Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 11 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 11 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

La importancia de los desahogos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La importancia de los desahogos

Mensaje  Don Sapo el Dom Ago 10, 2008 2:13 pm

Socialmente se nos enseña que uno debe aprender a “tragarse” muchas cosas que nos molestan de otros “por una ¿sana? convivencia” (que suele incluir una mala interpretación excesiva de los derechos de cada quién) y, sobre todo, respeto por la autoridad que nos puede imponer injusticias u órdenes desconsideradas con nuestro sentir y necesidades. Al decir autoridad, me refiero a la que comienza por padres con sus hijos, y es trasladable luego a la propia pareja y hasta jefes laborales o simples “consideraciones obligadas” como las que deben tener los vendedores hacia clientes desubicados o muy molestos y desconsiderados.

De este modo, cada uno, cotidianamente es entrenado socialmente para REPRIMIR sentimientos y emociones NATURALES y lógicas.

Un muy bajo porcentaje de personas logra aprender a “esquivar” esta clase de situaciones llevando vidas “sinuosas” pero mutiladas en algunos aspectos. Lo cual, para estas personas, “es preferible” por su salud mental y no les importa mucho lo que “pierden” o dejan de aprende o conocer, por vivir esquivando situaciones álgidas o problemáticas (sólo a la larga se les hace cada vez más “pesado” vivir esquivando dichas situaciones que NO APRENDIERON A RESOLVER de un modo lógico y natural),

Claro que también están quienes viven “acumulando” resentimiento mediante supuesta “paciencia” que, ni bien tienen oportunidad de hallar semejanzas de situación con roles cambiados, aprovechan para “desahogar” lo que no pudieron en el momento correcto, como el clásico ejemplo de niños resentidos y maltratados que se abusan de los más pequeños en la escuela o vecindario.

La reacción verdaderamente natural, es la de los niños bien pequeños, que desahogan con llanto fuerte y acompañado de “ejercitación muscular” bastante fuerte y violenta como las típicas “rabietas” en las que, si no destruyen algo o lo intentan, simplemente se acuestan en el suelo dándole puñetazos y patadas.

Por más que muchas de las rabietas infantiles sean teatralizaciones exageradas con intención de conmover a la persona objetivo (casi siempre madre o padre) no dejan de ser bastante honestas (salvo por la exageración) y SANAS, pues les permite LIBERAR sentimientos que producen emociones violentas por la energía negativa que los satura interiormente desde la frustración o limitaciones condicionantes de su “naturaleza” y espontaneidad. (Claro que, si con frecuencia se frustra a las necesidades que un niño siente como tales, lo sean o no, las rabietas serán insuficientes para evitar otra clase de traumas severos).

Como siempre digo, el ego es la parte animal que rige sobre toda nuestra parte biológica e inconsciente en general. Como tal, tiene necesidades lógicas obvias que NO PUEDE COMPRENDER (ni aceptar) que se las deformen o mutilen sin manifestarlo de modo serio por otras vías.

Así, quienes acumulen frustraciones por necesidades reprimidas (que no siempre son verdaderas necesidades y he aquí a un detalle del arte de “conocerse a sí mismo”, como el de educar y educarse a sí mismo SANAMENTE) el propio ego, desde el inconsciente, buscará liberarlas UNA Y OTRA VEZ en cada ocasión que pueda o asocie como “similar”. Caso de los niños violentos o “malvados” con quienes estén en inferioridad de condiciones, e infinidad de otras “perversiones” que cometen sobre todo muchos adultos.

Siempre son el RESULTADO de serias falencias en su formación o educación que, a su vez, también son producidas por padres (y sociedad en general) que también vive limitada y mal formada en su interioridad, por aprender a reprimir mal, sin discernir correctamente qué es “reprimible” con razón, de lo que no. NI siquiera cómo canalizar de modo inocuo a los impulsos violentos o destructivos a que nos impelen tales situaciones.

Los que PARECEN “sobrellevar” tales circunstancias, suelen ser las personas que tienen sobrepeso, dado que “acumulan” (en lo físico como reflejo y exteriorización de su interioridad) que tienen que “tragarse” y “aguantar” a demasiadas cosas por sobre lo normal para su capacidad específica (así sea porque no entienden por qué o no logran aceptarlo, o simples “ansiedades”).

También están los del extremo opuesto, con extremada delgadez, que “dejan pasar todo”, como si fura tóxico que no tocan ni asimilan.

Aquí, es más que válida la analogía del cuerpo físico que paso a detallar.

Las experiencias son como alimentos o cosas que ingerimos. Algunas son desagradables y hasta “tóxicas” por lo cual podemos sufrir de taponamientos intestinales (obesidad) como también de descompostura (diarrea) porque “pasan como por un tubo”, donde NO RETENEMOS ni asimilamos prácticamente nada de lo ingerido (y es la actitud de los extremadamente delgados).

La actitud de los “violentos”; “inadaptados” y hasta “pervertidos” podría considerarse en esta analogía como la más “sana” o natural (para el propio individuo), dado que es como si vomitaran lo que psicológica y emocionalmente sienten impuesto por otros aunque, como acontece frecuentemente en la vida real en lo físico, el “vómito” no caiga precisamente en donde debiera, sino sobre “inocentes” que nada tienen que ver con su malestar.

En conclusión, todo aquello que reprimimos y NO aprendemos (o logramos) DESAHOGAR de modo eficaz pero inocuo, termina resultando como “alimentos tóxicos” que, taponan nuestros intestinos, los obligan a evacuar demasiado rápido DESAPROVECHANDO otros “nutrientes” que ya había en proceso de digestión o, peor aún (socialmente hablando) a “devolverlos” pero casi siempre en momentos y circunstancias que TODOS lamentaremos después, no sólo quien “devuelve”.

Para finalizar este tema, que daría para un capítulo extenso de libro, o libro completo, quiero hacer notar que, en esto, el mal social generalizado en la especie humana, es más que nada producto de la (merecida o con razón) pérdida de credibilidad en las religiones, cuya constante función básica, tradicionalmente (al menos en la más remota antigüedad), era precisamente la de FORMAR interiormente a los individuos de una comunidad que, además, ENTRE TODOS colaboraban a dicha formación llamando la atención y corrigiendo o marginando tempranamente a quienes se desubicaran en cuestiones éticas importantes.

Pero como las religiones NO CUMPLEN ADECUADAMENTE a sus verdaderas funciones u objetivos y las corrientes filosóficas también han sido DISTORSIONADAS hasta ser puros malabares conceptuales en un galimatías de propuestas (muchas de ellas de lo más absurdas, pero hábilmente planteadas), los seres humanos (como bien expresaba hace décadas el pensador Erich Fromm), se refugia en sólo creer en “lo corroborado científicamente”, descreyendo de todo lo demás (para no caer en adoraciones estúpidas y supersticiosas) para llevar vidas totalmente mutiladas por limitarse casi exclusivamente a uno de los tres aspectos del ser: el material biológico, con gratificaciones psicológicas mentales hasta donde pueda, pero reprimiendo y deformando a su interioridad hasta extremos aberrantes que… ¡así estamos socialmente!

Asimismo, actualmente la mala interpretación de la “libertad ajena” y “derechos”, no sólo incurre en una generalizada conducta de libertinaje y desamparo en formación coherente de la propia interioridad, sino que también ocasiona innumerables violencias y enfermedades que, por diferencias de expresión en cada individuo, a los más técnicos les resulta difícil poder precisar la verdadera raíz del problema social que se manifiesta en tantos individuos que, sumados en su conjunto, convierten a la humanidad en un “desastre” ético y de calidad de vida en general ¡hasta siendo ejemplos de conducta para logros o “realización personal”! Dado que el “mensaje” implícito que se intenta disimular es: “Quien dejó de lado los escrúpulos trampeando la ética y avasallando hasta explotando a los prójimos, es un “ídolo” o “referente” de cómo lograr “vivir bien” llevando vidas “de lo más envidiables”. Sobre todo, cuando logra engañar a la mayoría masiva de que a todo lo hizo “legalmente” y ¡Hasta éticamente! Publicitando a su empresa, productos (hasta persona) como “solidarios” y “comprometidos con la ecología” etc.



Resumen:

La interioridad e inconsciente funciona análogo a lo físico biológico.

Las experiencias son como comidas. Con las que son verdaderamente “tóxicas” o “insanas” del mismo modo que el cuerpo reacciona nuestro interior.

Tanto para el atosigamiento, empacho. Como para lo excesivamente condimentado o en mal estado.

Para peor (más bien mejor, porque nos permiten saber qué pasa) las enfermedades físicas en un 99 % de los casos, no son más que EVIDENCIAR desde el inconsciente, de modo análogo en el cuerpo, a cómo sentimos a la vida o situación personal en la misma con, reitero, una “enfermedad análoga en lo físico” (o conducta psicológica social) como bien lo expusieron ya en el libro “La enfermedad como camino” Thorwald Dethlefsen y Rüdiger Dahlke. Psicólogo y médico, aunque no recuerdo si en ese orden.
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.