Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 7 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 7 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

El problema argentino

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El problema argentino

Mensaje  Don Sapo el Jue Mar 24, 2011 4:51 am

Infinidad de veces he oído a extranjeros maravillarse de las características de la Argentina, a la vez que asombrarse de la histórica incapacidad para convertirse en la súper potencia que pudo ser.

Tenemos de todo: Desde gigantescos espacios de tierras muy fértiles e infinidad de riquezas naturales (además de territorio despoblado) hasta una sociedad que es un crisol de razas, por la inmensa variedad cultural de inmigrantes que enriquecieron el potencial humano y creativo de la sociedad en su conjunto y aprendieron a convivir respetuosamente integrados. Y ¿con todo eso no hemos sido capaces de convertirnos en súper potencia como lo lograron los USAdores u otros que no tenían ni una quinta parte de todo esto? (Caso de Japón, que había quedado devastado después de la guerra, o Alemania).

¿A qué se debe? Me preguntaban con frecuencia los extranjeros (en la época en la que me relacionaba bastante con gente de otros países en forma personal).
En ese entonces, como nos pasaba a la mayoría, solía encogerme de hombros y responderle honesto: No estoy seguro. Cada quien tiene teorías diferentes y ninguna es completo justificativo.

Hoy sí, tengo la certeza de poder describir con lujo de detalles al por qué.
La raíz está en la historia real. En quiénes y cómo hicieron de esta parte del mundo un país “independiente” de España, pero feudo económico y político del grupo que supo imponerse como la aristocracia en cualquier parte: por la fuerza y opresión, quedándose con la parte del león. Eso sí: todo “legal” y “democrático”.

Analicemos la independencia:

¿Quiénes son los dos más grandes próceres? Los generales José de San Martin y Manuel Belgrano.

San Martín era rico y terrateniente. Invirtió toda su fortuna y bienes para poder tener un ejército “libertador” que no se muriera de hambre y frío en las alturas montañosas y tuviera con qué pelear que no fueran palos; porque desde Buenos Aires no le enviaban ni sueldos. A tal extremo, que cuando San Martín ya harto y muy enfermo decidió exiliarse en Francia, le debían como diez años de sueldos y ya no le quedaba prácticamente nada de la fortuna personal que había tenido y donado a la causa libertadora. Lo dejaron en paz, ignorado, sólo porque “no molestó más” a los que se habían hecho con el poder.

Por su parte, a Manuel Belgrano lo enviaron como “mensajero” a Inglaterra, para poder envenenarlo “lejos” y poder tapar toda sospecha de quién fue el verdadero autor del crimen (el intelectual o que dio la orden). ¡Hasta lograron engañar durante mucho tiempo de que había muerto “por una misteriosa y repentina enfermedad”.

La historia de Argentina tiene mucho en común con la de USAdores, porque también se masacró a nativos autóctonos “indios” para quedarse con las tierras que se repartían entre los líderes, mandando a pelear y morir a los inmigrantes pobres y sin influencias políticas adecuadas. El general que más territorio conquistaba, era el que con que más tierras se quedaba para él y los suyos o a quienes prefería favorecer. Así continuó casi hasta el siglo XX, donde ya no quedaba más territorio sin adjudicar a “conquistadores”.

Conquistadores terratenientes que, luego, se pelearon entre ellos para imponer su criterio político (unitarios centralistas o federales); tras lo cual se terminó de definir y más o menos afianzar la parte política y bélica interna. Pero también las mafias de poder feudalista que, a lo largo de los años, designaron “a dedo” quién sería el servil leguleyo que los representaría en el ámbito político para proponer y votar leyes que les convinieran y rechazar las que no. Feudalistas que, como bien lo describió José Hernández en su obra El Martín Fierro, obligaban a que los obreros y campesinos votaran por quienes ellos querían, como si fueran elecciones libres y democráticas.

Toda una auténtica farsa comicial, porque el grueso de la población era inmigrante y, si sabía leer o reconocer boletas, no podía ponerse en contra de la “autoridad de mesa” que le trataba de bruto o traidor si abría la boca para preguntar por qué no había más que una única lista, o no se podía votar por otro que el candidato que “le sugerían”.

Los tiempos cambiaron, la población ya no era tan ignorante y se impuso el cuarto oscuro como era debido, pero también se refinó el método: A los votos se los compra con dádivas hacia los más “animalitos” y desesperados, que siempre fueron suficiente mayoría para definir por sí solos a cualquier elección “democrática”.

Sobre todo al realizar demagogia electoral, de prometer “todo para los trabajadores” y “justicia social” (lema peronista, que por algo se denominan “Partido Justicialista”) pero que nunca cumplieron más que con favores a los amigos (con suerte simpatizantes). La única excepción fue Eva Duarte de Perón, “Evita” pero regalando lo que era patrimonio del estado o sus reservas, sin importar cuánto se empobrecía al país y a la moneda/economía, ya que estaba fuerte y sólida gracias a las consecuencias de la 2ª Guerra Mundial.

Actualmente, ya no es el feudalismo de terratenientes el que impera. Esas familias se desarticularon quedando anacrónicas. Las reemplazaron los grandes consorcios empresarios (como en USAdores) que son los que financian a campañas políticas A CAMBIO DE PREBENDAS que, también, empobrecen a la población y el estado, para que se llenen los bolsillos unas pocas familias o grupos. El mejor ejemplo de semejante disparate fue el período presidido por Carlos Menem, donde se entregaron por monedas a capitales privados “amigos” (o advenedizos a pagar buenos sobornos), a las gigantescas empresas del estado que eran antros de corrupción total, pero muchas aún producían y eran orgullo o necesidad nacional.

Del territorio nacional, casi un tercio del total es de propietarios extranjeros y, otro tercio o más, son de terratenientes que poseen gigantescas extensiones de tierras. De este modo, sólo un tercio del territorio es de pequeños y medianos productores, si no forma parte de ciudades o rutas y caminos.

Así y todo, es más que suficiente para poco más de 40 millones de habitantes. Pero entonces ¿Por qué más de un tercio y casi la mitad de la población total se concentra en la ciudad capital y sus alrededores, completamente hacinados? (Y otras dos o tres muy grandes urbes del país, como Córdoba y Rosario).

Porque sólo en las grandes ciudades hay realmente comodidades y oportunidades. En el resto del país, sólo hay grandes terratenientes que NO GENERAN empleos, progreso u oportunidades. Porque no les importa ni interesa que haya poblaciones cercanas a sus tierras que exigirán buenos sueldos y comodidades propias de los tiempos modernos. Que los animalitos humanos produzcan y generen ganancias para que ellos (los terratenientes) puedan gastarlas en la gran ciudad o en el extranjero, donde están todas las novedades y oportunidades, además de comodidades.

Lo cual atrae a las grandes urbes a todos los desesperados por oportunidades de una vida mejor o siquiera poder sobrevivir. Es un círculo vicioso. Las ciudades grandes se convierten en imán que vacía al resto del país concentrando y saturando hasta el hacinamiento a la población; generando inseguridades de toda clase y empeorando tanto al costo como a la calidad de vida. Al rico todo le resulta más cómodo y fácil, al pobre por el contrario: más difícil e incómodo. Y la clase media es estrangulada entre ambos extremos y tiende a desaparecer como tal, completamente alienada de tantas presiones y exigencias (exceso de competencia atroz y subjetiva, en condiciones de trabajo y vida cada vez más veleidosa o irregular). ¿Por qué les interesaría cambiar a esto los que ya tienen poder y fortuna?

A todo esto ¿Qué hacen los políticos desde el gobierno? ¡Parches y paliativos para justificar que “algo hacen”! Y sólo cuando hay demasiada exigencia y presión social. Clientelismo para con los desesperados o los que han logrado movilizar suficiente cantidad de personas/votantes como para ser tenidos en cuenta.

Cuando llegan las elecciones, el tablero político es claro: los bandos feudalistas de distritos electorales o “votos cautivos”, pujan y se reparten entre ellos los cargos posibles a ocupar, confeccionándose “listas sábana” (por lo largas en cantidades de nombres) de todos los “amigos” o aliados que entrarán a ocupar cargos para hacerse con cuota de poder y dinero del erario público, según cantidad de votos totales obtenidos por la facción mafiosa política.

¿El pueblo? ¿La constitución? ¿La democracia real? ¡Ésos son puros argumentos para hacerse con el poder! Cosas que hay que conocerlas, sólo para saber cómo maniobrarlas, al igual que a las leyes y alianzas político económicas. Porque lo que importa es BENEFICIARSE CON EL CARGO. Ejercerlo como es debido es cosa de idiotas. Idiotas que son útiles para convertirlos en “cabeza de turco” o “chivos expiatorios”, sobre todo si son bien populares y gozan de la confianza y simpatía de mucha gente.

¿Cómo es posible que no aparezcan partidos políticos dignos, bien estructurados?

Simple: Porque no los fomentan ni interesan. Ya de por sí, para crearlos, hay una gigantesca cantidad de tramitaciones burocráticas como para colmar la paciencia del más santo. Pero si eso no basta para desalentarlos ¿quién los votará cuando no tienen suficiente tiempo; presupuesto ni espacio en medios de difusión para poder hacerse conocer lo necesario para captar votos por credibilidad y propuestas concretas?

Además, la otra gran traba, es que hay que presentar toda una estructura completa para todos los cargos que ¿quién conoce y puede sumar a gente verdaderamente capacitada y confiable para tantos puestos a cubrir, así sea solamente a nivel municipal?

Y el grueso de la población está tan agobiada por la supervivencia cotidiana propia y de los suyos más cercanos que ¿para qué se va a complicar aún más la vida, intentando lidiar con las mafias impuestas y tan bien organizadas, con tantos fondos y recursos en general? ¡Si es sabido que a los representantes y propuestas de los partidos minoritarios nunca se les presta la menor atención en el congreso! Se los margina alevosamente.

De este modo no se vulnera solamente al concepto de la democracia, y los detalles del espíritu de la constitución nacional, se violentan derechos humanos básicos, como el derecho a una vivienda y trabajo digno. A una educación y formación de todos los habitantes, que sea acorde a los tiempos actuales, con previsión de futuro. Pero sobre todo, se arruina al país mismo y al futuro de todos.

De todos… menos de los que robaron a manos llenas de modo “democrático” y “legal”. Al menos, en apariencia y mientras no aparezca un gobierno en el que haya quién se atreva a reformar las cosas de verdad; o jueces que investiguen como es debido y no puedan frenarlos como acostumbran a los que no están pagados, intimidados o son “amigos serviles”.

Para ser político en la Argentina, hace falta ser ingenuo crédulo con suficiente tiempo (y si también dinero mejor) para ser usado por los demás; o… tener una ambición inescrupulosa con suficiente picardía y astucia para ir escalando posiciones dentro de la estructura por “utilidad política”, o peso en votos (por lo menos aparentarlo con la cúpula de asesores del mandamás del momento).

Quien no sea tonto ingenuo o atroz carroñero, rápidamente se aparta de la política después de asomarse. Por eso, a este país, tal como está de “mal parido”… difícilmente algún día pueda llegar a ser la gran nación que debería y podría ser. El problema no es del grueso de la población, sino que, al igual que en USAdores, hay una minoría que digita demasiado y es cada vez más insensata. Tanto como para preferir ser líderes mediocres de un país bananero, que pobres pero sensatos iniciadores de una gran nación. Dicho en otras palabras: Prefieren ser cabeza de soberbio y presumido ratón antes que cola de real león.

Lo digo con verdadero dolor en el alma, como argentino simple que ama a lo que podría ser su país, históricamente avasallado por unos cuantos egoístas que, más que vende-patria, son destructores de las legítimas instituciones y del futuro nacional. Algún día serán incluidos en la historia como vergüenzas nacionales e inhumanas. Tanto como hoy ya lo es Hitler y su entorno para Alemania y el grueso de la humanidad.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.