Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 14 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 14 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

La prensa mareada

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La prensa mareada

Mensaje  Don Sapo el Lun Oct 15, 2012 2:21 pm

La vertiginosa velocidad con la que se han producido adelantos tecnológicos, especialmente en comunicación y el masivo acceso a los mismos en muy corto plazo, ha generado un caos en los medios informativos en general. Pareciera que ya no interesan tanto las noticias locales, sino un gigantesco abanico de novedades planetarias que ¿cómo abarcarlas a casi todas para satisfacer al grueso de los lectores o audiencia? ¿Qué prioridad y seguimiento darle a los acontecimientos de diversos temas y puntos del planeta?

Ante esta parafernalia de informaciones, muchas de las cuales se difunden como de boca en boca por internet y telefonía, en los medios de difusión ya no basta con tener a algunos periodistas en puntos clave de generación de informaciones (como casa de gobierno) más estar atentos a las agencias de noticias. Ahora tienen que estar vigilantes en variadas alternativas, como las denominadas “redes sociales” para poder enterarse entre los primeros y no pasar vergüenza de informar tardíamente de noticias o hechos importantes en alguna área específica de alguna parte del globo.

Pero ¿A qué clase de noticias darles prioridad y por qué? cuando las preferencias del público son de los más diversas.

Obviamente: Es imposible tener personal atento a novedades en cada área y región del planeta. Se sigue dependiendo mucho de que les pasen el dato personas del sector ¡y tener quién sepa seleccionar rápidamente lo que es de verdadero interés, de lo que son intrascendencias!

Para peor, también cuenta el orden de importancia, el espacio y ubicación visual que se le da en el medio informativo. Porque todo no entra en primera plana y menos entre lo que abarca el primer golpe de vista.

Estos detalles son una presión constante y cada vez más fuerte en los dirigentes de medios informativos. Porque no satisfacer en tiempo y forma, con la inmediatez que espera el público seguidor, implica pérdida de cotización en los espacios de publicidad, que tanto cuesta lograr que los paguen bien, como para poder sostener económicamente a toda la estructura.

Y es lo que ha desgastado y mareado a todos los medios masivos de información. Ya no saben muy bien qué es relevante de lo que es trivial pero atractivo. Ya no saben cuánto espacio realmente merece cada noticia y su ubicación. Se limitan a conjeturar por aproximación, más o menos consensuada con otros pares y estadísticas del público sobre qué es “lo más visto” de cada momento y temática, para ir determinando “importancia visual” (espacio y ubicación) de cada cosa que publican.

Tal actitud implica convertirse cada vez más en “amarillistas” (sensacionalistas) poco sensatos. Porque el público siempre verá más a lo morboso y escandaloso, que aquello que realmente debería importarle por cómo influirá en su entorno y vida.

La justificación de que “los números mandan” (en estadísticas de más visto, para cotizar mejor en publicidades) ya no sirve; es muy burda, por demasiados competidores que son específicos del entretenimiento insustancial pero llamativo.

Llegado a este punto, surge otra cuestión clave en los medios de información masiva: La carencia de columnistas profesionales serios, lúcidos y objetivos en la crítica o formación de opinión.

Tradicionalmente, los medios de información no sólo informaban, también comentaban colaborando a que las personas pudieran tener una visión (y opinión) más amplia y objetiva de los hechos, sus circunstancias y posibles consecuencias. Hoy, eso es casi inexistente en los medios masivos. Los artículos de análisis serios y objetivos, se han vuelto tan difíciles de hallar como una aguja en un pajar.

Lo mismo está sucediendo con otra área clave de los medios masivos: el periodismo de investigación. Ya casi no existen informes completos y profundos sobre cosas o asuntos que permanecen ocultos a la opinión pública. Prácticamente no hay quien publique lo que acontece “a espaldas de la opinión pública”, “bajo la mesa” o siquiera a lo que se minimiza y distorsiona para darle su verdadera importancia. Porque es costoso en dinero y riesgos de juicios por “molestar” a personas influyentes o poderosas.

Así es como los medios masivos de información, han ido perdiendo calidad en proporciones cada vez mayores. La conjugación de velocidad y cantidad de acontecimientos, sobre áreas que han pasado de lo local y regional a lo planetario; sumado a la diversificación de fuentes de información y pulverización de los ingresos publicitarios, llevaron a tomar medidas como la de abaratar las remuneraciones a los periodistas que, a su vez, implicó una gran baja en la calidad profesional de los que se avienen a las condiciones y exigencias empresarias periodísticas.

Se paga bastante bien a los que han logrado renombre o popularidad, como si eso fuera mérito de calidad profesional, de criterio sensato y objetivo, rellenando al resto del personal con novatos o chapuceros mediocres que no tienen muy claro al correcto ejercicio de la profesión, limitándose a seleccionar novedades, a las apuradas, según veleidosos criterios de “lo que más atrae” (morboso, escandaloso, o que despierte polémica). Y ¡así estamos! Tan mal que hay quienes se atreven a afirmar que el periodismo profesional ya ha muerto. En realidad está desfalleciente, anémico y desangrándose bajo el pisoteo constante de “pensar en números” priorizando a los intereses sectoriales económicos por sobre la conducta profesional y ética. Actitud con la cual se consiente cada vez más en dar más poder a los poderosos, perder calidad y credibilidad profesional, dejando a la población masiva más desprotegida y obligada a buscar otros medios o formas, para estar objetivamente informada, poder hacer valer sus derechos e intentar detectar y corregir anomalías sociales e institucionales, acordes a las nuevas circunstancias históricas, tecnológicas y socioculturales.

Pero como eso es difícil de distinguir, para quienes no están formados en saber cómo ser pensadores más bien profundos, objetivos e imparciales, el grueso de la población tiende a polarizarse en pensamientos extremos de “a favor” o “en contra” de la cuestión que fuere, sin mayor análisis que uno apresurado y sobre lo obvio o aparente. Claro síntoma de degradación intelectual a niveles de varios siglos atrás, por la cantidad de información distorsionada o prejuiciosa con que analizan al grueso de las cosas y más bien a la ligera.

En cierto modo, es lo que buscan los más poderosos en general, para económico beneficio propio, porque es lo que hace manipulables a grandes cantidades masivas, ya que resultan incapaces de detectar falacias argumentales y hasta les mienten alevosamente, resultando también más fácil desacreditar o silenciar a quienes intenten hacer notar errores conceptuales. Pero ése ya es otro tema aparte.


En conclusión:

A los responsables de empresas periodísticas o de información, no debería extrañarles cómo disminuye la cotización y credibilidad de las mismas, ya que se han mareado perdiendo de vista el “norte” profesional, el sentido de la función periodística verdadera, que no es únicamente la de limitarse a expresar “qué pasó” o está pasando; porque en esa función sola, jamás podrán competir con la velocidad de las redes sociales e intercomunicaciones mediante telefonía y sitios especializados por rubros o áreas. El éxito de un medio, ahora depende más de la calidad añadida en análisis amplio que concatena y contrasta adecuadamente a opiniones y posibilidades de otras áreas relacionadas o que puedan ser afectadas. Que es justamente lo que menos están haciendo. Claro que, hallar personas que puedan hacerlo de modo objetivo (y ampliamente formadas, multidisciplinarias) no es fácil en esta época de híper especializaciones profesionales, ni barato. Mucho menos que se avengan a manipulaciones por intereses económicos que puedan afectar su reputación profesional y masiva.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.