Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 10 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 10 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

Carta de un inmigrante africano

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Carta de un inmigrante africano

Mensaje  pepe2982 el Vie Sep 19, 2008 7:13 am

Carta de un inmigrante africano a la sociedad española. Desde el otro lado de la valla (Melilla)



Bashige Michel
Señoras y señores de la sociedad española,
Las palabras no sabrían transmitir lo que siento en este momento en el que me han obligado ¡a la fuerza, a volver desde donde he venido! No me ha dado tiempo de
decirles lo que me ha empujado a emprender este largo y penoso viaje durante el cual han muerto muchos de mis compañeros de infortunio. Pensaba contárselo en persona, una persona que muestra sobre sí los rastros de los malos tratos y de
los sufrimientos de un pueblo oprimido y explotado. Pero este muro que ha sido levantado entre ustedes y yo hace imposible cualquier encuentro verdaderamente
humano entre nosotros y nos obliga a mirarnos desde lejos como el perro y el gato, aunque todos somos ciudadanos del mismo mundo.

Dado que no podemos ya hablarnos, permítanme mirarles a los ojos, a través de este muro de separación en forma de alambrada, que ahora separa África de Europa y simboliza la falsedad de la relación que han creado nuestros gobernantes entre el Norte y el Sur. Este muro de separación, esta alambrada, refleja esta falsa relación en la que las materias primas que vienen del Sur y los productos acabados del Norte, entre ellos las armas, pueden circular, pero no los hombres. Ha sido totalmente imposible encontrarnos como verdaderos hermanos y hermanas. Por ello, lean en mis ojos, señoras y señores, el sufrimiento y el dolor que llega de nuestras tierras en las que las multinacionales siembran la muerte y el desarraigo y quieren crear un campo de ruinas en el que sólo haya materias primas, bosques y animales salvajes, para el placer de los turistas. Es el único medio que me queda para que sepan todo lo que sufrimos en África y las causas que producen dichos sufrimientos. Ya sé que los medios de comunicación quizás no se harán eco de mi voz, ni los políticos hablarán en sus reuniones sobre los derechos humanos, porque en el fondo, mi vida –como la de todos los pobres del mundo– no cuenta para ellos. ¡Nos sacrifican sin escrúpulos ni vergüenza!
Efectivamente, señoras y señores de la sociedad española, yo soy africano. Vengo de un país empobrecido; un país que ha sido saqueado por las multinacionales occidentales desde hace varios siglos y que ha sufrido guerras atroces, a menudo presentadas como guerras civiles, pero que en el fondo son guerras económicas montadas con el único objetivo de saquear nuestros países y enriquecerse al igual que los dirigentes africanos, desgraciadamente al precio de la muerte de millones de
mis hermanos y hermanas. ¿De verdad no podemos construir otro mundo en el que
cada persona pueda vivir en paz? Comprenden ustedes, somos víctimas de un
empobrecimiento continuo, organizado desde Occidente, y ejecutado a menudo por
medio de nuestros propios dirigentes al servicio de las multinacionales. Son estas
guerras de las que yo huyo y de la miseria que han engendrado en mi país.

Quiero sobrevivir y ayudar a vivir a mi familia que se ha quedado en Afrecha. No quiero morir como una rata atrapada en un incendio. Por eso, como superviviente, vengo a denunciar ante ustedes esta situación inhumana y a pedirles que nos ayuden a construir un mundo justo y humano. Lo que deberíamos comer, lo que debería ayudarnos a desarrollar nuestros países, va a Occidente, bien para pagar las deudas que no hemos contraído nunca, bien para comprar armas que nos matan y nos amputan los miembros, haciéndonos así incapaces de contribuir con nuestra propia subsistencia. Por eso, nos encontramos en una situación tal que no podemos ni cultivar nuestros campos, ni dormir tranquilamente, ni pensar en el futuro de nuestros hijos y de nuestros hermanos. Todo lo que producen nuestros países, sirve a los intereses de las multinacionales apoyadas por los gobiernos europeos y americanos y por nuestros propios gobiernos; mientras que nosotros nos morimos de hambre.



En nuestros países, la muerte se ha convertido en un hecho banal; se ve morir de
hambre a los niños día tras día, pequeñas enfermedades que podrían curarse fácilmente con un poco de dinero son causa de numerosas muertes… ¡Ese es nuestro día a día! Como pueden imaginarse, es muy doloroso ver morir de hambre a un niño entre tus brazos, como me ha ocurrido a veces; o haber visto morir a mi padre de una malaria sin importancia que se curaría con pocos medios en cualquier centro de salud. Verdaderamente, ustedes ven hechos parecidos en la televisión; nosotros, por desgracia, nos codeamos con estos horrores todos los días, e incluso entre estas víctimas se encuentran nuestros propios familiares. ¿Creen que se puede soportar una vida así?




Por la noche, mientras esperamos el momento oportuno para poder franquear este muro de separación, nos decimos adiós los unos a los unos, porque, en el fondo, ninguno de nosotros sabe qué tipo de cartucho utilizarán los militares que vigilan la
alambrada o si uno de nosotros recibirá un tiro o en qué parte del cuerpo. Tampoco sabemos cómo caeremos desde lo alto de una alambrada de seis metros… Y yo me pregunto, ¿será hoy mi último día? Y durante este tiempo, pienso en los compañeros que ya han muerto en este intento y ¡siento desfallecer mi corazón! Pienso en mi familiar, en mis amigos que siguen en África, ¡en mi futuro! ¿Qué futuro? No tengo ninguno... Me siento perdido; me siento inútil, inexistente, como si no tuviésemos ningún valor a los ojos de este mundo; como si no fuésemos más que bestias, sólo buenos para el holocausto y el sacrificio. Pero ¡eso es injusto! ¡Tengo que saltar la alambrada! ¡Me doy cuenta de que no tengo elección! Mientras tanto, pienso en mi país, pienso en todas las riquezas naturales que tenemos. ¿Qué riquezas, me pregunto? ¡Todo lo que hay en nuestros países no nos pertenece!




Todos los días asistimos impotentes a nuestro expolio; quien osa abrir la boca recibe un tiro en la nuca. Por el contrario, Occidente nos regala armas y las matanzas
continúan en nuestra tierra. ¿Por qué en lugar de ayudarnos a salir del agujero
en el que nos encontramos, se nos hunde cada vez más? De hecho, la miseria en
lugar de disminuir en nuestros países aumenta día tras día... Nuestros hijos se encuentran así condenados a vivir con los traumas de la miseria y bajo la amenaza incesante de las guerras. Aquellos que consiguen escapar de la guerra, ¡mueren de hambre! ¡Estamos condenados a la miseria en países en los que el oro, los diamantes, el coltán, el cobre e incluso el petróleo fluyen a raudales! Y ¡siempre para el bienestar de otros!






El mundo es malvado, ¿verdad? No se sorprendan si lloro mientras hablo; es horrible lo que estamos viviendo. Por eso, con amargura intentaré escalar el muro cuando el momento sea favorable. Vivir o morir, ya me da igual. Nadie se preocupará de mi suerte... Díganme, señoras y señores de la sociedad española, ¿qué mal hemos hecho para merecer esta suerte? Y mientras pasa el tiempo, siento surgir en mí otro sentimiento. No estamos malditos. ¡Este mundo puede cambiar, me digo! Nosotros también somos hijas e hijos de Dios, a pesar de la miseria y de las guerras. Por eso he decidido tentar a la suerte y venir aquí a su país, para ver si puedo encontrar un trabajo ¡con el fin de sobrevivir y ayudar a vivir a los huérfanos que mi padre me ha dejado! No, no crean que ha sido fácil dejar a nuestras familias, sin saber a dónde vamos, si llegaremos o si podremos regresar. No crean que ha sido fácil para mí dejar a mi madre enferma, sin saber si la volveré a ver con vida y sin saber qué ocurrirá a mis hermanos y hermanas. Pero, ¿qué puedo hacer? No tengo elección.
Me hace falta imperativamente ganar lo necesario para comprar medicinas para mi madre enferma, por miedo a verla morir como a mi padre; me hace falta ganar dinero
para poder escolarizar a mis hermanos pequeños para ver si mañana quizás pueden salir del grupo de los sacrificados. Quiero trabajar para poder comprar medicamentos para mi hermano que padece el sida. Sólo pedimos eso. Saben ustedes, ¡es penoso ver morir a tu familia ante tus ojos sin poder hacer nada! ¿Creen que es fácil vivir como yo? He aquí por qué he corrido el riesgo de desafiar todo tipo de dificultades de un largo y penoso viaje y que, por suerte, he podido sobrevivir y ahora me encuentro delante de este muro de separación, que me impide decirles cara a cara mi dolor. Pero me queda la posibilidad de que, al mirarme, lean ustedes a través de mis ojos todo lo que sufro. Les ruego no piensen que es normal que vivamos así. Porque es
sencillamente el resultado de una injusticia establecida y sostenida por sistemas inhumanos que matan y empobrecen. Por eso, vengo a pedirles que no apoyen este sistema con su silencio; al contrario, que el sufrimiento que transpira mi piel les haga comprender que es imposible ser un ser humano y callar frente a estas atrocidades inhumanas. Dios sabe que no soy ni un ladrón ni un bandido; soy simplemente el grito de una víctima, que como todo el mundo quiere vivir con el sudor de su frente. Estoy seguro de que si conociesen mi historia y la de mis compañeros, no me obligarían a volver de donde vengo ni me abandonarían en un desierto sin ninguna posibilidad de supervivencia. Repito, quiero vivir y ayudar a vivir a mis hermanos, ¡sólo pido eso!




Fuentes: http://www.redasociativa.org/gas/node/4135
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=21473
http://www.educarueca.org/spip.php?article472
http://www.webislam.com/?idt=2128
http://www.elcorresponsal.com/modules.php?name=News&file=article&sid=4511
http://www.minci.gob.ve/opinion/7/180286/carta_de_un.prnt ,etc,etc
Cool

_________________



Invitado Si te gustó el post, necesito tu opinión
avatar
pepe2982
Admin
Admin


Volver arriba Ir abajo

Re: Carta de un inmigrante africano

Mensaje  Don Sapo el Vie Sep 19, 2008 10:08 am

¡Qué TERRIBLE!

Me costó terminar de leerla, porque me acordaba de la cantidad de inmigraciones que hubo durante las guerras, especialmente las mundiales.

En aquella época, muchos países abrían sus puertas solidariamente a los que huían del horror.

Con frecuencia, viene a mi mente la imagen alegórica de un pisapapas (para hacer puré), dentro de una olla. La olla es el planeta; los países desarrollados el pisapapas y, las papas, los seres humanos de países como África, Latinoamérica y buena parte de Asia. En los países desarrollados (no sólo España, USA y otros también) se quejan de la "invasión" de inmigrantes que empobrecen a la calidad de vida que tienen.

Pero ¿tienen en cuenta que esa calidad de vida es la que produce OPRESIÓN y desesperación extrema para emigrar "a cualquier parte y coo sea"?

Se quejan de que las papas presionadas se suban al pisapapas que las presiona. Es una ley natural. A mayor presión, mayor evasión o fuerza de fuga.

Más triste aún, es tener claro que la desidia de los países desarrollados ante la opresión a otros, sólo está demorando apenas un par de años nada más, a la par agravando, el futuro que les espera a sí mismos de vivir la opresión y desabastecimiento generalizado en su hogar.

La carta a sido dirigida originalmente a la sociedad española, porque es la inmediata vecina. Pero deberían leerla los habitantes del mundo; ya que TODOS somos cómplices de cada matanza, de cada aberración que sucede derivada del egoismo exacerbado de dirigentes de monopolios o multinacionales.

No se trata de que los países reciban indiscriminidamente a todo el que busca refugio. Se trata de que en todos los países se deberín tomar medidas de poner freno a las multinacionales, dejando de alimentarlas con lo que consumimos, o con lo que pagamos.

Claro que NO ES FÁCIL dejar de usar vehículos cómodos, o de adquirir cosas para gratificarnos. Mucho menos dejar de usar servicios bancarios y tarjetas de crédito. Pero cuando se termine el "problema" de los países "subdesarrollados" serán ellos quienes tengan que caminar kilómetros por no poder pagar lo que cueste el combustible, viviendo a la intemperie o entre ruinas, por no poder pagar las tecnologías ¡ni la comida! que será lujo disponible sólo para los pocos "elegidos" que estén al servicio de las multinacionales ¡Y sólo mientras duren como objetos útiles de éstas!

Estamos camino de una despiadada tiranía planetaria obtenida a través de lo económico y los relativos derechos de licencias comerciales y de explotación. Hace años que se viene vislumbrando y las grandes masas sociales, parecen estar drogadas mirándose el propio ombligo.
Así, no hay esperanzas coherentes para el futuro.


Actualmente, en Latinoamérica en general, el grueso de las tierras de cultivo pertenecen a grandes hacendados o multinacionles que subarrendan el derecho a cultivar, a precios leoninos. Si esto no es acaparar a la materia prima, sobre todo alimentos, coo se está haciendo con el petróleo... ¿cómo se lo denomina?

No falta mucho tiempo para que los alimentos comiencen a escasear, habiendo gigantescas cantidades de terrenos fértiles sin aprovechar, ya que NADIE podrá pagar los "derechos de arrendamiento" para poder cultivarlos y tener qué para comer.

Los pobres serán 99% de la población, al extremo de que será cotidiano ver que se lanzarán sobre cualquier cosa que pueda digerir el estómago, así sea un cadáver de otro humano. Y los que acapararon tanto, tendrás sólo una élite de sirvientes acomodados que tendrán la obligación de mantener las medidas de seguridad de las fortalezas burbujas en las que estarán prisioneros por su propia seguridad en un planeta desvastado y repleto de fieras humanas al extremo irracional por la desesperación.

¿Deliro? ¿Exagero? Sigamos en la desidia actual y verán qué répido (piramidalmente) se va concretando este futuro PROBABLE.
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Carta de un inmigrante africano

Mensaje  pepe2982 el Vie Sep 19, 2008 7:52 pm

Y que le puedo agregar a todo esto. Solo una cosa, para nada es un post que es en contra de los españoles y menos en un sitio donde muchos usuarios son de esa nacionalidad. No me gustaría que se sientan mal por esto.
Además fíjate que es como una situación que se va dando de países mas ricos a mas pobres por así decirlo.
O acaso aquí en Argentina no le decimos bolitas a los bolivianos, paraguas a los paraguayos, perucas a los peruanos. Es decir cada comunidad a medida que tiene mayores posibilidades que otra va como subestimando o despreciando al inmigrante que por razones de mejorar su situación económica se muda a un país que le pueda dar mayor trabajo y bienestar en comparación a su país natal.
En fin por ahí deben andar los aprendices de Hitler, que pululan por todo el mundo y están convencidos que son una raza superior. Y peor aún, convencen a una sociedad entera que el tema es así y que hay que matar al negro o al sudaca de cuarta.

Lean esto. me dejó con la boca abierta:
http://foros.abc.es/cgi-local/forosabc/ultimatebb.cgi?ubb=get_topic;f=1;t=002268
http://www.20minutos.es/carta/170070/0/Matar/sudacas/

affraid

_________________



Invitado Si te gustó el post, necesito tu opinión
avatar
pepe2982
Admin
Admin


Volver arriba Ir abajo

Re: Carta de un inmigrante africano

Mensaje  Don Sapo el Vie Sep 19, 2008 10:02 pm

¡Ay!... Pepe... ¡Qué temitas que estás planteando con esos dos links que agregaste!

Oleadas de inmigraciones versus xenofobia.

¿Quién tienen razón, en qué y hasta dónde?

Si bien el primero de los links da a un sitio de los típicos trolls y resentidos sociales (cualquiera puede opinar lo que le venga en gana sin registrarse siquiera); evidencia que con habla española hay desubicados, maleducados y terriblemente resentidos de casi cualquier nacionalidad. Aunque estoy seguro que eso también pasa en USA, Francia, Alemania; Japón; etc. Lo cual evidencia que la alienación; incultura y salvajismo atroz (no digo bestial, porque las bestias son más humanas); ya está instalado en cualquier sociedad y país, por más "civilizado" o primer mundista que sea.

Ya respecto al segundo de los links, se peude apreciar también, en los comentarios de los lectores (leí las dos primeras hojas); hay la misma tendencia que acá o en otros países de opinar un poco de todo, según experiencias personales y nivel cultural.

Así y todo, el tema de ¿Está bien emigrar cuando se vive en un país que oprime terriblemente? Me parece un tema híper complejo. Yo NUNCA emigré (pudiéndo hacerlo en su tiempo, ya que mi ex esposa quería que nos fuéramos de acá lo antes posible y yo me negaba rotundamente y fue el primer conflicto irresuelto entre nosotros) ¡Y así estoy hoy! Muerto de hambre pero "en casa", cuando podría estar en USA con un excelentísimo pasar económico pero envenenadísimo (y probablemente muy enfermo de varias dolencias) precisamente por el "veneno" de tener que soportar semejante cultura materialista y ciega de muchísimos detalles humanos, especialmente por la estúpida soberbia nacionalista que se les inculca.

De todos modos, esto TAMPOCO justifica (a mi criterio) la exagerada actitud de caer en la xenofobia a la que tienden la mayoría de las zonas (o países) que se encuentran "invadidos" pacíficamente por toda clase de buscadores de mejor futuro.

Por mi parte, si AMO a la Argentina, a pesar de sus innumerables defectos, es porque lo considero el país más humano en cuanto a respetar al prójimo (por parte de los demás habitantes comunes). Lo cual se debe, en cierto modo, a que prácticamente todos somos inmigrantes o descendientes y se nos inculcó desde pequeños lo feo que es tener que ir "a vivir una cultura diferente" (como canta León Gieco, en "sólo le pido a Dios" anteponiendo "deshauciado está el que tiene que marcharse").

Constantemente llegan todavía de países en los que se está peor que aquí: Perú, Bolivia, Chile; Uruguay; Paraguay ¡venezolanos! y bastantes centroamericanos.

Claro que los más, son los bolivianos, paraguayos y peruanos. A los uruguayos, casi no se los distingue (notar diferencia con nosotros), pero el porcentaje en cantidad de habitantes de dicho país ¡Es alto! (con la "suerte" de que pueden ir y venir casi a diario).

Nosotros TAMBIÉN sabemos lo que es perder las conquistas laborales gracias a cómo se rebajan los inmigrantes desesperados de hambre.

Pero creo que NO HAY QUE CONFUNDIR que esto no es más que una ESTRATEGIA de larga data de los monopolios que, hoy, está en un punto álgido, ya que casi no hay país que no tenga esta clase de problemas. Ya que si no es un país desvastado y oprimido terriblemente, está agobiado por inmigrantes y pérdidas de conquistas económicas-laborales que, si bien se "excusan" (o usan de justificación) a los inmigrantes, en realidad tan sólo es eso: Una excusa ante la política brutal de los monopolios de ganar más y más "como sea" y "de donde sea".

Como ya se apoderaron de lo que había en los países "subdesarrollados" ¿de donde sacarán "más jugo" ahora, si no es de los países "evolucionados" como la CEE y USA mismo, entre otros?...

¡Para pensarlo! El enemigo real, no son los inmigrantes, como tampoco el comunismo, ni los extraterrestres o de otras religiones. Tampoco los separatistas o terroristas que usan bombas, sino unas pocas familias que tienen el grueso del poder de decisión sobre multinacionales y monopolios varios, que siembran la discordia porque "a río revuelto, ganancia de pescadores".

Cada día continuará aumentando el valor del petróleo y demás bienes de consumo, siendo cada vez más caro el alimento y los impuestos. Porque a las energías alternativas se las DESALIENTA y obstaculiza al máximo, además de desperdiciarse MILLONES DE TONELADAS de comida (granos, frutos, etc) ¡sólo para encarecer a los productos y tener mayores ganancias quienes manejan los mercados específicos!

¿No es evidente el FALSO ALTRUÍSMO de magnates como el Guille Puertas (el "dueño" del programa "ventanas" en inglés, para los que les cueste entender) y de la mismísima ONU que NO HACE RESPETAR LAS CONVENCIONES INTERNACIONALES a las que se "subordinó" USA y otros que violan convenciones firmadas?

Vivimos en una PARODIA de "democracias"; "leyes" e "instituciones" que velan por el bienestar de las respectivas comunidades o humanidad en su conjunto, ya que la realidad de todo esto es que sólo se benefician en juicios los que más poder tienen sobre los que menos.

En fin... el tango "Cambalache" no sólo fue cada día más vigente en el siglo XX, ya que en el XXI lo está aún más.
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Carta de un inmigrante africano

Mensaje  pepe2982 el Sáb Sep 20, 2008 2:08 am

Si, he tocado un tema muy sensible para muchos. Mejor sería tomar el toro por las astas, y ver como se resuelve esto por lo menos entre las personas civilizadas que estamos en este foro. La razón la tiene el ser humano que quiere establecerse en un lugar donde le parece que puede desarrollar su capacidad de trabajo y obtener a cambio un pago o beneficio económico que le permita vivir con dignidad. Todos o casi todos los argentinos somos descendientes de españoles, italianos, alemanes, etc. Y nuestros abuelos o padres llegaron aquí para trabajar y lograr lo que en su país no lo podían hacer. Venían con una mano atrás y otra adelante y gracias a su esfuerzo hoy somos como somos, con errores y grandes logros, con tristezas y grandes alegrías. No debe prohibirse la entrada a nadie que sea decente a ningún país para que pueda ser. De haber sido así en aquella época yo no existiría, ni vos tampoco. No me considero un sudaca y más aún he tenido la oportunidad de trabajar con personas de los países que mencioné. Para más datos al principio me tomaban como el argentinito de segunda y sus razones tendrían por tanto chanta que anda dando vueltas por el mundo, pero luego llegamos a ser grandes amigos y aún hoy reconocen que se equivocaron en esa oportunidad. y más aún algunos me consultan sobre determinados temas. En fin cada uno es un ser individual y merece la oportunidad de demostrar sus habilidades. No se, por ahí me molesta la actitud de muchas personas que solo miden el valor humano por su nacionalidad y no por la calidad y capacidad personal. Quizás esté equivocado, quien sabe.................. Cool

_________________



Invitado Si te gustó el post, necesito tu opinión
avatar
pepe2982
Admin
Admin


Volver arriba Ir abajo

Re: Carta de un inmigrante africano

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.