Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 13 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 13 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

¿Se puede predicar y hasta exigir amor sin practicarlo?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Se puede predicar y hasta exigir amor sin practicarlo?

Mensaje  Don Sapo el Sáb Abr 28, 2012 1:56 pm

Esta es una pregunta que surgió en mi mente tras leer los comentarios de una noticia en la que ponían en evidencia las malignas hipocresías del gobierno de Israel.

Varios comentarios eran pro o anti judíos. El mecanismo humano siempre es el mismo: Se desvirtúa a la objetividad convirtiéndola en crítica insustancial de grupos o sectores específicos (no sólo religiosos), degradando al que pertenezca el otro, tratando de mostrarlo como peor.

Judíos, cristianos y musulmanes se rigen por unos mismos principios esenciales: El amor. Tanto al Ser Supremo o Creador, como a su obra o Creación, de la cual formamos parte TODOS LOS SERES VIVOS.

Ése es el primer y más importante “mandamiento” (precepto básico o fundamental) de toda religión muy masiva. Y aquí es donde surge correctamente la pregunta del título:

¿Se puede predicar amor sin practicarlo correctamente?

Y es también donde surge evidente la gran ironía (o absurdo histórico) de los líderes religiosos: Siembran miedo y resentimientos, como si formaran parte de desarrollar la capacidad de amar en sus fieles. Y hasta enseñan pésimo a confundir el querer y las buenas intenciones como una expresión de verdadero amor, para justificar actitudes de limitaciones egoístas.

Cuando el grueso de la humanidad era ignorante y desinformada, tal estrategia les dio bastante buen resultado. La del “obedéceme o Dios te castigará” (casi siempre: “a través de mí, como su representante”, como se hartaron de hacerlo los católicos durante la nada Santa Inquisición; o como aún lo practican algunos sectores musulmanes en la imposición de castigos a latigazos y hasta condenas a muerte).

Pero hoy, que el grueso de la población está alfabetizada y con gran acceso a infinidad de informaciones y opiniones, los errores de los religiosos saltan a la vista de modo cada vez más alevoso. A tal extremo, que difícilmente alguna religión pueda incitar masivamente a una “yijad” (o “guerra santa” defensiva) a un amplio sector de sus propios fieles, ya que éstos rápidamente se dan cuenta que NO CORRESPONDE con las enseñanzas y predicamento de sus libros sagrados, a pesar de que puedan afirmarlo “representantes divinos” de la más alta jerarquía. Las excepciones de esto suelen ser personas con mínima capacidad de razonamiento objetivo, o ignorantes fácilmente manipulables. Es decir: pequeños grupos de fanáticos con poca capacidad de discernimiento y muy traumados en aspectos de su personalidad y formación. Sobre todo: personas que han padecido combinadas a la carencia de justicia y amor bien entendidos (amorosa contención de sus injustos padecimientos o cuyas razones les resultan incomprensibles e injustificables). Carencias que son las que generan toda clase de violencias e inseguridades.

Fíjense qué ironía, que pretendemos sociedades más desarrolladas y seguras, sin percatarnos o importarnos mucho cuántas injusticias implican hacia otros sectores que, lógicamente, se resienten y vuelcan su “desquite” (con bastante razón) hacia los más “desarrollados” pero desconsiderados hasta lo inhumano o desalmado.

¿Cuál suele ser la respuesta de las otras comunidades? ¿La contención amorosa y deseo de compensar a las injusticias sufridas? O, por lo menos ¿ayudar a que comprendan en qué tienen razón y en qué no y por qué?

No. La reacción habitual es la de censura, crítica y condena (muchas veces violenta); que aumentan el dolor de sentirse incomprendidos y atacados. Es decir: aumentan más al resentimiento que suscita odio. Esto acontece en diversas escalas, desde la individual a la social; tanto entre sectores de una misma comunidad y hasta familias, como entre países o regiones.

¿Qué tiene eso de “buen creyente” (y practicante) de la religión que fuere?
Es algo tan absurdo como sembrar cizaña pretendiendo cosechar trigo. O más bien: abonar a la cizaña que crece entremezclada en un trigal, para quejarse de cuánta cizaña hay y cuán dura o resistente. (La falacia de pretender “combatir al fuego con fuego” o de sofocarlo con elementos combustibles).

Que es también la misma actitud, aparentemente moderada o mejor disfrazada, de los que sólo amparan y ayudan a los propios miembros de la comunidad, pero negándola o excusándose de ayudar a los que no pertenecen a la misma. Ya que es una forma de segregación egoísta, que da a entender que “sólo los míos son los que más merecen ayuda” o esfuerzos de nuestra parte. (Es el principio de “primero yo” (y mis intereses más inmediatos, como “los míos”), aplicado a la propia comunidad o sector, pero justificados plenamente desde sus ideologías, por una estrechez de visión y conceptos que no alcanzan a abarcar la realidad más amplia y sus consecuencias a mayor plazo que el subjetivo e inmediato).

Todo esto hace muy obvio que, en la realidad cotidiana, muy pocas personas saben de verdad lo que es el auténtico amor; aunque la inmensa mayoría de por obvio que sí, que “sabe”, porque ¡lo confunde con el posesivo y egoísta querer! Tema que desarrollé aparte (hace tiempo) bajo el título “Diferencia entre querer y amar”.

¿Cuál es el mayor “pecado” que comete la humanidad? Precisamente el considerar que sabe amar (y discernir sensatamente), con el agravante de justificar que lo practica a diario. Con lo cual, especialmente los creyentes de alguna religión, dan por obvio que cumplen lo mejor que pueden con el principal mandato de “amar y respetar a Dios (Creador o como prefiera denominársele) por sobre todas las demás cosas”. Cuando absolutamente TODO lo que hay en el universo y lo conforma, es PARTE DE DIOS MISMO, demás seres vivos especialmente.

El no tener presente que absolutamente todo en el universo funciona orgánicamente y que, como parte implícita, debemos velar por el bienestar o armonía del conjunto total, es la mayor contravención a las bases de cualquier creencia religiosa coherente, e incluso a la ética y sana convivencia de cualquier filosofía sensata, que se puede argumentar hasta con los ateos.

Sin embargo, para enseñar y ayudar a comprender esto, es indispensable que las personas puedan conocer el amor auténtico, vivenciándolo en sí mismos por parte de los demás. Especialmente en el proceso ejemplar de amorosa COMPRENSIÓN de los errores e inconductas ajenas, que es lo único que permite lograr PERDONAR de verdad a los posibles daños recibidos, en lugar de forzarse a intentarlo desde el “debo” o “está mal que sienta rencor” o simplemente “olvidar” (que el inconsciente es incapaz de verdadero olvido, aunque pueda aparentarlo muy bien). Pues el rencor o resentimientos son un veneno del que se traga más de lo que se escupe y termina destruyendo nuestras vidas hasta con enfermedades tan terribles como el cáncer, cuando no se logra volcar a mucho, fanática u obsesivamente, hacia terceros (muchas veces del todo inocentes).

Ya he abordado en otras ocasiones a las cosas que se enmarañan produciendo conductas nocivas tanto para uno mismo como para los demás. Especialmente de las consecuencias de reprimir necesidades básicas del ego, que es quien reina en nuestra parte inconsciente, que lleva a enfermedad y perversiones psicológicas. (Por ejemplo, con la represión de los deseos e impulsos sexuales, entre otros muchos harto conocidos). Porque no se trata de reprimir sólo por miedo a castigos o porque “esté mal”. Se trata de comprender a la propia naturaleza y aprender a canalizarla o enfocarla de modo útil o, por lo menos, satisfacerla de tal modo que no resulte lesivo para nada ni nadie. Detalle en el que los líderes religiosos se han amurallado en métodos de supuesta solución que e general son erróneos, inadecuados y, desde el ámbito científico (sobre todo psicológico) aún no han logrado elucidarlo del todo y mucho menos enseñar a las personas a superar estas cuestiones.

Para finalizar, estaría el tema del amor individual hacia lo que consideramos “amar”, pero en realidad es más lo que queremos (posesivamente) que lo que amamos (altruistamente). Sea de madres y padres hacia hijos y viceversa, a parejas, amistades y hasta mascotas. Pero sería reiterar al grueso de lo que expuse en la “Diferencia entre querer y amar”, que se complementa con varios otros temas desarrollados en estos foros, especialmente en autoconocimiento y lo que describe al ego y sus mecanismos.


_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.