Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 12 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 12 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia

Mensaje  Don Sapo el Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm


Tengo 54 años de edad intensamente vividos. Porque estuvieron repletos de fuertes y variadas experiencias emocionantes (generalmente muy duras) que me impusieron muchos años de analizarlas y reflexionarlas para poder comprenderlas y aprovechar sus enseñanzas de vida.

Claro que eso tuvo un precio bastante alto y no lo digo por alardear de sabiduría, sino más bien para que quede claro que no soy de ésos rutinarios autómatas biológicos que viven mucho pero no aprendieron –ni entendieron- casi nada de la vida y sus cosas.

Ya a los 25 años de edad, una mujer me sorprendió regalándome una tarjeta en la que se leía “Gracias por vivir con el corazón en la mano”. Expresión que no conocía bien y me llevó tiempo darme cuenta qué me había querido decir en realidad.

Cuando uno vive exponiendo mucho a una parte de su ser (así sea de modo simbólico, como el corazón, por ser emocionalmente entregado), a la larga es el órgano que más rápido termina resintiéndose. No es casual que la mayoría de las “buenas personas”, terminen muriendo jóvenes y de ataque cardíaco o similar, como principal razón de muerte.

En mi caso, desde los 36 años que comencé a evidenciar en mi cuerpo insuficiencia cardíaca, con los pies que se hinchaban alevosamente hasta por sobre los tobillos. Paralelamente, sin cambio de dieta o rutina, mi cuerpo entero comenzó a engrosar de a uno o dos talles de ropa por año y, mi rendimiento físico, a mermar de modo abrupto, a pesar de mantener un ritmo de vida bastante activo. Sobre todo mi capacidad de resistencia pulmonar: Me quedaba sin aliento cada vez más rápido y más demoraba en recuperarlo.

Pronto me di cuenta que no era el deterioro típico de la edad (sobre todo tan temprano). Sino que se concatenaban otras circunstancias que, la psique o alma, manifestaba en el cuerpo: Falta de aliento, sentirme ya sin ánimo o energía para hacer más. Sobre todo: Descorazonamiento con la vida, especialmente con los seres humanos.

Si bien durante los últimos doce años molestaba bastante ir descubriendo semanal o mensualmente que mi cuerpo y rendimiento estaban cada vez más y más limitados, era cuestión de adaptarse y continuar… Hasta el año pasado, en que aconteció mi primer infarto serio. En esa ocasión no llegué a perder el conocimiento, pura y exclusivamente por un esfuerzo de voluntad épico, ya que no quería fallecer en ese momento y circunstancias, especialmente porque sabía que aún dejaba asuntos pendientes que para mí eran de gran importancia.

Pasé dos meses recuperándome en la solitaria tranquilidad de mi hogar. Pero fueron cuatro o más hasta que pasaron el grueso de los síntomas. Tenía claro que Dios me había concedido un tiempo de gracia para dejar todo en orden en este plano.

Como para recordármelo bien, unos 20 días antes del aniversario de mi primer infarto, tuve otro muy leve, pero suficiente para terminar de limitar mi actividad física terriblemente y volverme dependiente de ayuda para infinidad de acciones básicas cotidianas, como poder colocarme o quitarme las medias o higienizarme los pies, entre otras cosas que no detallaré ahora.

La cuestión es que la suma y agravamiento de todas las limitaciones me llevaron a pensar y reflexionar mucho sobre la disyuntiva del respeto por la vida y el deseo de la muerte.

La primera y más básica de las preguntas es:
¿Qué sentido tiene la vida de alguien que no sólo no puede valerse por sí mismo (ni tiene quien le ayude a paliarla y hallarle un sentido), sino que además, la vida misma no es más que una agonía cada vez más atroz, más dura de soportar y que no hay forma ni milagro que pueda evitar el agravamiento hasta la muerte? Máxime, cuando es una persona que ya vivió lo suyo con bastante variedad e intensidad.

Aquí es donde se suman las polémicas palabras griegas de Eutanasia a distanasia.

Eutanasia significa “buena muerte”. Más que nada porque no hay agonía ni dolores atroces. Simplemente es un “dejarse ir” y ya está.

Cacotanasia, por su parte, significa lo opuesto: “mala muerte”. Aludiendo a un sufrimiento prolongado y atroz, cual si nos fueran devorando alimañas sin tocar partes vitales, o torturando de tal modo que se demore mucho en morir.

La ortotanasia es la muerte “recta” o “natural” en su proceso. Por ejemplo, la de ir perdiendo el conocimiento y dolor, a medida que se va desangrando o haciendo efecto algún veneno.

Mientras que la distanasia es una variante de “mala muerte” o de prolongar el padecimiento de alguien sólo por preservarle con vida. Que es lo que muchos médicos aplican a sus pacientes bajo el juramento de preservar la vida “a como dé lugar”. Por ejemplo, cuando se niegan a desconectar a pacientes en coma, para dejar que acontezca una ortotanasia, si no despierta o se recupera al quitarle la asistencia de aparatos. O también, cuando los médicos se resisten a respetar la realidad e intentan lo que saben que no es más que prolongar atrozmente a una agonía, a veces tan sólo para satisfacer a parientes que no aceptan que está muriendo. Que es el caso de un tío mío que, tras ser operado del corazón por un infarto, se le formaban “coágulos viajeros” (a pesar de que ya existían y –supuestamente- le suministraban los fármacos para evitarlos), por lo que comenzó a gangrenársele una pierna que, en lugar de quitarle el coágulo, directamente la amputaron. Pocos días después, a la segunda pierna. Luego un brazo y, cuando le dejaron sólo como un torso inútil en una cama, mi tío no resistió más y murió. Desde el infarto, pasó unos 18 meses hospitalizado para soportar una distanasia atroz. En el proceso, mis abuelos perdieron todos los ahorros de sus vidas y hasta malvendieron la preciosa vivienda que tenían para pasar los últimos años en una casilla pequeña y mal construida, que es para lo único que les alcanzó tras pagar deudas médicas.

En lo único que es bastante buena la medicina alopática o tradicional, es en todo lo que se refiere a accidentes como roturas, golpes, torceduras, heridas y quemaduras. Pero en todo lo que implique alteraciones metabólicas o químicas del funcionamiento orgánico… ¡Vade retro Satanás! Porque causan más daño que alivio y rarísimo que curen algo más pronto que la naturaleza misma. ¿Mejor ejemplo que son incapaces de curar un simple resfriado o gripe? (Sólo atenúan síntomas, provocando efectos colaterales en algún otro órgano).

Para dar un ejemplo torpe pero ilustrativo, en cuanto a lo metabólico, la medicina alopática procede primero a “estimular” al órgano que falla, con el equivalente a bofetadas. Si con eso no basta, prueban con algo más fuerte, estilo puñetazo químico. Pueden llegar a intentar patearlo –químicamente- como “terapia de shock”. Pero si luego de todo eso, el órgano continúa funcionando mal, directamente lo extirpan “para que no moleste más” y, si es de los indispensables, como riñones o corazón, ponen al paciente en lista de espera para trasplantes, como quien deja un vehículo aparcado en espera de que llegue un repuesto indispensable para su funcionamiento.

La ciencia médica es incapaz de lograr que riñones “perezosos” recuperen su normal funcionamiento. De lo contrario no existirían las máquinas de hemodiálisis y tantos hemolíticos dependientes, por dar un ejemplo concreto entre muchos otros posibles.


Conclusión:

La bella palabra eutanasia ha sido distorsionada a “suicidio asistido”, lo cual es limitarla a tan sólo uno de sus muy múltiples aspectos. Para peor, entremezclando toda clase de casos espurios que podrían ser intentados para solicitarla técnicamente. Como por ejemplo, el de jóvenes adolescentes que simplemente no hallan un sentido a sus vidas, o cobardes que quieren evitar o zafar de consecuencias de sus propios actos. Obviamente que, gente así, no merecen ser tenidos en cuenta para una eutanasia, aunque las instituciones de gobierno deberían atenderles y ayudarles.

Sin embargo, cuando aún en casos terminales las leyes la impiden o ponen infinidad de trabas ¿Quién tiene derecho a juzgar que alguien se suicide intentándola por sí mismo o, al menos, lograr zafar de una cacotanasia y pasar a una ortotanasia?

Más complicado pero claro aún, cuando extraoficialmente algún enfermero, o pariente piadoso, decide satisfacer a un paciente de distanasia aplicándole una eutanasia a pedido “secreto” del paciente mismo, que ya está tan mal que ni aunque le expliquen y faciliten todo puede suicidarse por sí mismo.

Sé que muchos religiosos dirán algo como “Sólo Dios tiene derecho a decidir sobre la vida o muerte de otros y de uno mismo”.

A quienes les respondo: Dios es ejemplo de todas las virtudes que anhelamos lograr los seres humanos. Entre ellas la piedad y la comprensión, como el respeto al derecho a equivocarse.

¿Quiénes somos nosotros, los seres humanos, para juzgar a otros en lugar de Él? ¿Acaso no se acostumbraba a matar por piedad a los caballos que quedaban heridos y agonizantes?

Los seres humanos tenemos la rareza de llegar a ser más humanos y más piadosos con muchos animales que con la mayoría de nuestros congéneres.

_________________
-*-*-*-*-*-*-*-
Tú ¿estás haciendo algo por cambiar positivamente a la sociedad,
para que no haya tanta injusticia y desequilibrio social?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.