-transmisores y los neuro-péptidos, que a su vez ayudarán a regular el sistema inmunitario, el sanador que llevamos dentro.


Origen e historia de la terapia del sonido con cuencos tibetanos


Según el gran maestro bodhisattva tibetano Gwalwa Karmaza, los cuencos cantores del Tíbet emiten el sonido del vacío, que es el sonido del universo manifestándose. Son el símbolo de lo incognoscible y como aleación datan de la época del buddha histórico, Shakyamuni (560 - 480 a C.)

Los orígenes de los cuencos tibetanos y su historia detallada se pierden en el pasado lejano y seguramente es un regalo de la religión chamánica Bon, que existía en el Tíbet varios siglos antes de la llegada del budismo.

Tradicionalmente los cuencos tibetanos se utilizaban para la meditación y la sanación en los monasterios de monjes.

Autora: María Prieto
Fuente: enbuenasmanos


Os dejo la dirección de este video (que tiene la inserción desactivada) para que los escuchéis. Es el que más me gusta de todos los que encontré por ahora.

http://www.youtube.com/watch?v=q9d8Vq0h7VU





_________________

La vida es muy peligrosa, no por los que hacen el mal, si no por los que se sientan a ver lo que pasa (Einstein)

Se amable, cada persona que encuentras está librando su propia batalla (Platón)
avatar
Gwendoline Welden
Moderador
Moderador


http://voleodeideas.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Musicoterapia (Los cuencos tibetanos)

Mensaje  Elficsoul el Dom Sep 19, 2010 10:47 pm


Justo hace poco fui a lo de una amiga que tenía uno de estos cuencos sobre la mesa, junto con un palito de madera. Lo confundí con un cenicero y al palito con una cuchara de esas que sirve la yerba para el mate, y le coloqué basura adentro Muy Feliz ... Mientras ella quitaba la suciedad que le dejé por accidente Embarassed , me explicaba de qué se trataba realmente. Me dijo que era un pequeño cuenco que le habían regalado, aunque no lo utilizaba porque le parecía muy agudo el sonido que hacía.

En cambio a mi me pareció muy tranquilizador. Me sorprendió la forma en que iba haciéndose sentir esa vibración, al frotar alrededor el palito de madera. Pensé que era tan sólo hacer tocar los cuencos con golpes (tal como muestra el video adjunto aquí).
Al ir acariciando alrededor del cuenco con el palito (muy pero muy suavemente), de a poco comienza a sentirse esa vibración. Me pareció increíble la sensación. Era como si ese sonido viniera de todos lados. Apenas colocaba mi oreja cerca del cuenco, no se escuchaba más nada.

Luego me quedó como vibrando ese sonido largo rato, aunque ya no estuviera haciéndolo sonar. Tal como una canción amena que te tranquiliza y te hace sentir bien, que luego seguís tarareando por dentro.

Jeje lo comparo con el sonido que surge al apoyar la tapa de la "essen" (olla de buena calidad) y queda vibrando por largo rato! Me fascina todo esto de los sonidos y vibraciones.

Ahora cada vez que voy a la casa de esta chica, siempre agarro por unos momentos el cuenco y "juego". No sé cómo sería usarlo profesionalmente pero me sienta muy bien sentirlo (al menos el único que he conocido).

En fin, sólo quería contar esa anécdota, con la reciente experiencia que tuve frente a un pequeño cuenco.

abrazo
avatar
Elficsoul
Entusiasta
Entusiasta


Volver arriba Ir abajo

Re: Musicoterapia (Los cuencos tibetanos)

Mensaje  Don Sapo el Lun Sep 20, 2010 4:42 am

¡Qué temita éste de la “musicoterapia”! a la vez que el de los cuencos “tibetanos” “hechos en casa y así no más”. Eso sí: Muy bien presentaditos con terminaciones tan prolijas, como las “antigüedades milenarias” para turistas… que ¡aún conservan la pintura fresca!

Ante todo quiero aclarar que, efectivamente, ALGUNOS de los que se conocen como cuencos tibetanos están realmente bien hechos y su sonido ES “como el OM”, pudiendo ser algo más grave o agudo de lo que suponemos, porque esto depende de varios factores como:

a) Material con que está realizado.

b) Grosor o densidad de sus paredes.

c) Tamaño del cuenco, tanto en diámetro como en altura (forma en general).

d) La forma de hacerlo vibrar. (Porque si un burro rebuzna ante una flauta haciéndola sonar, el resultado no será precisamente “música” o sonido armónico).

También que el sonido de ésos realmente bien hechos y no tan fáciles de conseguir (porque hay demasiados comerciantes oportunistas inescrupulosos o insensatos metidos a “profesionales”) realmente tienen un efecto armonizante de la propia energía cuando se los hace VIBRAR adecuadamente (¡es todo un arte saber “tocarlos” para que suenen como es debido!).

Respecto a la músico terapia… ¡Hay mucho para decir!

1.- Prácticamente todo nuestro entorno, además de nosotros mismos, está compuesto por átomos. Átomos que VIBRAN en ciertas velocidades o frecuencias según su clase (recordar que parecen sistemas solares en miniatura); a pesar de que estén “unidos” a muchísimos otros más, como las células de nuestros cuerpos en su conjunto; que son “individuos” pero formando una “unidad indivisible” (al menos en teoría y como tal. Porque si entramos a considerar las células de piel que mueren o perdemos, más si los ácaros u otras formas de vida sobre la misma son o no “parte de nosotros”… la discusión puede ser interminable y NO VIENE AL CASO).

2.- El aire también está conformado por átomos que vibran y, por eso, podemos percibir nítidamente los sonidos. Ya que al igual que aquello que agita al agua produciendo ondas u oleaje, los sonidos son como oleaje momentáneo que, además de llegar hasta la “orilla” de nuestros tímpanos, también lo hace a toda la piel y penetran hasta el resto de nuestros órganos, aunque no nos demos cuenta de ello. Tanto si es una melodía suave y armoniosa como un vals en piano, o el estruendo molesto de una procesadora de alimentos, estilo licuadora.

3.- Vivimos “bombardeados” por vibraciones de toda clase aún hasta cuando dormimos (aunque durante la noche suelen ser muchas menos, detalle que colabora grandemente a que se descanse mejor de noche que de día).

4.- Cuando las vibraciones son “chocantes” (como ruidos desagradables y fuertes) nuestro ser se tensiona para “resistirla” lo mejor que pueda sin perder su propia estabilidad, pero le implica un desgaste energético por esforzarse en resistirla o recuperarse. Cuando se está en ambientes armoniosos de sonidos suaves y armónicos, ocurre lo contrario: Colaboran a que nuestro ser pueda desenvolverse con mayor naturalidad rindiendo cómodamente toda clase de esfuerzos, porque hasta se siente “masajeado” por los sonidos. Es como estar en el agua y, los sonidos, oleaje o correntada que, si son inarmónicos, nos obligan a ir contra la corriente con el sobresfuerzo que ello implica. Mientras que los armónicos son como viento en popa, o corriente a favor; sin necesidad que sean precisamente el sonido del OM o que se le parezca.

Sin ir más lejos, hay muchísimas melodías simples que colaboran a que estemos de buen ánimo o a “masajear al alma”. Una de las más conocidas y corroboradas es el movimiento “La primavera” de la suite “Las cuatro estaciones” de Vivaldi. O el “himno a la alegría” de la 9ª sinfonía de Beethoven. Pero son muchas y no necesariamente de la música “clásica” las que sirven perfectamente para corregir ánimos o armonizarnos, dependiendo de quién y en qué estado anímico se encuentre, ya que no todos vibramos en mismas sintonías o frecuencias y, por esa razón, tampoco nos hacen el mismo efecto tal cual, las mismas melodías o sonidos.

Ahora, sabiendo y teniendo presente a todo esto, puedo pasar al tema del artículo inicial escrito por María Prieto, supuesta musicoterapeuta que se autodenomina de ese modo, porque es una profesión “inventada” por los que creen que saben cómo “curar” o “ayudar mucho” mediante música o sonidos y, por lo general, ni siquiera saben los principios básicos de la armonía o cómo leer un pentagrama ¡Mucho menos de procesos biológicos con sus connotaciones de vibraciones energéticas!

Sin ir más lejos, fíjense hasta qué punto es de una soberbia ignorante o desfachatada, que afirma que los “auténticos” cuencos tibetanos están confeccionados con siete metales sagrados. Menciona entre ellos al mercurio, estaño y plomo IGNORANDO que tales materiales arruinan la capacidad de vibración y resonancia y, por esa razón, JAMÁS se los utiliza en nada que se desee que “vibre” con buen y armónico sonido. (Al menos, no por los que ENTIENDEN de música y resonancia).

Observen que lo normal es que a los instrumentos metálicos de resonancia, sean de viento (Saxo, trompetas) o golpe (gongs y platillos) se los confecciona siempre de bronce puro (por más ricos que sean quienes encarguen su realización, incluso para campanas y gongs) y raramente se los hace de cobre, por ser muy inferior su calidad de resonancia. ¡Ni hablemos de metales como el plomo, estaño y mercurio! ¡Y al bronce ni lo menciona, siendo el elemento principal!

A lo largo de todo el artículo, como toda chusma (cotilla) que habla por boca de jarro, pondera la exagerada cantidad de beneficios, al igual que muchísimas aplicaciones que no tienen ni la menor relación, caso de viajes astrales; con el agravante que no fundamenta el cómo del proceso que, obviamente, no tiene ni idea real.

¡Hasta afirma que logran la sanación espontánea y auto destrucción de células cancerosas! ¿Cómo se atreve a semejante irresponsabilidad ética? Porque si eso fuera cierto, no daría abasto a atender pacientes hartos de quimioterapia y de muchísimas otras enfermedades que están hartos de padecerlas siendo dependientes crónicos de medicamentos, como los diabéticos.

Conclusión: Las vibraciones sonoras (algunas y no todas) al margen de si son melodías o sonidos simples o complejos; si cuencos tibetanos o simples recipientes de vidrio con líquido; pueden lograr efectos realmente maravillosos y hasta milagrosos en la mayoría de los individuos, según qué vibraciones influyan a qué personas y en qué ánimos y estado. Pero de allí a exagerar y hacer pasar por panaceas a cualquier cosa… ¡Hay un largo tramo acortado por charlatanes oportunistas!

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Musicoterapia (Los cuencos tibetanos)

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.