Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

Diferencia entre capitalismo lógico y salvaje

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Diferencia entre capitalismo lógico y salvaje

Mensaje  Don Sapo el Miér Nov 05, 2008 12:10 am

El concepto del capitalismo, como casi todo, tiene una base lógica y coherente que, también como casi todo, ha sufrido deformaciones tan aberrantes que hoy se lo define como salvaje.

La salvajadas capitalistas o la explotación abusiva del hombre por el hombre existieron siempre. En un principio histórico, eran muy propias o abundantes en ciertas poblaciones, como los fenicios primero, los judíos depués. Hoy, ya no son típicas de una población, sino de cierta mentalidad que no reconoce raza, religión ni segmentos de otra clase que el egoísmo exacerbado.

Ya que he notado que muchas personas sólo tienen como respuesta que esto “es producto de una ambición desmedida”, lo cual es cierto, pero sólo explica a la parte humana que deformó al sistema, mas no qué partes del mismo y cómo fueron deformadas; me pareció buena la idea de recordar qué detalles hicieron al capitalismo y el concepto del dinero algo tan funcional como válido, que fue adoptado por casi toda cultura del planeta.

1.- El concepto del dinero o monedas.

Una convención de valor portátil que evite andar cargando con mercancías de trueque o frágiles papeles con firmas y montos de reconocimiento de deuda (similar a cheques al portador, emitidos por quien tiene solvencia desde propiedades productivas, por ejemplo, luego emitidas por los gobiernos, desde la suma que recibían por recaudación de impuestos cuyos excedentes ahorraban o reinvertían).

Si alguien que tiene una plantación de árboles frutales, emite una carta firmada en la que reconoce que otorgará al portador de la misma el equivalente a 10 kilos de determinado fruto contra entrega del presente ¿quién, que conozca dicha plantación y honestidad del emisor, se negará a recibir eso como pago fiable por algún servicio?

Así es como nació la convención del dinero y monedas de cambio, hoy pervertido por banqueros que abusan de legislaciones hechas por políticos ineptos y realizan préstamos por lo que en realidad no tienen en valores reales de respaldo. Incluso muchos países emiten monedas sin respaldo de bienes reales que lo justifiquen.

Bien claro lo explican en el documental de distribución gratuita por internet “Zeitgeist” (sobre todo en el segundo, addendum) que la Reserva Federal de los Estados Unidos de Norteamérica fabrica dinero sobre pedidos del gobierno en base a bienes supuestos sólo en papeles, pero que les permiten endeudar, empobrecer y explotar a muchos países con deudas que son más bien fraguadas; que nunca recibieron estos países más que en forma parcial, con el agravante de intereses absurdos, en lo cual están implicados, entre otros, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.



2.- El concepto de ganancia o retribución.

Cuando alguien invierte tiempo y esfuerzos, es lógico que reciba una compensación a cambio. Si son mercaderías que n produjo por sí mismo, así sea por lo que pagó por ellas con un plus por acercarlas o tenerlas disponibles y costos implicados, como transporte, más tiempo que le llevó sin trabajar el traslado mismo (se considera como trabajo también el transportar cosas, como el aguatero en su momento o el repartidor de lo que fuere).

Lo lógico y universalmente aceptado, era de considerar un valor mínimo por cada hora de tiempo que conlleva cualquier tarea a realizar, similar al personal de limpieza que cobra “por horas”.

Cálculo lógico de la retribución de un empleo:

Se subdivide la cantidad de horas que normalmente se trabaja en dicha actividad (por ejemplo empleada doméstica) en el total de costo de vida normal para una familia tipo, más un diez por ciento de extra para ahorro o circunstancias extremas. Porque la intención es vivir y dejar vivir. No regalar al dinero, pero reconocer que las personas tienen necesidades básicas y derecho a una vida digna mientras trabajen.

Pues ¿quién podrá durar si no le alcanza para sostener los gastos básicos ni tiene cómo afrontar una emergencia o gasto imprevisto de tantos imponderables que pueden suceder a cualquiera? ¿Qué expectativa de futuro tiene quien no puede siquiera ahorrar para reponer lo inútil por gastado o perdido por robo, incendio, etc?

Detalle que se complica cuando es una profesión que no cualquiera puede realizar, ya que previamente debió invertir tiempo y medios en aprenderla. Caso de profesiones universitarias, por ejemplo (pero también cualquier técnico o especialista, como enfermeros u otros).

¿Cómo se estipula cuánto valen los servicios de quienes debieron prepararse antes en cuestiones complejas, como los universitarios? Simple:

1.- Se hace un cálculo de los factores que puedan ser considerados como inversión económica, traducidos a dinero. Por ejemplo:

a) Tiempo (en horas) de estudio dedicado al aprendizaje específico de la actividad.

b) Materiales de estudio que tuvo que comprar (gastos a recuperar).-

c) Otros gastos inherentes y relativos, como la inversión total de gastos para poder iniciarse (caso de alquiler o compra de una oficina o lugar de atención con muebles y útiles).

2.- A la suma total resultante, se la divide por la cantidad de horas que trabajará en su vida útil profesional (por ejemplo: se recibe y comienza a ejercer a los 25 años de edad, quedándole 40 años de vida útil profesional, por lo cual se divide el monto invertido en estudios,. en las horas de trabajo lógicas probables en los años que le restan como el “plus” que se añade sobre el valor de la hora de trabajo de un obrero común, sin preparación o estudios específicos.

Como el monto resultante parece irrisorio y no es fácil conseguir trabajo constante y estable, dicha amortización o recupero de lo invertido en estudios, pasó a ser subdividida cada vez en menos años de “vida útil”, por lo cual hoy se supone que debe recuperar al total de lo invertido como mucho en doble del tiempo dedicado a estudios (es decir unos 10 años) ¿No es una aberración? Pero aún lo es más, si se sabe que ese cálculo, no contempla a ocho horas de trabajo diarias por un mínimo de cinco días a la semana, sino sólo a la mitad, ya que no consiguen trabajo estable constante como norma general. Por este detalle, el costo de honorarios profesionales, ya pasa a ser promedio estándar de recuperar la inversión total en sólo cinco años o menos, en lugar de diez.

Si a esto sumamos que se incluye un sueldo básico mensual, como gastos de mantenimiento de la persona mientras estudiaba…

El tema no finaliza aquí. con los profesionales, ya que los cursos de actualización y renombre o prestigio alcanzado, técnicamente les permiten aumentar al monto a recuperar como inversión en estudios, a cantidades aberrantes por cada cursillo o seminario, cotizándolos con frecuencia como si fueran un año completo de estudios o más.

Así, en la práctica, un profesional universitario actualizado puede pretender una retribución económica hasta 10 veces superior a la de un obrero común, cuando correspondería un máximo de dos o tres. Cuatro veces en casos excepcionales. Y ¿qué obrero podría pagar con más de una jornada de trabajo entera por cada hora de un profesional universitario?

Sin embargo el problema se vuelve mucho peor cuando analizamos la deformación de las ganancias en lo que es productivo o comercial.

Si a un artesano al costo de horas de trabajo en producción, le añade el costo de materiales específicos es lógico que añada un diez por ciento como ganancia para ahorro, sobre todo para poder tener con qué renovar sus herramientas y prever posibles aumentos o gastos imprevisibles, de trabajos arruinados.

El tema pasa por los comerciantes, a quienes les cuesta invertir dinero en compras y tener mercadería con riesgo de pérdida por robo o roturas, sosteniendo gastos de local hasta poder recuperar el dinero con un añadido lógico en compensación. Dicho añadido en compensación, en caso de mayoristas redistribuidores, suele ser del 25 al 40 por ciento, según velocidad con que renueve a dicha mercadería.

Pero en el caso de los comerciantes minoristas, como pueden pasar mucho tiempo sin venderlas y tienen relativamente pocas ventas para el total de gastos a cubrir, suelen recargar un promedio de 40 a 50 por ciento por el sobre valor de compra.

Así, cuando hacemos cuentas finales, los materiales que tienen un costo de dos o tres monedas y que el artesano que le dio forma cobró sólo 10; el mayorista lo revende a 13 ó 14 monedas y, el minorista, a un mínimo de 20 cada uno. Todo esto, sin tener en cuenta a cuánto influyen en los precios los transportes, que están encarecidos terriblemente por el petróleo cuyo precio es manipulado mundialmente (del cual dependen también infinidad de otras industrias, como el plástico, y “poli” varios, como el poliurietano (goma espuma) etc.)

Esta es la forma en que normalmente funcionaba el capitalismo antes de la aparición de las muy grandes industrias que, por abaratar costos y tener mayores ganancias, comenzaron a pagar a sus empleados menos de lo necesario para sostener dignamente a una familia básica (de cuatro personas).

Esto no es algo nuevo. Desde tiempos remotos que los que más tienen aprovechan de los hambrientos y desesperados por hambre a pagar monedas y que trabajen hasta los niños para sostener vidas de lo más disipadas. Las minas de carbón (como casi cualquier otra en general) son un claro ejemplo de ello. Argumentan que “no pueden” pagar más o mejor, cuando viven a todo lujo acrecentando fortunas.

Lo aberrante es que en la actualidad, con los avances tecnológicos de toda clase que permitirían que toda la humanidad en conjunto fuera educada en un estándar mínimo digno, sin que dejen de tener buenos márgenes las empresas productivas, NINGÚN GOBIERNO se atreva a dar el ejemplo y ni siquiera organizaciones como la ONU o la OIT defiendan este derecho a la dignidad de todo ser humano.

Los grandes empresarios han pervertido el concepto del diez por ciento sobre costos reales, a fraguar costos imaginarios, costos posibles, pérdidas probables, etc, al extremo que no sólo sus productos cuestan mucho más de lo real, sino que montan a las industrias básicas en los países donde puedan pagar mano de obra a valor limosna.

Así, comienzan por destruir a las industrias y producción local, realizando competencias desleales que les permitan el monopolio con el cual impondrán los precios que se les antojen, justificándolos con gastos irreales por deformados o mal interpretados, como sobrevaluar materias primas pero, sobre todas las cosas, la exigencia de recuperar capital invertido en un plazo absurdo por mínimo, como todo lo que se invierte en montar una fábrica y equiparla en menos de cinco años, de ser posible apenas dos. ¿Eso es ser “empresario”? ¿O es ser piratas de explotación del prójimo?

¿Quién puede permitirse construir un negocio y equiparlo recuperando al total del capital invertido en cinco o menos años? Si tradicionalmente cualquier vivienda estándar requiere un mínimo de DIEZ años de trabajo para poder ser adquirida y con muchos esfuerzos en privaciones?

En definitiva, lo que realmente deformó al sistema capitalista, es la permisividad por parte de gobiernos e instituciones en general, a que los empresarios más grandes, abusen simulando costos que no tienen y retribuyendo a los empleados menos de lo que corresponde para poder ganar más de lo que tradicional y éticamente corresponde por lo invertido.

Tema que pervirtió por completo a todo el sistema capitalista, ya que es la misma situación que se le criticó e hizo caer al comunismo: Sólo una élite de privilegiados con el poder absoluto y despótico sobre el grueso de la población desamparada y desnutrida.

Aquí no hay una NKVD alevosa, hay manipulaciones desde lo económico, que falsean e imponen cualquier clase de escasez en provisiones, comenzando por el petróleo (básico para movilidad y traslados de mercancías y personas, desalentando y hasta logrando que se prohíban las energías alternativas) y, en segundo lugar, por alimentos básicos que pasan por sus manos como filtro de qué llega al mercado masivo.

Bueno, es mi punto de vista Tú ¿qué opinas al respecto?
avatar
Don Sapo
Admin
Admin


http://centaurea.cultureforum.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.