Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 19 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 19 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

Colibrí bebé rescatado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Colibrí bebé rescatado

Mensaje  Gwendoline Welden el Lun Ago 15, 2011 5:38 pm

Me acaban de enviar este vídeo, y no puedo dejar de compartirlo. Es la historia de un chico que rescató a un colibri o picaflor. Documentó el progreso y nos dejó una enseñanza de nobleza y agradecimiento. Ambos se vieron enriquecidos con este cruce de destinos. El video es casero y es grandioso ver algo asi, una muestra de respeto y dulzura por ambas partes. Lo recomiendo. Te deja con muy buena sensación.


¿Alguna vez vivisteis alguna experiencia parecida?


Última edición por Gwendoline Welden el Mar Ago 16, 2011 4:20 am, editado 1 vez

_________________

La vida es muy peligrosa, no por los que hacen el mal, si no por los que se sientan a ver lo que pasa (Einstein)

Se amable, cada persona que encuentras está librando su propia batalla (Platón)
avatar
Gwendoline Welden
Moderador
Moderador


http://voleodeideas.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Colibrí bebé rescatado

Mensaje  littlelulupis el Lun Ago 15, 2011 6:20 pm

Muy bonito Gwen, si deja un buen "sabor de boca" ver obras buenas como esta.
avatar
littlelulupis
Flama
Flama


Volver arriba Ir abajo

Re: Colibrí bebé rescatado

Mensaje  Gwendoline Welden el Miér Ago 24, 2011 10:43 am

¿Nadie tuvo una experiencia similar?

Yo he llegado a cuidar a dos pichones de gorriones en distintos tiempos, pero ambos se terminaron muriendo. Con el primero yo tendría unos once años y con el segundo, doce o trece. Al principio no sabía muy bien con qué alimentarlo y terminé haciéndolo con trozitos de miga de pan empapados en leche, ya que diferentes personas que habían cuidado a pajaritos caídos del nido, decían que era lo mejor. Pero no llegué a entender por qué debía ser con leche, si las aves no son mamíferos; sería más lógico con zumo de frutas o agua, pero bueno.

Lo peor, es que por la noches no podía dormir bien. Estaba intranquila y me levantaba constántemente para ver como estaba el pajarito. Pero ambos eran demasiado pequeños y no sobrevivieron...

¿A alguien le pasó algo parecido? ¿Qué proceso siguió? ¿Logró salvarlos?


_________________

La vida es muy peligrosa, no por los que hacen el mal, si no por los que se sientan a ver lo que pasa (Einstein)

Se amable, cada persona que encuentras está librando su propia batalla (Platón)
avatar
Gwendoline Welden
Moderador
Moderador


http://voleodeideas.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Colibrí bebé rescatado

Mensaje  Don Sapo el Sáb Ago 27, 2011 3:40 pm

Esta es una historia que quizá a muchos resulte poco creíble.

En octubre del 2005 (bastante avanzada la primavera en Buenos Aires), hubo una tormenta bastante fuerte, más bien un tornado de baja intensidad, que no causó daños notorios a las cosas humanas, pero hizo caer algunos árboles y ramas débiles.

Al día siguiente, unos niños que formaban parte de la pandilla que solía reunirse en casa, vinieron a avisarme que habían hallado caído a un nido de pájaros bastante grande, pero no se animaban a ver si tenía pichones dentro.

Enseguida fui con ellos hasta el lugar (apenas a 50 mts de casa) y efectivamente, la bola de paja caída, era un nido que tenía en su interior a tres pichones muy pequeños, pero ni señales de los padres.

¿Qué hacer con ellos? ¡Eran tan pequeñitos! Ni siquiera habían emplumado. Sólo uno, el mayorcito, amagaba sus primeros canutos de plumas.


Observamos el lugar donde había caído el nido y era evidente que los padres eran muy primerizos, ya que por deducción lógica, no podía haber caído de otro lugar que del único poste alto que había en derredor, que era de los típicos de electricidad o telefonía. No era de extrañar que se hubiera caído el nido entero con un viento fuerte, ya que no había forma de poder sujetarlo bien a esa clase de postes.

Pasado un rato, en el cual no pudimos notar ningún pájaro que estuviera atento al nido, como para dejarlo en lugar relativamente apropiado, así los padres podían continuar criando a los pichones; los chicos (que ya se habían juntado varios) me preguntaron qué iba a hacer con ellos y si consideraba que podía lograr que sobrevivieran.

Les respondí que lo dudaba mucho, porque habían pasado ya varias horas sin atención de los padres. Estaban muy fríos, además de hambrientos. Tanto, que uno ya había fallecido y, los otros dos, ni siquiera piaban.

Las expresiones de los niños me partían el alma. Pero ¿Darles esperanzas de intentar criarlos, cuando tenía bien claro que la supervivencia de los mismos era de lo más remota, por lo pequeños que eran y fríos que estaban? ¿Qué era peor?

Mas, perdido por perdido, les dije que intentaría hacerlos sobrevivir; pero que no se hicieran ninguna ilusión de que lo lograra.


Lo primero era darles calor corporal constante, para reanimarlos y, también, darles algo de comer. Pero ¿Qué les daría, a esos bollitos cuyos padres les metían en el pico alimentos pre digeridos? (Semi masticados y con saliva)

Tenía que fabricar una papilla de algo que pudieran comer. El tema era ¿qué?
Finalmente se me ocurrió una idea bastante alocada: Pedacitos de frutas (los zorzales comen frutas varias) hechas papilla mezclada con mi saliva, a falta de la de pájaros o similar.

También les conseguí un poco del polvo de vegetales para hacer papilla de bebés humanos, a la cual le añadía algo de mi saliva, con la intención de que tuvieran “líquido digestor”.


El mayor problema que tuve fue que, a las pocas horas de estar calentitos, por más bien alimentados que estaban, no paraban de piar si me alejaba de ellos. Como si tuvieran pánico a la soledad o el abandono.

No creo que alguien pueda imaginarse el DRAMA que me significó la primera noche, que no me dejaban acostarme, ya que piaban incansables y angustiados, desde la incubadora que les había improvisado.

Tuve que llevármelos a la cama conmigo, dentro de la punta de una media de algodón, que les improvisé como nido, a la vez que para evitar que me dejaran sus “regalitos” (de caca) en las sábanas o ropa.

¿Alguien es capaz de imaginar lo problemático e incómodo que es intentar dormir en esas condiciones, de tener siempre el cuidado de no cambiar de posición sin dejar de tener en cuenta a los pichones, para no correr el riesgo de aplastarlos? Es decir: Uno no puede conciliar sueño realmente profundo, porque cada vez que quiere cambiar de posición debe RECORDAR que están los pichones y que no debe aplastarlos.


¡Así pasé toda una semana! Llevando a los pichones conmigo por donde fuere, ya que no soportaban que los dejara solos ¡ni para ir al baño! (Obviamente, a veces los dejaba, pero no por más de cinco minutos y que pudieran verme y oírme).

Los mantenía casi todo el tiempo dentro de la media cortada y amoldada como nido (que tenía a dos, el par, para poder recambiarla cuando estaba ya muy sucia y lavarla).

A dicho “nido de trapo”, lo sujetaba como una bolsita y, con mucho cuidado, lo colocaba dentro del bolsillo de mi camisa, así quedaban bien cerca de mi corazón y a buen resguardo; pudiendo respirar ellos y, ambos, vernos mutuamente.

Justo a la semana, una mañana descubrí que uno de los dos, el más pequeño, amaneció muerto. No lo podía creer ni entender. Había logrado sobrevivir más de cinco días y, al séptimo, sin ninguna razón aparente ¿amanecer muerto?

Me dijeron que debí haberlo aplastado sin querer mientras dormía. Detalle que me pareció muy improbable, ya que a pesar del cansancio de tantos días durmiendo incómodo y mal, ya me había acostumbrado y era como si tuviera el acto reflejo de tenerlos en cuenta, cada vez que me daba vuelta en la cama, o cambiaba de posición.
La cuestión es que, el que quedó, ya evidenciaba parecerse a un pichón de zorzal, porque ya se había cubierto de plumas, aunque muy cortas aún para pensar siquiera en ensayar vuelo; pero no necesitaba tanto del calor corporal.


Eso de no necesitar tanto del calor corporal y que emplumó, fue casi otro drama. Porque ya no se aguantaba dentro del nido, ni siquiera dentro del bolsillo de la camisa. Se lo pasaba trepando por la tela (sus uñitas se aferraban bien de la tela y hasta se ayudaba con el pico, el pícaro) y ascendía hasta mi hombro para quedarse “escondido” entre mi oreja y la coleta de pelo. Lugar que para él resultaba muy deseable, pero de donde se caía fácilmente y me obligaba a mantenerme erguido sin hacer movimientos bruscos o veloces.


No le importaba que lo volviera a bajar al bolsillo. Él (o ella, porque nunca supe su sexo) volvía a trepar enseguida. Tampoco le importaron las caídas desde mi hombro por mutuos descuidos (pocas veces al suelo, ya que casi siempre lo atajaba o había algún mueble, como mesa, donde la caída no era grave); igual volvía a subirse a mi hombro.

Así, pasé cinco días más (hasta el decimosegundo día de haberlos hallado) que ¡otra vez! Desperté con un cadáver en el bolsillo.

¡Justo cuando ya me había encariñado con él y estaba convencido de que lograría convertirse en adulto!

¿Razón de la muerte? Lo ignoro. Simplemente parecía dormido cuando me desperté. Pero no tenía ninguna señal de haber sido aplastado y recordaba haber sido cuidadoso toda la noche, como ya era mi costumbre. (Ni siquiera tenía rigidez de cadaver, parecía totalmente relajado, nada más).


La muerte de esos pichones me dejó muy enojado con Dios. Por habérmelos puesto en mi camino y permitir que creyera poder hacerlos sobrevivir. ¿Por qué ilusionarme de ese modo, en lugar de hacerlos morir en las primeras horas o par de días, ya que estaban predestinados a no sobrevivir? ¿Para que aprendieran que los humanos podemos ser muy protectores de los pájaros? ¿Para que yo aprendiera o padeciera algo kármico?

Sea como fuere, para mí es una anécdota de lo más amarga, que prefiero no recordar, porque siempre que me encariñé mucho con algún ser vivo, terminé perdiéndolo sorpresivamente y mucho antes de lo lógico. Como si mi karma fuera no poder apegarme a seres vivos (ni siquiera mascotas).


P.D.: Todas las imágenes que puse, son de los protagonistas reales de esta anécdota. Las tres primeras, no recuerdo bien si del primer o segundo día de haberlos adoptado. Las demás, unos siete días después, el mismo en que se me murió uno de los dos y quedó solo el mayorcito.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Colibrí bebé rescatado

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.