Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

La pandemia que está haciendo estragos en la humanidad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La pandemia que está haciendo estragos en la humanidad

Mensaje  Don Sapo el Jue Abr 12, 2012 2:11 pm

Hay una enfermedad que, similar a la gripe, está presente en los seres humanos desde tiempos prehistóricos. Sin embargo, en las últimas décadas, en lugar de buscársele una cura efectiva, que permita erradicarla definitivamente, se la ha minimizado adjudicando a sus claros síntomas infinidad de otras razones y causas. De este modo, tan silenciosa y terrible como un SIDA, se convirtió en una epidemia que, hoy, ya es una pandemia.

Si al SIDA cuesta mucho reconocerlo, porque aparenta ser indetectable al principio y, luego, asume la forma de infinidad de desajustes de la salud; con esta otra ocurre algo muy similar y peor. Porque se la confunde con otras cuestiones y factores tan ocasionales como puntuales y, como no ataca a la salud física en forma específica o clara… se la vivió negando, a pesar de las ocasionales y fuertes voces de alerta que han surgido y aún claman en tal sentido.

Lo más triste de todo esto, es que los mismos enfermos son los primeros en negar sus síntomas y resistirse o excusarse a como dé lugar de realizar un tratamiento adecuado.

Los pocos que sí, lo intentan, suelen caer en manos de inexpertos que se asumen como excelentes sanadores, cuando no prefieren dejarse engañar por los que afirman tener curas milagrosas, tan efectivas, como rápidas, económicas y cómodas, como son las píldoras placebos cazabobos o dietas milagrosas.

Píldoras y cazabobos que facilitan que la enfermedad avance enquistándose de modo terrible y, además de ser cada vez más difícil de curar, la continúan expandiendo por contagio donde vayan o estén.

Algunos (muchos) ¡hasta se jactan de su salud completa! Precisamente por lo difícil que es reconocerla, dado el empeño oficial planetario por negarla, ya que siempre hay cuestiones o factores circunstanciales o ambientales para poder justificar sus consecuencias. Con el agravante que, cuando esa justificación de situaciones graves y hasta con muertos no basta, se la adjudica a la herencia genética, por algún gen determinado que se desubica o eslabona de modo incorrecto.

Gracias a estas actitudes, de ser incapaces de asumir la enfermedad, en lo que parece un complot planetario, a pesar de los avances en comunicación, tecnológicos y científicos; en lugar de erradicársela, se la ha dejado llegar a convertirse en una auténtica pandemia global.


Las formas de contagio

La enfermedad suele contagiarse en la más tierna infancia, durante la lactancia, casi siempre de los mismos progenitores, por lo cual es muy fácil atribuirla a una cuestión genética o de falta de higiene en el ámbito y entorno en el que son criadas las personas.

Sin embargo, hay muchos casos excepcionales de personas que han nacido en tales ambientes y circunstancias, pero lograron desarrollar defensas y evitar que la misma evolucione y hasta remita naturalmente (casi siempre quedan como portadores sanos, con mínimos síntomas).

Como el período de incubación es bastante largo y en general con pocos síntomas de escasa molestia, fácilmente pasan desapercibidos. Recién sobre la adolescencia es donde suele manifestarse nítida y hasta con gran virulencia. Pero es aquí donde entran en juego los intereses comerciales y políticos para evadir responsabilidades y lucrar con tratamientos que, en lugar de curar (que casi siempre son posibles de sanar a esas edades); lo que hacen es mantener ocultos a los síntomas, forzando a la parte biológica a funcionar como si no estuviera enferma, mediante placebos psicológicos y reforzándola con drogas si lo consideran necesario. Lo cual agrava las circunstancias hasta que los individuos enfermos llegan a la edad adulta, tan habituados a paliar los síntomas, que están convencidos de ser completamente sanos y la expanden a tontas y locas por donde estén o vayan.

Supongo que ya te cuesta sostener la paciencia para esperar a saber qué nombre tiene la enfermedad en cuestión y que “vaya al grano” en sus detalles.
Pues te respondo que no hay un acuerdo generalizado para denominarla, ya que hay demasiados intereses e ideologías de por medio y, en definitiva, poco importa la denominación, ya que lo que realmente quieres saber es si estás contagiado/a; en qué puedes notarlo; cómo te afecta y, sobre todo, cómo curarte, si es que la padeces y estás a tiempo de superarla.

Así que dejemos de lado la denominación y pasemos a detallar sus características.


Características:

Afecta al cerebro de las personas, evidenciándose en detalles aparentemente menores de su conducta. Es casi imposible notar cambios físicos en la estructura del mismo, ya que afecta al rendimiento de modo paulatino, como un envejecimiento cerebral prematuro que se acentúa aparentando normalidad o leve disminución del rendimiento intelectual.

Similar a las drogas que se recetan para combatirla, debilita y hasta inhibe el funcionamiento de neuronas y sus puentes de enlaces o interrelación, hasta anular gran parte del conjunto del proceso intelectual y cognitivo. Les limita terriblemente su capacidad para pensar y discernir adecuadamente, asociando e interrelacionando cosas. Para peor, esto se va acentuando en dificultar las formas expresivas, tanto verbales, gestuales y por escrito. Lo cual, además de dificultarles un sano progreso económico en sus vidas, por no saber bien qué es lo que más les conviene y cómo lograrlo; también les afecta y hasta destruye la vida afectiva o emocional, dificultando una comunicación sana y coherente con su entorno; desubicándose de modo cada vez más frecuente, tanto en expresiones como conductas y ambiciones.

Los primeros síntoma claros, son la dificultad para expresarse con precisión, sobrevalorando a la calidad propia y colocándose a la defensiva con argumentos detractores de los demás como “son demasiado pretensiosos y no quieren molestarse en entenderme”. Cuando no atacan directamente con insultos, adjudicándoles malas intenciones e imbecilidad.

Paralelamente, la capacidad asociativa para interrelacionar cosas de modo adecuado se va perdiendo más notoriamente, para razonar de modos cada vez más simples, regidos por silogismos entre extremos de blanco y negro con intermedias escalas de grises. Para determinar “me gusta o no”; “lo quiero o no lo quiero”; “ataco o protejo”; quedando la neutralidad y objetividad del “no lo sé” o “me faltan parámetros para decidir acertadamente”, cada vez más relegada hasta no notar que la pierde con demasiada frecuencia.

También se dan los casos opuestos de reconocer que no se está en condiciones de tomar decisiones, pero negando la imposibilidad de evocar en su memoria datos y procedimientos válidos en la cuestión a superar, para asociarlos interrelacionándolos correctamente. Por lo cual se defienden y excusan en “me falta información”, con el agravante que “no se la puede conseguir”, aunque con frecuencia no hayan movido ni un dedo para buscarla. Es como si padecieran lagunas en la memoria con infinidad de datos concretos que, se supone, dominan y deberían recordar perfectamente.

La negación de estas anomalías de salud mental, son las que llevan a infinidad de accidentes, como el aparentemente soberbio menosprecio por las normas de tránsito y seguridad en general, con la cantidad de accidentes con pérdidas de vida, o mutilaciones a invalidez parcial, que acontecen a diario en todas partes del planeta.
Automatizan sus decisiones y conducta, basándose en la imitación de otros, en conductas a las que tratan de darle sus propios matices para “personalizarlas”, generalmente sin poder darse cuenta de hasta qué punto las deforman de modo inconveniente, tanto para sí mismos como para los demás con los que interactúen; porque, reitero: van perdiendo la capacidad analítica de manejo de datos asociativos interrelacionados y que se concatenan, para tomar decisiones silógicas entre el “me gusta o no” y “quiero o no quiero”, sin mayores parámetros o datos que debieran ser tomados en cuenta y rijan sobre el criterio. Por supuesto que a esto lo justifican plenamente en la premura con la que hay que decidir en la vida moderna, la falta de datos “a mano” o “accesibles” y, además, con que “es lo que todos hacen” (todos los demás enfermos por esta pandemia), por lo cual mal concluyen en que es correcta.

Otro de los gravísimos aspectos de esta pandemia, es el mencionado deterioro en la capacidad expresiva, de la que incorrectamente se culpa a las actuales tecnologías, sobre todo a los SMS o mensajes de texto de teléfonos. Porque aún quienes no acostumbran utilizarlos, deforman palabras y las abrevian por modismos a “jergas propias” entre sus conocidos, cual convictos carcelarios. Detalle que, también erróneamente, se adjudica a pereza mental o veleidosidad intelectual (o esnobismo si se prefiere el término). Ya que la “pereza mental” es la forma en que se excusa el deterioro cerebral, porque las neuronas están cada vez más débiles y, un esfuerzo “simple”, les resulta harto extremo, como quien tiene a todos los músculos fláccidos y debe recorrer una gran distancia (por puentes de conexión neuronal deteriorados) que verdaderamente le resulta cada vez más “toda una hazaña”.

Así, un muy creciente y alto porcentaje de la población está comenzando a expresarse cada vez más limitada en su lenguaje y repleta de deformaciones expresivas, en las que predominan como “acordes” y hasta “bonitas” toda clase de groserías y vulgarismos, por no poder recordar, o siquiera conocer, a las palabras adecuadas. ¡Ni hablemos de decir cosas objetivas, en lugar de decir u opinar tonteras para dar la nota y sentirse partícipes! Que esto es algo que se puede apreciar fácilmente al leer lo que expresan la mayoría de los comentarios de lectores de cualquier cosa que abunda por internet, sobre todo en las redes sociales y hasta diarios de cualquier país.

¿Alguien se ha molestado en analizar la calidad de la inmensa mayoría de participaciones por parte del “público” en internet? (al margen de las pobrísimas calidades de los artículos o noticias que se hallan). Los más moderados, suelen limitarse a obviedades de una o dos líneas. Son realmente excepcionales las personas que realizan comentarios de más de dos párrafos con verdadero criterio objetivo y sensato (donde se pueda hacerlo, porque no está limitado a un “tuit” de 240 caracteres).

Pero a esta “locura” o “imbecilidad” pandémica de la humanidad NO SE LA QUIERE RECONOCER OFICIALMENTE por “inconveniente” a demasiados intereses económicos y políticos, por lo cual, en lugar de abordarla para ir tratándola hasta erradicarla, se la deja crecer más y más hasta que termine de destruirnos como especie, convertidos en bestiales cavernícolas que se expresan con gruñidos guturales e imponen por la fuerza tan irracional como destructivamente.

¿Mejor ejemplo que el atribuir el grueso de las problemáticas a la “mentalidad consumista”?

Mucho se habla de padres ignorantes y negligentes en la educación de sus hijos.

Mucho se habla de las deficiencias del sistema educativo formal. De la inseguridad generalizada; de las violencias cotidianas, en lo individual y lo masivo. De los medios de difusión; del sistema judicial, penal y carcelario. De las fallas de las instituciones.

También de las negligencias e inmoralidad de los que son gobiernos y partidos políticos. De la perversidad de empresarios y economistas. De la baja calidad profesional y ética. Hasta de lo hipócritas e ineficaces que son las instituciones religiosas.

En definitiva:
Se habla mucho SUBJETIVAMENTE, por culpar sólo a una parte del total, sin ver que, en el fondo, hay una realidad más compleja: La de haber validado a la irracionalidad insensata como modo de vida “normal” para los tiempos actuales y en general para todos; excusándose a las conductas muy graves, como si fueran situaciones ocasionales de arrebatos emocionales, falla cerebral momentánea y cuestiones parecidas; que culpan al individuo y circunstancias puntuales, para continuar negando la pandemia.

Pero ¿cuántos son capaces de reconocerse enfermos y, además, sostenerse firmes en no contagiarse cada vez más de actitudes enfermas? Es un porcentaje que, a mí, me parece que es irrisorio en el total de humanos. Porque la primera señal de salud, es asumir que nadie es completamente inmune o del todo sano, comenzando por reconocer síntomas en uno mismo cada vez que corresponda.

Algunos, como dije, la consideran un gen implícito de la especie humana, el que rige y determina al grado de “estupidez humana”, que se asume que no tiene límites.

Otros, consideran que es tan sólo una cuestión educativa y de formación; o cultural.

En mi caso, la considero EGOÍSMO. Terriblemente desvirtuado por cuestiones tan variadas como las culturales, educativas y con gran responsabilidad de parte de las instituciones religiosas; gubernamentales y académicas profesionales. Negligencias institucionales que fueron agravadas desde los sectores adinerados y ambiciones económicas o de fama y poder, para aprovecharse de las mismas agravándolas.

Todo se potencia concatenándose y es cada vez más difícil sustraerse al contagio, precisamente porque nadie quiere reconocerse enfermo, ni siquiera en las pequeñeces que suman como el gota a gota. Porque pasar a resistir el contagio es una forma de vida durísima, que comienza por la explotación de la “ingenuidad” y “buena voluntad” de los altruistas, que lleva a una especie de marginación y aislamiento social, por incomprensión de la “estupidez” de una conducta amorosamente servicial y desinteresada. Que se concatena con la incomprensión y desidia de los demás por los propios intereses verdadera y profundamente esenciales para sí mismos; o de la falta de deseo de compartir momentos estúpidos destructivos, o de vicios y aturdimientos, que bien podría aprovechárselos para introspección y desarrollo interior, o para “agobiantes” colaboraciones de ayuda a terceros que pocas, o raras veces, son capaces de retribuir siquiera con un gesto de agradecimiento, aunque más no sea una sonrisa sincera. Ya que cuando los receptores no asumen que es obligación de los voluntarios (remunerada o por castigos); suelen considerar que se lo hace con alguna intención de sacar provecho ulterior, o para luego reprochar alguna forma de deuda.

A tal extremo está pervertida la sensibilidad y criterio social, que se considera de buenas a primeras que nadie hace algo “por amor al prójimo” (que no sean intrascendencias) sino que “algo por algo a cambio”; salvo que sea un “auténtico imbécil idealista”, del cual hay que aprovecharse, en lugar de ser tan idiota, porque si no lo hago yo, seguro que otro se aprovechará.

Obviamente, lo grave del egoísmo desvirtuado a la perversión, es la pérdida de consciencia, de ética social y capacidad de amar verdaderamente, para confundir y auto engañarse en que el posesivo querer, es amor. Y que el desinterés por el prójimo está harto justificado en la desconfianza a ser manipulados y hasta abusados o estafados en nuestra amabilidad (harto perezosa en “ver más allá” y prever consecuencias reales).

Así, es como la humanidad cada vez está peor en cada uno de sus individuos, que se halla aislado en su propio mundillo egótico y totalmente incomprendido por los demás en los más profundos e importantes aspectos de sus vidas. Viven frustrados y alienados, perdiendo el tiempo o invirtiéndolo pésimo en cosas de menor importancia o intrascendentes; acumulando frustraciones que le motivan a violencias de toda clase, generando inseguridad masiva, porque todo y todos se potencian mutuamente.

Parejas y familias que no prosperan y se dañan, sembrando desde sí mismos los sentimientos de frustración y violencia a todo lo que hagan o con lo que interactúen, especialmente en lo laboral; dando lugar a empresarios y profesionales enceguecidos de ambición y faltos de escrúpulos por resentimientos añejos, avasalladores de todo lo que se interponga en sus paliativos para sentirse “exitosos”.

O también la alternativa de personas casi descerebradas que prefieren “no pensar” y “mirar para otro lado”, dedicando el grueso del tiempo libre de obligaciones impostergables a toda actividad que les permita abstraerse de sus propias problemáticas y entorno, fantaseando o divagando con futuros que se le antojan y quieren creer posibles, aunque más no sea momentáneamente; como las mujeres que sueñan con ser princesas, o hallar una pareja muy adinerada que sea fácil de sobrellevar en compatibilidad para la convivencia. O varones que se lo pasan en juegos electrónicos que les permitan desahogar violencia y sentirse “héroes épicos”; además de jactarse de los méritos de los ídolos artísticos o equipos deportivos con los cuales se sientan identificados, a veces tan sólo porque tienen en común o de “iguales” que son nacidos en el mismo país.

Y muchas más cosas como éstas no son más que síntomas de la pandemia de egoísmo desvirtuado a darse demasiada prioridad a sí mismos e intereses personales externos o materiales, a costa de ir perdiendo la objetividad, el buen criterio y la capacidad de discernimiento analítico sensato, hasta que el cerebro queda deteriorado a ser como un músculo de escasa capacidad, automatizada en tan sólo “elegir” entre opciones muy obvias o, en caso de no estar presionado a decidir por opciones, limitarse a “abstenerse” dejándolo pasar, como dejan pasar sus vidas: Vegetando entre las obligaciones cotidianas ineludibles, mientras imaginan y sueñan con que “algún día” podrán ser o lograr la utopía que creen posible para sí mismos. Es como quienes, naciendo libres, eligen vivir “encapsulados soñando” como describen en la película Matrix; con el agravante que, mientras fantasean con sus mundillos interiores e intereses personales egoístas, colaboran directa o indirectamente a que la situación planetaria se agrave, considerándose libres de la parte de responsabilidad que les cabe en tantos desmanejos masivos por parte de empresarios, políticos o gobiernos, líderes religiosos y ¡tantos otros que están convirtiendo a este planeta en un infierno en la calidad de vida de todos los seres!

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: La pandemia que está haciendo estragos en la humanidad

Mensaje  japonesa el Sáb Mayo 26, 2012 1:07 am

Excelente tema. el egoísmo es un mal que nos ataca a todos y en mayor o menor medida lo tenemos y si, desde la tierna infancia cuando peleábamos con nuestros hermanos y se revolvía con celos de a quien quiere mas, y que me dice de la envidia prima hermana del egoísmo que junto con otros familiares egoicos hacen de nuestra estancia en la tierra (El paraíso terrenal) Embarassed Un infierno por no aprender a convivir todos en paz. llanto y hablando de paz que tal la paz interior que si no existe la exterior menos la interior, y asi sucesivamente como en un tren sin pito ni pare se camufla egoicamente infinidad de defectos que nacen del egoismo,la envidia y la Ira y la madre de todas que no es otra que la pereza affraid a querer reconocer que si es verdad y sobre todo hacer algo urgente por cambiar por que de verdad como tu dices hay hay hay que si que estamos enfermos y como de gravedad¿No cree??
gracias por compartir y mejor me voy Whistle y otro dia vengo
para seguir compartiendo lo que otros comparten... me gusta el foro aunque es de mentes brillantes y toca pensar mucho lo que vamos a decir para no meter mucho, muchito la pata.
Whistle
toca leer varias veces el tema para saborear el real contenido donde definitivamente hay mucha sabiduría.

libro gracias

besitos y hasta otro día

Japonesa.

Nota Olvide decirte jajajaja
que estaba ansiosa por saber ya cual era la enfermedad y hice esfuerzos sobrehumanoides para no bajar y mirar ya cual era la enfermedad en cuestión
la curiosidad hacia su agosto dentro de mi....
y que me da de risas cuando dices que ya y bueno jejejejeje sabias que pasaríamos por eso

gracias por enseñar con diversión.
beso1
avatar
japonesa
Entusiasta
Entusiasta


Volver arriba Ir abajo

Re: La pandemia que está haciendo estragos en la humanidad

Mensaje  Don Sapo el Sáb Mayo 26, 2012 3:16 am

que estaba ansiosa por saber ya cual era la enfermedad y hice esfuerzos sobrehumanoides para no bajar y mirar ya cual era la enfermedad en cuestión
la curiosidad hacia su agosto dentro de mi....
y que me da de risas cuando dices que ya y bueno jejejejeje sabias que pasaríamos por eso

Japonesa: No recuerdo ya en qué tema expliqué que yo desde muy pequeño sentía pasión por escribir. Ya a eso de los 4 ó 5 años, en lugar de dibujar o colorear, prefería llenar hojas enteras de rulos y sinuosidades que asumía como textos que iba apuntando.
Mi primera poesía: A los 7 años (una tontera, pero primer intento concreto estructurado).
Mi primera novela de ciencia ficción inconclusa: a los 10 años, junto con otro chico que perdió el entusiasmo por continuarla dándole forma. (Quedó en apenas 9 páginas mecanografiadas).
Mi primer obra teatral (adapté a un cuento infantil poco conocido) a los 15 años. Obrita que también coordiné y dirigí.
Pero recién a los 21 dí por terminado mi primer cuento largo, después de CUATRO AÑOS de estar corrigiéndolo y volviendo a mecanografiarlo en limpio (tantas veces, que casi me aprendí de memoria a sus casi 24 hojas tamaño oficio o legal).
O sea: Más que ser un gran talento, fui muy tenaz en PULIRME y mejorar lo que sentía como vocación: Escribir (además de pensar, obviamente).

En conclusión: Si a esta altura de mi vida no pudiera manejar bastante bien al suspenso literario en relatos... sería como para suicidarme (Sobre todo, si tenemos en cuenta a la cantidad de libros que he leído).

me gusta el foro aunque es de mentes brillantes y toca pensar mucho lo que vamos a decir para no meter mucho, muchito la pata.
Whistle
toca leer varias veces el tema para saborear el real contenido donde definitivamente hay mucha sabiduría.

acostado de risa Me causa gracia la forma en que vengo a confirmar un poco más el por qué casi nadie comenta nunca nada: Temor a "meter la pata"; como también PEREZA de pensar mejor, más profundamente a las cosas.

En este punto, de pensar un poco más a fondo, permíteme comentarte que nunca descollé (ni sobresalí) por inteligencia de ninguna clase. Sí, por tenacidad y constancia en mejorar, intentando ser sensatamente objetivo. Así que puedo dar fe y constancia empírica (por experiencia personal), que la "brillantez" y "profundidad" es fruto de legítimo esfuerzo al que prácticamente cualquiera puede igualarme o superar... ¡si se esmera de verdad en tal sentido!

Y como no hay mal que por bien no venga, fíjate qué curioso: Cuánto más se ejercita uno en pensar con profundidad, en observar a las cosas desde diferentes ángulos, más fácil se vueve con el tiempo, por simple cuestión de agilidad por hábito. Tanto, que a veces, estando cansado y desganado al máximo, suelo poder responder o comentar con bastante lucidez. (Aunque trato de no hacerlo así, estando cansado, porque se me suelen escapar detalles de los que luego me arrepiento o avergüenzo). A casi todo lo que escribo, lo releo corrigiéndolo un promedio de cinco veces como mínimo. Si es un texto largo y que me importa mucho, supero las 10 y hasta las 20 lecturas, hasta que la saturación me impone enviarlo como quedó y "arriesgarme" a que se me hayan pasado detalles.

En fin... que de verdad ME ALEGRA MUCHO saber que relees saboreando los detalles de sabiduría que comparto.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: La pandemia que está haciendo estragos en la humanidad

Mensaje  japonesa el Lun Mayo 28, 2012 1:54 am



Me gusta la forma en que explica lo de poner a trabajar la materia gris-(Cerebro)
que de verdad muchas veces nos da pereza pensar, Rolling Eyes pero es mejor detener el trafico de pensamientos Arrow y esperar un poco para que salga lo que realmente debe salir. al leer o escuchar tenemos la fea costumbre casi la mayoria de no dejar la mente en silencio qué mal! si no que vamos sacando conclusiones sin esperar a que por intuicion comprendamos lo que el otro esta tratando de decirnos a traves de la palabra oh lo escrito y es hay donde nos perdemos del verdadero contenido de entender, aprender y por demas poder responder sin embarrarla mucho. por esa mania oculta del bla bla bla mientras y bueno ya me entendió ¿verdad?
claro que me entendio si con la agudeza mental que maneja mejor dicho jajajaja acostado de risa pilas es mejor si, seguiré de cerca tus escritos Muy Feliz muchas gracias por responder mis inquietudes.
con cariño tu amiga
japonesa
avatar
japonesa
Entusiasta
Entusiasta


Volver arriba Ir abajo

lA PANDEMIA QUE ESTA HACIENDO ESTRAGOS EN LA HUMANIDAD

Mensaje  Carlos el Lun Jun 18, 2012 2:53 pm

A mi me pasa lo que escribió japonesa en escribir en líneas arriba que este foro es para mentes brillantes acudo aquí y enriquezco y nutro con todo lo que escribe don sapo, en muchas ocasiones ávido de encontrar nuevos temas que hagan acrecentar mi acervo cultural y que mitigue esa sed de conocimiento interior que aquí en este foro encuentro, por lo general no opino porque me considero incapaz de aportar algo realmente sustancioso, escribir mucho y no decir nada o que pueda ayudar a otros. Sin embargo ahora que escribe don Sapo: “Sí, por tenacidad y constancia en mejorar, intentando ser sensatamente objetivo” trataré de seguir perseverando en tratar de escribir lo que pienso en diversos temas aquí planteados. En si es bastante enriquecedor lo que comenta aquí lo referente a que casi la mayoría de los seres humanos cargamos con ese egoísmo y pereza mental que se ha convertido en una pandemia mundial acrecentado por la televisión, el internet y tanto desarrollo tecnológico que nos ha vuelto perezosos en discernir los temas que tan bien ha abordado don sapo en este foro. Voy a tratar de comentar y opinar aunque sea brevemente en temas aquí escritos, ya que a mi por lo general me gusta mucho leer y considero que así voy aprendiendo en el día a día, pero me cuesta mucho poder escribir y expresar mis ideas; pero bueno para no seguir redundando en lo mismo, no me queda mas que seguir agradeciéndole son Sapo por todos sus conocimientos aquí vertidos y que considero que me ha hecho ser una mejor persona y estar constante en aprendizaje y pueda tal vez algún día despertarme, cerrando etapas, y comprender por qué he venido aquí y cuál es mi misión por este paso en la tierra.

Carlos
Flama
Flama


Volver arriba Ir abajo

Re: La pandemia que está haciendo estragos en la humanidad

Mensaje  Don Sapo el Lun Jun 18, 2012 3:14 pm

¡BIEN, Carlos!

En el comentario que has hecho no hallé NADA criticable. Así que no temas pasar vergüenza por cómo te expresas por escrito, ya que evidencias que puedes hacerlo perfectamente.

Respecto a qué decir... ¡si habrá detalles para ampliar información o iniciar nuevos temas como derivados de otros!

Si he dejado de sumar temas casi a diario, es porque YA NO SE ME OCURRE QUÉ PUEDE INTERESAR que aún no esté abordado en este sitio más o menos detalladamente.

Sólo los demás pueden hacerme notar qué es lo que podría intentar abordar, ampliar o detallar mejor. Incluso si me equivoqué o fui impreciso en algunas cosas o temas.

Porque a mí, como a casi todo entendido o profundo conocedor de algunas temáticas, se me escapa el límite entre lo que realmente es obvio para los demás, de lo que sólo es así para los que ya están bien consustanciados de esas cuestiones. Siento que vivo reiterándome hasta ser un latoso, de tantas veces que suelo explicar a ciertos temas (a diferentes personas o en otros sitios, no solo aquí).

Y si hay algo que quiero evitar, es la reiteración de temáticas. Sobre todo para que los recién llegados no se encuentren con más "laberinto" de temas, en los que se reiteren conceptos con demasiada frecuencia. Por eso es TAN IMPORTANTE la participación de los demás en este sitio, sobre todo de los que más o menos se han consustanciado de lo ya publicado en las áreas de su interés.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

LA PANDEMIA QUE ESTA HACIENDO ESTRAGOS EN LA HUMANIDAD

Mensaje  Carlos el Jue Jun 21, 2012 4:04 pm

Don Sapo escribió “Porque a mí, como a casi todo entendido o profundo conocedor de algunas temáticas, se me escapa el límite entre lo que realmente es obvio para los demás, de lo que sólo es así para los que ya están bien consustanciados de esas cuestiones. Siento que vivo reiterándome hasta ser un latoso, de tantas veces que suelo explicar a ciertos temas (a diferentes personas o en otros sitios, no solo aquí).”
Considero Don sapo que como usted ha experimentado en carne propia lo que aquí escribe considera que algunos temas es usted reiterativo y obvio para nosotros, pero no es así, yo he encontrado verdades en sus escritos y en lo personal para mi no lo considero una lata el que usted ayude a despertarnos o abrir los ojos en temas o situaciones que a veces leemos, reelemos y no nos cae el veinte como dice por acá en Chiapas; sin embargo usted esta contribuyendo a que mas personas estemos despertado de ese letargo en que hemos caído y día a día al practicar lo que ha compartido en este foro haciéndonos cada vez mejores personas. Gracias nuevamente saludos cordiales y un gran abrazo.

Carlos
Flama
Flama


Volver arriba Ir abajo

Re: La pandemia que está haciendo estragos en la humanidad

Mensaje  Roman10 el Sáb Sep 08, 2012 3:04 pm

Recientemente y de manera casual tomé conocimiento de la raiz de esta verdadera pandemia. Su nombre es psicopatía, una palabra muy escuchada pero poco conocida. Resulta que existen seres que parecen humanos en todas sus facetas pero interiormente ellos se saben distintos y realmente lo son, no tienen sentimientos. Son incapaces de sentir amor o empatía por los demás, pero son extremadamente hábiles para aparentar lo contrario. Los seres humanos comunes que sí tenemos sentimientos vivimos creyendo que todas las personas son más o menos iguales a nosotros, contradictorias a veces, egoístas otras tantas y con esa dualidad de bondad y maldad empaquetada todo dentro de una misma mente y cuerpo. Sin embargo los psicópatas no son "humanos" en el mejor sentido de la palabra, son seres que tienen una mente poderosa y pueden ser de inteligencia superior, media o baja, pero todos sus actos están calculados fríamente para obtener de los demás aquello que desean. Sólo reconocen al resto de la humanidad como "objetos" o medios para lograr lo que quieren, que por lo general suele ser poder o dinero. Hacen un gran daño psicológico porque dicen lo que creen que el otro espera escuchar, son aduladores pero acto seguido desmoralizan a su victima dándoles a entender que son la peor basura. Otra de sus cualidades es que se victimizan con facilidad y trastocan los argumentos para sentirse atacados. En fin, sus tretas son interminables y sería bueno que investiguen al respecto, les puedo asegurar que conocen personalmente por lo menos a un psicópata y jamás lo sospecharán. También en base a ellos se explica porqué el mundo está como está, pueden investigar sobre "ponerología" que es un poco cómo la sociedad se ha vuelto psicopática por la mano invisible de estos seres detestables. Cabe aclarar que existen muchos seres humanos con sentimientos que adoptan actitudes psicopáticas sin darse cuenta puesto que esta forma de actuar ya es corriente en nuestros tiempos. En mi opinión es el desafío más grande que se le presenta a la humanidad en el futuro, cómo reconocerlos y qué hacer con ellos. Saludos.

Roman10
Entusiasta
Entusiasta


Volver arriba Ir abajo

Re: La pandemia que está haciendo estragos en la humanidad

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.