Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 9 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 9 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

La importancia de ejercitar expresarse por escrito

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La importancia de ejercitar expresarse por escrito

Mensaje  Sawedal el Sáb Oct 16, 2010 8:17 pm



Sobre todo en esta época de tanta tecnología y novedades constantes, que parece apurarnos a hacer todo “ya” demasiado rápidamente, resulta cada vez más importante ejercitarse en la expresión escrita.

No me refiero a frases breves casi monosilábicas como “de acuerdo”, “voy para allá” o “arréglate con lo que halles en el refrigerador para cenar”. Sino a lograr expresar con la mayor objetividad y claridad a ideas, pensamientos y emociones.

No importa mucho la calidad gramatical y ortográfica con que comiences a hacerlo; ni tampoco si es en un diario íntimo, un blog, comentarios en foros, cartas de amor, etc. Porque lo que verdaderamente importa es lograr el hábito de escribir con la mayor frecuencia posible.

Ya sé que hay infinidad de poderosas y más que comprensibles justificaciones para el “no”. No tengo tiempo, ánimo, qué para decir o escribir, etc. Porque eso, a quien más quien menos, nos pasa a todos. Siempre hallaremos “cosas más importantes que hacer” y, el ánimo, será casi imposible de lograr si, primero, no nos imponemos el hábito de tomarnos un rato, de modo estable, para fomentar la costumbre de escribir, reitero, sin importar mucho el qué.



Intenta plasmar algunas fantasías, sueños o ilusiones, estilo cuento breve. Desahogar a aquellas cosas que te gustaría poder tener con quién hablarlas y que te comprenda. El papel en blanco (o pantalla) es un excelente amigo que te escucha y no te recrimina nada, esperando paciente cada coma y acento que pongas u omitas, a la vez que respetando por completo lo que expreses y conservándolo para cuando quieras releerlo (recordarlo) o dárselo a conocer a otros.

Fíjate ¡qué ironía! Que suele gustarnos tomar fotos de los momentos más importantes de nuestras vidas, para poder “tenerlas a mano” y hasta mostrarlos a otros que nos importe que “vean” las escenas pero, a las “fotos del alma” más precisas en reflejar a lo que pasa realmente por nuestro interior, no nos molestamos en hacerlas.

¿Cuántas mujeres tienen fotos de la fiesta de su cumpleaños de 15, donde se puede ver el vestido, peinado y accesorios que tenía, como quiénes estuvieron presentes y cómo?



Pero de todas ellas ¿Cuántas hicieron la “foto” de relatar todas las expectativas que tenían para ese día, cómo lo fueron viviendo y cómo terminó todo? ¿Acaso en las fotos de cuerpos se pueden notar todos los ánimos reales, aún los fingidos? ¿Se pueden notar los detalles previos y posteriores a la foto en sí?

¿Qué hay de las anécdotas de lo que pasó, o se sintió y vivenció? Que, quienes manejaban a las cámaras fotográficas o filmadoras, no alcanzaron siquiera a darse cuenta para intentar que quede la imagen.

¿Acaso los fotógrafos pueden captar a todas las miradas cómplices y lo que éstas expresaban en realidad?

A lo largo de la vida vamos acumulando infinidad de experiencias y anécdotas que, por más que estemos completamente seguros que son “inolvidables”, con los años se van perdiendo detalles, como destiñendo y borroneándose en la memoria.



Esta es tan sólo una de las razones por las cuales conviene ejercitarse en el arte de expresarnos por escrito, y no precisamente la más importante.

Otra es la de poder comparar cómo hemos ido cambiando con el tiempo respecto de las cosas que nos importaban; de las expectativas que teníamos y, por diversas razones, algunas se cumplieron pasando intrascendentes y, otras, relegadas hasta que murieron y sepultadas en el olvido, como cadáveres que se descompusieron insepultos, cuyos huesos aún notamos blanqueando al sol cuando nuestra memoria pasa cerca de ellos.

¿Qué motivó a nuestros cambios internos? ¿Qué cambió de nosotros y por qué? ¿Cuánto para mejor y cuánto para peor?

No es nada fácil poder responder objetivamente a tales preguntas si no tenemos la “ayuda memoria” de haber realizado cada tanto “fotos del alma” que reflejen con precisión lo que pensábamos y sentíamos en diversas épocas y momentos de nuestra vida.

Nuestro inconsciente es muy tramposo con lo que guarda en la memoria. Cuanto más tiempo pasa peor deforma a los detalles “a su conveniencia y criterio” (que no siempre es acertado) y ¿cómo podremos comparar, haciendo balances objetivos de nuestras vidas, si el inconsciente nos trampea mostrándonos sólo los detalles que prefiere según ánimo y conveniencia del momento?

Nunca podremos estar seguros de cuánto mérito real tienen nuestras vidas en cuanto a la satisfacción de que hemos “evolucionado”, progresado interiormente; si no podemos tener certeza de cuánto hemos cambiado en qué, en las diferentes épocas y circunstancias de nuestras vidas.

Sin embargo, hay aún una razón mucho más poderosa para ejercitarse en escribir y es la de ordenar las ideas.

Cuando nos expresamos hablando, bien dicen que a las palabras se las lleva el viento. Tenemos muchos más recursos para hacernos entender por sobre el desorden mental y emocional con que nos expresamos. Porque están los gestos del rostro, manos y cuerpo en general para reforzar a las palabras. Sobre todo también podemos recurrir a diversos tonos de voz, con el agravante que, nuestros conocidos, por lo general “entienden” a nuestros códigos expresivos, no sólo los verbales.

Pero por escrito… ¡ahí te quiero ver! Que no hay tonos de voz ni gesticulaciones que valgan.



Sobre todo que, al ir releyendo lo que escribes, notas que ¡ni tú mism@ “entiendes” a lo que estás queriendo expresar! ¿Cómo es posible? Si supuestamente “todos te entienden”.

Es un verdadero esfuerzo lograr el HÁBITO de escribir, que nos impone reflexionar sobre cómo “no ser enredados” y sí, claros y objetivos en lo que expresamos. Sobre todo que “quede bonito” (que ya se irá logrando con el tiempo, cuanta más práctica tengamos no sólo en escribir, sino también en releer nuestros escritos y también los de otros).

Contamos con la gran ventaja de que nadie nos apura a que logremos las expresiones más precisas (salvo nuestra propia ansiedad por terminar “ya”). Pero, para ello, surge como inevitable ordenar a las ideas y emociones que, cuando hablamos, fácilmente se pasan por alto o podemos negarlas con un “no dije eso” (o no quise decirlo, o darlo a entender) ¡Total!... las palabras se diluyeron en el aire a poco de pronunciarlas. O los demás, para no entrar en discusiones que no les interesan, simplemente te dicen “sí, entendí” cuando estaban pensando en otras cosas, ya que como tú sólo querías “desahogar” (comentar) sin analizar nada… ¿Qué importa cómo te expresas y cuán ordenados o desordenados son tus pensamientos y emociones?

El grave problema de dicho desorden es que, cuando quieres entenderte a ti mism@, resulta harto difícil el diálogo, ya que te parece que “todo está tan enredado” o confuso, que es “demasiado trabajo” y se pasa a preferir convivir con la incógnita de cómo y por qué pasó lo que pasó en tu vida; o conformarte con darle una respuesta ambigua y armada por otros como “son cosas del destino” (o similares) antes que tomarte el trabajo que parece “imposible”, o “demasiado para el beneficio que implica” de entender a fondo cómo se concatenan realmente las cosas y, así, poder evitar tropezar con la misma piedra en el futuro.

Pequeñas cosas que aparentan requerir mucho esfuerzo comprenderlas, no son importantes cada una en sí. Pero sí lo son en su conjunto, cuando se acumulan por centenares y vivimos rebotando por la vida de piedrita en piedrita que nos hace tropezar o, con suerte, zigzagueando lo mejor que podamos para evitar a esos pequeños golpes que, a la larga, resultan una tortura cotidiana y nos hacen sentir completamente idiotas ante la vida que nos resulta “demasiado compleja”.

Como si esto fuera poco, aún hay más beneficios en el hábito de escribir periódicamente. Es el de la reflexión que impulsa al diálogo interior. A conocerse a sí mismo y a los demás; a los mecanismos de las conductas, lo cual mejora a las relaciones humanas y la propia calidad de vida. Cuanto más se lo ejercita, más fácilmente se van notando detalles que pasan desapercibidos a simple vista, tanto de nosotros mismos como de los demás. Porque los demás, a pesar de sus diferencias, no dejan de tener mismos mecanismos básicos de razonamiento, emociones y reacciones.

Sobre todo si pasado cierto tiempo acostumbramos a releer a nuestros propios escritos, porque iremos descubriendo matices de nuestro ser, como entrenados psicólogos.






En conclusión:

Lograr el hábito de escribir con frecuencia facilita:

* Ser metódicos.

* Ordenar y tener cada vez más claras a las ideas y emociones.

* Reflexionar sobre qué expresamos y como, siendo más claros y objetivos, no sólo por escrito sino también al hablar y actuar en general.

* Darnos cuenta de pequeñas y grandes cosas que podemos pulir y mejorar de nosotros mismos (autoconocimiento cada vez más profundo). Mayor autocontrol sensato.

* Agilizar nuestra mente en capacidad de análisis y discernimiento.

* Tener “fotos del alma” que nos serán muy útiles aunque más no sea para comparar cómo hemos ido evolucionando en el tiempo, no sólo para mostrar cómo éramos y pensábamos, o recordar detalles de ideas y sentimientos pasados.

* Tener un mayor y mejor contacto con nuestro interior, lo cual nos permite, además de autoconocimiento cada vez más profundo, verdadera satisfacción con nosotros mismos.

Y si todo esto te parece poco… ¡también a no tener frecuentes horrores ortográficos, sintácticos y gramaticales!

Temas relacionados:

Se escribe como se habla

Cuando hablas ¿te comunicas?

Anfibología: Es bueno saber de qué se trata

_________________

Hola Invitado te doy la bienvenida y de paso te sugiero que te sumes a participar.
Si tienes dudas de cómo colocar mensajes o comentarios haz click aquí
avatar
Sawedal
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: La importancia de ejercitar expresarse por escrito

Mensaje  Luzbel Knell el Dom Oct 17, 2010 1:37 pm

Te daría diez manitas para arriba si se pudiera.
Aplauso Aplauso Aplauso Aplauso Aplauso Aplauso

Muy buenas razones para escribir, vos ya lo sabias yo escribo a menudo, unque recién estos días estoy disfrutando lo que escribo después de años sin disfrutarlos. Por lo general yo hago algo que a los ecologistas no les gusta, escribo y quemo (dicen que hay un sindrome por no se qué artista que se prendió fuego con sus obras). Bueno, en mi caso quemo porque lo escrito en esos casos es algo que quiero olvidar y simbolicamente lo purifico. Asi como cuando deseo que se acomode mi cabeza o sino cuando deseo que lo escrito se cumpla ya y no pasado un tiempo (soy rara, lo se, no teman decirlo, lo acepto y me gusta ser así).

Aun así en esto quiero aclarar algo que tal vez les parezca estúpido, pero de chica escribia lo que deseaba que sucediera, y se daba cuando lo hacía de forma simbolica. Seguro al tiempo terminaba ocurriendo los detalles principales de la historia. Entre los 11 y los 15 escribí once 'novelas' ortas, y murieron en el fuego no por mi decisión, un día mi viejo se enojó conmigo y me hizo quemar casi todos los escritos que tenia incluso los de la escuela (fue una epoca bastante heavy en mi familia). Recuerdo que a medida que tiraba los cuadernos en el fuego se me caian las lágrimas, por suerte desde los once contaba con mi aliado emocional numero dos: los Red Hot Chili Peppers, de ahi, desde que tuve que quemar todo, que me escudo en la música porque en ella está lo que yo siento.

Desde esa edad me colgué mucho, si escribía lo escondía, me daba pavor que vieran mis escritos, salvo una poesia que circulo por toda la escuela, para ese entonces intentaba acobacharlo todo y ya no soy tan libre como antes para expresarme por escrito. Además comenzaba a sentir cosas fuertes y las ponia en papel... Si las encontraban en casa dirían que eran parte del necronomicon... Y en cuanto a mis sentimientos, nada... mi viejo me crió como varón: "no llores, maricona" y de más, lo hacia por mi bien, aunque el metodo fue malo, hoy me contento sabiendo que su intención era buena y se lo agradezco (mi viejo está vivo, y aunque somos muy particulares y no nos hablamos mucho aunque vivamos en la misma casa, nunca me pesó perdonarlo sin necesidad de que muera para ello).

Lo que sí quiero remarcar es que en mi vida comprobé que haciendoló correctamente, con intención y simbolismos bien colocados, lo que escribas en pasado se puede hacer realidad en un futuro.... Eso me hizo dejar de 'matar gente' en las historias que escribo... Por si las moscas.

Y esto es una estupidez, pero siempre que me arrepiento de una historia, improviso un minifinal pavo pero que contenga esta frase "siguieron los caminos para ellos destinados". Por qué? Bueno, siempre recuerdo el libro "El Mundo De Sofía" y un cuento de Fontanarrosa, y de esa forma me aseguro de que no se sufra personaje alguno en las historias. Diganmé loca, pero creo en el poder de los escritos, muchas de las cosas que hoy conocemos están basadas en ellos, muchas cosas irreales de libretos de hace 40 años hoy están siendo realidad. Muchos acontecimientos extraños se escribieron y llevaron al cine hace muchas decadas y luego sucedieron en verdad. Tal vez es solo un delirio mío, pero siempre me pregunté, si alguien no habria escrito eso antes... Habría sucedido? Tal el caso de la coincidencia de un videojuego con una guerra en Rusia o por ahí hace un tiempito atrás.

Sea lo que sea, no importa. Escribir te deja un poco en paz, y es verdad, pasado el tiempo, podes llegar a asombrarte de tus propios escritos. Yo he sentido esa sensación de mirar un escrito de años mio y pensar "qué me habré fumado esa noche???" o incluso sorprenderme por una frase que no parece mía sino de un iluminado. Eso también es bueno, escribir como si hicieras de canal para que tu energía superior sea la que escriba, creeme luego no reconocerás mucho.

Al principio te parecerá tonto, pero si inicias haciendo una pregunta o buscando un poco de consuelo, 'fingiendo' que vos mismo te contestás, puede que el resultado te sorprenda: tu propio dios/diablo está siempre en vos y este es un buen método para autoconsultarte cuando estes turbado.

Bueno, esto es todo, perdón por hacer una respuesta kilométrica, pero considero que puede servir en parte... y si no sirve les doy permiso para tratarme de loca .

Luzbelita.
estrella
avatar
Luzbel Knell
Fogón
Fogón


Volver arriba Ir abajo

Re: La importancia de ejercitar expresarse por escrito

Mensaje  Don Sapo el Dom Oct 17, 2010 2:39 pm

¡Gracias, LOCA! Sonrie



Hablando en serio:

¡Qué fea y estúpida forma de traumarte la de tu viejo! (Que es común de muchos progenitores, padres y madres también).

Pero no hay mal que por bien no venga. Ese fuertísimo golpe te obligó a replantearte muchas cosas, no sólo el sentido o utilidad de escribir, permitiéndote también madurar cosas muy profundas que, de otro modo, posiblemente no habrías logrado interesarte tanto como para entenderlas e interrelacionarlas.

A veces tenemos que “perder definitivamente” a aquello que nos ancla afectivamente para poder tomar vuelo y avanzar con rumbo más acertado hacia nuestro verdadero destino, aunque parezca que sólo saltamos por la ventana al vacío, huyendo de un incendio que acabó con todo y quiere hacerlo también con nosotros.

De pronto descubrimos sorprendidos que, además de que no tenemos alas, el terrible golpazo contra el suelo tampoco nos mató como se suponía que pasaría. Que incluso podemos volver a caminar y rehacer nuestras vidas aún más livianos, a pesar de lo doloridos y heridas que con el tiempo dejarán de sangrar (aunque no siempre de doler ocasionalmente). Porque ya no tenemos a eso que nos ataba emocionalmente y, en varios aspectos, era como una carga que nos impedía continuar camino en dirección correcta.

¿Cuánta gente “avanza” por la vida, sólo por rutas en buen estado, porque cuida al vehículo y a lo que cargan en el mismo y no están dispuestos a abandonar? (sus vidas y rutinas con apegos a cosas que no lo ameritan tanto). Con lo cual se pierden conocer de verdad a cosas maravillosas a las que sólo se llegan por recónditos senderos de selva o montaña y no sin arduo esfuerzo de larga caminata.

Respecto a lo “mágico”, de que suceda en la realidad buena parte de lo que escribís… ¡da para largo ese tema!

Pero, a modo de síntesis, diré lo siguiente:

¿Viste que en la Biblia dice “Pide y se te concederá”? (Sobre todo los puros de corazón y que donde dos o más se junten “en su nombre” Dios les prestará atención). Bueno: Eso mismo es lo que también varios otros, como Richard Bach en su libro “Ilusiones” describen como “saber desear”. Que no por nada existe el dicho “cuidado con lo que deseas, que puede hacerse realidad”.

Cuando uno escribe, necesita concentrarse, dar forma a las ideas y pensar bastante cómo plasmarlas para que se entienda claramente lo que uno “quiere expresar”.

Si además se pone pasión concentrada… básicamente es el mismo mecanismo íntimo de “saber pedir” o “desear” que, si no se opone a otros “designios” o “fuerzas mayores” ¿por qué no habría de cumplirse, si Dios siempre trata de satisfacer a los de buen corazón o almas nobles?

El detalle con los escritos de novelas y cuentos, es tener bien claro que no debemos partir de personas e historias reales para “definirles el futuro” según nuestros deseos egoístas.

Si inventás personajes basándote en personas reales, pero cambiándolos de contexto y lugar ¿por qué habría de cumplirse algo que no sean sus propios destinos, sin importar si los INTUISTE al escribir tu historia imaginada, o no?

Te lo digo porque también pasé por esas experiencias como escritor y me asusté de las “coincidencias” que a veces pasaban. ¿Sabés a qué conclusión llegué en esa época de mi vida con el susto?

Que si tenía alguna clase de “poder” con mis escritos, o ante la sola duda, más me valía ser responsable como semidiós de los personajes que manejaba por escrito. Que las historias no debían ser simple pasatiempo de torturarlos estúpidamente, sólo para pasar el rato exclusivamente con desahogos personales, sino como medio para un objetivo o logro mayor y edificante.

¿O acaso el verdadero heroísmo en la vida no pasa por ahí?

Al margen de cuán cierto será eso (porque sé que para muchos es harto discutible), me agradó y mucho la conclusión, porque me impulsa a escribir sólo cosas edificantes. Cosas en las que todo padecimiento o torturas tengan una coherente y justa razón de ser en el final. Porque la vida misma a la larga siempre hace justicia a su manera, aunque rara vez nos podamos enterar del cómo.

En fin… sólo es mi punto de vista, a lo mejor equivocado. Cada quien debe sacar sus propias conclusiones.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: La importancia de ejercitar expresarse por escrito

Mensaje  Luzbel Knell el Lun Oct 18, 2010 1:03 am

Bueno, a eso iba con el tema de 'hacer realidad': no es tan literal la cosa, pero sí que cuando uno plasma en el papel un deseo necesario para el alma, es probable que se dé.

Tal vez sea porque sirve como medio para mentalizarnos inconscientemente en lo que queremos y sin querer 'destrabe'. Yo no digo que si escribo "mañana iré al congo con una remera azul -y más vale que sea azul-, con un teutón que me pasa a buscar en un rato" se cumplirá al pie de la letra, pero de esa frase, qué es lo que yo intento 'simbolizar'?: alguien que me proteja y sepa cómo, además de tener los medios psiquicos para hacerlo. A eso me refiero con símbolos. Yo genero simbolos, sin ir más lejos, te acordás cuando te hablé del guitarrista? hoy es un símbolo para mi, por asi decirlo, fuera de la música, refiriendomé a su figura como un evocador personal de ciertos aspectos que busco en esta vida.

Asi mismo, la corto acá porque creo que me voy a ir de tema y no quiero; es muy buen post como para que se salga del hilo, además de que la simbologia personal o 'clasica' son un tema aparte. Solo era una aclaración que queria hacer, tal vez innecesaria, tal vez no.

teSuer!!!!
avatar
Luzbel Knell
Fogón
Fogón


Volver arriba Ir abajo

Re: La importancia de ejercitar expresarse por escrito

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.