Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 23 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 23 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

El Señor de las Sombras (Mito con ejercicios)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Señor de las Sombras (Mito con ejercicios)

Mensaje  Sawedal el Dom Nov 07, 2010 4:50 pm

El Señor de las Sombras
(Mito con ejercicios)


Hace mucho tiempo atrás, cuando la gente apenas sabía fabricarse herramientas básicas, porque ni siquiera conocían la forma de lograr metales duros como el acero; en uno de esos pueblos pequeños, que eran más bien como familias grandes; aconteció algo tan insólito que hoy, aunque no se recuerde bien a los detalles de lo que pasó, sigue influyendo a muchas personas.

Ocurrió durante una fiesta del pueblo, cuando ya estaban todos cansados de cantar, bailar y comer, que se quedaron conversando sentados, iluminados por una fogata central y algunas antorchas que ayudaban a no confundir unas personas con otras.

En una de las largas e improvisadas mesas, un joven quiso sorprender a su novia obsequiándole un hermosísimo anillo delante de todos, a modo de compromiso.

Si bien hoy no nos parecería gran cosa ese anillo, el muchacho había gastado los ahorros de muchos años y viajado muy larga distancia para poder hacerlo fabricar con ese diseño “único” ideado por él, que tenía la alusión a una pareja, representándolos a él y ella unidos complementariamente.

La chica hacía mucho que esperaba algo así de él; tanto, que ya daba por obvio que él nunca se decidiría a comprometerse. Así que la sorpresa tuvo el efecto deseado de emocionarla mucho. Ambos estaban muy nerviosos ante la mirada atenta de todos los demás, en el momento que él colocaba al anillo en un dedo de ella. Por eso no es de extrañar que repentinamente el anillo cayera sobre la mesa y rodara al suelo, perdiéndose en lo oscuro. El joven, nervioso y contrariado, se puso a buscarlo por debajo de la larga mesa. Como parecía que no era tan fácil hallarlo, la muchacha también se a buscarlo y, en pocos segundos, varios más se pusieron en cuatro patas a buscar el anillo.

Fue en ese momento, en el que sólo quedaban sentados algunos bastante viejos, en el extremo opuesto a los jóvenes de la gran mesa; que uno de ellos recordó cuánto detestaba a las sombras, porque a pesar del gran y luminoso fuego que tenían cerca, las movedizas sombras, al compás de las llamas, que jugaban a bailar con las brisas del aire, estaban haciendo imposible poder hallar el anillo.

Otro de los mayores dijo que era preferible esperar hasta el día, para poder buscar con la luz del sol, que despeja a casi toda sombra permitiendo ver bien. Que entonces lo hallarían más fácilmente.

Sin embargo el joven, que estaba muy contrariado por cómo sucedía el compromiso público, no quería esperar hasta que fuera de día. Protestó contra su suerte, hablando mal de sí mismo por su torpeza en haberse descuidado permitiendo que cayera.

Como todos sabían que él era uno de los más habilidosos en todo sentido, sus padres comentaron que, a lo mejor, el accidente fue porque la novia no había puesto las manos de un modo más cómodo para poner el anillo. Detalle que molestó a los padres de la muchacha, ya que sabían que ella también era muy atenta y cuidadosa; por lo que comenzaron a dar la razón al muchacho; de que la torpeza había sido de él y, antes que los comentarios subieran más de tono surgiendo una pelea, uno de los que se habían quedado sentados sin ser muy viejo, pero considerado inteligente, expresó:

- La culpa no es de ellos, porque a cualquiera en esa situación, los nervios pueden jugarles una mala pasada como ésta. Las verdaderas culpables son las sombras, que molestan el poder ver bien, ya que la luz de la fogata debería poder permitir hallarlo fácilmente.-

- Sí. La culpa es de las sombras -Aseguró otro, satisfecho de que la culpa no fuera de ninguno de la pareja y se evitara una pelea.

- Y del sol! -Añadió un tercero- Que se toma demasiado tiempo de descanso entre día y día.-

Así, en definitiva, todos se pusieron de acuerdo en que las sombras eran las verdaderas enemigas de los seres humanos, porque molestaban constantemente. E incluso protestaron contra el sol, por ser demasiado fuerte y caprichoso, ya que a mediodía era insoportable y se tomaba demasiadas horas de descanso, sobre todo en invierno, que es cuando más se lo necesita.

Alguien permaneció todo ese tiempo callado, observando a todo lo que se hacía y escuchando lo que se comentaba. Alguien a quien la situación le impresionó mucho. No tanto porque no pudieran hallar al anillo, sino por todo lo que se comentó, que lo dejó pensando en ¿Cuánta razón tendrían los demás, al haber culpado a las sombras y al sol?

Cuando todos los demás, ya vencidos por el cansancio, decidieron abandonar la búsqueda del anillo e irse a dormir; esta persona también. Pero no pudo hacerlo, porque se quedó muy preocupado en descubrir cuánto nos afectan las sombras y cómo. Sobre todo, si habría alguna forma de vencerlas o deshacerse de ellas. Ya que si alguien lo lograba ¡Cómo sería de admirado! La fama y renombre por tal hazaña le harían conocido y popular como el más grande de los héroes.

Pensaba a todo eso, mientras movía al candelabro con la vela encendida, mirando cómo danzaban las sombras, agrandándose, achicándose o corriéndose, según él moviera al candelabro e, incluso, por más que lo dejara quieto, se preguntaba: ¿Es la flama de la vela la que hace bailar a las sombras? ¿O son las sombras las que, como suaves corrientes de aire, hacen bailar a la luz?

Pasado un rato largo, ya en la cama y cuando luchaba por sostener abiertos los párpados, aunque más no sea de a uno, para vigilar a la sombra, notó que ésta ya no reflejaba a su mano contra la pared. Eso lo despabiló por completo. Giró la cabeza para espiar dónde podía estar la sombra y logró ver que la misma se iba para la calle.

Rápidamente miró a la calle por las hendijas de la ventana, tratando de ver hacia dónde iba. Su sorpresa fue mayúscula al notar que había un par más esperándola afuera, además de otras que se dirigían en una misma dirección, yendo hacia alguna parte específica.

El hombre no dudó ni un momento. Las seguiría antes de perderlas de vista. Debía apurarse en ponerse los pantalones y las botas. Como sintió frío, decidió que debía llevarse una de las oscuras mantas, para taparse bien y, de paso, poder parecer un simple bulto más.

Ahora era él, quien comenzó a seguirlas a ellas, sigilosa y furtivamente, como si fuera la sombra de una sombra. Ellas, confiadas de la oscuridad y que todos dormían, ni cuenta se dieron que había un humano observándolas y que, furtivamente, avanzaba escondiéndose pero haciendo el mismo camino.

La fuerte luz de la luna fue de gran ayuda para que no las perdiera de vista y pudiera notar cómo gesticulaban, parodiando situaciones con humanos, para luego reírse.

Algunas iban calladas, otras tristes y pesimistas. Pero la mayoría iban bromeando contentas, satisfechas y jactándose de los logros que tuvieron con quienes estaban asignadas.

Recorrieron un camino bastante largo que iba hacia una lomada cercana y, de repente, desviándose del sendero principal (que ni era un camino); iban hacia una hondonada al pie de la cuesta. Harto incómoda de acceder y donde sólo se juntaban basuras que caían por la ladera, o abandonaba el viento después de arremolinarse acorralado.

Esperó un rato tratando de descubrir cómo hacer para continuar siguiéndolas sin que lo notaran, porque ya no había dónde esconderse, salvo matorrales muy bajos, pero ruidosos.

Pasados unos pocos minutos, como notó que ya no llegaban más sombras, como si todas hubieran “desaparecido” en alguna parte que no alcanzaba a ver, se decidió a arriesgarse a aproximarse cada vez más, sigilosamente, hacia donde las había perdido de vista.

Forzó su vista al máximo, por si estaban todas juntas y demasiado quietas, pero no. No había “manchas grandes” de sombra, la posición de la luna hasta en eso le estaba favoreciendo. Comenzó a caminar buscando algún rastro, algo diferente que le indicara dónde se habían ido o metido.

De pronto, sus ojos notaron cerca de allí a una especie de madriguera grande, o cueva pequeña, horadada al pie de la lomada. No parecía ser más que el refugio de algún animal como un lobo.

Su curiosidad era tan fuerte, que prestó atención a si lograba oír algo. Pero nada. Buscó una piedra y la arrojó al interior, para ver si oía algún gruñido o movimiento, pero tampoco. El silencio era total.

Dio algunas vueltas por el lugar, buscando una rama larga, de la cual aprovechar al palo principal para tantear dentro de la cueva. Cuando al fin logró una “aceptable” por lo larga y fácil de limpiar, después de quitarle las ramas laterales, se agachó ante la cueva para tantear dentro con el palo. Parecía ser muy profunda, ya que sólo tocaba laterales.

Se arriesgó a meterse arrodillado, a cuatro patas, siempre tanteando con el palo a cada par de pasos, por las dudas de haber algún animal.

Avanzó y avanzó en una oscuridad absoluta, oyendo al palpitar de su corazón casi más fuerte que al del palo contra los laterales.

Cada tanto giraba la cabeza para ver hacia atrás y poder hacerse una idea de cuánto había avanzado dentro de esa “madriguera”, que ya parecía un túnel pequeño, y se asombró de notar que el punto luminoso de la entrada, ya era tan pequeño como una estrella, pero él seguía sin tocar fondo, ni ver nada en esa pendiente suave que continuaba bajando como dirigida hacia el centro de la tierra.

De pronto, los laterales se ampliaron mucho, también el techo. El túnel se había ensanchado muchísimo. Tanto, que ahora podía ponerse de pie cómodamente. Pero ¡Ay!... Ya no podía ver más la salida. Sólo pudo darse cuenta de la dirección a seguir, porque para un lado el túnel era mucho más pequeño.

¡No importa! –se dijo- Si llegué hasta aquí, no voy a retroceder ahora. Tengo que averiguar qué pasó con las sombras. A dónde van cuando dormimos. A hacer qué.

Y continuó caminando ayudado por ese palo como bastón, al estilo de los ciegos, para poder tener idea de que no faltaba suelo.

Al cabo de un rato, que le pareció eterno, comenzó a notar pequeños detalles luminosos en las paredes, techo y suelo. Ahora era bastante más fácil caminar cuesta abajo. Había como piedrecillas encastradas, que reflejaban alguna clase de luminosidad, casi como fosforescentes. Siguió avanzando más y más, convencido de que estaba por descubrir un gran secreto.

La luminosidad de las piedrecillas de las paredes era cada vez más intensa. Al doblar una de las tantas curvas del túnel, comenzó a ver casi nítidamente un fuerte resplandor en lo que parecía una boca de salida a alguna parte.

Al llegar a la misma, su asombro fue más grande que el cielo entero: Había desembocado a lo que parecía el interior de un volcán activo. Había una gran zona de magma burbujeante que iluminaba a todo mejor que una gran hoguera.

En un lateral de ese gigantesco hueco, se podía ver una especie de gigantesco anfiteatro natural, donde se habían congregado todas las sombras. La mayoría, estaban como celebrando una gran fiesta. Algunas hasta bailaban.

Intentó acercarse, para poder enterarse o deducir qué festejaban. De repente tuvo un gran susto: Un par de sombras grandes se dirigían directamente hacia él. Se quedó paralizado por el pánico, sin poder siquiera intentar taparse mejor con la manta o encogerse.

Las dos sombras pasaron junto a él ignorándolo. ¡No podía creerlo! ¿Tan ciegas estaban? ¿No les importaba que él las hubiera seguido y descubriera lo que hacían?

Miró hacia atrás, para verificar lo que tanto le costaba creer y, efectivamente, las dos sombras se estaban alejando de él, habiéndolo ignorado.

Ya completamente confiado en que no les importaba su presencia, decidió acercarse a ver todo como si fuera un invitado a esa fiesta.

Cada vez estaba más alegre y confiado de que no le prestaran atención, a pesar de lo cerca que estaba, ya casi entremezclándose con ellas.

De pronto, todas cambiaron de actitud y se reacomodaron; tal como si fueran alumnos que notan llegar al docente que impone respeto y atención absoluta para comenzar una clase.

El hombre buscó acomodarse en un lugar del fondo, pero desde donde pudiera ver quién o qué, y cómo es lo que tanto respetan y les importa a las sombras. Pero cuando estaba desplazándose hacia una saliente elevada al otro lado, a mitad de camino; todas las sombras se convirtieron en una sola, gigante y amenazadora, que lo miraba con gigantescos ojos malignos y una boca aún más grande, babeante, repleta de gigantescos y afilados dientes negros, que se los notaba en cómo brillaban con el reflejo de la luz. Inspiraba más miedo que un monstruoso dragón.

Esa gigantesca mole, acercó su cabezota, más bien boca chorreante, abriéndola más y más hasta que cayó sobre él… ¡haciéndolo despertar con su propio grito de dolor al creer sentir a los dientes en su cuerpo!

Se había caído de la cama, todo transpirado y enredado en las cobijas. La habitación estaba bastante iluminada por fuertes rayos de sol que se filtraban, haciendo nítido que ya era bien avanzado el día.

Suspiró como si hubiera vuelto a nacer; costándole creer que todo no había sido más que un sueño. Al ponerse de pie, le pareció que su propia sombra, por un momento, se había permitido hacerle notar el gesto de una carcajada muda. Constantemente le daba la sensación de que, cuando no podía verla, por quitarle la vista un momento o tenerla detrás de él; la misma se permitía retorcerse de la risa, hasta llevándose las manos a la panza.



Cuando salió de su casa, además de estar el sol alto, ya había sido encontrado el anillo y la destinataria lo estaba luciendo orgullosa en una de sus manos.

Si bien eso lo alegró un poco, no le importó mucho; porque su mente estaba muy ocupada con las sombras. Las buscaba constantemente con los ojos y trataba de entenderlas. A algunas las pisaba, intentaba borronearlas o mover a los objetos sobre los cuales estaban y, ellas, simplemente se adaptaban al nuevo espacio, como indiferentes.

Ya aburrido de las de los objetos quietos, comenzó a juguetear con la propia, a tratar de vencerla. Para ello decidió hacerle la trampa de lograr tenerla por delante, para poder pegarle, o intentar dañarla con todo lo que se le ocurriera posible.

Primero intentó tocarla; luego patearla y darle puñetazos; después con palos y otros elementos contundentes, como un martillo. Más tarde, tomándose un respiro, pensó en cortarla con el cuchillo más afilado que tenía. Después con un hacha y… ¡nada!

Se tomó otro descanso e intentó ver si podía quemarla. Pero tampoco. ¡Algo tenía que poder alterarla! No era lógico que fuera indestructible. Sobre todo, porque si podía cambiar de tamaño, podía también desaparecer, quitársela como a una mancha. ¡Sí! Eso era! No había que quemarla sino lavarla, como a las manchas. Pero ¿con qué?

(Continúa en el post de abajo)

_________________

Hola Invitado te doy la bienvenida y de paso te sugiero que te sumes a participar.
Si tienes dudas de cómo colocar mensajes o comentarios haz click aquí
avatar
Sawedal
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

(2ª parte y final del mito)

Mensaje  Sawedal el Dom Nov 07, 2010 4:53 pm

Como a todo esto él lo estaba haciendo al aire libre, aprovechando la luz del sol; los demás que lo veían le preguntaban con frecuencia qué estaba haciendo. No le dijeron loco o estúpido con palabras, pero las miradas fueron harto elocuentes. Algunas de compasión, otras de reproche o censura y, la mayoría, especialmente de niños, divertidas y burlonas. Tanto, que a algunos niños les pareció un buen juego simular que se luchaba contra la propia sombra o la de otro. Pero rápidamente se cansaban y lo volvían a dejar solo.

Al caer el sol, ya llevaba varias horas sentado y agotado, contemplando cómo crecía y se agigantaba su propia sombra.

Por la noche los vecinos creían que también la pasaría allí, sentado y como una estatua encerrado en sus pensamientos. Pero no fue así. Volvió a su casa a tratar de comer algo y, mientras se preparó la cena no dejó de observar de reojo a cada movimiento y cambios de su sombra. Sobre todo cuando comía, notaba que la sombra también se llevaba la “sombra de comida” a la boca.

¿Se alimentará de sombra de comida al mismo tiempo que yo?

Si dejo de comer ¿quién moriría primero por hambre? ¿La sombra o yo?

¿Podré lograr que, por el hambre, adelgace y sea tan débil como para que, otro que no lo esté, la pueda matar o quitar?

Decidió experimentar con un perro e impedir que se pueda alimentar la sombra del mismo junto con el animal. ¡Pobre perro! Ni el animal ni la gente entendía la locura de lo que estaba tratando de probar con tal cruel experimento.

Así pasaron varios días en los que el animal estaba cada vez más y más flaco.

Quiso el destino que, en esos días, al regresar de buscar leña en el bosque, hallara en un claro del mismo al cadáver de un lobo viejo y muy flaco por hambre. Se acercó a observarlo mejor y notó que aún proyectaba sombra. Por lo cual se dijo:

¿Para qué probar con el perro, si acá la suerte me puso algo parecido? La sombra sobrevive al cuerpo y puedo intentar ahora, el ver si quedó debilitada. Dejó la leña y cargó con el cadáver del lobo hasta el pueblo para poder experimentar más cómodo, por tener a mano a todos los elementos de cómo deshacerse de la sombra del mismo.

Cuando algunas personas del pueblo lo vieron llegar cargando con el esquelético y maloliente cadáver de un lobo, en lugar de la leña, comenzaron a comentar que ya no podían quedar dudas de que había enloquecido. Pero a él no le importó. Comenzó a experimentar formas de borrar la sombra antes de que cayera el sol y se hiciera la noche.

Una de las que se habían acercado a corroborar con sus propios ojos lo que estaba haciendo el hombre obsesionado con las sombras, comentó: “Por lo menos, ahora el perro de él ya no estará condenado a morir de hambre y sed”. Yendo enseguida a darle algo de agua y buscar algo con qué alimentar al pobre animal.

Pronto no quedaron más curiosos observándolo. Ya era rutina aburrida verlo intentando los mismos métodos con las sombras de diferentes objetos. Detalle que se lo hizo notar la mujer que aún no lo creía loco; porque siempre le había gustado ese hombre como pareja, pero él parecía no darse cuenta de eso. Quizás porque no era tan bonita como las otras y ya se estaba comenzando a considerarla vieja solterona. O quizás porque él vivía demasiado metido en sus propios pensamientos como para darse cuenta que necesitaba de una mujer a su lado y que, ellas, prefieren maridos en lugar de amantes ocasionales.

Él se quedó asombrado del comentario de ella. ¡Qué gran y obvia verdad! ¿Cómo no pude darme cuenta yo?

Ella, como si le hubiera oído el pensamiento, razonó en voz alta:

- ¿No sería mejor tratar de debilitarlas, manteniéndolas pequeñitas el mayor tiempo posible? Si no se las deja crecer y tomar fuerza… a lo mejor se cansan y se van.-

- ¡Qué buena idea! –Dijo él- Más que romperlas o lavarlas, hay que dominarlas, no dejarlas crecer, hasta que se debiliten y mueran. Pero ¿cómo evitar que se estiren cuando la luz está baja o lejos?-

- Ah! No sé – dijo ella, ya satisfecha de haber logrado aportar algo con lo cual él le prestara atención – Alguna forma debería de haber.- Si quieres, puedo intentar ayudarte – finalizó sugestiva.

Él no pareció darse cuenta de lo que le habían insinuado. Simplemente respondió: “Como quieras”, bastante receloso de la posibilidad de tener que compartir su gran descubrimiento y logro.

Sin embargo, de este hecho tan casual y aparentemente intrascendente, el que ella se juntara con él, es lo que dio tanta trascendencia a los pensamientos y preocupaciones sobre las sombras. A hallar un método para poder controlarlas, mantenerlas pequeñas y débiles, por lo malignas y peligrosas que eran.

Bien sabemos que las mujeres son curiosas y habladoras. Sobre todo para comentar a las demás sus logros y novedades con orgullo. Ella al fin había conseguido una pareja y, a diferencia de lo que todos creen, en lugar de medio loco es un auténtico genio, porque se dio cuenta de lo que los demás no: De la maldad de las sombras, lo peligrosas que son y, por eso, la importancia de hallar un método para despojarse de ellas o, por lo menos, mantenerlas pequeñas y débiles.

Al principio, muchos consideraron que ella se había contagiado de la misma locura que él. De hecho, casi todas las personas asumían que era una pareja de locos. Pero la convicción y certeza de ella, en apoyarlo a él, con los argumentos que eran cada vez más detallados y parecían tener más coherencia… lograron que algunas personas tuvieran real duda de si no tendrían razón y cuánta, porque en lo demás eran personales muy normales.

La actitud de la pareja de locos, era el comentario y anécdota favorita del pueblo con casi todo visitante que llegaba de otros lugares. Si bien se lo comentaba como “locura rara”, insólita, sin darle mayor importancia. Algunos, notando el asombro de los viajantes ante los argumentos, bastante bien justificados, de cuán “molestas” y “malignas” son las sombras, en tantas cosas que perjudican; comenzaron a sentirse orgullosos de tener en su pueblo a las primeras personas en hacer notar cuán importante es controlarlas o deshacerse de ellas, pero sobre todo que dedican íntegramente sus vidas a hallar la forma de lograrlo, como auténtico beneficio para todos los seres humanos.

Así, de este modo, comenzó a difundirse de pueblo en pueblo lo que hacía e intentaba la pareja, especialmente él, a quien comenzaron a aludir como “el señor de las sombras”.

Su obsesión había ido creciendo junto con su popularidad. Ya no se dejaba ver de día, precisamente porque estaba empeñado en debilitar a su propia sombra y no le gustaba que su compañera ocasionalmente lo hiciera. Por esta razón, si alguien quería verlos, tenía que hacerlo de noche, cuidando de no llevar antorchas que pudieran alimentar a las sombras más de lo que él permitía.

Comenzó a llegar gente al pueblo sólo para ver la curiosidad. Los dueños de la posada y taberna estaban tan contentos por el incremento de visitantes y ganancias, que decidieron “ayudar a la pareja” facilitándoles alimentos para que puedan continuar con esa “magnífica labor” que tan buenas ganancias les estaba generando con los visitantes que, para poder verlos, tenían que hacer noche en el pueblo alojándose y gastando dinero en la posada y taberna, obviamente.

Un día llegó al pueblo toda una importante comitiva de estudiosos, que querían conocer en persona y lo mejor posible al creador e investigador de toda esa teoría tan novedosa, de la que tanto se estaba hablando por toda la región y hasta en otros países.

De la gente del pueblo, eran muchos los que no podían creer el éxito que estaba teniendo esa “estupidez” de la perversidad de las sombras. Hasta sentían vergüenza del renombre del pueblo por esa cuestión; ya que cada vez que iban a otras partes, por más lejos que fueran, cuando respondían a la pregunta “de dónde es usted”, era seguro que inmediatamente les pedirían que contaran detalles de cómo era “el señor de las sombras” y si eran ciertas las cosas que se decían que hacía; su forma de actuar y vivir o, por lo menos, si había logrado ya alguna novedad o adelanto en su empeño.

La cuestión es que, si en pocos meses había logrado tal popularidad como para que una comitiva de estudiosos llegara al pueblo a interiorizarse personalmente y con el mayor detalle posible del asunto; para ese entonces, los argumentos del Señor de las Sombras eran mucho más pulidos y convincentes, por tantos curiosos que, sea por crédulos o en tono de broma irónica, le facilitaban más y más ideas, que él aprovechaba a reunir dándoles forma, como enhebradas en un collar que, por más vueltas que se le dé, pasando de una en una a las cosas ensartadas, siempre había otra más por delante, en una cuestión que, argumentalmente, era “redonda”.

Esa habilidad que había logrado para explicar a su mujer y luego a los visitantes curiosos la razón de lo importante que era su investigación, le permitió asombrar a toda la comitiva de estudiosos que, en su mayoría, quedaron impresionados con sus razonamientos, invitándole a dar conferencias en sus respectivas ciudades y generándole admiradores en muchas partes.

Así, poco a poco, todo creció como una bola de nieve que rueda produciendo una avalancha.

Le construyeron un gran salón donde poder dar conferencias y enseñar, diseñado con las medidas apropiadas y respetando todas sus exigencias de seguridad para que no pudiera haber luces que le incrementaran o nutrieran a su sombra ni las de los asistentes.

Allí él se presentaba con sólo dos velas sujetas en los laterales de su cabeza, porque había descubierto que, así, su sombra resultaba pequeña y dividida. Bien débil.

Los demás debían ingresar casi a oscuras y caminando de rodillas, a fin de estar aplastando a sus propias sombras que, en esa posición, no lograban altura o buen tamaño, quedando debajo de ellos, como subordinadas.

Sus ideas eran cada vez más difundidas como “revolucionarias”, logrando más y más adeptos, ya fanáticos, que querían ser aceptados como sus discípulos.

No le quedó otra alternativa que pensar en construir una especie de monasterio para tanta gente. Pero el problema era ¿dónde y cómo? Para evitar tener que exponerse al sol en traslados.

Recordando al sueño de la primera noche, que ya no lo describía como “sueño”, sino como “visiones proféticas”, se dio cuenta que el mismo había sido clave en muchos detalles. Pues nada mejor que congregarse todos como él había soñado que lo hacían las sombras: en el interior de una montaña.

Se estudiaron diversas posibilidades y, entre todos los más allegados, eligieron a una montaña no muy lejana, que estaba dentro del territorio que pertenecía al padre de uno de los adeptos y no tuvo inconvenientes en ceder que la usaran con tal propósito.

Si ya la secta científico religiosa era muy popular por aquella época, porque ya habían horadado infinidad de túneles que intercomunicaban a muchas viviendas e, incluso, había varias completamente subterráneas. Al difundirse la novedad de que estaban vaciando una montaña para hacer una ciudad entera dentro de la misma, la secta del Señor de las Sombras pasó a ser la más conocida de todos.

Pasaron años antes de que la ciudad de la montaña fuera terminada y pudiera comenzar a funcionar. El dinero para los medios no faltaba, de tantos adeptos y curiosos que se acercaban a lo insólito y novedoso. Lo cual permitió que las ideas y normas tomaran cada vez más forma, estructuradas como una religión de vidas casi monásticas y repletas de rituales y procedimientos.

Habían anotado a todo en un gran libro que era el manual de procedimientos de los adeptos, el cual era copiado constantemente por varios escribas; para que más gente pudiera leer y aprender al mismo tiempo las cosas básicas, tal como debían ser, porque lo habían estudiado y convenido hasta en los más mínimos detalles.

Aún antes de que se mudara el Señor de las Sombras a reinar en la ciudad interna de la montaña, ya habían comenzado a construirse otras varias más en diferentes países, por adeptos avanzados que habían logrado el gran privilegio de permitírseles comprar una copia del Manual de Procedimientos y Enseñanzas Básicas de Su Excelencia el Señor de las Sombras.

En el mismo, como dije, se habían contemplado hasta los más mínimos detalles. Para tener una idea de lo completo y ritualista que era, pasaría a describir algunos tramos; pero como ya estoy aburrido de relatar esta historia, que está siendo demasiado larga para cuento y de la que aún hoy día se notan consecuencias de lo que alegoriza, dejo que cada uno imagine qué pasó después. Sobre todo cuando lograron tanta popularidad y poder, que no permitían que absolutamente nadie se atreviera a pensar diferente de ellos, o siquiera cuestionar a algún detalle que podría ser erróneo de tal religión; ya que inmediatamente lo trataban de hereje, dominado por las sombras y con harta frecuencia le condenaban a morir quemado en una gran hoguera (o incineraban a su cuerpo, si ya lo habían matado antes de otro modo), cuyas llamas impedirían que la perversa sombra tuviera por dónde escapar de ese cuerpo y mudarse a otro.

(Fin del mito, en el post de abajo los ejercicios)

_________________

Hola Invitado te doy la bienvenida y de paso te sugiero que te sumes a participar.
Si tienes dudas de cómo colocar mensajes o comentarios haz click aquí
avatar
Sawedal
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Ejercitaciones con este mito

Mensaje  Sawedal el Dom Nov 07, 2010 5:01 pm

Esta historia es mitológica. Mi único mérito reside en la forma de expresarla, ya que me fue inspirada y está basada en recopilar y amalgamar en un solo relato a varias enseñanzas y reflexiones antiguas.

En principio iba a ser sólo una fábula o, como mucho, cuento breve. Pero como realmente me fatiga detallar tantas cosas sobre algo que ya me parece más que obvio, y la intención no era hacer una novela; preferí dejarla así de “inconclusa” para que cada uno se dé cuenta por sí mismo de hasta dónde pueden llegar y concatenarse las ideas basadas en falacias o errores conceptuales y, sobre todo, cómo luego pierden fuerza, porque la verdad termina decantándose por su propio peso.

El juego desafío que propongo con la misma, es la de ver si logran darse cuenta de:

¿Qué es la sombra? y ¿qué terminó adjudicándosele a la misma? (Haz una lista o enumeración de cosas que representa la/s sombra/s).

Pero ten en cuenta y explica qué representa la luz y cómo y por qué es que hasta el sol también pasó a ser considerado “nocivo y peligroso” que vivían ocultándose del mismo.

¿Cuáles de todas esas cosas que representan o les adjudicaron a las sombras, son realmente coherentes o válidas para ti? (Nueva enumeración escrita, o resáltalas con otro color o modo, en el mismo listado de lo anterior).

¿Cuánto de realmente “profético” o “anticipación” tuvo el sueño del Señor de las Sombras? En otras palabras: Explica qué se cumplió del sueño y cómo.

Lo más difícil de lograr y que es a ti a quien más debería importar darse cuenta de los detalles y mecanismos ¡y tenerlos presentes! es ¿Cómo es posible que semejante falacia conceptual haya logrado tanto éxito? Me refiero a que trates de reconocer y TENERLOS CLAROS a TODOS los factores que se fueron concatenando y cómo. No para que los respondas aquí o a otras personas, sino para tu propia claridad conceptual. NO es casual que haya muchas similitudes con detalles históricos de la humanidad. No porque yo hubiera querido aludir a una o más religiones o sectas en particular, sino porque las cosas que se concatenaron, principios y mecanismos, son los mismos y típicos humanos.





Post data: Si este tema te resulta útil, te agradeceré que me lo hagas saber y comprender que el esfuerzo no ha sido en vano. Sobre todo, me interesa saber si lo compartes con otros (con quiénes, dónde y cómo) y los resultados obtenidos; porque enseñando también se aprende y todos ganamos.
(Que no pretendo derechos de autor cuando no hay intención de lucro. Sí, en caso de que lo haya, sobre todo alevoso como hacer una película de esto o similares).

_________________

Hola Invitado te doy la bienvenida y de paso te sugiero que te sumes a participar.
Si tienes dudas de cómo colocar mensajes o comentarios haz click aquí
avatar
Sawedal
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: El Señor de las Sombras (Mito con ejercicios)

Mensaje  navelegante el Dom Nov 07, 2010 5:29 pm

todos se pusieron de acuerdo en que las sombras eran las verdaderas enemigas de los seres humanos,

Esas personas temían a las sombras y por eso creían que eran sus enemigas.
El temor es la "sombra" emocional proyectada por la "forma" mental, el ego que no conoce al Amor.

Ésta es la sombra más grande del planeta creada por la opacidad del planeta iluminado por una fuente de luz.
avatar
navelegante
Fogón
Fogón


http://asteromia.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El Señor de las Sombras (Mito con ejercicios)

Mensaje  Don Sapo el Dom Nov 07, 2010 5:59 pm

¡Qué "magistral" gala de síntesis para "esquivar el bulto" de ANALIZAR y tomarse el trabajo de responder objetivamente!

Tratar de dar a entender que se sabe y comprende, es una técnica tan vieja como la necesidad de perpetuar a la especie para tener relaciones sexuales.

Lo más triste de esta clase de hábitos de "sintetizar rápidamente", es que se pierden de vista a los detalles profundos que son los que accionan a los mecanismos. En otras palabras: No comprender a la naturaleza y, por ello, con frecuencia prejuzgar por apariencias o deducciones tan falaces como las de este mito ¡Y así vivir!

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El Señor de las Sombras (Mito con ejercicios)

Mensaje  navelegante el Dom Nov 07, 2010 6:07 pm

Jajaja. Ésa era la respuesta objetiva Sonrie , igual que "la otra" objetiva.

El temor es la "sombra" emocional proyectada por la "forma" mental, el ego que no conoce al Amor.

- Sí. La culpa es de las sombras -Aseguró otro.
La culpa: la sombra de ese "otro" Twisted Evil .
avatar
navelegante
Fogón
Fogón


http://asteromia.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El Señor de las Sombras (Mito con ejercicios)

Mensaje  Don Sapo el Dom Nov 07, 2010 6:41 pm

¡Claro! Y que a las preguntas del ejercicio las analicen y respondan "los tontos", porque son un "cazabobos" para hacer perder el tiempo a los que no tienen nada importante que hacer, como demostrar cuán PÍCAROS son, posteando constantemente respuestas ambiguas o comentarios ocurrentes ¿No?

Mucho más fácil es el "arte" de dar a entender que se sabe y entiende, que tomarse el "estúpido" trabajo de saber y comprender de verdad los trasfondos y mecanismos detonantes motivadores.

En fin... Cada quien es libre de regir su vida así, si lo prefiere. Ni aquí ni en la vida, nadie está obligado a aprender y superarse a sí mismo. No por otras personas. Sólo las circunstancias obligan a hacerlo en detalles puntuales que, así y todo, muchos se emperran en ignorarlas para volver a tropezar una y otra vez con las mismas piedras.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El Señor de las Sombras (Mito con ejercicios)

Mensaje  navelegante el Dom Nov 07, 2010 7:01 pm

En fin... Cada quien es libre de regir su vida así,

Cierto. ¿Quién puede reprocharte que la rijas como la riges, como decides? Cada sombra sigue a su propio cuerpo.



¡Claro! Y que a las preguntas del ejercicio las analicen y respondan "los tontos",

No existen los tontos. Sólo hay una persona que se cree lista y por eso discierne entre listas y tontas. Es el filtro con el que ve la realidad. Vive en una dimensión "para lela" acostado de risa .

Y para no sentirse "lela" tiene que creerse "lista". Así hace el papel de "lisTOnta", pues incluso la dualidad hace unidad.
avatar
navelegante
Fogón
Fogón


http://asteromia.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El Señor de las Sombras (Mito con ejercicios)

Mensaje  Don Sapo el Dom Nov 07, 2010 7:24 pm

Por si no lo sabías te lo INFORMO, Navelegante:

A la actitud de sumar mensajes irrelevantes en un tema se lo considera "ensuciarlo" y, por ello, lo normal es que los moderadores, o administradores, directamente los eliminen donde los vean y, si la actitud del miembro es reincidente en desvirtuarlos e irse por ramas que no aportan nada, hasta se lo sanciona de diversos modos. El más común es "banearlo" que es impedirle el acceso al sitio como miembro, por tiempo a determinar por los administradores, que puede ser desde un día o varios hasta, en casos severos, en forma definitiva.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El Señor de las Sombras (Mito con ejercicios)

Mensaje  navelegante el Dom Nov 07, 2010 8:29 pm

Es una buena alegoría sobre el tema.

Las personas que administran sus propios "paraísos blindados por reglas" suelen ser como esas personas que temen a las sombras e intentan protegerse de ellas intentando atemorizarlas. Pero las sombras no temen, ni siquiera a la luz, pues de hecho conviven con ella Sonrie .

El temor de esas personas es su Sombra emocional de la que no pueden huir mientras intentan protegerse de las sombras de afuera que son reflejos de la sombra interior.
avatar
navelegante
Fogón
Fogón


http://asteromia.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El Señor de las Sombras (Mito con ejercicios)

Mensaje  Sawedal el Dom Jun 05, 2011 2:42 am

¡Qué increíble!

En casi OCHO MESES que lleva pubicado este tema NADIE se animó (o molestó) en intentar este ejercicio.

¿Tan complicado y/o trabajoso es?

_________________

Hola Invitado te doy la bienvenida y de paso te sugiero que te sumes a participar.
Si tienes dudas de cómo colocar mensajes o comentarios haz click aquí
avatar
Sawedal
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: El Señor de las Sombras (Mito con ejercicios)

Mensaje  Pedro Saez el Dom Jun 05, 2011 10:36 am

Las sombras son, ideas , imaginaciones pensamientos
El Sol (la luz) es la verdad indigerida que hace proyectar dudas, supersticiones, miedo etc.
La profecia del sueño se cumple en su totalidad... de lo que pretende desprenderse y matar por el mero hecho de energetizarlo con su atención lo engrandece hasta tal punto que es devorado convirtiendose en lo que repudia.
avatar
Pedro Saez
Antorcha
Antorcha


Volver arriba Ir abajo

Re: El Señor de las Sombras (Mito con ejercicios)

Mensaje  Sawedal el Dom Jun 05, 2011 12:49 pm

Pedro: Sin intención de lastimarte ¡Así, cualquiera! Parece la "síntesis" de los alumnos que ponen una obviedad para "responder algo", pero omitiendo que se piden detalles específicos.

Es como si yo pidiera que me enumeraran cuáles fueron los mayores logros de Gandhi y me respondieran: "Independizó a la India del dominio inglés". Pero ¿Y el cómo? ¿Sus mayores méritos, los detalles más destacados y claves del proceso?

Con esta respuesta similar. ¿Y las enumeraciones de posibles significados, más mecanismos psicológicos?

Las sombras no siempre significan, alegorizan, o representan a una misma cosa. El sol y la luz tampoco. Hay matices muy puntuales y específicos.

Lo más importante del ejercicio: ¿En qué se equivocaron y por qué los significados, interpretaciones o alusiones expresadas en el escrito? (Y qué alegorizan realmente las diversas cosas o detalles).

Uno de los detalles relativamente fáciles de responder es ¿Por qué las sombras y humanos del mito necesitan y prefieren a la luz débil, o tenue como la lunar, o el resplandor del magma del volcán? ¿No es eso aparentemente contradictorio y hasta paradójico?

¿Cómo se explica que la luz, cuanto más fuerte, como la solar, las potencie y haga más densas, en lugar de disolverlas? (Que las sombras sean imposibles de eliminar por completo, o que se adapten y tomen nuevas formas).

Los "por qué" (de aciertos y errores) son la clave del ejercicio. Evidenciar que se comprendieron los mecanismos psicológicos individuales y grupales.

Cuanto más y mejor se logre detallar acertadamente las alegorías y procesos, mejor se podrá interpretar a los mecanismos inconscientes humanos (individuales y grupales) como también a infinidad de parábolas y alegorías, sean mitológicas, religiosas, de cuentos tradicionales y ¡hasta situaciones históricas reales de procesos de la humanidad o grupos!

Las capacidades que no se ejercitan, así sean intelectuales... terminan atrofiándose.

_________________

Hola Invitado te doy la bienvenida y de paso te sugiero que te sumes a participar.
Si tienes dudas de cómo colocar mensajes o comentarios haz click aquí
avatar
Sawedal
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: El Señor de las Sombras (Mito con ejercicios)

Mensaje  Pedro Saez el Dom Jun 05, 2011 3:27 pm

Bueno Sawedal, vamos al lio.
Lo voy a hacer sin volverlo a leer ni con comentarios que hagan referencia a otras obras, esperando ser totalmente empirico en mis interpretaciones.

¿Porque hasta el inicio de la busqueda del anillo nadie habia observado las molestoias que causaban las sombras?
¿Acaso el hecho de no poder encontrarlo no fue la causa de buscar los incovenientes que originaron no poder verlo en la oscuridad?

La Paz es causa de manifestacion natural, la guerra es un efecto ficticio inventado por las sombras que dieron origen a las criticas respecto a la torpeza del enamorado y viceversa.

Es vivir o morir, ¿Que es morir? ¿no es la muerte nuestra sombra?

Pero esta muerte está revestida de un sin fin de proyecciones, dependiendo estas del poder de la luz que nos ilumine.

Es como si nosotros fueramos la pantalla de un cine, solo esa es nuestra verdad: la tela, el tripode etc. Mas todo lo que se proyecta en esa panatalla son sombras con un millon de matices, nuestra mente se puede expandir o puede proyectar, proyectar al pasado, al futuro y tan solo con nuestros pensamientos, (Que torpe el enamorado al darle el anillo a su amada).

¿Más porque alguien tiene necesidad de ir en busca de sus sombras para erradicarlas?
Cuando solo existen en la imaginación

Si, lo sé existen ejercitos que matan en nombre de lo colateral, preventivo etc.

Mas no hay mayor luz que una conciencia elevada que se manifieste asi misma como algo vivo, permanente, constante, que se autoreafirme a base de esperanza y amor por sus congeneres. ¿Que sombra cabe aqui?.

El post anterior podia haber escrito tan solo " al que a hierro mata hierro termina " ya sabes un dicho popular

No entiendo donde está el beneficio de querer hacer un ejercicio sobre las miserias humanas, Shakespeare ya lo hizo en su tiempo de forma excente.
¿Por que no propones otro que hable tn solo de la luz?

Por cierto magnifica historia
avatar
Pedro Saez
Antorcha
Antorcha


Volver arriba Ir abajo

Re: El Señor de las Sombras (Mito con ejercicios)

Mensaje  Sawedal el Dom Jun 05, 2011 8:02 pm

... ...

Citaré sólo dos párrafos tuyos:
¿Más porque alguien tiene necesidad de ir en busca de sus sombras para erradicarlas?
Cuando solo existen en la imaginación

Mas no hay mayor luz que una conciencia elevada que se manifieste asi misma como algo vivo, permanente, constante, que se autoreafirme a base de esperanza y amor por sus congeneres. ¿Que sombra cabe aqui?.

¡Buena pregunta.... que no respondes! Esa de si las sombras "sólo existen en la imaginación" ¿de dónde surge la necesidad de erradicarlas? ¿Acaso no es ésa una "sombra" de duda que no hizo falta que fuéramos a buscarla?

Sobre todo si, según tú, bastaría afirmar una consciencia elevada, que se manifieste a sí misma y ¿se autoafirme a base de esperanza y amor por sus congéneres?

Con lo cual pareciera que afirmas que, para disipar "sombras", no tenerlas ni necesitar disiparlas, basta con esperanzas y lograr amar (únicamente) a los "congéneres" (del mismo género) Y ¿a las demás especies y formas de vida, no? ¿Basta con amor y esperanza para NO DUDAR ni necesitar disipar sombras?

A mi criterio, de tus palabras se deduce que basta con autoengañarse para "no tener sombras ni necesitar disiparlas". Ergo: Cerrar la mente en una especie de fanatismo de convicciones basadas y afirmadas en esperanzas (al margen de si válidas o falsas) y "amar" a los "congéneres".

Aclaro: Hago notar esto, más que nada para poner en evidencia lo IMPORTANTE que es expresarse con las palabras más precisas posibles, evitando silogismos y falacias conceptuales. Sobre todo, porque cuando no se profundiza en detalles y descripciones, se incurre en considerar obvias a cosas que no lo son.

_________________

Hola Invitado te doy la bienvenida y de paso te sugiero que te sumes a participar.
Si tienes dudas de cómo colocar mensajes o comentarios haz click aquí
avatar
Sawedal
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: El Señor de las Sombras (Mito con ejercicios)

Mensaje  Pedro Saez el Lun Jun 06, 2011 4:43 am

Mas allá de las palabras y de los significados que utilizamos para podernos cominicar, creo que está la emocion que estas quieren despertar al ser utilizadas.
¿Pueden tener la fuerza suficiente de despertar la emoción (viva) que el que las escribe quiere despertar en otros?.
Quiero comunicarte mi razón, matando la sombra que proyectas sobre mi, mas mi sombra es proyectada por falta de luz propia.
Todo lo fisico proyecta sombras al ser alumbado, pero ¿porque mirar a estas y no a la luz?..... puede que ahí se encuentre el anillo o mejor lo que este quiere representar, si la luz del sentimiento es reconocido con plenitud, confianza (por el canal adecuado)¿Que objetos son necesarios para su confirmación?
En el fondo todo esta hecho de lo mismo, es como el conjunto Mandelbrot, un infinito de posibilidades a diferentes escalas, para al final llegar ¿Donde?
A un anfiteatro con la luz de magma, repleto de sombras para ser devorado por ellas? y convertirte de nuevo en algo ficticio?
La historia es muy amplia para poder ser analizada en su conjunto, pues nos podria arrastarar a un bucle de infinitas posibilidades, pero una de ellas que quisiera destacar es ese factor humano el cual es motivo de perder la individualidad para someterse a una idea preestablecida deformando el yo y convertirlo en un ego grupal, esperando encontrar ahí el apoyo de algo sintetico.
Esto en la historia humana a causado muchos problemas de convivencia y actualmente aún es así.

Todos en la aldea y en otros muchos lugares se dejaron arrastrar por la creencia objetiva de una sola persona. ¿Por que?.

Seguramente por falta de luz propia, pero esa tenue luz que todos llevamos dentro al ser descubirta nos anima a iniciar una nuevo camino que al recorrerlo y al hacerse esta mas y mas potente se une a otras luces por semejanza reconociendo que todo es luz.

Con luz no quiero que se piense que quizas sea un señor gigante con barba que premia y castiga a diestro y siniestro, sino a aquella inteligencia subjetiva que esta en todos los átomos y en toda esa subtancia que en el universo no es vista por nuestros sentidos exteriores pero se sabe que forma el noventa por ciento del cosmos.

Lloré por no poder ver el Sol, y mis lagrimas impidieron poder ver las estrellas.

Si todos en la alde hubieran aceptado con humildad los acontecimientos, despues de unas risas hubieran continuado con la fiesta fiesta

avatar
Pedro Saez
Antorcha
Antorcha


Volver arriba Ir abajo

Re: El Señor de las Sombras (Mito con ejercicios)

Mensaje  Sawedal el Mar Jun 07, 2011 9:34 am

Fíjate qué contradicción: Quieres hablar de luz, dejando de lado a las sombras, cuando son inseparables. ¿O tú conoces luces que no proyecten sombras? Cuanto más fuerte la luz, más fuertes o nítidas las sombras.

El arte de "saber iluminar" es imposible sin tener claro qué está oscuro (en sombras) como qué otras sombras reforzará la luz y cómo.

Pues así como "no hay mal que por bien no venga", también: "Queriendo hacer un bien, se puede estar haciendo un daño peor"; porque "de buenas intenciones está tapizado el camino al infierno" ¿O no?

Toda semilla o acto contiene implícita a la polaridad. Ignorar a una parte, es incurrir en subjetividad, parcialidad que lleva a error por omisión de factores intervinientes, implicados de modo directo.

Hay quienes afirman que la luz es conocimiento. También quienes afirman que es amor, del universal. ¿Cuál de ambas será? ¿Será ambas simultáneas? En tal caso ¿cómo?

¿Cómo es posible que, si la luz es conocimiento, también refuerce ignorancias/sombras? Si es amor ¿que refurce odios o resentimientos y enconos?
Si es ambas, que pueda haber conocimiento despiadado y amores ignorantes, por no decir imbéciles? Sumado a las anteriores preguntas.

Planteo a esto, porque parece que puedes ver algo que a mí se me pasa por alto y ¡enhorabuena si me ayudas a captar y comprender cosas que ignoro o de las que no me dí cuenta! ("errare humanum est" y no me considero excepcional o, mejor dicho: no me considero infalible).

_________________

Hola Invitado te doy la bienvenida y de paso te sugiero que te sumes a participar.
Si tienes dudas de cómo colocar mensajes o comentarios haz click aquí
avatar
Sawedal
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: El Señor de las Sombras (Mito con ejercicios)

Mensaje  Pedro Saez el Mar Jun 07, 2011 3:10 pm

El total de mi ser no puede proyectar sombras, pues parte de este ser no me es posible poderlo ver con los sentidos externos.
Cuando veo las sombras, tan solo son parte del conjunto de lo que pueden contener.
Ir en pos de ellas, es motivo de omisión de gran parte de lo que las constituye y con la falta de observación seguramente acabara atrofiado el ser en su totalidad.
No sugiero querer eliminar algo que es, sino tan solo no querer hacer una religión de ello.(tampoco de la luz)
En la fluidez de la subtancia está la armonia. No tiene sentido querer atraparnos en magnificencias y quedar ocultos tras ellas, por que seguramente hay otras mas magnificas un poco despues.
¿Porque parar? Solo por obligación, solo por indigestión, solo por prejucios, ................, ............. atrapados en la noria de la memoria muerta.
¿Quien quiere ser (de modo consciente) un zombi persuiguiendo efectos cinematograficos?


(transcripción de Luz en el Sendero de Mabel Collins)
Crece como la flor, inconsciente, pero ardiendo en ansias por entreabrir su cáliz a la brisa. Así es como debes a vanzar abriendo tu alma a lo eterno. Pero debe ser lo eterno lo que debe desarrollar tu fuerza, y no el deseo de crecimiento. Porque en el primer caso floreces con la lozania de la pureza y en el otro te endureces con la avasalladora pasión de la importancia personal.

avatar
Pedro Saez
Antorcha
Antorcha


Volver arriba Ir abajo

Re: El Señor de las Sombras (Mito con ejercicios)

Mensaje  Sawedal el Mar Jun 07, 2011 7:51 pm

¿Sabes qué? Tu forma de debatir aquí me tienta fuertemente a creer que debes de tener razón (como pésimamente se interpreta a esto de las doctrinas orientales, como la hindú y budista) en que todo no es más que ilusión, como imágenes proyectadas en una pantalla de cine. Pues me da la sensación que hablo con una película. Planteo unas cosas, pero el diálogo, como con una pantalla, continúa con su propio argumento como ignorando lo que exprese.

Detalle que suele suceder con el grueso de los seres humanos. Ya lo expresaron: Platón en "el mito de la caverna"; Saint Exupery en "El principito" y los hermanos Wachowski en "Matrix": Cada quien vive encerrado en su propio mundillo o concepción de la realidad pero ¡ve a lograr, o enterarte, que alguno se atrevió a salir del mismo para ver y conocer al resto de la realidad cruda!

_________________

Hola Invitado te doy la bienvenida y de paso te sugiero que te sumes a participar.
Si tienes dudas de cómo colocar mensajes o comentarios haz click aquí
avatar
Sawedal
Moderador
Moderador


Volver arriba Ir abajo

Re: El Señor de las Sombras (Mito con ejercicios)

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.