Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

Según el diario español EL PAÍS: "Thatcher, la libertadora argentina"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Según el diario español EL PAÍS: "Thatcher, la libertadora argentina"

Mensaje  Don Sapo el Dom Abr 01, 2012 2:53 am


Increíblemente, el diario español EL PAÍS, ha permitido a uno de sus blogueros (John Carlin, que supuestamente vivió unos 7 años en la Argentina, entre sus 3 y 10 años de edad), a publicar un aberrante "reportaje" titulado de ese modo.

Puse "reportaje" entre comillas, porque más que nada es una maliciosa apología para exaltar a la genocida Thatcher, en desmedro de la realidad histórica a la cual deformó capciosa y subjetivamente y en la víspera de una fecha que es harto sensible para la inmensa mayoría de los argentinos ¡finalizando que le debemos un merecido aplauso a "ésa"!

1.- Para comenzar, ya desde el título, da lugar a la confusión de que Margaret Thatcher es de nacionalidad argentina ("libertadora argentina", en lugar de "la que liberó a la Argentina"). Ella puede ser muchas cosas, menos libertadora de un país y es detestada hasta por un altísimo porcentaje de británicos.

2.- El vocabulario utilizado en el "reportaje", es soez (vulgar ofensivo) ya que incluye varios improperios (malas palabras, insultos). Totalmente incorrecto en un medio periodístico que, se supone, debe dar ejemplo de corrección expresiva, sobre todo con palabras que son innecesarias y fácilmente reemplazables.

3.- Compara a los militares y a quienes les apoyaron como "nazis" lo cual, sumado a su fabulada simpatía y participación con las Madres de Plaza de Mayo, permite entrever que considera a los terroristas de la extrema izquierda como "buena gente". Ésa que mandó a morir a más de 500 adolescentes de entre 15 y 19 años de edad, en su mayoría drogados para lograr coraje y pésimamente instruidos, ya que lanzaban granadas hasta sin quitarles la anilla de la espoleta o sin contar el tiempo de retraso, lo cual permitió que se las devolvieran ocasionándoles estragos, en la operación que se denominó "Navidad roja" por la sangre que correría y realmente corrió (asalto al cuartel y arsenal Domingo Viejo Bueno, en 1976). La misma izquierda extremista que, igual o peor que la ETA española, colocaba paquetes/bombas en plazas con niños, escuelas y hasta en transportes públicos masivos o estaciones de trenes, que estallaban sorpresivamente en horarios de mayor presencia de posibles víctimas. De los militares, se podía adivinar y hasta prever con quiénes se la tomarían y por qué, con los terroristas de la izquierda no y lo ignora a propósito. (Padecí a ambos bandos y sé de lo que hablo. Ambos fueron aberrantes, pero los de la izquierda fueron peores, porque involucraban pésimo a inocentes que se mantenían completamente marginales y neutrales. Jamás olvidaré el pánico que se le comenzó a tener a los vendedores ambulantes, precisamente porque podían ser terroristas que dejaban dinero, panfletos y una "carta explicativa" con instrucciones precisas de qué hacer y cómo en caso de que llegara un extremista a pedir refugio... ¡escondidas en los pliegues de una sábana (u otros objetos atractivos) que algunos "vendedores ambulantes" dejaban "a modo de prueba por unos días", abusando de la crédula confianza que ofrecían en general las amas de casa. Quedaban automáticamente "reclutadas" por los terroristas, sin derecho a devolución, tan sólo por ingenuas, como era muy común hasta aquellos días).

4.- Considerar que le "debemos gratitud" a quien inició la guerra ordenando el primer derramamiento de sangre (genocidio), de modo tan alevoso como malicioso, es una directa apología en favor de genocidas tan aberrantes como los "nazis" que él condena. (Thatcher en persona ordenó el furtivo torpedeo en plena madrugada al crucero ARA General Belgrano, a más de 50 millas fuera de la zona de exclusión que ella misma había impuesto, repleto de jóvenes soldados conscriptos (19 años casi todos) que sólo cumplían con su servicio militar obligatorio y de los cuales fallecieron a causa de la congelación en el agua como 300 en la oscuridad de la aún noche, sin que los del submarino hicieran nada por salvarles o ayudar a que pudieran sobrevivir hasta que llegaran naves de rescate. Vergüenza absoluta para el ejército británico). Pues MAL deduce que fue la guerra la que desmoronó a la decadente dictadura. Ya que la misma, con la guerra, al igual que para el gobierno de Thatcher, permitió que tuvieran una excusa extra para demorar el recambio político en Ingleterra, como el regreso de la democracia en la Argentina.

5.- Considera "Lavado de cerebro" a las típicas enseñanzas patrióticas que, en aquella época, tenían casi todos los países y que su "noble" Inglaterra aún conserva más subjetivamente que la Argentina.

6.- Da por obvio, erróneamente, que en aquella fecha se ignoraba la existencia de petróleo y que
"El valor económico de las islas era nulo para ambos países, ya que en aquellos tiempos no había señal de que hubiese petróleo debajo del mar. Todo se hizo con el pretexto del honor."
Con lo cual OMITE la importancia económica de la riqueza ictícola (pesca) ya que es una de las zonas más codiciadas por los barcos pesqueros, además de puerto seguro para el paso marítimo (y aéreo) entre los océanos Atlántico y Pacífico (valor estratégico y comercial).

7.- ¿Fue por decisión propia a la primera manifestación de las Madres de Plaza de Mayo, cuando sólo estuvo en la Argentina hasta los 10 años de edad? (Quizá recuerde, si realmente estuvo, que hayan sido sólo unas 30 personas, pero ¿quién lo llevó? ¿La resentida mentirosa e instigadora al terrorismo, Hebe de Bonafini? ¿Cómo pudo estar tan "entusiasta" con el movimiento recientemente formado, al que casi nadie se atrevía a adherir por temor a ser identificado como "solidarios con terroristas"? Reitero: contando como mucho con 10 años de edad, según él mismo da a entender en su escrito.

8.- Lo peor de todo: Que el diario Español más visitado por internautas de habla hispana (como es EL PAÍS), haya permitido a un personaje como John Carlin tener un blog y publicar (con anticipo en su portada o "primera plana"), a semejante burla a la realidad, en clara intención de ofender a la sensibilidad de un muy amplio sector de la población argentina, a la par que confundir al grueso de los demás lectores con la tergiversada versión de los hechos históricos, para así predisponerlos mal hacia la conducta y mentalidad argentinas. Esto, en vísperas del aniversario del inicio de dicha guerra y resurgida la tirantez y discusión por la soberanía de las islas; es una aberración periodística semejante a que un etarra reivindique la soberanía inglesa sobre el peñón de Gibraltar con argumentos y lenguaje tan desubicados y erróneos como el de Carlin, en diarios líderes de otros países, como el The New York Times (USA), por el que muestran tanta admiración y respeto (quizás porque el grueso del capital accionario de EL PAÍS está en manos de USAdores).



A continuación el texto de dicho "reportaje", para que puedan corroborar por sí mismos hasta qué punto puedo, o no, tener razón en lo que expuse:

Thatcher, la libertadora argentina

Los “nazis argentinos” se habrían consolidado en el poder si la Dama de Hierro se hubiera cruzado de brazos ante la ocupación de Las Malvinas hace treinta años
John Carlin 1 ABR 2012 - 03:56 CET

Nunca he entendido del todo por qué los argentinos jamás han reconocido la enorme deuda que tienen con Margaret Thatcher. Tendrá que llegar el día en el que algún representante del Gobierno argentino demuestre la inteligencia, la madurez y la cortesía necesarias para darle las gracias. Mientras esperamos, aprovechemos el 30º aniversario del comienzo de la guerra de las Malvinas para explicar por qué la Dama de Hierro merece ser considerada en Argentina como la gran libertadora del siglo XX.

Viajemos 30 años para atrás. No al 2 de abril de 1982, cuando tropas argentinas “recuperaron” o, según el punto de vista, “invadieron” las Malvinas. Volvamos al día antes, al 1 de abril. Yo vivía en Buenos Aires en aquel momento. Llevaba dos años y medio allá, dos años y medio de creciente rabia y rencor hacia los asesinos en serie de la Junta Militar que gobernaba el país. En aquel 1 de abril solo había una cuestión política en Argentina: ¿cuándo iban a dejar el poder los hijos de puta de los milicos? Si a cualquier persona remotamente sensata, no asociada directamente con el Gobierno, se le hubiera preguntado en ese momento: “¿Qué es más importante hoy, que se recupere la democracia o la soberanía sobre las Malvinas?”, creo —quiero creer— que la respuesta hubiera sido la democracia.

Los generales Videla, Galtieri y compañía hicieron desaparecer a 30.000 personas durante sus más de seis años en el poder. Es decir, los secuestraban, los torturaban, los mataban y escondían sus cuerpos en fosas comunes o en el fondo del mar. A la crueldad física se agregaba la crueldad mental hacia los familiares de las víctimas. Saber que un ser querido ha muerto es mejor, o menos terrible, que aguantar años alimentando la remota esperanza de que (tras sufrir inimaginables horrores) quizá siga vivo. Lo sé. Conocí íntimamente a personas que padecieron esta precisa agonía mental.
Viví en Buenos Aires entre los tres y diez años. En el colegio juraba todos los días por la patria morir

Por eso fui a ver al embajador británico por el año 1980 a pedirle ayuda en un caso concreto de una mujer desaparecida (me dijo el embajador que el aparato represivo de los militares era como “una máquina para hacer salchichas”); por eso escribí artículos en la prensa argentina comparando el terror de la Junta Militar con el holocausto nazi; por eso, cuando las Madres de Plaza de Mayo hicieron un llamado al pueblo a acudir a la plaza a denunciar al régimen a finales de 1981, fui (éramos unos treinta manifestantes, recuerdo); y por eso también fui a la plaza un mes antes de la guerra, el gran día en el que los argentinos por fin le perdieron el miedo a los militares y más de 30.000 gritamos: “¡Se va a acabar, se va a acabar, la dictadura militar!”.

Me despertaron a las cuatro de la mañana del 2 de abril de 1982 para informarme de que los militares habían tomado las Malvinas. Mi espontánea reacción: “¡Qué hijos de la gran puta! Se jugaron la última carta que les quedaba”. O sea, apelaron al patriotismo de los argentinos, apostaron a que la gloria de haber recuperado esas inútiles y prácticamente vacías islas frenaría la incipiente rebelión y les mantendría en el poder. Nunca me imaginé que la jugada les saliera tan bien; que al día siguiente fueran a celebrar a la plaza de Mayo 100.000 personas, algunas de ellas las mismas que se habían manifestado en contra del borracho Galtieri y sus compinches unas pocas semanas atrás.

Debería de haberlo entendido, al menos en parte. Viví en Buenos Aires cuando tenía entre 3 y 10 años. Cada mañana nos poníamos en fila en el colegio frente a la bandera y cantábamos el himno nacional. Yo, nene británico, “juraba” todos los días “por la patria morir”. En las clases nos metían en la cabeza una y otra vez que los “ingleses” eran unos “piratas” y que las Malvinas eran argentinas. Supongo que, por mi condición de “inglés”, tuve una cierta inmunidad al mensaje. El lavado cerebral, como se demostró aquel 2 de abril, funcionó mejor con mis amiguitos nativos.

Lo curioso fue que pasados unos días la gente no recapacitara, que no hubiera sido capaz de superar la infantil irracionalidad a la que había en un primer momento sucumbido. Más curioso aún es que 30 años más tarde sigan estancados ahí, aparentemente sin entender la extraordinaria fortuna que tuvo Argentina de que en ese preciso momento estaba en el poder en Reino Unido una mujer considerada repelente por un alto porcentaje de la población británica (no me excluyo), y que se la veía como repelente precisamente por su marcial patrioterismo, por su nostalgia imperial, por su estrechez mental y por su obstinada forma de ser, cualidades que la condujeron a emprender una aventura militar de infinitamente más valor para el pueblo argentino que para el británico.

El valor económico de las islas era nulo para ambos países. No había señal de que hubiera petroleo debajo del mar

El valor económico de las islas era nulo para ambos países, ya que en aquellos tiempos no había señal de que hubiese petróleo debajo del mar. Todo se hizo con el pretexto del honor. El argumento de Thatcher fue que montó su contraataque para defender los principios de la soberanía y la democracia. Bien, pero para Argentina el valor de la guerra fue mucho más allá de los meros principios. La consecuencia directa de la derrota argentina fue que los militares se retiraron, humillados, del poder; que se vieron expuestos eventualmente al castigo de la ley; y que se instaló la democracia, como hemos visto, de manera duradera. Si Margaret Thatcher se hubiera quedado con los brazos cruzados ante la ocupación de las Malvinas hace casi exactamente 30 años, los nazis argentinos (los más nazis, sin duda, de los muchos regímenes militares en aquellos tiempos en el poder en América Latina) se habrían consolidado en el poder.

Seguramente hubieran torturado y matado a más personas. La pena es que antes de caer tuvieran que cargarse las vidas de casi mil soldados argentinos y británicos, entre ellos más de 300 reclutas argentinos en el torpedeado crucero General Belgrano: todos ellos, que nadie lo dude, las últimas víctimas de la Junta Militar argentina. Los 255 soldados británicos que cayeron nunca lo llegaron a saber, pero el fin más noble por el que dieron sus vidas fue que los hijos de puta más aborrecibles de la historia argentina del siglo XX se fueron una vez y por todas, como dicen por allá, a la puta que los parió. Un pequeño aplauso para la señora Thatcher, que nunca hizo por su propio país —ni de lejos— lo que hizo por Argentina, no estaría de más.

El vínculo al mismo es éste:

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/03/30/actualidad/1333127708_772000.html

No son los medios locales los únicos que a veces son aberrantes en incorrecciones periodísticas e informativas.


EDITADO

Primeras repercusiones

En otros medios periodísticos, el diario El Comercio (Perú) realiza una especie de sondeo de opinión (sólo para los usuarios registrados del mismo), basado en partes extractadas de la noticia:

¿Margaret Thatcher liberó a Argentina con la guerra de las Malvinas?

A nivel argentino, hallé a éstas:

Thatcher, ¿la libertadora argentina?

THATCHER, LA LIBERTADORA ARGENTINA

Ignoro cuánta será la repercusión que tendrá en redes sociales estilo Facebook y Twitter, ya que no tengo cuenta en las mismas ni las sigo. Pero, por lo pronto, alcanzó los 600 comentarios de usuarios del Eskup (del mismo diario EL PAÍS) y está tercero de "los más vistos", en menos de 24 hs de su publicación; siendo día domingo (bajo tránsito de internautas) y aún víspera del aniversario.

Habrá que esperar cómo rueda y se agiganta esta cuestión como "avalancha" de repercusiones que, asumo, tendrá la actitud tomada por ese diario de publicar tal aberración periodística y conceptual.


Última edición por Don Sapo el Dom Abr 01, 2012 9:15 pm, editado 1 vez (Razón : Añadir enlaces finales de repercusiones)

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.