Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 20 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 20 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

Que cambien los demás……

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Que cambien los demás……

Mensaje  pepe2982 el Mar Oct 26, 2010 11:33 pm

El filósofo Émile Cioran fue conocido por escribir libros en los que transmitía una visión pesimista de la filosofía y del mundo. Según él, la libertad humana no existe y, por eso, todo esfuerzo por alcanzar conocimiento está destinado al fracaso…
Sin embargo, los que le conocían íntimamente decían que Ciorán era un hombre cortés, alegre y bromista. Estaba completamente alejado del prototipo de hombre desesperado y destructivo que esperaríamos si confiásemos en que existe una coherencia entre la visión de la vida y la visión de uno mismo.
Cioran es uno de los muchos casos de intelectuales que escriben sobre la inutilidad de todo esfuerzo y sobre el absurdo del mundo y, sin embargo, disfrutan de una vida feliz y placentera. Esa actitud, en principio, parece contradictoria. Incluso el hecho de escribir sobre la inutilidad parece paradójico: ¿para qué escribir un libro (con el trabajo que cuesta) si no sirve para nada?



La contradicción entre la visión que tenemos del mundo y la que tenemos de nosotros mismos ha llamado siempre la atención. La paradoja está ahí y, por lo visto, forma parte de la idiosincrasia del ser humano. Numerosas investigaciones lo reflejan: mientras que la mayoría de la gente dice sentirse feliz, un porcentaje elevado de las personas juzga que las cosas (en la sociedad, en la política, incluso en la naturaleza) no van tan bien.
¿A qué se debe esta discrepancia notable entre nuestra visión benévola y reconfortante de nosotros mismos y nuestra visión del mundo, más crítica y agresiva? Aunque desde el punto de vista lógico, la cuestión resulte contradictoria, el dilema es fácil de resolver si pensamos que nuestra mente no está hecha para alcanzar la verdad: su sentido adaptativo real es darnos una imagen del mundo que nos sirva para sobrevivir en medio del caos.
Por eso, el pesimismo ante las personas y ante el mundo puede ser adaptativo: nos permite protegernos, nos permite estar alerta ante los peligros. Sin embargo, con nosotros mismos es mejor que seamos optimistas: así conseguiremos la motivación y las fuerzas suficientes para seguir adelante…



La aptitud de Ciorán (“el mundo tiene que cambiar pero a mí no me hace falta”) es, de hecho, la aptitud de la mayoría de los seres humanos.
Por algo será. Rolling Eyes

Los dibujos son de Alfred Kubin http://es.wikipedia.org/wiki/Alfred_Kubin

_________________



Invitado Si te gustó el post, necesito tu opinión
avatar
pepe2982
Admin
Admin


Volver arriba Ir abajo

Re: Que cambien los demás……

Mensaje  navelegante el Miér Oct 27, 2010 10:24 am

“el mundo tiene que cambiar pero a mí no me hace falta”
(Ciorán)

Y aunque Ciorán cambiara, seguiría siendo "Ciorán" Wink .

El mundo cambió cuando lo agarraste;
el mundo cambiará cuando lo sueltes.
Es como un pájaro en el que te subiste para volar
mientras no recordabas tus alas.
avatar
navelegante
Fogón
Fogón


http://asteromia.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Que cambien los demás……

Mensaje  Luzbel Knell el Vie Oct 29, 2010 12:29 am

Bueno, eso me suele pasar. El mundo suele darme nauseas, bah... no tanto el mundo si no la gente y su intolerancia.

En cuanto a mi misma, tengo un romance muy especial conmigo misma: fisicamente no soy una modelo, y la verdad me encanta, siempre pienso que me gusta más ser gordita (para la sociedad, para mi estoy bien) y feliz, que flaca y muerta de hambre, ni loca dejaría de comer con fines estético, tampoco me aguantaría. Por eso digo que todos debriamos pasar hambre de verdad al menos una semana en la vida, así la gente se daría cuenta de que por más que haga dieta nunca llegará a ser como la chica de la revista, siempre encontrará algo más.

A nivel mental, estoy bastante "tocáte un tango", y eso es mi bien más preciado junto con mis errores de fábrica. Soy muy impulsiva para el resto de la sociedad, la sociedad me lo ve como un error, yo lo veo como lo que me da poder de decisión bajo situaciones de presión. De no ser por esa impulsividad y esa teztarudez que tengo; mi vieja estaría muerta hace unos años: fue justamente eso lo que me hizo despotricar contra los medico para operarla en la semana y no tres meses después. Resultado? la vesícula estaba a punto de estallar cuando la operaron como dije, en esa misma semana. Incluso mi mal caracter es un bien que atesoro: todos me tienen por loca, y así muchos se abstienen de molestarme con tonterías.

El mundo... no se si quiero que cambie demasiado, a veces es entretenido vivir entre las cuerdas.

Con respecto a la contradicción, es algo poco raro. Sin ir más lejos, yo cuando hablo con alguien parezco un cura, dando esperanzas y encontrando soluciones que los demás no ven. Sin embargo para conmigo misma me manejo de manera contraria, no solo soy hostil, si no que nunca le encuentro la vuelta a nada. Lo de siempre, tengo ojos para los demás pero lo mio no lo puedo ver... Al menos hasta que encuentro un espejo.

En sí, creo que la vida es una contradicción: nacemos para morir... No lo dice eso todo?
avatar
Luzbel Knell
Fogón
Fogón


Volver arriba Ir abajo

Re: Que cambien los demás……

Mensaje  navelegante el Vie Oct 29, 2010 9:07 am

Para morir... o para renacer Muy Feliz . ¿Misterio?

Es contradictorio creer que de "la vida" sólo se puede salir por la "puerta de atrás"
(o de delante, pues la muerte se ve en el futuro)
mientras cada día la gente sale de su oficina por la misma puerta por la que entró, jeje.

El mundo cambia sobre
el mismo fondo que el hombre no cambia.
- Anónimo
avatar
navelegante
Fogón
Fogón


http://asteromia.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Que cambien los demás……

Mensaje  Don Sapo el Vie Oct 29, 2010 12:10 pm



Uff… Si leemos a la biografía de Emile Cioran tratando de compenetrarnos en la clase de ámbito en que nació, las circunstancias y mentalidad que colaboraron en influir su mentalidad y conducta, no resulta tan difícil comprender por qué era un artista de la rebeldía empeñada en evidenciar a la contradicción y lo paradójico humano.

La primera de las guerras mundiales le influyó en plena infancia (3 a 7 años). Y si bien la segunda ya fue en pleno apogeo de la vida adulta, poco antes de los 30; entre la posguerra y la aparición del nazismo que asombró a toda Europa y gran parte del planeta (con el cual se sintió plenamente identificado en un principio, ya que formó parte del movimiento pro nazi la Guardia del Puño de Hierro)… Es más que comprensible que haya resultado con la personalidad y mentalidad que evidenció.

¿Qué sentido puede tener la vida cuando todos los del mundo conocido hacen el paradójico culto a la vida y la paz, pero lograda a costa de la guerra y sacrificar vidas “heroicamente” que, quien lo ha visto, sabe que raramente tienen verdadero heroísmo y, por el contrario, mucho de vergonzoso y asquerosamente injusto.

Tuvo un padre sacerdote ortodoxo. Ergo: Hablaba mucho de o sobre Dios, pero no sabía explicarlo y mucho menos justificar las tremendas contradicciones entre religión y conducta. Detalle que, obviamente, le llevó a “descreer” que Dios existiera o, por lo menos, de denostar por completo a todo lo que a él se le intentó imponer como “religioso”, ya que eran incapaces de coherencia en explicaciones. Recordemos que las religiones imponían las cosas dando a entender que somos demasiado imbéciles como para poder comprender lo que “parece paradójico o contradictorio” del Dios y religión que se nos imponía. ¡Yo he vivido a eso! Tengo un tío sacerdote católico. Quizás no con tanta fuerza fanática como la que habrán intentado con Ciorán, pero tengo clara idea vivencial de lo que es la “fe ciega” como la comprendían e imponían en aquellos tiempos.

De este modo, con un padre sacerdote “fanático” de algo que tiene poca coherencia para un auténtico pensador que busca sensatez; sumado a una madre que, para poder convivir más o menos armónicamente con ese hombre, debía de ser consecuente y hasta obsecuente con el marido… ¿Cómo Ciorán no se habría sentido un huérfano incomprendido e incontenido ya desde su más tierna edad? Fenómeno que se fue marcando y acrecentando cuanto más conocía del mundo y la sociedad en sí, que nadie parecía tener respuestas realmente coherentes y válidas, pero las exponían y defendían como si lo fueran.

Sumemos a esto que, hasta la segunda guerra inclusive, París era la “ciudad luz”, el faro cultural del mundo, porque allí era donde más se reunían y tenían cabida los más grandes intelectuales y creativos. ¿Cómo no tratar de ir a buscar respuestas y coherencia donde más conocimientos y apertura mental había?

Aprendió dicho idioma (francés) mientras justificaba a su existencia estudiando en la Sorbona y también recorriendo a ese país en bicicleta, a fin de conocerlo lo más y mejor posible mientras, supuestamente, se preparaba para hacer una tesis que nunca se molestó en plasmarla de verdad.

Como ya tenía edad madura y formación académica, “no podía no tener” una opinión formada sobre el grueso de los aspectos de la vida y cuestiones sociales. (Recordemos que la mentalidad predominante de la época era que por edad, sobre todo reforzada por haber viajado conociendo mundo, complementada por estudios académicos, uno "no podía ser ignorante de la vida y sus cosas". Tenía que tener una clara idea y postura tomada, al margen de cuán creíble o válida pudiera ser). Razón por la cual, no halló mejor alternativa que el ironizar su desconcierto ante la vida, jugando con conceptos, como lo hacía casi todo el mundo de modo falaz (especialmente los filósofos que había estudiado), pero sin caer en lo mismo que detestaba, por lo cual comenzó a señalar más que nada a lo negativo que había corroborado. ¡Por eso no armó una estructura filosófica! Sabía que no la tenía, a la vez que las de los demás eran inconsistentes o falaces y, por ello, las atacaba “sin molestarse” por demostrar cuál era la “verdadera” (que no la había hallado o conocido y continuaba buscando).

Pasó el grueso de su vida buscando respuestas externas a sí mismo, ya que no las podía hallar en su interior, tan repleto de confusión, por prejuicios profundos y lastimaduras egóticas del desamor e incomprensión. La vida y emociones le avasallaban.

¿Qué concluyó este hombre en su búsqueda de respuestas y coherencia? A modo de una afirmación desafiante a que, si alguien había logrado alguna coherencia filosófica, le quitara del error, podríamos sintetizarlo parafraseando al poema de Machado que popularizó Serrat: Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar, pasar haciendo caminos que, en definitiva, no son otra cosa que estelas en el mar.


Interiormente sabía que la vida debía de tener algún sentido y razón de ser. Por eso no se atrevió a quitársela pero, por más que la buscó, indirectamente reconocía que no la pudo hallar y estimulaba “desafiante” en sus afirmaciones a que “le ayudaran” a salir de los errores conceptuales. Era su forma de “provocar” a que los demás comprendieran que sus estructuras mentales y filosóficas no tenían la coherencia necesaria. Pero en lo que fue “fiel a sí mismo y a sus ideas” es en reconocer que él tampoco tenía una filosofía con la suficiente coherencia como para ser tomada por válida. La suya sólo era “más aceptable” (para él) o “menos imperfecta” que las demás conocidas.

En resumen, podría sintetizar su actitud como: No me quieran vender esas basuras y dogmas intelectuales, porque están con severas fallas. Pero tampoco me pregunten cuál es coherente, porque yo no la pude hallar.

Su gran aporte a la humanidad, fue precisamente el dar evidencias de “qué está mal” y "en qué", reconociendo que había logrado detectar errores y falacias conceptuales, pero continuaba en confusa búsqueda de poder amalgamar en un todo coherente a las diversas partes de la verdad/realidad.

Pongo a continuación algunas frases extraídas de su libro “Cuadernos”, que copié de auladefilosofía.net

A través de estas citas que me parecen bien seleccionadas por Eugenio Sánchez Bravo, (de auladefilosofía.net) se puede inferir claramente cuál fue su actitud y pensamiento, desde su sentir y limitaciones más que comprensibles para lo que le tocó vivir.
Todas las imposibilidades se resumen en una: la de amar, la de salir de la tristeza propia (p. 21)


París: insectos comprimidos en una caja. Ser un insecto célebre. Toda gloria es ridícula; quien a ella aspira ha de tener en verdad el gusto de la decadencia. (p. 23)

¡Qué horror tengo a la carne! Una suma infinita de caídas, el modo como se realiza nuestra decadencia cotidiana. Si hubiera un dios, nos habría dispensado de la carga que entraña almacenar podredumbre, arrastrar un cuerpo. (p. 24)

He leído demasiado… La lectura ha devorado mi pensamiento. Cuando leo, tengo la impresión de hacer algo, de justificarme ante la sociedad, de tener un empleo, de escapar a la vergüenza de ser un ocioso… un hombre inútil e inutilizable. (p. 26)

El Mal es en la misma medida que el Bien una fuerza creadora. Ahora bien, es el más activo de los dos. Pues con demasiada frecuencia el Bien haraganea. (p. 27)

Sólo me entiendo a fondo con quienes, sin ser creyentes, han pasado por una crisis religiosa que los ha dejado marcados para el resto de sus días. La religión -en cuanto debate interior- es el único medio para horadar, perforar, la capa de las apariencias que nos separa de lo esencial. (p. 31)

Emitir un juicio moral sobre los demás constituye casi siempre una señal de bajeza. Sólo los dioses -¡y con reparos!- tienen derecho a sopesar nuestros actos. (p. 45)

Leo en los Tagebücher 1914-1916 de Wittgenstein: “El miedo a la muerte es el mejor indicio de una vida falsa, es decir, mala”. (p. 51)

Lo que temo no es la muerte, sino la vida. Por mucho que me remonte en la memoria, siempre me ha parecido insondable y aterradora. Mi incapacidad para insertarme en ella. Miedo, además, de los hombres, como si pertenecieran a otra especie. Siempre el sentimiento de que en ningún punto coincidían mis intereses con los suyos (p. 59)

Contar nuestras penas o simplemente nuestros fastidios a otro, incluso a un amigo, es una crueldad, es un gesto de verdugo. Hay que ser de un temple excepcional para poder dejarse devorar por el dolor… en silencio. (p. 61)

Los pesimistas no tienen razón: vista desde lejos, la vida nada tiene de trágica, sólo lo es de cerca, observada en detalle. La vista de conjunto la vuelve inútil y cómica. Y eso es aplicable a nuestra experiencia íntima. (p. 73)

Anoche, en una cena, me enteré de que habían internado a P. Celan en una casa de salud, después de que intentara degollar a su mujer. (p. 90)

Todos esos profesores -con Heidegger a la cabeza- que viven como parásitos de Nietzsche y se imaginan que filosofar es hablar de filosofía… (p. 104)

Me juzgarán por lo que haya escrito y no por lo que haya leído. Con demasiada frecuencia pierdo de vista esa verdad de perogrullo. Siempre, después de haber devorado un libro, me atribuyo algún mérito. (p. 119)

Un libro sobre tal coloquio, sobre tal otro, todo el mundo escribe sobre todo el mundo. El circo de la esterilidad. Siglo de críticos. Sincretismo funesto. La inteligencia que se agota consigo misma. (p. 126)

Tomo partido por los cátaros y por cualquier herejía perseguida por la Iglesia. Pero, si una de esas sectas hubiera triunfado, habría sido tan intolerante como el cristianismo oficial. Los cátaros, algunos puntos de cuya doctrina tanto me gustan, habrían superado, de haber vencido, a los inquisidores (p. 152)

La lectura es enemiga del pensamiento. Vale más aburrirse que leer, pues el aburrimiento es pensamiento en germen (o vicio o lo que sea)… mientras que las ideas de los demás sólo serán obstáculos para nosotros: en el mejor de los casos, remordimientos. (p. 163)

Sólo hay un problema: el de la muerte. Debatir sobre otra cosa es perder el tiempo, es dar muestras de una futilidad increíble. …Eso es lo que las religiones han comprendido perfectamente. A eso se debe su superioridad sobre la filosofía. (p. 186)

Paul Celan se ha tirado al Sena. El lunes pasado encontraron su cadáver. Ese hombre encantador e insoportable, feroz y con accesos de dulzura, al que yo estimaba y rehuía, por miedo a herirlo, pues todo le hería. Siempre me lo encontraba, me ponía en guardia y me controlaba, hasta el punto de que al cabo de media hora estaba extenuado (p. 211)

Desde hace años, mi único propósito se reduce a esto: no agitarme más. Vivir sin agitación y casi sin acto. Para Heráclito el mundo estaba “eternamente vivo”. Mi designio: existir al margen de ese “fuego eternamente vivo”. Fuera de esa ebullición cósmica. El imperativo de enfriarse. (p. 213)

Emile Cioran: Cuadernos 1957-1972, Barcelona: Tusquets, 2004

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Que cambien los demás……

Mensaje  Luzbel Knell el Jue Nov 04, 2010 7:42 pm

La lectura es enemiga del pensamiento. Vale más aburrirse que leer, pues el aburrimiento es pensamiento en germen (o vicio o lo que sea)… mientras que las ideas de los demás sólo serán obstáculos para nosotros: en el mejor de los casos, remordimientos. (p. 163)

Bueno, interesante persona, no conocía a este hombre. Lo que cité ahí es lo que me está pasando a mi... ultimamente ya no siento ganas de leer como antes, antes asociaba lectura con conocimiento, desde hace un o dos años ya no es así, al menos para mi. Tal cual siento que me entorpece el proceso de razonamiento, porque a veces se me fijan cosas que no necesito, antes me la pasaba leyendo, ahora solo leo lo que entretiene o en rosas exceciones, como me pasa con el libro de Don Sapo, por que la vida o declaraciones del autor me indican que el libro tendrá algo que me servirá o disfrutaré.

Qué se le va a hacer... Siguiendo con lo de cambiar el mundo, ya cambiará... a decir verdad siempre cambia. Quiera uno o no, siempre hay algo distinto, además siempre pensé que si las utopías se convierten en realidad, esto no tendría sentido, sería como vivir en el paraíso y la verdad, prefiero el infierno, no será mejor nunca, pero si es más entretenido que tocar el harpa por la eternidad, al menos no es rutinario ( Twisted Evil Siiiiii odio la rutina tal como sospechas).
avatar
Luzbel Knell
Fogón
Fogón


Volver arriba Ir abajo

Re: Que cambien los demás……

Mensaje  navelegante el Dom Nov 07, 2010 4:18 pm

Hola Luzbelita.

Es lógico que la fantasía ("muy católica") del angelito tocando el harpa por la eternidad te parezca rutinaria. Pero con una pizca de imaginación... si le añades una diablilla y varios instrumentos más, como guitarras heavy, la cosa cambia Muy Feliz .

Todo ser de primaria (como en el cole) conciencia materialista necesita apoyarse en un mundo comercial que vende "ideales de cielo e infierno fuera del Hotel Mundo", pero ya cada persona
convierte su estancia en el Hotel Mundo en su Paraíso o en su Infierno, lo cual depende de lo que ese ser crea, tenga, "sea", o de su estado de ánimo, de sus intereses y de sus circunstancias. Eso sí, la sociedad de ese Hotel ha de tener algo muy valioso: fíjate que la población de ese Hotel lucha por no morir (cada generación aguanta más años) y aunque mueran no deja de crecer (en cantidad de individuos y en calidad de tecnología). Incluso muchas personas consideran al mundo La Salvación, pues mucha gente dice que "ha salvado" su vida (otra cosa es que aquel momento no había sido "su hora" de cita con esa Mujer llamada Muerte, la "Mujerte" Laughing ).

Por otro lado en el cielo (espacial), el de las 3 dimensiones, hay un infierno llamado "Sol".

¿Cómo está el cielo (atmosférico) por Argentina?
avatar
navelegante
Fogón
Fogón


http://asteromia.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Que cambien los demás……

Mensaje  Diana el Mar Abr 26, 2011 5:50 pm

Me gusta ese hombre, me inspira ternura. Parece que quiso encontrar el sentido de las cosas desde el ruido de las palabras por eso desechaba las ideas ya que todas las que encontraba estaban dichas y no eran creación espontánea de él.
Qué hermoso hombre, no lo conocía, gracias por permitirme leer un poquito de alguien así..
avatar
Diana
Flama
Flama


Volver arriba Ir abajo

Re: Que cambien los demás……

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.