Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

A la sabiduría, como al afecto, hay que merecerla, ganársela

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A la sabiduría, como al afecto, hay que merecerla, ganársela

Mensaje  Don Sapo el Dom Feb 03, 2013 4:57 pm

La sabiduría no es una mercancía literaria, ni un programa de software, que se pueden comprar con dinero. Tampoco se lo puede transmitir verbalmente en relatos o cátedras. Se pueden memorizar infinidad de conocimientos; conceptos; esquemas; técnicas y recetas o procedimientos; lo cual desembocará en erudición, pero no en auténtica sabiduría.

El conocimiento profundo de las cosas, el que lleva a fragmentos de sabiduría, concatena varios factores múltiples. Ingresa por dos vías: la intelectual y la emocional, pero debe ser analizado, reflexionado y asociado con otros para poder aquilatarlo y ubicarlo en su justo lugar, dentro del mapa interno que nos hacemos de la realidad y su funcionamiento, para saber cuándo y cómo aprovecharlo debida y oportunamente.

Si ingresara por una única vía, sea emocional o intelectual, deberá integrárselo también por la otra complementaria y en su justa medida y ubicación mediante análisis reflexivo y experimentación corroboradora. Un pequeño error de interpretación o valoración, puede hacer que quede como un prejuicio erróneo, equivalente a un agujero que filtra agua en el casco de una embarcación. O también como un papel mal clasificado, que estorba el acceso a otros, pero no se lo halla cuando verdaderamente es útil y se lo necesita. ¿Mejor ejemplo que interpretar y hasta asumir que sólo los de la propia religión son apreciados por Dios y serán bien recibidos tras la muerte física? Y eso, siempre y cuando hayan sido buenos feligreses. Lo cual es una falacia conceptual que llevó a menospreciar la vida de otros, permitiendo torturas y matanzas durante siglos ¡y aún perdura en muchas zonas del planeta!

La cultura oriental tradicionalmente priorizaba al ingreso de los conocimientos por la vía emocional, de la experiencia, de descolocar a la mente impactando en las emociones, mediante vivencias. La occidental por el contrario, priorizó siempre la vía racional intelectual, menospreciando la otra. En el choque e interrelación constante entre ambas culturas, terminó predominando la occidental sobre la oriental. Ahora, gracias a la imposición global del capitalismo salvaje consumista, hasta la mayoría de los orientales son racionales que menosprecian la vía emocional, porque no lograron amalgamar a ambas de modo acertado (al menos, no en lo masivo). Y la mente ¡es tan fácil de confundir cuando está desconectada o divergente de la emocional!

Sin ir más lejos fíjense qué paradoja: Casi todas las personas ansían sabiduría, considerándola erudición. Pero así y todo, la mente se les satura tanto que suelen buscar caminos aún más fáciles, como cursillos de yoga, autoayuda y otros muchos que prometen lo que difícilmente enseñen bien y, muy pocos, con mucho esfuerzo, pueden obtener alguna clase de beneficio no muy durable en el tiempo, porque aprenden (memorizan) sin aprehender y asociar debidamente a lo poco útil que suelen recibir en ellos.

Reitero: La inmensa mayoría de las personas incurre en considerar que tiene claro lo que es sabiduría y para qué sirve, pero la confunden con erudición, con el agravante de faltarles tiempo, ánimo o ambos, o dinero para pagar a otros que supuestamente comparten detalles claves; cuando no la desestiman directamente porque “es mucho trabajo”.

Con lo cual queda en clara evidencia que no saben para qué sirve la auténtica sabiduría, ni cómo obtenerla, por no saber siquiera cómo reconocerla.

¿Te angustian los problemas de tu vida? ¿Te desagradan muchas cosas? ¿No entiendes por qué las cosas son como son y están como están? ¿No quieres sufrir o padecer la vida, sino por el contrario: vivir plenamente el grueso del tiempo y disfrutando la mayor parte?

Pues bien, entonces busca y obtén verdadera sabiduría, porque sirve justamente para que no padezcas la vida estúpidamente, sino que la vivas con plenitud y ni siquiera temas morir, sean cuales fueren tus circunstancias y trayectoria, o al margen de cómo la consideren los demás, si deseable o indeseable.

Pero a esa sabiduría, como expresé al principio, no se la consigue en comercios, como libros o pastillas; ni la ofrecen académicos en seminarios, o gurúes de moda, por más auténticos yoguis indios que sean, o por más caro que coticen sus enseñanzas y tiempo. Porque es un camino individual y personal que requiere de mucho esfuerzo sostenido en el tiempo y bien orientado, acorde a tus circunstancias personales de modo de ser, idiosincrasia y entorno. Por esa razón es que no doy cursillos masivos y he estado atendiendo inquietudes personales de modo individual y puntual hasta ahora. No hay una fórmula genérica válida para todos. Hay parámetros básicos, sí, pero cada quien necesita saber cómo encajarlos en sus características personales y circunstancias que le tocan vivir.

Sin embargo, gracias a este tiempo que estuve sin internet (y en el que continué llevando vida ermitaña y reflexiva), comprendí que de poco sirve ayudar en problemáticas puntuales a quienes sólo buscan eso: resolver algún conflicto interno que consideran que es lo único que realmente necesitan para poder continuar con sus vidas. Porque la vida constantemente nos pone en situaciones de prueba y conflicto. Casi que no da descanso entre problemas a resolver. Peor aún: Cuando se ahonda en las raíces que dan origen a un conflicto o problemática interna, se evidencian muchos otros a los que también habría que reacomodar, pero no parecen molestar mucho, porque el principal y más urgente es otro. En otras palabras, es como dar pescado al hambriento que no se interesa realmente por aprender a pescar… ¡si es que muestra algún interés!

Así, de este modo, no tiene verdadero sentido la ayuda al prójimo que no quiere adquirir una filosofía de vida más profunda y sana, sino que prefiere persistir en su modo de vida habitual, sin reflexionar más de lo que él considere muy básico. Razón por la cual, en la remota antigüedad, la sabiduría era una cuestión esotérica reservada únicamente para los iniciados en el grado acorde a sus capacidades morales e intelectuales. Brindarla al vulgo, a los que ni tienen temple espiritual y con mentes cerradas en prejuicios falaces, es como colocar armas de fuego, cargadas y listas para disparar, en manos de simios que están alborotados en un centro comercial.

Por todo lo que acabo de argumentar es que difícilmente añada posteos sobre temáticas profundas. Considero que todo lo que valía la pena decir en forma masiva, ya lo he puesto o comentado en algún texto publicado; incluso más de lo que debería haber compartido a nivel masivo.

Obviamente que es posible que me dé cuenta, o me hagan notar, que aún hay algún tema que no abordé y expuse públicamente. Por eso expresé “difícilmente añada más temas”. Centáurea 0 ingresó en una nueva etapa. Ya no me desviviré por mantener actividad publicando cosas, porque casi nadie evidencia apreciarlas y, también, casi nadie evidenció merecer de mi parte a más de lo que ya hay publicado. Si se arma una comunidad de ayuda recíproca en el desarrollo interior y comprensión más amplia de la realidad ¡enhorabuena! De lo contrario, dejaré que continúe agonizando y fallezca, como puede notar cualquiera que la visite con frecuencia o haya profundizado en observar y analizar el sitio. Me limitaré a las tareas básicas de administración y moderación.

En otras palabras: ¿Quieren respuestas? ¡Búsquenlas entre lo que ya hay! O evidéncienme de modo convincente que las merecen de mi parte. Porque cualquiera pide a tontas y locas, lo que parece algo básico que necesitan desesperadamente, sin preguntarse hasta qué punto no están siendo demasiado perezosas y hasta insensatas en la búsqueda de soluciones a sus problemas o inquietudes. Ya que cansan aquellas personas que dicen: “Me lo paso probando pescar en muchos sitios, como tú enseñas, pero no logro ni un bagre.” Y basta mirar dónde y cómo prueban, para notar que usan soga en lugar de tanza y con el agravante de querer pescar en charcas momentáneas de la lluvia o en desagües cloacales. ¡Hasta hay quienes me comentan que se han comprado el mejor equipo de pesca pero no logran evitar que el anzuelo choque contra las paredes cuando intentan un buen lanzamiento estilo pesca de truchas! Al preguntarles ¿qué paredes? Me responden “¡Las del baño! Porque he llenado la bañera con agua del grifo para poder estrenar el equipo”.

Sé que pensarán que estas comparaciones son demasiado burdas y exageradas. Pero pregúntense: ¿No es análogo pensar que sólo los buenos feligreses de una determinada religión irán al “cielo” después de morir? ¿No es análogo negar que Dios exista o que tengamos un alma anterior a este cuerpo físico y que continuará después de la muerte? ¿No es análogo el pensamiento “positivista” de que las cosas son como nosotros queremos o permitimos que sean EN TODO en nuestras vidas?

Peor aún: Si no fuera así ¿por qué sigue tan vigente la expresión “viven ahogándose en un vaso con agua”? O “se desesperan por tonterías” y “cuando no tienen un problema, se lo inventan”. ¿Más claro? ¿Cómo es posible que hayan ganado elecciones democráticas políticos tan ineptos, especialmente en lo ético? ¿Cómo es posible que haya tantas personas que sigan modas absurdas y hasta contraproducentes o insalubres? (Y podría incluir ¿Cómo es que en este sitio, en los cinco años que cumplirá en unos días, no se ha formado una comunidad de verdaderos buscadores y sensatos amantes de la sabiduría? Peor aún: de todos los temas que yo he posteado, sólo un par de temas superaron el tope de diez mil lecturas, como el titulado: “Diferencia entre querer y amar” ¿Es que todos los demás no son tan interesantes y buenos ni recomendables?).

Que cada quien arribe a sus propias conclusiones. Es su derecho y lo respeto, como espero que se respete el mío de decidir callar y compartir únicamente algunas cosas con quienes considere que realmente se justifica intentar explicarle algo que considera clave para su vida o le interesa mucho. Esto va también para los mensajes privados y correos electrónicos: Sólo responderé a los que considere sensato hacerlo, pero no a los caprichos y tonteras, ni obviedades de lo que ya está claramente explicado en posteos que no se molestaron en buscar y leer con adecuada comprensión de texto.

Todo esto por lo que puse de título: “A la sabiduría, como al afecto, hay que merecerla, ganársela”.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

A la sabiduria, como el afecto, hay que merecerlo, ganarselo

Mensaje  Carlos el Jue Feb 07, 2013 12:09 pm

Buena tarde don sapo; con todo lo aquí posteado en centaurea he reflexionado en cuanta razón tiene en lo escrito anteriormente; sentí una gran tristeza pero comprendo y entiendo lo allí descrito; en alguna parte leí que cuando el alumno está preparado el maestro aparece y que la practica nos lleva avanzar más que mil teorías o cursos sobre superación personal, o cursillos de Yoga.
En lo personal escribiré por mí, llegue a este sitio buscando esa sabiduría que diera paz y tranquilidad a mi ser interno, alma o espíritu; a lo largo de lecturas de temas y su maravilloso libro: conócete a ti mismo que gentilmente nos proporcionó gratuitamente a quienes se lo solicitamos y aquí mismo en la lectura de temas posteados y las consultas privadas; aclararon muchas dudas sobre el conocimiento de mis actos de mi persona en el vivir diario; así como conocer un mucho o un poco a mi ego e ir comprendiéndolo a educándolo para que no haga más tropiezos en mi diario actuar o vivir.
Cuanto cierto hay en lo que usted escribe en líneas anteriores “¿Te angustian los problemas de tu vida? ¿Te desagradan muchas cosas? ¿No entiendes por qué las cosas son como son y están cómo están? ¿No quieres sufrir o padecer la vida, sino por el contrario: vivir plenamente el grueso del tiempo y disfrutando la mayor parte?”
Yo era una de esas personas que gran tiempo de mi vida me pasaba cuestionándome el porqué de esto lo otro, porque a mi etc. etc., conmiserándome o flagelándome; o tratando de entender mi conducta sobre ciertos actos que laceraban mi ser o que en el fondo de mi sabía que estaba malo actuar así. Con su ayuda aquí en centaurea he descubierto que parte de mi historia personal, mi soberbia, le he ido dejando aparte para poder trascender y seguir con mi vida y tal vez ya no a un cien por ciento pero si ya me doy cuenta cuando mis pensamientos llegan para actuar incorrectamente y es cuando reflexiono sobre tal. Me interesa mucho mi crecimiento interior o mi despertar espiritual y aunque sé que no es como comprar manzanas en el mercado en lo personal si estoy de corazón interesado en poder cambiar desde el fondo de mí ser. Y agradezco infinitamente su ayuda desinteresada y en lo personal quisiera poder seguir y pedirle su ayuda para poder seguir avanzando en mi crecimiento interior.
Gracias de corazón y estaré abierto a cualquier sugerencia o practica para poder ya despertar y cumplir con mi misión del porque vine aquí en la tierra.




Carlos
Flama
Flama


Volver arriba Ir abajo

Re: A la sabiduría, como al afecto, hay que merecerla, ganársela

Mensaje  Pedro Saez el Sáb Feb 09, 2013 10:36 am

George Gurdjieff , comentaba que vivimos en una prisión sin ser conscientes de ello y para poder escapar es necesario tener amigos que nos ayuden a escarbar un buen túnel para la huida y poder escapar juntos, pues por separado, es imposible tan ardua tare,a y que también es necesaria una ayuda exterior de alguien que ya haya pasado por todo este proceso.

He estado leyendo mucho últimamente de este autor así como de su alumno Ouspensky en su libro “Cuarto camino” y del primero “Relatos de Belcebú a su nieto”.

No voy a explicar de que va todo esto pues algunos de vosotros ya lo sabréis, pero básicamente se trata de evolucionar desde el autoconocimiento.

D. Sapo, el concepto de sabiduría no es monopolizable, incluso me atrevería a decir que hay tantas formas de sabiduría como personas han habido y hay actualmente en el mundo, en tu escrito da la sensación de que das por hecho de disponer de tal sabiduría y yo personalmente creo que no existan topes, fronteras, limites, por ser algo que cuando uno esta en el camino apropiado debe de ser un conocimiento ilimitado, hasta quizás llegar a la fuente de todo misterio.

El autor expuesto indica que hay dos leyes fundamentales. La ley del tres y la Ley del siete y que nosotros estamos inmersos dentro de la ley del siete en el mundo número 6 ósea casi en el peor de la comprensión. Dice que existen infinitos dentro de estas leyes y pasar de un infinito a otro es como pasar del mundo atómico al celular, de este al orgánico de este al del cuerpo, de este al del planeta, de este al de todos los planetas, de este al del Sol, de este al de todos los Soles, de este al del todos los mundos y de ahí al Absoluto.

Parece ser que CUANDO CREEMOS QUE SABEMOS, mas nos damos cuenta de lo poco que sabemos y querer indicar una dirección para la sabiduría solo denota eso “dirección” pues el camino solo lo puede recorrer uno mismo.

Creo que cuando el “Ser” que no es lo mismo que la personalidad está dentro de los cauces de la sabiduría debe necesariamente estar más acorde con los principios fundamentales de la “Paz” y el “Amor” y tu post está lejos de influir en esa dirección.
avatar
Pedro Saez
Antorcha
Antorcha


Volver arriba Ir abajo

Re: A la sabiduría, como al afecto, hay que merecerla, ganársela

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.