Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Instrucciones a mis hijos (por: Magdalena Sánchez Blesa)
por Gwendoline Welden Dom Ene 14, 2018 5:11 pm

» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 22 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 22 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

Fin de Siglo (cuento corto)

Ir abajo

Fin de Siglo (cuento corto)

Mensaje  Selene el Sáb Abr 30, 2011 7:37 am

Relato dedicado a mi hijo Gabriel Salvador, quien no se llama Salvador en Vano, no solo honra con su nombre al último presidente chileno elegido por el pueblo, si no que también me ha salvado con su existencia de innumerables estropicios...

<span>FIN DE SIGLO</span>
<span> </span>
Ahora que el tiempo parece
un túnel irremediable
dios anidando una vela encendida
sobre la arena
el umbral cada vez más cerca
de las fronteras del laberinto
la muchedumbre y su batracio plateado
en estos casos:
más vale que te acompañes de la risa
que se impulsa
como un bostezo del sol
y nos llena la copa
(tal vez la última)
y aviva el fuego de la cocina
sobre la que susurran pedazos de carne
estirándose al festín con los amigos
y dormirse a la sombra
de la espalda de algún conocido
luego de la tormenta del alcohol y de la furia
acostúmbrate a ser
la contracara de cualquier divina expectativa
aunque volteen el rostro
cuando pases con tu tropa de bandurrias
y músicos feriantes
a invadir
el celeste orificio de la vida.

…cinco, cinco tres minutos y ya está despierta. Sabe que para muchos no es una emoción agradable despertarse a un lunes lleno de tareas. Para ella es aún más difícil, el doble o el triple de difícil. Rápidamente, vivir con los minutos contados, cada segundo es importante y lapidario, bajar la escalera y meterse de prisa a la ducha.
Está ahí, la sensación está ahí. Como cada día, los últimos dos o tres años. Con una periodicidad envidiable y espantosa, se instala cada mañana en su cuerpo y mente, apenas abre ella los ojos.
Es desgarrante y quema las entrañas, es el vacío, una sensación de peligro inminente, de encierro, de desasosiego…¿y cómo es posible si ya tomó su clonazepam de la mañana? Se supone que la bestia debería estar bajo control, y aquí está, exigiendo su diaria ración de sofoco, sufrimiento, angustia…vaya que tiene nombres…
Sale de la ducha cubierta de sudor y temblorosa, se apoya en la pared de su dormitorio y cierra los ojos rezando porque pase, o porque disminuya.
Algo disminuye
Está vestida, y ya en la estación de buses. La mañana es un vaho interminable y todos suben al bus en silencio. Observa a los vendedores de café y sabe que no puede tomarse ni uno sólo. La cafeína sólo contribuiría a alterarla más y ella sabe que no puede tolerar ni un segundo más, aún bajo medicación.
La llegada al colegio es rápida y dentro de la sala de clases se aturde con el ruido que hacen los jóvenes. Cuando piensa que va a estallar y a salir corriendo suena el timbre y es hora de irse, al fin…
¿A quién decirle?
¿A quién contarle si ni el psiquiatra da con la dosis correcta? Si parece que se hubiera rendido ante el inminente avance del síndrome.
__Este mes iré a un congreso de especialistas, le había dicho. Indagaré nuevas prescripciones, no pierdas la fe Sol, buscaré la manera de ayudarte.
Sus palabras suenan huecas en el bus de vuelta a casa, cuando la sensación vuelve y se agazapa de nuevo en sus entrañas, nadie puede ayudarla, nadie…
El túnel frente a sus ojos decrece y comienza a sofocarse, aprieta los ojos y reza, no quiere llorar, ella no está vencida, una sensación no puede vencerla, es algo invisible, no puede ser que la gobierne…no….
Pero si hasta él se dio por vencido…congreso de especialistas….
Ya es de noche en pleno invierno y mira por la ventana del bus. Las lágrimas caen una a una en el pozo del silencio. Piensa en su hijo de pocos años, seis, si contamos bien. Piensa en todas las veces que no pudo sacarlo al sol en el cochecito, en las veces en que la plazuela no pudo recibirlos al calor del verano porque la sensación no la dejaba salir de la casa.
Llegó a una conclusión. No era nada, porque ni las amebas estaban expuestas a esa clase de stress. No le servía a nadie, apenas podía trabajar, ni pasear a su hijo…nada….
Tomó cuerpo la idea y apenas se bajó del bus ya no lloraba. Estaba tranquila dentro de todo lo que se puede con un cerebro dentro de un cuerpo a diez mil revoluciones por minuto. Pero ya sabía que hacer. Por primera vez en mucho tiempo, algo de tranquilidad se instaló entre sus hombros.
En casa se sentó en la mesa del comedor y contempló el techo que juró algún día pintar de naranja, algún día cuando venciera todos sus demonios.
Respiró y suspiró resignada. El techo no vería ningún color porque ella no estaría allí para llevar a cabo esa tarea. No sería fácil desaparecer pero era la única forma. Desaparecer, que palabra tan dulce, fundirse con la nada, no ser.
Recordó la vez que se hundió en el río siendo niña y estuvo a punto de ahogarse. Recordó la resignación y la calma de sus siete años, la ternura con que el agua la acogiera en aquél, que iba a ser su lecho de muerte. Como una Ofelia preadolescente y muda. Luego el tirón del pelo. Y el abuelo dándole respiración artificial en la orilla, bajo un sol desvaneciéndose, diluyéndose en esa tarde en sepia..
Pero el abuelo estaba muerto hace muchos años, y no vendría a rescatarla. Menos ahora que era toda una mujer de 29 o 30 años. El abuelo solo quería a sus nietos cuando eran niños y podía jugar con ellos y comprarles helados. Cuando los nietos crecían y se volvían opinantes, eran ignorados sin problemas.
Entonces comenzó a escribir una carta para su hijo y el teléfono la asustó, como siempre pasa.
-- Tienes que venir, amiga. Me gustaría tanto que vinieses. Es una ceremonia que hacemos únicamente para el solsticio de invierno. Por favor, di que vendrás.
Y ella da una respuesta cualquiera, afirmativa, por supuesto porque siente verdadero afecto por Bernardita y porque piensa que será tal vez, una dulce despedida.
Toma el bus y viaja diez minutos hasta la pampa donde están los indígenas, la gente de la tierra, mapuche en su lengua antigua y dulce, reunidos, como cada 20 y tanto de Junio. El Rehue se ha levantado en el medio de la pampa y los bailarines ya están ocupados en su danza. Sale Bernardita a encontrarla y la abraza, se siente extrañamente muy vulnerable y se suma a la danza. Pierde el paso unas cuantas veces y luego insiste en recuperarlo. Danza con todo el grupo por una hora u hora y media. ¿qué sabe uno del tiempo en una ceremonia inmemorial que quizá, no tiene tiempo?
Se reúnen todos en torno a la machi, quien toma un cuchillo largo y lo levanta al cielo. Cae el cuchillo como han caído los besos de uno cuyo nombre ha olvidado por el bien de unos pocos y de todos, con fuerza sobre el cuello de una gallina negra. La sangre corre y la tierra se inclina satisfecha con la prenda que ha recibido.
Ella retrocede un poco porque todo se le hace tan irreal, el frío, la invitación, la decisión, su niño, su niño en las mañanas de domingo abrazándola y pidiéndole que lo lleve a jugar juegos de video, ella abrazándolo y riendo mientras oculta sus lágrimas de los ojos del pequeño.
Bernardita se da una vuelta en redondo y la mira.
__ Acércate al Rehue, Sol. Ven a hacerle una petición a Chao Ngenechen.
No quería, ella no pertenecía a ese pueblo, no se sentía digna. Bernardita insiste, y da un paso adelante. Mira a la machi y le dice que no sabe que pedir.
__ Lo que haya en tu corazón, hermana. Dice la machi que le sonríe en la oscuridad y sus dientes brillan como blancos delantales al viento.
Aprieta los dientes y llora, su corazón lanza un grito. Y otro. Y uno más fuerte que nadie puede oír, excepto la machi.
Quiero ser libre, quiero ser libre, libre de todo…..
Toma un camión con el resto de los bailarines que comentan aspectos del ritual y llega a su casa. El clonazepam está en la repisa. Se toma uno por costumbre y cosa extraña, siente sueño. Mañana es feriado, no se trabaja y eso es bueno. Es el último pensamiento antes de cerrar los ojos.
El pequeño la sacude muy temprano, del brazo.
__Mamá, mamá,. Hay carnaval en la plaza, y caballos y dulces, llévame, llévame.
Ella se incorpora y lo mira. Y el brillo del sol danza en los ojos del muchachito. Asiente en silencio y entra en el baño, está bajo la ducha.
La sensación se ha ido.
Desapareció.
Se desvaneció.
Libertad.


avatar
Selene
Entusiasta
Entusiasta


http://www.wix.com/estrellayselene/estrellayselene

Volver arriba Ir abajo

Jhola

Mensaje  lorenzo huitron el Sáb Abr 30, 2011 2:03 pm

Este Cuento existential me encantara. Ando en el beisbol con mid mis ninos. Mas tarde me montare en la existencia y lo disfrutare lorenzo Huitron. Saludos.


Última edición por lorenzo huitron el Mar Mayo 03, 2011 5:50 pm, editado 1 vez (Razón : Ya he borrado lo que pidio Don S. Hasta luego. lorenzo.)
avatar
lorenzo huitron
Entusiasta
Entusiasta


Volver arriba Ir abajo

Re: Fin de Siglo (cuento corto)

Mensaje  Don Sapo el Sáb Abr 30, 2011 4:42 pm

Lorenzo ¿Me podrías explicar qué sentido tiene REITERAR TODO EL CUENTO COMPLETO?

Selene: ¿Es impresión mía, o te motivó a escribir el ver que aquí se suele tener delicadeza en la crítica u observaciones?

Enlo que es mi parecer (sincero y directo), te diría que la primera parte me parece floja. Por metáforas que, para mí, son rebuscadas y no entiendo, me parecen sueltas, sin una hilación que enhebre como perlas en un collar.

Recién cerca de la mitad es donde parece que te has dejado llevar por la naturalidad expresiva, donde se hace mucho más fácil seguir la idea y comenzar a entender qué pasa, de qué va la historia.

No es nada fácil hallar metáforas originales y congruentes. La inmensa mayoría parecen trilladas, como "se desplazaba grácil como un cisne"; "perlas de lágrimas como ríos" etc. Ese es uno de los detalles que hacen cada vez más difícil escribir algo con descripción elegante y poética que no resulte trillado. ¡Hubo tantos predecesores! Muchos con grandes aciertos expresivos, al margen de la calidad general de sus obras.

Por esta razón es que yo terminé prefiriendo al relato simple y directo, basado en la delicadeza descriptiva, que llegue a la emoción del lector, al margen de pretender alusiones originales o demostración de conocimiento y uso de palabras desusadas o rebuscadas.

La idea del argumento, de lo que has intentado plasmar, me parece interesante y válido. La forma de manejar el suspenso... no es de las que me agradan, porque ni al final queda del todo claro "qué" te llevaba a estar así.

O sea: Se plantea un drama y se termina logrando que desaparezca, pero ¿Y el cómo y por qué apareció? ¿Qué proceso aconteció para que puedas estar y sentirte libre? ¿Simple "magia" de la voluntad de la machi? ¿Del Chao Ngenechen? ¿A santo de qué? Dejás la incógnita del proceso de cómo apareció y se resolvió el drama que es sustancia del cuento. Lo cual es respetable del criterio y estilo de un autor, pero en lo personal no me agrada que no se definan detalles más profundos del tema que se aborda.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Fin de Siglo (cuento corto)

Mensaje  Diana el Dom Mayo 01, 2011 12:07 am

Me emocionó ese cuento, Selene.
Creo que Lorenzo escribió ese mensaje desde un celular, por eso no entendés la repetición del post de Selene. El como apareció, seguramente es como a cualquiera abatido por elstress y las fobias, pero no creo que ella viera necesario introducir un análisis médico o psicológico de esa patología. El proceso es claro, ella fue impelida a decir qué quería, y en vez de tanta vuelta intelectual analítica esa machi fue directo a su entraña, ella al gritar y creer en que podía decir qué quería, sólo gritó lo que finalmente la liberaría, cuando gritás desde la entraña de tu ser no hay magia, hay presencia de todo el ser en tu mente y eso claro que genera cambios.
Sé que no estarás de acuerdo, pero para mí no sólo tiene lógica lo que narró Selene, sino que me hizo participar de la angustia, de su estado pensando en el niño, pensando en su vida, recordando a un salvador, como fue su abuelo y luego de la emoción cuando lo que finalmente necesitaba sale al ruedo de una manera contundente, limpia y fuerte "Ser libre", fragilidad y fortaleza de nuestra especie, me maravilló Selene este cuento. Antes sólo decía no quiero esta situación de angustia, de vacío, sólo rondaba en lo que era aquello que la hacía sentir así, jamás había visto tan claro qué era lo que quería.
Eso entendí, tal vez no sea así.
avatar
Diana
Flama
Flama


Volver arriba Ir abajo

Hola, ya ando por aqui...

Mensaje  lorenzo huitron el Dom Mayo 01, 2011 1:03 am

Acabo de llegar a casa... Selena y Don S., disculpen, , lo malhecho de mi mensaje de arriba (en cuanto dispuse de un tiempito, corregi el mensaje). El que han visto no fue el que mande: si hubieran visto el primero, no lo habrian entendido. Lo envie desde el celular en pleno juego de beisbol de mis ninos y lo medio corregi mientras comiamos fuera de casar... ya ven que si agrandan la pantalla es poco el espacio del mensaje que visualizas y si la empequeneces, lo vez todo, pero en miniatura, asi que le batalle y eso fue todo lo que pude hacer. Borrar el mensaje de Selene si que hiba a ser una verdadera proeza, ya que seleccionar con precision y borrar el mensaje antecedente (cuento de selena), en medio del juego o de la comida, era imposible. Hice el intento, pero no pude. En el mensaje debe haber rastros de lo unico que pude borrar. Por ahi pasare luego, a borrar el cuento de Selene que por aquel motivo, se fue incluido en el mensaje que le envie a ella. Don Sapo, aprovechando, Que respuesta hay de parte suya (como administrador y miembro) respecto a abrir un tema general de Krishnamurti?. Cree que son pocos los interesados en ello? o que no se justifica como tema aparte de los demas? porque de ser asi, entonces no le muevo y en la medida en que se me ocurra a mi, o a otro, u otros asi como se le ocurrio a Pepe) ?Lo hare o haremos, dentro de los foros y subforos en uso y cuyos temas, en su momento, sean relacionados? Solo que lo lamentable seria que lo relacionado con J. Krishnamurti, estaria disperso. Saludos Don S.

Selene, Paso a leer ahorita tu cuento. Lo ire leyendo y en esa medida ire haciendo comentarios. Sera como si estuvieramos leyendo el cuento en un grupo pequeno o tu y yo, unicamente. Y comentandolo en el proceso de lectura. No se, no sabemos si otros participaran. Yo tomare el color rojo obscuro. Cual elegiras tu?. Sera lectura lenta, por las interrupciones, Sale? Ya me entenderas, no te preocupes.

Saludos.

Lorenzo huitron

Premont, Tx.
avatar
lorenzo huitron
Entusiasta
Entusiasta


Volver arriba Ir abajo

Re: Fin de Siglo (cuento corto)

Mensaje  Don Sapo el Dom Mayo 01, 2011 2:05 am

Lorenzo: Aún no veo que hayas corregido al mensaje, eliminando del mismo a la reiteración del cuento incial que has expresado en el siguiente:
(en cuanto dispuse de un tiempito, corregi el mensaje)

Respecto a abrir tema específico de Krishnamurti, te comento que tu pregunta aquí es inadecuada y se considera un "off topic" que saca de tema. Para SUGERENCIAS, comentarios, dudas y temas relacionados con Centáurea 0 y sus cosas, hay un subforo específico con dicho nombre del cual te pongo el enlace:

SUGERENCIAS, comentarios, opiniones, et cetera

Donde también pueden expresarse preguntas o consultas puntuales como la de Krishnamurti y es donde deberías haberlo planteado y yo respondido (que no aquí y me disculpo por "ensuciar" el tema con un "off topic" a quien pudiere molestarle).

Por ahora, lo más práctico, es abrir un nuevo tema en el foro de esoterismo o religiones (como prefieras), con título que incluya la palabra Krishnamurti como "tag" (ya que el buscador interno se rige sólo por las palabras de títulos de temas) por ejemplo "hablemos de todo sobre Krishnamurti" o algo similar y, alli, se va sumando todo lo que se quiera sobre él y sus enseñanzas e, incluso, se pueden ir abriendo varios temas en el mismo foro y "enlazarlos" o hacer referencias, como en este mensaje te puse al foro de "sugerencias". Si hubiera mucho material y/o participación, se puede contemplar moverlos a todo a un apartado especial (como si fuera una carpeta dentro de carpetas, de sub-subforo con todos agrupados). Algo similar pasó con el tema de astronomía y ya ves: Navelegante duró poco y el subforo creado especialmente por un planteo como el tuyo y con apoyos, quedó "muerto" (sin más novedades). Por mi parte puedes iniciar al tema cuando gustes, como ya te lo expliqué antes en otro mensaje y tema.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Yo no dije eso Don S.

Mensaje  lorenzo huitron el Dom Mayo 01, 2011 4:57 am

Don S. Buenas madrugadas, Creo que hubo una pequena confusion de su parte. Lo que corregi -como se lo dije- fue el mensaje que escribi a Selene de manera apresurada. De no haberlo hecho asi, el mensaje no hubiera sido un texto inteligible: hiban unas letras por otras. Revise usted mi mensaje anterior. En el, le digo a usted: que en mi celular Borrar el mensaje de Selene si que hiba a ser una verdadera proeza, ya que seleccionar con precision y borrar el mensaje antecedente (cuento de selena), en medio del juego o de la comida, era imposible. Hice el intento, pero no pude. En el mensaje debe haber rastros de lo unico que pude borrar. Por ahi pasare luego, a borrar el cuento de Selene que por aquel motivo, se fue incluido en el mensaje que le envie a ella". Pero no se preocupe, Don S. ahorita lo borro. Y es que lo que me puse hacer, desde hace rato que llegue a casa fue empezar a leer el cuento de Selene y manifestarle a ella, antes de pasar a dormir, ciertos comentarios respecto al poema con el que da empiezo su cuento, los que incertare despues de este mensaje". Respecto al otro asunto, el de mi propuesta de que tengamos en Centaurea un foro o tema general independiente de otros, sobre J. krisnamurti y sus respectivos subforos de temas especificos, se me hace injusto y parcial incorporarlo -como usted dice- en foros de asuntos esotericos o religiosos. Creo que J. Krisnamurti, en vida, se hubiera desilucionado de nosotros por tal prejuicio y fragmentacion. Yo hasta aqui agoto toda esperanza de suerte, como se lo dije a Marisola respecto de este asunto. Respecto a usar la parte de sugerencias, siento que seria mucho esperar y quizas amasaria en vano cierta esperanza, yo hubiera esperado que sin tanto tramite, mi propuesta hubiera tenido la misma fortuna que su idea de crear el subforo "Dialogos con Lorenzo", el cual fue concebido y creado de la noche a la manana, se que la motivacion e interes para hacerlo debio haber sido mucha ?Cual (s)?. ?Porque esa diferencia? ?Sera cosa de buena o mala suerte? ?del color de aureola que porta cada quien? o hay razones verdaderamente razonables que no alcanzo ni alcanzare nunca a mirar o a conocer? Si hay Ironia en estas interrogantes que planteo, es por la misma razon que compartimos todos cuando nuestros anhelos son impedidos desde algun cupula de autoridad y poder. Creo que usted conoce muy bien esa violencia de indiganacion. La he visto en todos sus escritos. Si por curiosidad se da una vuelta por mi cuento "Huidas", usted vera rastros de esa violencia, de esa indignacion que colapsa, aunque otros digan que de ella no hay ni rastro, como en su momento se dijo que en mi otro cuento, tampoco habia rastros del tema de Libertad.

Bueno, buenas noches y Saludos Don S.


Lorenzo Huitron

Premont, Tx.


Última edición por lorenzo huitron el Dom Mayo 01, 2011 6:08 am, editado 1 vez
avatar
lorenzo huitron
Entusiasta
Entusiasta


Volver arriba Ir abajo

Hasta aqui va mi lectura. Avance l.

Mensaje  lorenzo huitron el Dom Mayo 01, 2011 5:38 am

Fin de siglo
(este comentario lo hago despues de haber leido este poema introductorio al cuento. Es decir es el ultimo comentario, despues de los que externo abajo. El titulo, Fin de Siglo, refiere la ironia del hecho de que ciertas pobrezas vengan a confluirr -despues de tanto tiempo de rodar- no solo a un fin de siglo sino a un fin de milenio?).

Ahora que el tiempo parece
un túnel irremediable
(pero no tan irremediable, verdad? por que la idea de tunel (miedo, confusion, incertidumbre) entrana una salida, lejana, lejana como una esperanza que solo es eclipsada en cierto instante por alguna circunstancia movediza)
dios anidando una vela encendida
sobre la arena
(Dios ?protector?, en la obscuridad, cuida, incuba, protege, para compartir no se sabe cuando ni donde ni con quien, o quienes un calorcito, una luz y/o esperanza?)
el umbral cada vez más cerca
de las fronteras del laberinto
(la idea del principio o final del tunel-incertidumbre?)
la muchedumbre y su batracio plateado
en estos casos:
(la voz en presencia o rodeada de una masa o rebano, frivolo e indiferente) [/color]
más vale que te acompañes de la risa
que se impulsa
como un bostezo del sol?
y nos llena la copa
talvez la ultima.
(Ante todo eso, ante todo lo adverso que implicitamente esta dicho, mas vale, como ultimo remedio, mientras tanto, sacarse o provocarse una risa, cierta cara, a la manera como se provoca el vomito? y todo ello, empapado, impregnado o ahogado por el cotidiano astio tan enorme como el bostezo del sol?)[/color]
y aviva el fuego de la cocina
sobre la que susurran pedazos de carne
estirándose al festín con los amigos
y dormirse a la sombra
de la espalda de algún conocido
luego de la tormenta del alcohol y de la furia
acostúmbrate a ser
la contracara de cualquier divina expectativa
aunque volteen el rostro
cuando pases con tu tropa de bandurrias
y músicos feriantes
a invadir
el celeste orificio de la vida.
(La realidad adversa que esta implicita pero que esta compuesta de rastros de indiferencia, astio, incertidumbre, pobreza y esperanza- es atravesada como si fuera un tunel obscuro, confuso, indescriptible, casi sin fin, y bajo una marcha no del todo resignada porque la sostiene el presentimiento de una pequenisima luz divina de esperanza. Realidad misma que se vuelca en todos los espacios de la vida de la voz (la voz del poema), como ahi, se vuelca en una realidad cotidiana: en la reclusion de un espacio de mujer, la cocina; y, una fria recamara. Lugares en que ahi, en esos escenarios, la de la misma voz nutre con pobreza, por un lado, los invisibles cordones umbilicales de amigos y por la otra un apetito sexual, a cambio; de... alguna compania indiferente, que da la espalda, apenas sacian sus apetitos, como el hambre, evasion, sed, sexo y cansancio. Y que son incapaces de compartir la posible venida celestial de un hijo que se abriria paso por el "celeste orificio de la vida.)

Selene. Me voy a dormir. Elige tu color y responde bajo de el mis interpretaciones. Despues de eso, concluirmos algo, tu yo y todo aquel que quiera participar. Si recreaste una realidad de esa manera, pues yo estoy recreando tu escrito bajo otra.

Lorenzo Huitron.
Premont, Tx.



avatar
lorenzo huitron
Entusiasta
Entusiasta


Volver arriba Ir abajo

Anance ll.

Mensaje  lorenzo huitron el Lun Mayo 02, 2011 4:53 pm

Lamento haber perdido en la computadora, las notas que hiba haciendo en la medida que leia el cuento. Van enseguida mi recreacion rapida de una pequena parte de tu cuento, pero bajo una forma diferente.

La protagonista principal, vive su rutina como cualquier otra persona: cansada, resignada y obediente. Seguramente su vida seria tolerable de no ser por el demonio de la angustia que la amenza instante en instante invadiendo asi su cotidianidad. Sabe como someter a la bestia pero todo es de alcance temporalmente limitado. El miedo, la soledad, la confusion, la incomprension que vive seria algo similar como viviria su condicion algun astro al "saberse" enmedio del universo infinito silencioso, frio y obscuro como la muerte. Muchos nombres para una misma sensacion que se va introduciendo en el cuerpo poco a poco, en grados: temor, sospecha, presentimiento, asomo tibio, llegada y presencia sorpresiva estallando en oleadas de panico. Y siempre ofreciendo vana resistencia. La bestia se agazapa fundiendose a la piel en un ir y venir de acuerdo a las dosis del clonazepam. Mientras tanto, en las mananas la gente, silenciosa, parece levantarse de un camposanto para irse a trabajar, olvidando que ya estan muertos. Asi de insensible parece la gente entre el vaho de la manana. Un cafe, podria hacer la contienda con la bestia un poco mas tolerable, pero -por la cafeina- bastaria un pulso mas por minuto, para perderse en las manos del terror incomprensible para todos. Ese miedo que se siente recorrer todo el cuerpo y que tiene la virtud de hacerse sentir como el solo sabe, respiracion, calor, sofoco, miedo, panico...
Y en cierto dia, en medio de todo ello, y ante la incomprension de la procencia de esa bestia introducida en el pecho, una idea de liberacion asalta: el suicidio. El suicidio que liberaria, la pena, el miedo y las culpas. Y sobre todo el hecho insoportable de no poder amar a quien nos ama: al hijo.


Hasta aqui voy.


Loenzo Huitron.
Premont, Tx.
avatar
lorenzo huitron
Entusiasta
Entusiasta


Volver arriba Ir abajo

Avance lll, y ultimo: a manera de "mi vivencia de tu cuento"

Mensaje  lorenzo huitron el Mar Mayo 03, 2011 9:23 pm

Selena, como pude notar, el poema con el que das inicio, es como un canto que anuncia la llegada del cuento, a la manera como ocurre la llegada de una criaturita, en donde el llanto anuncia su venida o nacimiento. Asi, el poema ha anticipa el tema del cuento. Lo lei atentamente y pude advertir que en la medida que leia tu cuento producia en mi imaginacion visiones expontaneas y que he traducido en palabras y que incertare enseguida, despues de la siguiente aclaracion. Lo que leeras es mi version de la lectura de tu cuento, es decir yo vivi o vivencie tu cuento como enseguida lo narrare. Asi que lo que narrare no es un cuento. Es simplemente tu cuento leido por mi, sin que lo leyera para ti ni para mi, es solo el efecto de tu cuento en mi.
Vamos, pues...


La protagonista del cuento, vive su rutina como cualquier otra persona: cansada, resignada y obediente. Seguramente su vida seria tolerable de no ser por el demonio de la angustia que la amenza instante tras instante invadiendo asi su cotidianidad. Sabe como someter a la bestia, pero todo es de alcance temporalmente limitado, segun la dosis del clonazepam. El miedo, la soledad, la confusion, la incomprension que vive seria algo similar como viviria su condicion algun astro al "saberse" enmedio del universo infinito silencioso, frio y obscuro como la muerte, o como lo viviria el recien nacido si tuviera conciencia en el momento del parto (E. F.). Muchos nombres para una misma sensacion que se va introduciendo en el cuerpo poco a poco, en grados: temor, sospecha, presentimiento, asomo de tibieza en el rostro, llegada, estruendor sorpresivo estallando y anunciando oleadas de panico. Y siempre ofreciendo resistencias que son vencidas sin remedio. La bestia se agazapa fundiendose a la piel en un ir y venir de acuerdo a las dosis del clonazepam. Mientras tanto, en las mananas la gente, silenciosa, parece levantarse de un camposanto para irse a trabajar, como olvidando que ya estan muertos. Asi de insensible parece la gente entre el vaho de las mananas. Un cafe, con su magico olor, podria hacer un poco mas tolerable la contienda con la bestia, pero -por la cafeina- bastaria un pulso mas en la serie por minuto, para perderse en las manos del terror que seria incomprensible para todos. Ese miedo que se siente recorrer todo el cuerpo y que tiene la virtud de hacerse sentir como ella solo sabe: respiracion rapida, calor, sofoco, miedo, panico...
Y en cierto dia, en medio de todo ello, y ante la incomprension de la presencia de esa bestia introducida quien sabe por donde pero anidada en el pecho, surge en la protagonista una idea de liberacion y la asalta: el suicidio. El suicidio que liberaria, la pena, el miedo y las culpas. Y sobre todo el hecho insoportable de querer y no poder ni saber como amar a quien nos ama: al hijo. Con quien no podia fundirse en uno solo en cualquier simple juego infantil. !como toda madre normal!
Asi, La protagonista es invadida reecurrentemente por algo incomprensible cuyo nucleo es miedo. Este le agranda el vacio de la ausencia de alguien, de ese alguien o algo misterioso que como principe o elixier de cuento tendria la virtud de que con un ligero roce en los labios, le ampararia, le daria calor, una madre incondicional, una imagen de si, un dios, fe, raices, arraigo... en una palabra, amor a la vida. Pero ese miedo esta ahi, apretandole como tunel que se encoge, inmovilizando como capullo que amordaza, o puno contraido que nos encierra con violencia como si fueramos mosca. Ese miedo que en ella se queda a invernar criminalmente en su cuerpo y que la somete, parece aliarse, para joder, al lado de la conciencia de ella para que le reproche y acuse sin tolerancia la inmovilidad de su espiritu y la obscuridad de su conciencia.
En medio de todos esos ataques, donde el clorazepam a veces si y a veces no, sometia a la bestia del miedo, del panico, de la soledad, del astio... era inminente que jamas seria destruida por completo. Por eso, ante esa verdad, la idea desesperada de quehacer? y ante el silencio profundo que se oia hasta el ultimo rincon del universo, llego a acariciar la idea de la muerte como unico remedio de destruccion verdadera. Eso le reporto tranquilidad momentanea. !Ahora si hay algo en que creer! ! !algo que remediara todo de manera eficaz! !una forma de vaciar toda la violencia de no haber podido, de no poder! !una manera de acabar con toda autoconmiseracion! !con toda culpa! !Con toda impotencia!...
Abruptamente, el ritual de una danza del solsticio, la rapta y la integra en ella y ennmedio de la danza pide Libertad en grito silencioso que solo oye la intermediaria con los dioses. Despues, vino el sacrificio por la peticion hecha. No era peticion de su muerte, sino de la muerte de lo que tenia mil palabras y un solo cuerpo: La bestia de la ansiedad, del miedo, de la soledad, del astio, de la falta de fe, de la carencia de sensacion de vida, del desarraigo, de la incredulidad...

Nueva esperanza recogio de tal ritual. La idea de la muerte habia sido una ilusion, un mero desahogo que saboreo un rato como fuente de engano de liberacion. Lo necesitaba y se lo dio. Por lo menos atemorizo un rato a la bestia. La realidad es que seguia luchando contra la bestia, la realidad era que luchaba contra la muerte, y ya lo sabia. Y sabia que para tal lucha mientras tanto contaba con un aliado, El clonazepam. Lo que no sabia, hasta ahi, era que el principal aliado era ella misma , porque ella debia de descubrir por si misma, el conjuro de los cuentos que la reconciliaria con la vida. Asi lo supo, por fin lo descubrio, cuando fue besada por la mirada pura, clara e inocente de su hijo que tenia destellos liberadores de el y de la danza. Asi... se abrio un amanecer diferente al del inicio de de tu cuento: libertad.

Lorenzo Huitron.
Premont, tx.
mayo 3/2011.
avatar
lorenzo huitron
Entusiasta
Entusiasta


Volver arriba Ir abajo

ERES INCREIBLE

Mensaje  Selene el Jue Mayo 05, 2011 7:48 am

Querido Lorenzo:

No había leído tu respuesta porque vengo poco por aquí, pero quiero decirte que eres la única persona que conozco que de verdad entiende lo que escribí, hasta el último detalle. Tu capacidad de empatía es increible. La protagonista de ese cuento soy yo, y ese cuento es real, digo....está basado en un hecho real, mi intento de suicidio cuando mi hijo que hoy tiene 21 años tenía solo pocos, cinco o seis, no se me dan muy bien las matemáticas. Tal como sucedió intenté contarlo. Mi psiquiatra de aquélla época me dice que mi corazón respondió a mi fe. Le pregunte luego del evento que porqué Dios me había concedido justo allí lo que le venía pidiendo hace años, porqué allí y en ese entonces, él solo me dijo que era el momento y el tiempo exactos. Lo malo para él fue que nunca más volví a necesitar de sus servicios, y hasta el día de hoy. Cambié algún nombre para no incomodar a nadie.
Me decidí a contar la historia en un taller para escritores, donde se nos decía que un escritor solo puede escribir de lo que sabe.....fue mi primer intento, me alegro muchísimo de que te haya gustado y te haya susurrado al oído tantas cosas, todas ciertas...increible, bendiciones Lorenzo, paz y amor para tu vida
avatar
Selene
Entusiasta
Entusiasta


http://www.wix.com/estrellayselene/estrellayselene

Volver arriba Ir abajo

Eres sensible y agradecida, te sabes cuidar.

Mensaje  lorenzo huitron el Vie Mayo 06, 2011 12:11 am

Selene:

Se que has de tener mas material. Cuando se escribe asi, uno se sabe descubriendose en el acto interminable de "palparse y saberse". Y ese remanso es tan suave, que a menudo lo visita uno, dejando de lado cualquier otra sensacion que pudieramos devorar con tan solo tomar, voltear y mirar o prestar oidos. Se que ocasionalmente has de llevar papel y lapiz al remanso ese. Ojala y cuando decidas compartirlo, pueda conocerlo.

Pasala bien.

Lorenzo Huitron.

Premont, Texas.
avatar
lorenzo huitron
Entusiasta
Entusiasta


Volver arriba Ir abajo

Re: Fin de Siglo (cuento corto)

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.