Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

El principal error histórico del peronismo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El principal error histórico del peronismo

Mensaje  Don Sapo el Sáb Sep 29, 2012 1:00 pm

Como es harto sabido, Juan Domingo Perón era militar de carrera. Por esta razón, no es de extrañar que aplicara en la política a mucho de lo aprendido y realizado en las fuerzas armadas, especialmente la forma de organizar la estructuración interna del partido político que creó.

De este modo aplicó la estructura verticalista de la cadena de mando, en la cual se debe obediencia ciega al superior, sin discutir ni cuestionar órdenes, como soldados rasos. A la vez que los mismos mandos debían ser los que detectaran a los más idóneos para ascender en jerarquía o cadena de mando, según méritos evidenciados, pero ponderados exclusivamente por sus superiores. Estructuración que es muy eficaz cuando el grueso de las personas que la componen son ignorantes o con poco criterio y aptitudes. Lo cual era comprensible en la época que Perón pasó a “militar” en la política, ya que la mayoría de sus seguidores eran obreros y personas con escasa cultura o formación.

Por eso es que también impuso la formación de cuadros, del adoctrinamiento de cómo ser un buen líder o dirigente, desde su propia concepción de las cosas y circunstancias históricas de la época. Época en la cual, la estructuración militar, era la más eficaz para sociedades muy segmentadas y poco acostumbradas al respeto del disenso y conciliar ideas democráticamente. Sobre todo, porque el grueso de la población había sido criada y acostumbrada a identificarse con ideas y/o con los líderes que las proclamaban para seguirlos, como si no pudieran pensar por sí mismos y siempre hubiera quienes pudieran hacerlo por ellos y mucho mejor como para cuestionarlos, porque se habían “profesionalizado” específicamente en tales propósitos (consideraban a la política una carrera en sí, que exigía características personales mucho más amplias que un título universitario, preferentemente en leyes, sino saber pensar más y mejor que las personas comunes y, además, tener experiencia en dirigir y administrar grandes grupos (estancieros, empresarios, intelectuales destacados, etc)).

Pero los tiempos fueron cambiando. El acceso a la información y mayor formación cultural, se fue masificando cada vez más, facilitando la capacidad de darse cuenta más fácil y rápidamente de errores administrativos, culturales y políticos.
Paralelamente, los partidos políticos se fueron pervirtiendo cada vez más. En gran medida por la desaparición forzada (reprimidos, encarcelados y hasta asesinados) de buenos y respetados líderes durante las dictaduras en América y en el grueso del planeta. Pero también alentados por las inmoralidades de poderosos económicos que imponían prebendas a candidatos, a cambio del imprescindible apoyo económico para poder hacer proselitismo y campañas electorales que les permitan acceder a gobernar (en esto último, los medios masivos de difusión tienen su parte de responsabilidad, al igual que muchos empresarios y hacendados o terratenientes).

De este modo se fueron concatenando las situaciones que alejaron a los políticos, especialmente peronistas, de sus enunciados y principios básicos de “justicialismo social”, para convertirse en lacayos de poderosos que arreaban a su sector de obreros y población marginal que, como fieles y confiados creyentes en el partido y sus antecedentes, votaban de modo incondicional a los candidatos “acomodados” puestos “a dedo” por el caudillo. Puesto que así funcionan las estructuras militares: Al superior no se le discute ni cuestiona. (Borreguismo político hasta dentro de las filas partidarias).

Sin embargo, el sector de población que se dio cuenta que no se cumplían las promesas electorales y se contradecían los principios ideológicos del partido, fue cada vez más y más numeroso.

¿Cuál fue la respuesta partidaria, imitada en general por los demás partidos? El clientelismo mediante dádivas que sirvieran de excusa y justificación para desmentir a las acusaciones disidentes. Con el agravante que ya no saben escuchar a disidentes que llaman a recato y sensatez, se han tentado a un despotismo cada vez más ciego y sordo a lo que no sean palabras surgidas de su camarilla de aduladores incondicionales.

El proselitismo antes se realizaba mediante argumentaciones válidas y coherentes, con promesas de personas honorables que, como los candidatos (luego funcionarios) no se mudaban y continuaban formando parte del grupo social que los había votado, era fácil que les pudieran someter a escarnio público masivo por su inconducta y deshonor. Pero hoy, cualquier desconocido se postula haciendo promesas y, si es conocido, se puede mudar bien lejos o atrincherarse en casas fortificadas repletas de guardias de seguridad ¡si es que no formó un propio grupo pandillero mafioso que amedrente de buenas a primeras a cualquiera que se atreva a reprocharle algo!

El peronismo (y partidos políticos en general) se ha pervertido de tal modo que no es otra cosa que una estructura de pandillas caudillistas mafiosas, que se amparan en su capacidad de influencia masiva (más bien extorsiones y clientelismo) para obtener porciones de poder dentro del poder más grande o “corona”.

¿Mejor ejemplo que los “latifundios” que son los sindicatos en sí mismos y todo el sector en sí, largo tiempo liderados por Ubaldini, Lorenzo Miguel y luego Moyano?
¿O cómo se han feudalizado las provincias y municipios de la Argentina, por colores políticos dominantes? (Los que no son “peronistas”, salvo raras y honrosas excepciones, son imitadores de métodos caudillistas hampones).

De este modo, la democracia pasó a ser una burda parodia en la cual, la población, sólo deber refrendar con el voto al caudillo más hábil en manipular sectores populares o de poder, al margen de propuestas políticas e idoneidad moral para cumplirlas o para responder con hábiles maniobras justificatorias o evasivas por su incumplimiento, ya que consideran que siempre hay formas de excusarse o justificar la inoperancia, además de alevosa manipulación del sistema legal y judicial.

Contra toda lógica, no se busca sumar y postular como candidatos a personas idóneas (sobre todo en lo moral) para arreglar o mejorar el funcionamiento del país, provincia o municipios, sino a más advenedizos que sumen votos “a falta de alternativa mejor”, pero “obedientes” al sistema verticalista de clientelismo. A los que son más capaces en hipocresía para engañar a la mayoría más ignorante, desinformada o desesperada y dependiente de capciosas “ayudas” en lo económico (clientelismo mediante dádivas de planes sociales que cada vez incumplen más o peor).

Todo esto llevó a que los políticos se rijan por el criterio de parches justificativos de sus obras, en lugar de planificación sensata de políticas estatales a corto, mediano y largo plazo, consensuadas con la mayoría de los demás políticos que puedan ser los continuadores de un proyecto nacional. Reitero: Por CONSENSUADO con los principales dirigentes de las demás facciones.

Un país es de todos los que lo conforman y, por eso, todos deberían estar representados o, al menos, tener voz en la discusión y aprobación de proyectos que directa o indirectamente puedan afectarles. Cuanto más alevosa sea la mayoría de una extracción social o política, menos contrapeso ideológico que permita más equidad. O sea: Más facilidad de despotismo ideológico que desbalancee demasiado a sectores sociales perjudicados que, por la inarmonía y descontento de la injusticia, implicarán una baja generalizada en la calidad de vida, con justificado descrédito a la capacidad de justicia y ecuanimidad del gobierno de turno. Ya no se prioriza la argumentación más sensata y coherente, mejor fundamentada, sino a la mayor capacidad de presión por votos, y capacidad de inmorales alianzas estratégicas mediante prebendas en un regateo de “toma y daca” (sino es corrupción alevosa con coimas), cuando no se pueden imponer caprichosamente por obediente y descerebrada mayoría automática.

Y esto es lo que estamos viviendo cada vez más desde el regreso de la democracia en 1983, incrementándose a pasos agigantados hasta la fecha, en la que el grupo K lidera en cantidad de aberraciones políticas. No tanto por ideas de intención errónea (que hay muchas), sino más bien arruinadas por la ineptitud para concebirlas de modo sano, con el agravante de implementarlas mediocremente y llevarlas a cabo de modos aberrantemente corruptos o, como mínimo, por ineptos en criterio y moral.

Ante esta situación, los medios masivos de comunicación que no son serviles al gobierno, es más lo que perjudican que lo que ayudan; porque asumen posturas tan contrapuestas que pierden objetividad, volviéndose críticamente subjetivos, segmentarios, alentando que el grueso de la población se polarice entre estar “a favor” o “en contra”, sin mayor análisis profundizador que permita separar la paja del trigo. Es decir: Colaboran a profundizar una división social basada en lo político, por tintes ideológicos de trasfondo económico sectorial. Lo cual percibo cotidianamente en lo que publican los principales diarios argentinos (Clarín y La Nación); pero observo también en los principales periódicos de otros países.

URGE la renovación de criterio en la selección y postulación de candidatos en los partidos políticos. Ya hace un par de años que se han dado cuenta que es cada vez mayor el porcentaje de población que ni siquiera se interesa por ir a ejercer su “derecho” (obligado por ley) de votar porque, como yo, se plantean ¿para qué apoyar con el acto de votar a lo que, para mí, no es más que una PARODIA DE DEMOCRACIA? Sobre todo, cuando es una lotería poder acertar qué partido cometerá qué desmanes y hacia qué sectores. O cuál empeorará menos a la situación actual, ya que ninguno se molesta o sabe cómo evidenciar (a mí y al grueso de la población) que merece mi confianza y apoyo hacia una propuesta de gobierno que no sean puras promesas vacuas e insustanciales, sin proyectos bien estructurados y respaldados por personas confiables en su idoneidad para llevarlos adelante, incluso en lo moral. Aunque claro está: muchos temen las posibles consecuencias de incumplir con la ley de votar, de desperdiciar la posibilidad de que otros intenten mejorar las cosas, de manifestar con el voto el rechazo hacia el gobierno actual o, simplemente, aprovechar la dádiva que se les ofrece a algunos por presentarse a votar, así sean extranjeros de países vecinos (que los hacen pasar por nacionalizados argentinos y radicados). Esto, cuando no arrean por la fuerza a algunas minorías, como relataron a la prensa los nativos Qom de la provincia de Formosa (que no creo que sean los únicos manipulados tan aberrantemente).

Pero, a pesar de haberse dado cuenta, es más fuerte el egoísmo y ambiciones personales de los cabecillas, que el sentido patriótico y postulados partidarios, porque no han hecho más que proponer elecciones “abiertas”, para que no decidan candidatos únicamente los afiliados, pero ¡entre los INEPTOS ADVENEDIZOS que las autoridades del partido preseleccionaron antes!

Cuando incorporan a personas confiables, que a veces pasa, suelen ponerlas como banderas tras las cuales se cobijan toda clase de escorias en lo moral, que le usarán como chivos expiatorios de los desmadres que realicen a su sombra.

Una plataforma política bien estructurada, requiere que TODAS las personas sean confiables, en lugar de caudillos o personalidades renombradas y populares que, técnica y humanamente, no pueden controlarlo a todo. No es casual el dicho “una fruta podrida, puede terminar arruinando a todo el cajón” ¿Mejor ejemplo que lo que les pasó a Palito Ortega en Tucumán, Reutemann en Santa Fe y muchos otros que creyeron en poder ejercer un cargo de responsabilidad política dentro de un partido repleto de egoístas tan advenedizos como de ética pervertida, si es que poseen algo de ella, en lugar de sólo aparentarla?

Por todo esto, mientras los partidos políticos no cambien su mentalidad y procesos, renovándose íntegramente en personal moralmente apto, no tendré esperanzas de que el país pueda mejorar, como tampoco en la efectividad de la democracia. Por ahora, lo único que se logra con el voto, es evitar que quienes están al poder se envicien demasiado y sean reemplazados por otros que, por falta de costumbre y consustanciación, sean más medidos en sus desubicaciones, nada más (ni nada menos).

Sé que habrá quienes se pregunten ¿por qué no se forman partidos políticos decentes?

La respuesta es simple: Se requiere de sumar y consensuar muchas voluntades, que no es fácil contactarlas y que adhieran a algo nuevo, lo cual requiere de un gran monto económico para recursos y estructura que NO CUALQUIERA puede lograrlo, ya que hasta le cuesta a los partidos tradicionales que no están bien enquistados en sectores de poder. La sola formación de una plataforma con personas dignas e idóneas, ya es de por sí una epopeya, porque difícilmente se interesen en la posibilidad de sumarse a un partido político y descuidar o desatender a sus labores cotidianas. Tendría que ser para un proyecto muy grande y tan bien presentado que resulte incuestionable o, como mínimo, merecedor de un voto de confianza por no hallarle detalles cuestionables.

Si a mí se me propusiera tamaña responsabilidad de coordinar y supervisar el armado de una plataforma política idónea, sólo a nivel provincial, teniendo a todos los recursos y estructura necesaria, tardaría como mínimo más de un año, o más bien dos, de dedicación exclusiva en detectar a las personas posibles y sumarlas.
Y aunque con dicha plataforma se lograra asumir el gobierno, no podría dar garantías de “arreglar” o “encarrilar” al país (no hablo de provincia, porque depende demasiado del gobierno nacional, como se hizo evidente con el actual gobernador de Santa Cruz y lo plantea el de Córdoba, entre otros), sus instituciones y economía en un único mandato, aunque sí adelantar bastante y notoriamente, dependiendo en mucho del grado de apoyo popular logrado y de la clase de resistencia que realicen los sectores de mayor poder, que no querrán dejar hábitos perjudiciales para el conjunto, pero muy benéficos para sí mismos o su sector específico.

No nos engañemos: A las malas costumbres y estructuras pervertidas, no se las puede cambiar de la noche a la mañana, o en corto plazo, salvo mediante una dictadura despótica que, obviamente, sería tan traumática como contraproducente, por la subjetividad y parcialidad que implica toda imposición de criterio de modo unilateral, con todos los rechazos que genera, así sea por el modo, al margen de si son, o no, medidas necesarias y positivas para el conjunto.

Únicamente los grupos relativamente pequeños, donde todos se conocen bastante bien entre sí, son capaces de ejercer democracia sensata en la elección de los representantes más idóneos de entre ellos. Fomentar y estructurar eso de modo sano, no será nada fácil de lograr y menos en plazos cortos.

En conclusión:
La verticalidad militar en las estructuras políticas, predispone al caudillismo tiránico que impone obediencia ciega (borreguismo de rebaño) a todos los demás, DESALENTANDO la creatividad que surge del disenso y análisis de planteos y conductas. En otras palabras: Es completamente contrario al espíritu democrático que favorece la participación y debate de ideas, proyectos y accionar.


Última edición por Don Sapo el Dom Oct 14, 2012 7:59 am, editado 1 vez

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Peronismo. Filosofía política de una obstinación argentina. JPF

Mensaje  Roman10 el Dom Oct 14, 2012 12:53 am

Hola Don Sapo, tocaste un tema que me interesa mucho. Diría que mis únicos dos intereses son la política, principalmente la argentina claro, por haber nacido aquí y por amar profundamente a este pais; y los temas filosófico-espirituales de la humanidad. Estoy en desacuerdo con todo lo que expusiste, sería muy largo polemizar sobre las cuestiones que planteaste por ser puramente subjetivas y que al formar parte de tu opinión son por supuesto respetables. El mejor análisis político del fenómeno argentino llamado "peronismo" lo leí del filósofo José Pablo Feinmann, son varios fascículos que demandan bastante tiempo de lectura, pero estos textos han cambiado mi comprensión del tema y mi vida también de forma maravillosa. Les dejo el link dado que te interesa el tema para que puedan tener una visión bastante más amplia del asunto, porque vale la pena recordar que el peronismo sufrió fortísimas y sanguinarias resistencias por parte de sectores poderosos.
Una pequeña observación que va con buena onda, la democracia retornó en 1983, no en 1985, abrazo!

Acá el link:
http://www.pagina12.com.ar/diario/especiales/18-109422-2008-08-10.html

Roman10
Entusiasta
Entusiasta


Volver arriba Ir abajo

Re: El principal error histórico del peronismo

Mensaje  Don Sapo el Dom Oct 14, 2012 8:48 am

¡Hola Roman10! Me alegra que disientas, porque te ha llevado a participar.

¡Gracias por la observación! Acabo de corregir el error. No sé cómo pude tener ese lapsus con el año y se me haya escapado en las releidas. (No es casual que se acostumbre tener revisores de textos en editoriales. Es común que hasta a los mejores se les escape algún detalle y no logren detectarlo en releídas).

Respecto a que estás en desacuerdo con todo lo que expuse... ¡Es mucho! Me gustaría que dieras razones con tus palabras y pensamiento propio. Porque considerar que Feinmann es objetivo cuando, aludiendo a la presidenta, expresó cosas como: “Las mujeres la odian porque son mediocres, porque la envidian y los hombres porque no pueden estar con ella” ¿No te parece una barrabasada de su parte? (todo lo que dijo por radio en ese momento, como es bastante frecuente en él). El enlace a la noticia respectiva en Clarín, que incluye parte del audio que no permite suponer que le sacaron de contexto o sea mentira, es éste.

¿Un "filósofo" que considera que las mujeres deben quedarse en el hogar para ser amas de casa y criar hijos y que, cuando son excepcionales profesionales "no son mujeres"? (como el caso de CFK, según él). Con lo cual entró en una contradicción alevosa. Por un lado CFK es "tan mujer" que motiva envidia o admiración en las demás congéneres y que muchísimos hombres se babeen por ella. Pero, por otro lado, afirma que las que se destacan, especialmente en política (que es cosa de hombres para él) "no son mujeres".

Me parece que citar obras de una persona con criterio tan mínimo como el de ese supuesto filósofo (que amará muchas cosas, pero no a la sabiduría)... no es un buen argumento de tu parte.

Te lo digo también con absoluta humildad y buena onda, con la mente abierta a que quizá puedas ayudarme a corregir detalles de mi criterio que no son suficientemente objetivos.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El principal error histórico del peronismo

Mensaje  Roman10 el Dom Oct 14, 2012 8:36 pm

Que tal Don Sapo! Lo que dijo Feinmann no lo escuche, si lo leí y estoy seguro que lo dijo pero sinceramente no me interesa mucho el tema. Claro que son frases provocadoras y como tales las tomo, es decir son exageradas, generalizadoras pero no creo que sean literales. Luego de alli no veo como se pasa a que JPF diga que las mujeres son de la casa y la política cosa de hombres, me parece que es una interpretación. De cualquier modo yo no soy ni abogado ni editor de Feinmann y tampoco es mi interés defenderlo.
Pasando al tema de lo subjetivo-objetivo fijate que en ningún momento dije que Feinmann era objetivo, por supuesto que su analisis parte de su persona, de sus vivencias personales (que las tuvo en relación al peronismo) y de sus conocimientos de filosofía y como tal es subjetivo tambien. Tu analisis está bien, no digo que sea erróneo pero para ser sinceros no hay muchos datos, hechos, situaciones, arrancas con que Perón era militar y de ahi un montón de abstracciones, con las que estoy de acuerdo de hecho, pero no estoy tan seguro que le calcen perfecto a la historia completa del peronismo.
Te digo que esos textos que dejé son muy interesantes, aborda el asunto desde varios lados, muchas veces desde la música, el cine y la ficción, capaz que Feinmann sea un misógino (creo que no) o un mal tipo (no lo sé) pero te los recomiendo confiado de que pueden aportar a tu conocimiento del tema. Lo que sí vas a encontrar son varios hechos de la realidad pensados por la mirada subjetiva de un tipo que no se si ama la sabiduría pero que sabe bastante.
En lo personal he aprendido a no rechazar un texto por desmerecer quien lo escribió, porque las palabras tienen ese misterio que hace que durante su lectura uno pueda recibir un mensaje donde nunca creyó encontrarlo, de hecho cuando empecé a leer estos fascículos me caía bastante mal Feinmann, cosa que luego cambió mágicamente. Ojalá los leas Don Sapo, por lo menos empiece con el primero que son 3 hojitas nomás y luego tal vez una cosa lleve a la otra...
Abrazo!

Roman10
Entusiasta
Entusiasta


Volver arriba Ir abajo

Re: El principal error histórico del peronismo

Mensaje  Don Sapo el Dom Oct 14, 2012 9:20 pm

Roman10: De corazón te agradezco la buena intención de tu parte, pero yo sí, tuve que aprender a seleccionar qué leer de quiénes, de lo que no, ya que no hay tiempo material que alcance para poder leer todo lo que pueda tener "algo interesante", porque alguien me dice que le gustó mucho o le pareció bueno desde algún aspecto. Es ahí donde trato de analizar ¿cuánto sé o ignoro de ese tema o cuestión? El autor ¿con qué intención lo habrá escrito? ¿Será objetivo? ¿O será una cuestión comercial o para lograr renombre? A Feinman lo ubico entre estos últimos: Un oportunista que quiere posicionarse, congraciándose con cierto sector al describir de otro modo a los hechos que hablan por sí solos, matizándolos para que parezcan originales y más bonitos a ojos de los peronistas y hasta a los que no profundizaron mucho. Porque es como las "nuevas enciclopedias" que, así como actualizan términos o definiciones, son más sintéticas (dejando de lado cosas válidas) o mucho más subjetivas y chapuceras que las antiguas.

No sé cuántos libros, revistas y artículos habré leído en mi vida (además de ver películas y documentales) porque puesto todo junto, impreso en papel, no cabrían en una habitación grande como una sala de estar o living ¡y sigo leyendo! Pero ya selecciono con mucho cuidado quién o qué podrá aportarme algo realmente nuevo, que no sea "más de lo mismo" escrito subjetivamente por alguien que se consustanció bastante, pero le cuesta objetividad o es tendencioso. No es por vanidad o soberbia que lo digo, sino por hartazgo de tantos que creen "descubrir la pólvora" (o presentan parecido) a teorías y ensayos que, a mí, no me parecen aportar algo que realmente enriquezca mis conocimientos por aportar una visión o concepto diferente y válido, o una verdad que se mantenía escondida del público.

Conocí y conversé con personas de toda clase y condición (no solo peronistas o antis). Siempre me gustó curiosear qué podría haber más allá o subyacente tras lo visible o aparente. Como también contrastar informaciones, oír las diversas campanas o posturas ideológicas, sea en religión, filosofía, ciencia y demás temas de discusión comunes (hasta machismo-hembrismo). Por todo esto considero que, como suele decirse "estoy de vuelta" de muchas cosas y casi nada me sorprende, aparte de la capacidad humana para superar límites de aberraciones y estupideces (lo digo por poner un ejemplo clásico). Por eso aquí, en Centáurea 0 (y donde pueda), insisto tanto en que el peor problema de la humanidad es el ego de cada individuo que la compone, que les lleva a un error tras otro y cada vez peores. Detalle que se minimiza con autoconocimiento profundo, que implica gran esfuerzo de voluntad y persistencia que ¿quiénes o cuántos son capaces de intentarlo, pero sobre todo SOSTENERLO en el tiempo, para ser mejores personas? Máxime, si tenemos en cuenta cuánto juega en contra, desalentando tal empeño, la cultura hedonista comercial y sociedad en su conjunto. Especialmente tantos charlatanes de la nueva era que engañan y confunden con sus recetas milagrosas del "logre fácil, rápido y con poco dinero y mínimo esfuerzo". Cuando nada verdaderamente valioso se puede lograr (y/o conservar) sin tener un mérito equivalente en anhelo y esfuerzos. Porque los seres humanos, por naturaleza, apreciamos a las cosas según la medida en que las hemos deseado y nos costó lograrlas.


_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El principal error histórico del peronismo

Mensaje  Roman10 el Lun Oct 15, 2012 8:25 pm

Que pena que estés "de vuelta", si no lo valiera no te lo recomendaría, pero hasta aqui llego en el intento.
Que cosa en efecto tramposa es el ego no? saludos

Roman10
Entusiasta
Entusiasta


Volver arriba Ir abajo

Re: El principal error histórico del peronismo

Mensaje  Don Sapo el Mar Oct 16, 2012 12:28 am

Román: Tenés razón, el ego es muy tramposo. ¿Mejor ejemplo que ni siquiera has sido capaz de describir por qué "vale la pena leerlos"? Es decir: No pudiste decirme nada que no sea tan SUBJETIVO y AMBIGUO como que A VOS te "ayudó" a tener una comprensión diferente (diferente ¿de qué o de cuál?), lo cual no tiene por qué ser igual para todos.

En otras palabras, es como si me ordenaras: "leelo porque te lo digo yo" ¡como si tuviera algún elemento para considerar que tus recomendaciones no son puro capricho o tendenciosas!

Si realmente valiera la pena, porque ya habías leído a varios otros, SABRÍAS EXPLICARME LAS DIFERENCIAS de modo concreto. Pero como el ego es tramposo... es más cómodo dar a entender "no me entienden" (el otro es "culpable" por no querer obedecer mi capricho, de imponerle un texto). Encima, dando a entender que con sólo un par de mensajes se te agotaron los recursos para sostener tu argumento e intención.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El principal error histórico del peronismo

Mensaje  Roman10 el Miér Oct 17, 2012 1:39 pm

Querido Don Sapo, usted malinterpreta todo de manera sorprendente.
En respuesta a su tema propuse unos textos que en mi opinión son muy buenos.
Estos fascículos empezaron a salir en el 2008 en el diario Pagina12, eran tres páginas por semana con ilustraciones de Rep. Terminaron siendo 130 durante 2 años aproximadamente. En el link que agregué más arriba está cada uno en su edición original subidos individualmente en formato pdf desde la propia página del diario. Se pueden leer de corrido cronológicamente o según el tema específico de interés. Estos mismos luego fueron editados en dos tomos que cuestan bastante en las librerías. Aquí en internet están gratis, es cierto que incomoda leer del monitor pero también se pueden descargar e imprimir.
No tengo intencionalidad ni argumentos que busquen convencer a alguien. No hay necesidad de dar explicaciones que califiquen mi autoridad en el tema, del mismo modo que usted tampoco las ha dado. No doy órdenes a nadie, quien desee leerlos que los lea. Le agradezco el espacio que brinda, es evidente que no es el autor para usted, quizás lo sea para otros.
Hasta siempre!

Roman10
Entusiasta
Entusiasta


Volver arriba Ir abajo

Re: El principal error histórico del peronismo

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.