Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 14 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 14 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

Pequeño tratado sobre besos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pequeño tratado sobre besos

Mensaje  Don Sapo el Vie Jun 13, 2008 3:41 pm

Primera parte:

Asociaciones de bebés y sus razones.

Cuando hablamos de besos, nos referimos a lo que implique un contacto de ambos labios de la boca; sea con parte de nuestro cuerpo, de otro ser o un objeto.

Por esta razón hay una muy variada cantidad y calidad de besos.

Se dice que se besa a una botella cuando se bebe brevemente del pico. Se dice que se besa el suelo, cuando los labios lo rozan por el motivo o razón que fuere. Pero los más importantes son aquellos que van acompañados de una carga emocional o la intención de generarla.

Sin embargo, para poder tener una comprensión verdaderamente clara y amplia sobre lo que connotan los besos, es necesario RECORDAR (más bien repasar) cómo se van marcando improntas asociadas con las diferentes clases de besos, aún antes de que seamos conscientes de qué son y para qué sirven o se dan.

El primer beso que suele recibir todo animal, especialmente los humanos, suele ser el de las progenitoras, a veces pésimamente denominadas como madres. El primer beso que suele dar todo animal, sobre todo mamífero, es a la teta materna, tenga leche o no. Por esta razón, el olor de la piel materna de ese momento, quedará grabado como a fuego en el inconsciente del bebé, causándole una grata sensación de cálida contención cada vez que lo vuelva a percibir en adelante por el resto de su vida.

Dado que el primer contacto fuerte e importante de todo mamífero es con la teta, porque junto con la alimentación (que sacia a la primera gran angustia e incomodidad del nacido: el hambre, frío e inseguridad); como paralelamente al alimento, al mamar recibe miradas, percibe aromas y está rodeado de calor corporal, el contacto de los labios y la boca ocupada pasan a tener un rol importantísimo en el inconsciente del bebé. Asocia a todo el bienestar completo cuando tiene los labios en contacto con la “delicia” de la teta que tiene aroma y sabor de piel específico y está acompañada, siempre, de calor, miradas y hasta caricias más el sonido -ya familiar desde el útero- de la voz materna y seres del entorno cotidiano que, poco a poco, terminará de ir reconociendo.

Por todo esto, el bebé tiende a “probar” a todo con la boca. De la cual, los labios, son la antesala, antenas y probadores de cuán frío, caliente, agradable o desagradable, blando o duro, pueda ser un objeto.

Luego, como es costumbre casi instintiva calmar al bebé dándole teta o mamadera, cuando no imponerle chupetes; es que comienza a asociar los intentos de contención (ser alzado y atendido, evidencia de estar ocupándose en darle bienestar) es que se le crea la impronta mental e inconsciente de asociar que las soluciones pasan por la boca ocupada.

No es que los bebés sean tontos, en absoluto. Simplemente sus cerebros aún no tienen suficiente información para saber manejarla y ni siquiera han logrado entrenar a sus cuerpos para manejarlos coordinadamente. Por eso es que no “nacen hablando”, aunque pueden comprender bastante bien a los tonos de voz por la carga emocional que percibían de la madre estando en el útero.

Si se observa a los bebés objetivamente, podrá notarse que: por estar habituados a percibir los sonidos y emociones en el útero, el trauma de la desprotección que impactó en toda su piel con más fuerza que en los demás sentidos, los motivó a dar prioridad a las sensaciones percibidas por la piel, por el oído y, sobre todo, a calmar a través de la boca, después de la piel –cuerpo- protegido.

Los labios, como mencioné, pasan a ser las antenas perceptoras para reconocer si “se parece” o “no se parece” a la teta materna y cuánta diferencia hay.

A partir de tener en claro a este detalle de los labios como antenas primarias (porque los oídos y olfato continúan percibiendo lo habitual del medio ambiente y, como aún no pueden alzar y mover la cabeza a voluntad, la visión es muy limitada); es más que fácil deducir cuánto nos importan y significa, inconscientemente, el roce de los labios con cualquier cosa. Por simple asociación primaria e inconsciente.

Luego sí, comienza a diferenciar, por lo que percibe en su propia piel y asociando a la vez que reforzando los conceptos por los demás sentidos, de qué clases de “caricias” puede haber, aparte de la teta materna cuando no se tiene hambre.

A esto lo va incorporando como información cada vez que le son cambiados los pañales, donde suele jugarse hablándole y acariciándolo con ocasionales y variados besos en diversas partes de su cuerpo.

Las manos suelen estar algo y hasta mucho más frías que los labios. Detalle importantísimo para el bebé en cuanto a “gratificante”. De los labios también surgen las palabras con que la madre habla y evidencia sus ánimos, además de confirmar auditivamente que es ella. Los gestos de ánimos (especialmente sonrisas, que pronto intenta imitar el bebé).

Así es como desde bebés, inconscientemente le damos una gran importancia a los labios, tanto desde lo que percibimos con ellos, como lo que otros expresan. Si a esto sumamos que somos animales sociales, a los que les resulta imprescindible el contacto o interacción con sus semejantes… ¿cómo no desarrollaríamos todo un código “natural” (inconsciente) sobre contacto de labios, denominado: beso?




Segunda parte:

Diferentes clases de besos.

Si de bebés hemos aprendido a dar mayor crédito a lo que percibimos con la boca, de la cual los labios son la antesala o antenas probadoras, es lógico que también consideremos muy importante cómo los demás se expresan por este medio de modo natural e inconsciente.

Pasivo:

El primero de todos los besos, es el pasivo. Denomino así al que sucede cuando se tiene separados los labios (boca abierta, sea poco o mucho) y esta circunstancia fue aprovechada, la primera vez en la historia de nuestras vidas, para que nos insertaran el pezón (o mamadera) en la boca invitándonos (estimulándonos) a succionar.

El beso pasivo sólo “percibe”. No emite. No contiene carga de emoción hacia lo que toca los labios. Es un beso que sólo recibe, a veces sin pedirlo, y luego es analizado por el inconsciente.

A veces, es evidencia de una actitud expectante. Pero es insulso para la otra persona, dado que no hay una respuesta o reciprocidad.

Si bien es posible que la otra persona esté llena de ansiedad y emoción al punto de no notarlo o no importarle, esto no cambia al hecho de que, el pasivo, no es recíproco y, por tanto, insulso.

La única importancia y utilidad de dar un beso a quien esté pasivo, es la de transmitir, invitar, comunicar, como también “probar” el sabor de aquello que está en recepción o pasividad.

Puede indicar varias cosas. Cuando es en labios o boca y no es “robado” o impuesto sin consentimiento. Principalmente:

a) La persona “permite” que otro “pruebe” el sabor de sus labios, pero no hay, momentáneamente, ninguna emoción implícita en tal circunstancia, más que le de otorgar permiso y satisfacer parcialmente la necesidad de la otra persona, como también ESPECULAR.

b) Subordinación expectante. Cuando se considera a la otra persona “más” en algún sentido o aspecto y, por eso, se prefiere “dejarla hacer” para ir reaccionando luego según considere mentalmente, o le surja emocionalmente.

c) Desinterés absoluto (así sea momentáneamente) hacia la persona activa en el beso, pero sin atreverse a rechazarla de plano por las razones que fueren.



Bebé o succionante:

Es el segundo contacto de labios que ya implica directa o indirectamente a la boca, así sea generando saliva por emoción.

Es un resabio de “alimentarse” de querer “succionar a la esencia” de la otra persona incorporándola en uno. Indica una emoción de identificación (así sea momentánea) que es bastante “animal” y muy común en adolescentes, que llegan al extremo de hacer la “broma” de dejar marcas (moretones) especialmente en el cuello. Aunque muchos no lo hacen por broma, sino por emoción fuerte que no aprendieron ni quieren manifestar controladamente. (No se trata de reprimirla, sino de canalizarla adecuadamente sin dejar marcas ni molestar).

Suelen manifestar y desahogar ansiedades insatisfechas en su más tierna infancia quienes “exageran” (así sea en broma) con la succión en besos.



Besos babosos.

Denomino así a los que dejan una evidente huella de saliva. Sean en la boca o en otra parte del cuerpo. A veces es notorio que alguien, al besar se le genere tanta saliva en la boca que le cuesta no dejar desde un pequeño rastro hasta casi un charco.

Obviamente que a muchas personas (sobre todo mujeres) les resulta “asqueroso” que le dejen húmeda o mojada a parte de la piel o traspasen saliva a su boca, aún cuando es de la persona que aman.

Para comprender bien el fenómeno, hay que tener claro qué es lo que motiva grandes secreciones de saliva.

Normal y naturalmente, las glándulas salivales son estimuladas por la parte “reptil” del cerebro. Es decir aquella que rige sobre las funciones más básicas e instintivas como el latir del corazón, la respiración, etc. Controlarlas de modo consciente, no es nada fácil, porque están regidas “inconscientemente” mediante las asociaciones que hace la parte más primitiva y básica de nuestro cerebro. Se detona:

a) Cuando hay hambre y es una de las formas en que el cuerpo “avisa” de la necesidad de alimento.

b) Cuando se mueven las mandíbulas como masticando (porque el cerebro interpreta que hay “comida” en la boca y hay que “mojarla” para que pueda ser digerida y asimilada.

c) Cuando surgen otras asociaciones deformadas en asociarlas con el “alimentarse” (del bebé), como satisfacer necesidades primarias muy básicas (sexuales entre ellas).

Es por esta última, las asociaciones que surgen desde la estimulación de la libido (que puede ser puramente psicológica, mediante fantasías o imaginación), que se altera a todo el metabolismo preparándolo para “acción-satisfacción intensa” como lo es la teta para el bebé en sus primeros días.

Por esta razón el “beso baboso” es también denominado el “beso de los amantes”, cuando más bien es el beso más “animal” (por instintivo y difícilmente controlado) que expresa al inconsciente respecto a cuánta expectativa de placer tiene en dicho momento o circunstancia, más allá de amor real. Implica emoción tan fuerte como pasión, pero que puede estar totalmente disociada con la persona, como cuando se está ante una comida o postre que “nos hace agua a la boca”. Lo cual evidencia principalmente, expectativa de sentirse muy gratificado quien “babea”. Por esto, a los besos babosos puede interpretárselos como una muy rudimentaria forma de halago, ya que su inconsciente considera un “muy placentero bocadillo” el contacto con lo que motiva tal reacción que, aunque pueda estar dirigida o canalizada hacia lo sexual (no siempre), tiene un origen de “placer” anterior al despertar sexual, y es desde lo más íntimo y rudimentario de esa persona que surge el intenso “placer de bebé”.



Quedan aún por tratar los diversos códigos de besos en cuanto a convencionalismos; desde roces de mejillas y “piquitos” de roce, hasta las formas de contacto y penetración de lenguas. Pero si no noto que lo hasta aquí expuesto tenga bastantes lecturas y PARTICIPACIONES (comentarios, de la clase que sean), consideraré que será “perder el tiempo” intentar explayarme con lo que observé y concluí sobre los mismos.
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Pequeño tratado sobre besos

Mensaje  Gwendoline Welden el Vie Jun 13, 2008 4:24 pm

jooo, lo has dejado en lo más interesante!!. Sigue explayándote, plis :-)
avatar
Gwendoline Welden
Moderador
Moderador


http://voleodeideas.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Pequeño tratado sobre besos

Mensaje  Gwendoline Welden el Miér Jul 09, 2008 1:19 pm

Eh!! Te quedaste a medias Sonrie ¿No vas a terminarlo?
avatar
Gwendoline Welden
Moderador
Moderador


http://voleodeideas.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Pequeño tratado sobre besos

Mensaje  littlelulupis el Dom Oct 23, 2011 12:07 am

Está umuy interesante el tema, y hay tantas clases de besos, que me encantaría saber tu opinión sobre el resto de ellos. beso1 abrazo
avatar
littlelulupis
Flama
Flama


Volver arriba Ir abajo

Re: Pequeño tratado sobre besos

Mensaje  LADY el Lun Oct 24, 2011 7:08 am

Uuuuu..q tema mas interesante!...me hizo gracia lo de los besos babosos!!jajajaja..

abrazo

avatar
LADY
Luminaria
Luminaria


Volver arriba Ir abajo

Pequeño tratado sobre besos

Mensaje  Carlos el Lun Oct 24, 2011 12:14 pm

Buen tema, interesante conocer sus significados, a mi me gusta mucho besar, siento que es entregarse a la otra persona e igual que los abrazos; saludos y esperaré los demas significados.

Carlos
Flama
Flama


Volver arriba Ir abajo

Re: Pequeño tratado sobre besos

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.