Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 11 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 11 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

El apogeo de monstruos en la ficción como reflejo del sentir masivo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El apogeo de monstruos en la ficción como reflejo del sentir masivo

Mensaje  Don Sapo el Lun Dic 03, 2012 5:41 pm

“Dime con quién andas y te diré quién eres” es un proverbio antiquísimo. La sabiduría popular implícita en esa expresión, fue ampliada a infinidad de otros aspectos cual: “cómo vistes”; “cómo hablas”; “qué mascota prefieres” y muchísimas otras. Todo porque desde la psicología se comprendió que parte de nuestro ser (el ego) necesita mostrar su esencia y compartir su sentir, por más que conscientemente queramos ocultar y hasta negar a esos detalles. La parte inconsciente no nos deja mentir del todo y vive boicoteando toda clase de engaño o autoengaño en el cual seamos persistentes. Siempre hallará alguna forma de desmentirnos o sugerir nuestro sentir profundo. Que es la misma razón que llevó a Abraham Lincoln a expresar su célebre frase: “Podrás engañar a muchos durante un tiempo, a pocos durante mucho tiempo; pero nunca a todos todo el tiempo”.

Largo he estado reflexionando sobre la moda de temáticas de horror y devastación ¿Por qué tanta insistencia en temáticas con zombis, vampiros y seres fantásticos horrorosos? ¿Qué es lo que hace que a un gran sector de gente les guste tanto para ser éxitos comerciales?

Y como suele suceder, la respuesta siempre estuvo a la vista de quien saber mirar, como una persona entremezclada en la multitud. La palabra clave: Identificación. Los jóvenes identifican al grueso de sus entornos como zonas repletas de seres horrorosos y abominables, de modo similar a como antiguamente se identificaba a las personas con animales. En este caso la costumbre ha sido modernizada a considerar muertos en vida a los rutinarios descerebrados (más bien poco criteriosos) como zombis que, además, pretenden desgarrarnos y anularnos hasta convertirnos en uno de ellos. Pero no por aprecio o sentimientos hacia nosotros, sino por impulsos instintivos, maquinales que no toman en cuenta valores humanos o éticos, ciegos e irracionales a todo lo que no tenga relación con alcanzar el objetivo de saciar su instinto de ensañarse en carne fresca y transformarla en igual de putrefacta desgarrada.

Hasta podría realizarse una tabla de equivalencias de asociaciones inconscientes entre monstruos y clase de personas. Por ejemplo:

Zombis: El grueso de las personas del entorno, que parecen autómatas descerebrados. Sólo intentan cumplir con sus obligaciones cotidianas y, si les surge oportunidad (carne fresca) satisfacer instintos egoístas de modo torpe y en ocasiones hasta brutal.

Vampiros: Las personas con capacidad “hipnótica” sobre nosotros y mayor fuerza (poder o ascendencia) que nos “chupan la sangre” (las ganas de vivir o cercenan aspectos de nuestras vidas) cual bestias que privilegian su “sed de sangre” por sobre la ética y valores humanos. El mejor ejemplo de esto son los empresarios despiadados que priorizan el lucro por sobre la sensibilidad social y humana. Obtienen “más y mejor vida”, a cambio de lo que sacrifican otros de las propias. Pero no son los únicos. Muchos políticos nos “desangran” a través de los impuestos e ineficiente o mal uso del dinero público. O personas con autoridad para imponernos condiciones y tareas, también pueden hacernos sentir que nos imponen malgastar (sangrar) parte de nuestra vida en lo que nos exijan hacer; así sean padres o madres poco comprensivos.

Dragones: Seres extremadamente egoístas con muchísimo poder e influencia en sus propios ámbitos.

Ogros, orcos y humanoides mezcla de animal y humano: A diferencia de los dragones, son egoístas con mucha potencia en algún aspecto determinado (músculos o alguna habilidad específica), pero poco poder o influencia en el entorno, por su criterio limitado y previsible.

Alienígenas: Suelen representar a los que comúnmente se denomina “bichos raros” por su particular forma de pensar y actuar, tan diferentes a las costumbres generales. Por eso es que no todos son “perversos” y hay razas o especies “bondadosas” o “inofensivas”.

Cuando se comprende la forma de metaforizar y alegorizar al modo en que se percibe y siente a la realidad contemporánea, la razón de que esas temáticas tengan tanto éxito comercial resulta tan clara como sobrecogedora: Un altísimo porcentaje de la población considera y siente como “seres monstruosos” a casi todo el resto de la sociedad (más de modo inconsciente que consciente).

¿Qué es lo que ha llevado a tan alto porcentaje social a tener esta sensación interna?

El egoísmo exagerado e inescrupuloso de algunos que han logrado corromper y pervertir las estructuras sociales para su propio beneficio. Potenciado y agravado en el hecho de que, tal conducta, además de ser cada vez más injustamente opresora, no deja crecer a nada que no imite sus métodos y hasta se alíe con alguno de ellos. Por el contrario, pauperiza la calidad de vida sembrando confusión y convirtiendo en zombis a un porcentaje de la población cada vez más amplio.

La Tercera Guerra Mundial, como he afirmado varias veces, aunque pueda haber algunas armadas, no lo será tanto por territorios materiales o económicos, sino ética y moral. Se está librando desde hace medio siglo (comenzó con escaramuzas simples al finalizar la 2ª Guerra Mundial, pero se hizo cada vez más nítida desde el movimiento hippie) y estamos ya en el apogeo de la misma. Los bandos en cuestión son como en el argumento básico de Star Wars: el bando de la luz y el bien (conducta ética altruista) versus el lado de la oscuridad y el mal (conducta egoísta inescrupulosa). La gran diferencia reside en que, en esta guerra, no hay uniformes ni claros distintivos identificatorios para saber quién está de qué lado. Salvo raras excepciones, todos se visten e identifican como del lado bueno, con el agravante que muchos logran engañar bien encumbrándose socialmente como líderes religiosos; políticos; académicos; artísticos; periodísticos; etc. Así que no tenemos forma clara y segura para poder reconocer a simple vista hasta qué punto es “buena” (ética y altruista) o “mala” (egoísta inescrupulosa) cualquier persona que acabamos de conocer, o es estable de nuestro entorno; con el riesgo de que nos engañen largo tiempo o desconfiemos de quien deberíamos confiar y dejarnos orientar.

Sin embargo… no todo está perdido. A pesar de que sea una constante histórica la de los lobos disfrazados de serviciales perros pastores, como dije al principio, la naturaleza profunda de los seres humanos es la de asomar inconscientemente a la verdadera naturaleza y sentir interior. Claro que no cualquiera logra percibir qué asoma y cómo de los demás. Pero casi cualquiera puede aprender si logra conocerse a sí mismo con suficiente profundidad. Detalle por el cual Sócrates le dio tanta importancia a ese concepto y hasta tenerlo como lema de su academia. Porque los demás son como espejos de nosotros con algunas variantes. El grueso de mecanismos y códigos internos, en esencia son iguales. Se rigen por los mismos principios básicos e instintos, con leves variantes que debemos aprender a conocer de nosotros mismos para poder reconocerlos en los demás.

Un camino que no es nada fácil ni rápido y requiere de un heroísmo épico para afrontar a nuestras sombras y fantasmas, a la vez que educar (no matar) al poderoso dragón interior que impulsa y rige sobre nuestra parte inconsciente e instintiva. Quienes lo logran son los verdaderos héroes y heroínas de la humanidad, porque un acto de arrojo y heroísmo solidario no convierte a nadie en héroe. Sólo evidencia buena intención y esencia de tal, si no es atribuible a razones fortuitas como el factor suerte y concatenación de factores circunstanciales. Los verdaderos héroes lo son todo el tiempo, no únicamente por un rato y en ciertas circunstancias.



_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.