Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

Cómo los bancos, en connivencia con gobiernos, desalientan la solidaridad entre los que menos tienen

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cómo los bancos, en connivencia con gobiernos, desalientan la solidaridad entre los que menos tienen

Mensaje  Don Sapo el Jue Jun 02, 2011 8:41 pm

Lo que pongo a continuación, es el texto de la carta de “reclamo” que envié por internet a la casa central del Banco de la Nación Argentina, donde creo que queda claro y con lujo de detalles hasta qué punto “el sistema” está perversamente concebido y funciona como para perjudicar a los más pequeños beneficiando a los más pudientes en lo económico.

El texto es éste:

¡Hola! Primero les pondré en contexto de situación, antes de pasar a detallar mis quejas múltiples.

Soy responsable de un sitio web de foros culturales gratuitos que invitan al desarrollo humano en sus variados aspectos.

Estoy en una situación económica álgida, como infinidad de personas más y, por esta razón, es que terminé abriendo una caja de ahorros común y personal, especialmente para poder recibir donaciones o contribuciones voluntarias mediante el sitio web y por parte de personas que pueden ser absolutas desconocidas solidarias. Es decir: imitar a Wikipedia o Wikileaks y otras muchas, en cuento a recibir dinero de forma solidaria, sólo por brindar un servicio indiscriminadamente gratuito. (En la sucursal 2280 del Banco de la Nación Argentina; en Lomas de Zamora, Buenos Aires, Argentina).

Ahora sí, paso a detallar aspectos que me han molestado y hasta me parecen absurdos.

1.- Los requisitos para abrir una cuenta (caja de ahorro común), incluyen presentar factura o servicio “al día” del lugar donde se vive. En caso de no ser titular, DEMOSTRAR que se es pariente de los titulares o conseguir certificado policial que se vive en el domicilio más reciente del DNI. Detalle que me parece de lo más estúpido, pero bueno… tolerable.

2- La calidad de información de los empleados que abren la cuenta.

No tenían ni la menor idea (ambos que atienden al público, ni quien los asesora, o ellos consultan) de las diversas posibilidades para recibir dinero desde otros países, mucho menos para el caso de donaciones como el mío. Hasta llegaron a especificarme lo siguiente:

Que debía colocar en internet absolutamente a todos mis datos personales, además del número de cuenta, banco y sucursal. Es decir: Nombre y apellido, más número de documento y domicilio. A lo cual les respondí que debía haber otra alternativa, ya que las mencionadas Wikileaks y Wikipedia no lo hacen.

No tenían ni idea del códigos SWIFT; BIC; IBAN u otros. Simplemente dieron por obvio que bastaba con el CBU para todo, al menos a nivel nacional; reconociendo que, para lo internacional, debía asesorarme por mi mismo con personal de la casa central, pero sin saber ser precisos con quién o qué sector.

Peor aún: Me dijeron que el dinero llega a la casa central y que era yo mismo quien debía estar pendiente y preguntar si había llegado algo para mí, ESPECIFICANDO DATOS DEL EMISOR, nombre de persona, banco y país, más monto y tipo de moneda.
Cuando les pregunté ¿Cómo podría saberlo, cuando son DONACIONES de gente que ni conozco y no siempre especifica “te envié tanto dinero” identificándose con datos personales como los supuestamente requeridos.

Decidí aguardar los 15 días hábiles para recibir la tarjeta que me permita operar con cajeros automáticos, de los cuales DEPENDÍA para poder comenzar a realizar consultas por internet, vía “Home Banking”. Ya que únicamente mediante los cajeros automáticos se puede obtener “identidad” para consultas por internet. (Error grosero depender de los cajeros para obtener “identidad” para internet, sobre todo si hay que esperar 20 ó más días para poder utilizar la tarjeta plástica).

3.- La obtención de clave PIN de la tarjeta para cajeros y demás TRABAS para operar con cajeros.

Si bien me parece casi perfecto el sistema de obtención del PIN primero, y clara la forma de cambiarlo por uno nuevo (cuatro dígitos numerales), resultó toda una odisea poder lograr la clave para operar a través de internet con el sistema denominado “Home Banking”.

a) Los folletos explicativos de toda clase están completamente desactualizados.

b) Los empleados del banco que “asesoran” o “explican”, SIEMPRE cometieron el mismo error de base: Explicar que hay que acceder a la opción “CLAVES” y, en el menú de las mismas, obtener “Clave de acceso a internet” QUE NO FIGURA en ninguno de los diferentes modelos de cajeros de dicha sucursal (tres diferentes).

c) Incluso al buscar indicaciones en la página de internet o por teléfono, EL MISMO ERROR de buscar en el menú “claves” la opción “internet” que NO EXISTE con tal denominación.

Intenté con la clave “telefónica” pero obviamente NO me generaba el “nombre de usuario” provisorio que supuestamente debería emitir el cajero en un papel o ticket.

Finalmente la empleada Soledad, tuvo la gentileza de acompañarme a los cajeros automáticos donde, al llegar mi turno, me ayudó indicándome paso a paso en todo el proceso…. ¡que me dejó atónito! Porque además de tener que anular la “vieja” clave “personal” y “telefónica” de seis dígitos numéricos y renovarla por otra; debí conseguir una “alfabética” de TRES LETRAS (que NI IDEA de para qué sirve) siguiendo un proceso que sólo especialistas específicos comprenden, por lo cual no entendí por qué ni para qué, aparecen entre grupos capciosos, no siempre como primeras de grupos y en el orden en que las “elegí” de las que permitía optar el cajero como las tres identificadoras.

Pero aún, luego tuve que sumar una CUARTA CLAVE para internet, de SEIS NÚMEROS DIFERENTES a los de la clave “telefónica”.

De este modo, se impone retener en la memoria:

- PIN (cuatro números)
- Clave “alfabética” de TRES Letras (que no sé para qué sirve, ni permite al grueso del alfabeto)
- Clave “telefónica” de SEIS NÚMEROS
- Clave "de internet" también de SEIS NÚMEROS pero diferentes de la anterior. (En un proceso PÉSIMAMENTE EXPLICADO o “guiado”, que sin la empleada me hubiera sido imposible desentrañar y no me considero tan estúpido como para no poder entender cosas básicas u obvias).

De este modo, recién entonces pude obtener el “bendito” papel del cajero con nombre de usuario provisorio que, ni bien me conecté a internet (ya desde mi casa); me solicitó cambiarlo por un “nombre de usuario” ALFANUMÉRICO con un mínimo de OCHO caracteres seguidos. Para luego solicitarme “clave” SIN ESPECIFICAR A CUÁL DE TODAS SE REFERÍA. Para peor, había leído en la página respectiva de internet del banco mismo, que habían perimido las de seis números exigiéndose que sean de OCHO, con el TRASTORNO de tener que recambiarlas por otras diferentes CADA TREINTA DÍAS. No permitiéndose repetir ninguna de las doce últimas.

Es decir, a lo largo de un año, debo vivir generando mensualmente nuevas claves alfanuméricas de OCHO dígitos/caracteres corridos, sin poder reiterar anteriores, por lo cual deberé tener AGENDADAS (en alguna parte) un mínimo de TRECE claves alternativas, sólo para el acceso a mi cuenta por internet “Home Banking”.

¿Qué clase de mentalidad tiene quien diseñó el proceso de los cajeros y esto de tener tantas claves diferenciadas, sobre todo para internet?

¿Es que cada persona tiene que tener una memoria súper prodigiosa para recordar a casi toda una libreta con nombres de usuarios, números de cuentas y contraseñas o claves de acceso? (¿Quién no tiene también al menos una cuenta de e-mail, teléfono celular con claves; nombre de usuario con contraseñas en sitios de internet; más las bancarias y/o de tarjetas de crédito?)

4.- Información de OP (Órdenes de Pago)

Llamada telefónica a Casa Central del Banco Nación para averiguar si había sido recibido el dinero; ya que en internet, por teléfono o la sucursal de la cuenta IGNORAN POR COMPLETO al tema, DESENTENDIÉNDOSE, ya que me afirmaban constantemente que yo debía averiguar en la central si había algo y, en tal caso, gestionar con ellos la firma de formularios de autorización para el cambio de moneda y acreditación en mi cuenta.

En el conmutador atiende una máquina que, ESTÚPIDAMENTE se activa DOS VECES para solicitar que se aguarde un momento para ser atendido.

Luego sí, atiende una operadora que, salvo pedido expreso de que verifique que realmente alguien atienda en el interno derivado, he quedado esperando hasta más de cinco minutos oyendo que suena el interno sin ser atendido. Varias veces he pasado hasta más de 20 minutos y cuatro o cinco llamadas, para lograr que finalmente me atienda alguien de “comercio exterior”, que son los que se supone que entienden del tema, pero hay especializados en otras áreas que reconocen ignorar el tema puntual de donaciones particulares y procedimiento, por lo cual derivan nuevamente la llamada.
Siempre me afirmaban que el tema correspondía a empleados del sector “comercio exterior”.

No recuerdo los nombres primeros (porque fui derivado a diferentes áreas y personas), pero del sector “comercio exterior” en un principio me afirmaron que debía tener y presentar una justificación legal de la razón del envío del dinero, como por ejemplo una factura o nota de débito de curso legal.

Pregunté ¿Desde cuándo hay que emitir factura o similar para recibir donaciones simples?

Tras lo cual, tomándose un tiempo para “consultar” (ignoro a qué o quién) se corrigió diciendo que, mientras el monto no supere al equivalente a tres mil dólares, puede ser contemplado como “ayuda familiar” y no necesitar esa clase de comprobantes. Pero ese día, con esa persona, no pudo facilitarme más detalles concretos de forma de enterarme si había llegado alguna transferencia, ni tampoco de los descuentos específicos por comisión, IVA y similares. ESTIMANDO ese empleado que, el personal de la sucursal donde abrí la cuenta, debía saber informarme. (No era así, pero ahí y así finalicé mi solicitud de informaciones de ese día, porque nuevamente estaba en un “callejón sin salida”).

Dos días más tarde, me enteré por mi sitio web (por mensaje del donante) que alguien de España había logrado realizar un donativo a dicha cuenta, a pesar de ignorar al código SWIFT, sólo con el número de cuenta, banco, sucursal y dirección país.

Nueva llamada a casa central del banco y lograr que me atiendan en un interno de “comercio exterior”. Esta vez sí, tomé el nombre de la persona, que se identificó como Mariela. Muy amable y comprensiva, me quitó unas cuantas dudas, reconociendo ella que había detalles que ignoraba.

Resulta completamente asombroso que, además de confirmarme que sí, existía ya la O P (Orden de Pago) a mi nombre y cuenta; contradijera completamente a los empleados de la sucursal 2280, afirmando que ellos ya habían realizado el proceso debido, de informar por e-mail a la sucursal correspondiente (la 2280) y que era de esa sucursal que debían informarme por el medio CONVENIDO, ya sea telefónicamente o por e-mail.

¿Quién explica pésimo a los procesos internos del banco por los que deben pasar los clientes? ¿De la central o de la sucursal?

También me informó que la COMISIÓN MÍNIMA bancaria por transferencias recibidas desde otros países (sin importar si son donaciones, que deberían tener contemplaciones varias) ronda al equivalente de 20 a 25 dólares, según caso, pero no sabía especificarme cuánto me debitarían a mí de ese envío de apenas 50 euros o, dicho de modo sintético, cuánto sería el monto que finalmente se acreditaría en mi cuenta al terminar todo el proceso. (Si no lo sabe ella, ni los del personal respectivo de la sucursal donde tengo la cuenta ¿QUIÉN sí, podrá informarme?). Peor aún: Me explicó que, a su entender, el banco igualmente me cobraría el IVA (21%) porque el mismo se aplica sobre el “servicio de transferencia” que SUPUESTAMENTE no contempla que sea “donación” entre particulares, con lo cual aquí, el estado, estaría cobrando impuesto sobre algo que técnicamente debería estar EXENTO. Ya que el IVA debería regir únicamente sobre la “comisión del banco” y no sobre el monto transferido. (¿Es el estado el que cobra IVA por demás, o el banco incurre en irregularidades de interpretación?)

Agradecido por la buena voluntad de Mariela, me dirigí al día siguiente a la sucursal 2280 a ver qué me decían esta vez.

Cuando me atendió nuevamente Soledad, amablemente se desentendió, aludiendo ignorancia, respecto de a quién le corresponde qué en cuanto a avisos; confirmándome que sí, había llegado la O P a la sucursal y que debía completar formularios en otro mostrador donde debía preguntar por MIRTA.

5.- Trámites con la O P

Mirta me estaba esperando y la noté visiblemente molesta por algo relacionado con mi persona o trámite. Quizá (deduzco) por haber puesto en evidencia que se habían desentendido de que me tienen que avisar de OPs, cuando me informaban que debía ser yo quien averiguara por mis propios medios, cuándo había alguna transferencia del extranjero a mi cuenta.

El tema es que de modo seco (educada, pero cortante); me solicitó el DNI y también FOTOCOPIA del mismo (primera y segunda hoja) ¡para adjuntar a los formularios! ¿Es que no conservaron los datos y fotocopias que YA ADJUNTÉ al abrir la cuenta?
“Esto es diferente, porque hay que enviarlo a la casa central, adjuntado al formulario” fue su respuesta.

¿No pueden hacerla aquí mismo?

“No se nos permite usar la fotocopiadora para ese trámite. Tiene que traer usted la fotocopia para que la adjuntemos”. (¿O sea que la abundante comisión mínima bancaria EXCLUYE a este detalle “administrativo” tan absurdo? Pensé sin querer añadir más detalles que aumenten el evidente malhumor de Mirta). Sí, le comenté que desde casa central me dijeron que es responsabilidad de la sucursal AVISAR de que hay una OP pendiente de autorización preguntándole nuevamente ¿Quién se equivoca? ¿La persona que me informó del área de “comercio exterior”, o usted?

Ya evidentemente muy irritada, pero sin perder educación, me expresó “no es nuestra obligación informar de cada OP a cada cliente”.

Al insistirle ¿Entonces del área de comercio exterior me informaron mal y SIEMPRE tengo que estar insistiendo telefónicamente a la casa central para enterarme?
A lo que se corrigió para decirme ¿Y cómo quiere que le avisemos, si aquí (en formularios de autorización) NO FIGURA TELÉFONO O MAIL?

Le hice notar que, si bien en la OP en particular no figuran ¿no están los datos suficientes para acceder al registro de cuentas de la sucursal? Pues, además del número de cuenta específica, también está el nombre y apellido más DNI. ¿Cómo lo supieron los que hicieron la OP?

Me cambió de tema para explicarme que tenía que rellenar yo a todos los datos de los 4 ó 5 papeles/formularios POR DUPLICADO (incluyendo uno en el que debía tildar casilleros de que NO tengo nada que ver, ninguna relación, con actividades de exportaciones o importaciones agrarias) y no olvidar de sumar UNA fotocopia de primera y segunda hoja del DNI.

¡Menos mal que hice dos fotocopias del DNI, porque me había pedido una, pero se corrigió y se quedó con las dos! (una para cada juego de formularios); reiterándome que cada OP posterior deberá ser acompañada nuevamente por fotocopias del DNI. ¿No es ABSURDO que cada vez tenga que estar adjuntando dichas fotocopias? Pregunté añadiendo: Si ésos datos los tienen harto sabidos y disponibles.

“Es la forma en que está establecido. Yo solo cumplo con los trámites e informárselos”. Fue su respuesta.

Terminada la entrega de formularios y habiéndome devuelto NUEVAMENTE a mi DNI (Que no sé para qué lo volvió a pedir después de entregarle las fotocopias y lo había estado reteniendo en su deambular por escritorios) le pregunté:

Al final ¿En qué quedamos? ¿Me avisarán de aquí cuando llegue alguna nueva OP?

¿Usted pretende que recurramos a consultar nuestra base de datos cada vez que recibamos una OP y le avisemos? (preguntó ella a su vez)

Me parece que es lo más lógico, como me informaron desde la central QUE ES LO QUE CORRESPONDE ¿O me informaron mal? (Repliqué yo)

Recién entonces, volvió a desdecirse explicándome que, el procedimiento NORMAL en dicha sucursal, es esperar unos cuantos días a que se acerque o consulte el cliente (no que le dicen que averigüe por su cuenta y con la central, como afirmaba antes), que si pasada una semana, o más tiempo, el cliente no había hecho reclamo, entonces sí, se le avisaba por teléfono ¡si es que había facilitado alguno al abrir la cuenta! (Que en dichos formularios de apertura de cuenta, además de ser obligatorio un teléfono particular y dirección de mail, también (no obligatorio este último, sino opcional) se puede añadir hasta el teléfono celular. Por lo cual es más que evidente que pareciera ignorar qué datos se solicitan como obligatorios al abrir una caja de ahorro común, ya que me reiteró dos o tres veces seguidas la pregunta ¿Puso usted algún teléfono en los formularios de apertura de cuenta? (que le respondía “también hasta el e-mail”) a lo cual me retrucaba: Por e-mail olvídese, no lo usamos para dar avisos de ninguna clase.

Finalmente, me especificó que ¡con suerte! En una semana estaría acreditado el monto de la transferencia que acaba de autorizar, pero IGNORANDO cuánto me descontarían del total, porque esa información “no la maneja” y depende de la central.

Pregunto: ¿Es que estos detalles del proceso son “caprichos” o “al gusto” de algún empleado específico que NADIE SABE QUIÉN ES para consultarle?

Según los pocos datos que me pasó Mariela, del área de comercio exterior de la casa central; de los 50 euros, ($ 291, 24 al cambio actual a pesos) apenas se me acreditarían entre $130.- a $ 150.- en un promedio de 15 ó más días posteriores a realizado el depósito en el banco emisor.

¿No es una especie de “abuso” económico absurdo que, en la era de las comunicaciones e internet que, entre comisiones e impuestos, los intermediarios se queden aproximadamente con la mitad o más de los montos de donaciones solidarias?

Para pensarlo Y BUSCARLE UNA SOLUCIÓN DECENTE ¿no?

Sobre todo si tenemos en cuenta que, los grandes montos (de personas sin mayores problemas económicos) apenas pagan el 0,175 % del monto de transacción en concepto de “comisión bancaria”.

¿Qué ganas puede haber de hacer donaciones solidarias, cuando la mitad o más de las sumas pequeñas, se la llevan otros considerados (con razones válidas) como “usureros” y a los cuales los gobiernos acostumbran “rescatar”, a pesar de que NO ARRIESGAN a dar créditos sensatos a los “pequeños” sin asegurarse antes de garantías de cobro, como hipotecar las viviendas, por más que sean únicas?

(Fin de la transcripción)

Esta historia, como las novelas estilo La Odisea… ¡continuará! (Si vivo para contarlo y no quedo impedido de algún modo, obviamente).


_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Cómo los bancos, en connivencia con gobiernos, desalientan la solidaridad entre los que menos tienen

Mensaje  pepe2982 el Jue Jun 02, 2011 11:32 pm

Bancos solidarios........

Definición de Banco




Eso si, te lavan dinero de todos los mafiosos del mundo.

_________________



Invitado Si te gustó el post, necesito tu opinión
avatar
pepe2982
Admin
Admin


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.