Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Comentarios sobre libro "Conócete a ti mismo" de Sawedal
por videlalu Lun Sep 05, 2016 9:41 am

» ¿Qué podemos hacer ante el terrorismo y sus consecuencias?
por Gwendoline Welden Lun Nov 16, 2015 2:23 pm

» Buen viaje, Don Sapo
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:57 pm

» Pregunta abierta. (Sólo para despiertos)
por Kawabatake_Sanyuro Miér Sep 23, 2015 12:41 pm

» ¿Es tu primer visita a este sitio? Información útil para ti
por Gwendoline Welden Lun Jul 13, 2015 4:18 am

» Eutanasia Cacotanasia Ortotanasia y Distanasia
por Don Sapo Dom Mayo 03, 2015 10:45 pm

» El caballero verde -versión abreviada-
por Sawedal Vie Feb 27, 2015 3:12 pm

» ¿Has leído el libro "El Principito" de Saint Exupery?
por Don Sapo Sáb Oct 25, 2014 2:47 pm

» Breve monólogo reflexivo sobre el idioma de la ingle
por Sawedal Miér Oct 22, 2014 6:57 pm

» Película Man from earth (2007)
por Lighthunter Miér Mar 19, 2014 12:19 pm

» Dos sílabas (adivinanza)
por littlelulupis Dom Mar 09, 2014 2:25 am

» Pelicula La bicicleta verde Wadjda (2012)
por Don Sapo Vie Ene 31, 2014 6:41 pm

» La necesidad instintiva de los jóvenes de llamar la atención y destacar
por Don Sapo Miér Ene 29, 2014 3:18 pm

» Película "Final Cut: Hölgyeim és uraim" (2012)
por Don Sapo Sáb Ene 25, 2014 5:10 pm

» Sobre el uso de peyote o sustancias para elevación o práctica espiritual
por Don Sapo Jue Ene 16, 2014 2:23 pm

» 2013 el año más revolucionario y escandaloso de las últimas décadas
por Lighthunter Jue Ene 02, 2014 6:56 pm

» No temas equivocarte sino a ser imprudente y no aprender de tus errores
por Don Sapo Lun Dic 02, 2013 3:09 pm

» ¿Qué haría el rey Arturo como normas de caballería para la época actual?
por Don Sapo Jue Nov 28, 2013 3:16 pm

» ¿Cómo verificar la calidad de un microondas?
por lilylara Miér Jul 10, 2013 4:38 am

» Desde el desaliento
por Lighthunter Vie Jul 05, 2013 7:05 pm

» Lo que implica el caso de marginar a Evo Morales por Snowden
por Don Sapo Jue Jul 04, 2013 5:12 pm

» La transformación de las ideologías políticas
por jasmine12 Miér Jul 03, 2013 6:41 am

» ¿Qué es una verdad? .. ¿Acaso mi necesidad de construir en paralelo?
por Luis Rojas Vie Mayo 31, 2013 5:16 am

» Palabras para analizar y reflexionar en sus significados y connotaciones
por Yomemiconmigo Miér Mayo 29, 2013 8:07 pm

» ¿Qué y cuánto sabes de amor? ¿Te animas a probar? (Cuestionario abreviado)
por Sawedal Miér Mayo 29, 2013 3:22 pm

Para mensajes breves
VISITANTES
Hora Actual
RelojesWeb para Pisos!
Recomiéndanos con tus amistades
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
Seguidores
Agregar a Favoritos
Agregar a favoritos
¿Quién está en línea?
En total hay 15 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 15 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 429 el Miér Ago 17, 2011 12:30 am.

Porqué me denomino PAGANO, primera parte.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Porqué me denomino PAGANO, primera parte.

Mensaje  Pagano el Sáb Dic 13, 2008 2:42 pm

Hasta yo me he preguntado por qué ser PAGANO.
Basta responder que se es cualquier "cosa" menos católico.
No obstante, en mi caso, la cosa es más obscura y pasaré a relatar el origen de
tal apodo.
La historia que contaré es tan verdadera como mi sangre, que además no es azul,
incluyendo sus consecuencias.

Con María Luisa decidimos casarnos dos meses después de entablar una relación más allá de la amistad, dos meses solamente, con la garantía de haber trabajado juntos durante cuatro años, por lo que casi nada, casi, teníamos que escondernos. Nos transformamos en nuestros mejores amigos, hasta el día de hoy, desde antes de ver en ella una mujer, y ella un hombre en mí.
Nos sabíamos todo, hasta de las parejas que pasaron por nosotros antes de vernos, todo era poco, ya que a la vez, nos aconsejábamos desde diversas perspectivas en nuestra vida anterior.
Y decidimos casarnos, y yo, un romántico como pocos he conocido, debía pedir
matrimonio, y una tarde, yendo a la que ya era nuestra casa, dije las palabras mágicas, a saber: "María Luisa, tengo una duda, no sé si te preño y me caso o si me caso y te preño".

El silencio fue atroz, lo dicho no fue planeado. Juro por mis hijos, y juro por ellos que fue de ese modo.

Entonces, y sin girar un milímetro la cabeza que miraba hacia el parabrisas, me respondió: "Primero nos casamos, ¿te parece?". Ok repliqué, mientras el semáforo me decía que nuestro destino estaba sellado, no por amor solamente, sino por un saber, que va más allá de las palabras, más allá de las preguntas, más allá de las respuestas. ¿Para qué vivir juntos si no se desea establecer algo mayor, y que no tiene relación con libretas, estampillas, fiestas ni regalos ni cruces que acompañan hasta el cementerio?

Aceleré y fuimos a casa. No hablaré de ello.

Ella y yo ya sabemos que hay algo más que une que una decisión, y el presentir el nacimiento del Paolo, nuestro segundo hijo, que hoy tiene dos y medio años, así narra.
Pero en Chile, para casarse hay dos opciones: el Registro Civil y la Iglesia, y para el segundo caso, debes presentar el certificado del primero.
Hasta ahí, información que se tenía anteriormente, pero, había que conseguir un
cura, un sacerdote, o alguien que dijera las palabras mágicas: "LO QUE DIOS HA UNIDO, NO O SEPARE EL HOMBRE", palabras que dan para mucho... muuuuuucho de nuestro esfuerzo.

¿De dónde se saca un cura? fue la pregunta mágica.
Yo tenía domicilio en Talcahuano, ella en una población de Concepción. Mi Madre en el centro de Concepción, y como las madres hacen más de lo que uno cree, dijo que no le gustaría que nos casáramos en una parroquia periférica de Concepción, ni en una ciudad fea como Talcahuano, por lo que debía ser en Concepción, en elCENTRO, obviamente cerca de SU casa, donde toooodos los que la conocen pudieran ver que SU hijito querido se casaba con tamaña mujer, con SU consentimiento, porque SABÍA que seríamos felices; y para sellar la orden dada a los casamenteros, ella ponía SU departamento para hacer SU fiesta.

Entonces, yo muy molesto por la situación que se había armado, más bien que ellas (María Luisa y mi madre) habían armado a mis espaldas en el tiempo que se toma un café y que yo no estaba invitado, absolutamente molesto por lo anterior, le dije: "Me vas a cobrar por prestar el departamento? sacando risillas cómplices del par de comadres que tomaban café a mis espaldas.
Presentí que no debía meterme en ese forro, ellas, mujeres, sabían qué hacer, y yo no estaba invitado a esa reunión, yo sólo debía firmar el SÍ, ellas, hacer el resto.
Por lo demás, yo ya sabía que el problema principal de las mujeres es que son poco hombres.
Y fuimos al registro civil a "pedir hora", y empezamos a buscar un cura que nos casara en las diferentes parroquias del centro.
Obviamente la cosa venía con trampa, ya que mi madre había decidido que nos casáramos el la parroquia de la Universidad de Concepción, por lo que fue la primera y única opción.
El borrego iba al matadero, llevado alegremente por la futura suegra y la futura nuera, y entiéndase bien, la futura suegra y la futura nuera, no mi madre ni mi novia. Y la verdad es que ellas estaban felices. Unos días después partimos a la Capilla de la Universidad de Concepción.

¿Pueden ustedes imaginarse un matrimonio en una UNIVERSIDAD? No creo, pero era como Graduarse ante Dios, como entrar titulado al matrimonio, con una carga intelectual espectacular en la escena que se daría en esa AULA RELIGIOSA, y son pocos los que así se casan, me sentía, mmmmmmm pri-vi-le-gia-do: Parroquia nueva, bastante madera que adornado los muros y las partes principales, piedras posicionadas por Salvador Dalí, telas pintadas por Michelangelo, diseñada la estructura por Leonardo Da Vinci. Una maravilla de aula para titularse el la boda principal de ambas familias que se unían en Santo Matrimonio Visigodo, para decir lo mínimo, ya que de ambas familias, éramos los únicos solteros.

Éramos Romeo y Julieta, sin el tema de los suicidios enfermizos de Shakespeare,
ni las matanzas entre las familias, y sin el romance escondido de los comensales, es decir, un pésimo ejemplo para el caso, pero puchas que sonó bonito.

"DECIDÍ" que esa era el lugar, como si mi madre no hubiera estado ahí, sólo que no se atrevió a pedir la hora, ¿quizá por qué? Me hubiera ahorrado una tarde, haciéndolo. Pero no se atrevió, tal vez por que se le ocurrió que el que se casaba era yo, y que aquél era un tema personal. No sé de dónde habrá sacado esa idea. Debió pedir la hora y punto. Total, el borrego ya estaba listo en la zarza ardiente del desierto del Sinai.

Bueno a hablar con el cura, él tendrá que enterarse también que "Hansel y Gretel" andaban perdidos por esos lados y que querían comer "chocolates" en la casa de los brujos.

Rato después de hablar con la secretaria de la parroquia apareció al sacerdote, un italiano grande, de unas 55 a 60 años, y que había pertenecido, según sus propias
palabras, a las Juventudes Comunistas de la Post Guerra de Italia, en plena Guarra Fría, cuando Stalin purgaba la URSS hacia Siberia y el Archipiélago Gulag, cuando Trotsky moría en Nuevo México, al igual que veinte millones de rusos purgados,
mientras otros mataban a destajo en Viet Nam, Cambodia, y se preparaban a fuego
lento las "Nuevas Dictaduras Latinoamericanas de los ´70".

Cuando Kennedy se trenzaba casi a bombazos atómicos con Cuba y la URSS, antes de ser muerto misteriosamente.

Un saludo a JFK, esté donde estés, esperándome para compartir la Verdad.

Y ahí estaba el cura, en pleno período de caza de brujos (principio del 2003), cuando más candente estaba el tema de los curas pedófilos en el mundo entero, escandalizando a las viejas y a las no viejas. (¿Pedófilo es lo mismo que pervertido sexual, que degenerado sexual, que maricón?). ¿Acaso nadie en la Iglesia Católica nunca supo qué ocurría?

Y ahí estaba, delante nuestro, con una cara de blancura excepcional, preguntando QUÉ QUERÍAMOS DE ÉL, y la verdad es que EL TIPO ME DIO MIEDO.
No quise siquiera estrechar su mano por cortesía, más bien fue por instinto de defensa, como para saber dónde estaban sus manos, pero saberlo a ciencia cierta, y créanme, no quise ni siquiera darle la espalda, por diversos motivos ni históricos ni actuales (del 2003, claro).

María Luisa lo saludó desde lejos, como presintiendo que algo andaba mal. Tú sabes, instinto femenino.

Se había retirado de las JJCC italianas por no se qué motivos, ordenándose sacerdote un lote de años después de eso.

Entonces, a lo formal, al grano de la reunión, ya que en Chile para casarte debes hacer unos "cursillos", que los mismos sacerdotes dictan por varios días jueves al mes, pueden también ser viernes o lunes u otro cualquier día preestablecido, y no de mutuo acuerdo, pero no pueden ser menos de un mes, unas tres horas cada día, para iluminarte en el camino que vas a tropezar. Debe ser así, ya que los evangélicos no pueden hacer esos cursos por los católicos, tornándose monopólico el tema, excluyendo además a los budistas,
a los judíos, incluso excluyendo la autoformación y cualquier otro aporte que exprese la continuidad divina.

Y la primera pregunta: "Porqué quieren que los case?

Parece básico, parece simple, parece que hasta un estúpido pudiera responder eso, Pero no, subterfugiadamente había trampa en la pregunta, y cual mongólico egocéntrico respondí lo que no debía, expresé duda, desconfianza, maldad íntima en la respuesta y quizá que más al decir "porque creo profundamente en Dios", lo que es verdad, hasta el día de hoy. Mi esposa dijo lo mismo, ya que "nos habíamos preparado concienzudamente para esa pregunta".

Si, claro, me dijo, pero porqué no por los anglicanos, los evangélicos, los judíos y demases, porqué por la Santísima Iglesia Católica, Apostólica y Romana, y no otra? Y empecé a tropezar como adolescente con las manos al sentir las caderas de la primera mujer que pudo besar en la boca.

Me fui al infierno en mi segunda respuesta: "Porque soy culturalmente católico, claro", y sonó un bombazo en mi interior al presentir que no era lo que el cura necesitaba escuchar de la parejita de tórtolos que llegaron a su parroquia a mirar la belleza del edificio. Ni quise mirarlo a la cara en ese momento, y creo que fue un acierto de mi parte.

Todo fue caída libre, todo, ya que la artillería salía por los poros del ex JJCC, llegando a su máximo al preguntarme cuántas veces iba a misa al año, y yo miraba a mi futura esposa por si sabía la respuesta de aritmética que nos cazaba, que nos enajenaba de todo en aquellos momentos de presas arrinconadas intentando un aplomo que se alejaba de nosotros. Pensé que hasta lo estaba disfrutando ese señor.

Le pedí un salvavidas a mi futura esposa, y me arrojo uno de plomo sólo con la mirada, haciendo una imperceptible mueca con la boca.

54 veces, me escupió a la cara, todos los domingos del año, más las fiestas de guardar, y repitió tenebrosamente, 54 veces al año, lentamente mirando con amenazada furia ante tamaña ignorancia, más las fiestas de guardar, como la Navidad de Jesús, por ejemplo, para rematar la respusta en nuestros purulentos tímpanos.

Yo estaba hecho un estropajo con sólo tres preguntas básicas.

Y nunca supe las respuestas a las otras dos preguntas. En mi lugar, ustedes tampoco habrían averiguado esa tarde. Pero ¨¿Porqué mi madre no estaba ahí para salvarme de ese salvaje que me estaba haciendo mierda en dos minuto? Y ante mi novia más encima.


Ahí salió el tema de los curas pedófilos, gracias a Dios, para alivianar la carga, presentí



Fin primera parte


Última edición por Pagano el Sáb Dic 13, 2008 8:59 pm, editado 1 vez
avatar
Pagano
Fogón
Fogón


Volver arriba Ir abajo

Re: Porqué me denomino PAGANO, primera parte.

Mensaje  Pagano el Sáb Dic 13, 2008 6:58 pm

Segunda parte.

Yo, en lo personal estudié Pedagogía en Castellano más por curiosidad literaria que por tener una profesión; más por intimidad que por sociedad; más por placer ante las letras que por colgar un título en la pared del departamento de mi madre, a modo de regalo por sus esfuerzos vitales.

Y ahí estábamos con mi novia, en un interrogatorio que no acababa por parte del cura, no encontrando la puerta de escape, y continuando con el interrogatorio (todo espacio debe tenerla).

Qué quieres que te diga, el señor quería saber a toda costa si éramos merecedores de su bendición, y ya que habíamos fracasado en lo básico, vamos a lo profundo, orientó.

¿Cuáles son tus autores favoritos? Preguntó directamente, como si mi novia no estuviera, luego de un silencio, que más que interés parecía buscar algún motivo sustentable para ser excomulgados.

Ahhh, pensé instantáneamente viendo una tabla de salvación que creí no existiera en esa oficina parroquial; al fin entramos en mi terreno, en mis áreas de conocimientos y de interpretación literaria, en mis conocimientos de psicología y de filosofía; en mis áreas del capital cultural que he adquirido durante tantos años.
Entrábamos en las letras, en la cosmovisión, y supe era bueno. jejejejejejejeje

Y empecé a mencionar inspiradamente a Herman Hesse, Gustav Carl Jung, Eric Berne, Lao Tse, Walt Witman, Goethe; a alguno sociólogo como Basil Bernstein; a algún músico como Silvio Rodríguez, Facundo Cabral; algún economista como Manfred Max Neef; sin percibir siquiera, por encontrarme ensimismado en la búsqueda de referentes culturales, que se desfiguraba malamente la imaginería de la habitación en muecas de descaro y desprecio por lo que decía, ya que mi esposa había entendido hacía rato que había que guardar silencio en todo interrogatorio de guerra, y que sólo había que decir nombre, nº de placa y rango, y que el cura estaba permitiendo que un “perdido” mencionara de una buena vez y sin el peor nivel de comprensión que lo que estaba mencionando era antagónico en origen, en base religiosa y teológica a la solicitud de bendición buscada. Ni sabía yo que tenía la pala y que estaba cavando para dos.

No había relación alguna entre la solicitud que nos llevaba hasta ese lugar y lo que yo estaba diciendo; como si Karl Marx con una cara angelical le hubiese pedido permiso a Hitler para que el Santo Padre lo una en Santo Matrimonio con Nefertiti, por poner un extremo ejemplo y desde la perspectiva que los años nos separan de los hechos (hace cinco años y medio).

No percibí en momento alguno que se llenaba de olor a azufre la habitación, y no era mi intención, yo sólo quería un poquito de reconocimiento al esfuerzo de mi vida, demostrar que al menos me había esforzado por encontrar la Trascendencia de la Vida, la importancia de la humanidad, demostrar que estaba en el camino de la salvación, de la redención del alma humana, no la mía, claro (según el cura) pero redención al menos.

¿Pero porqué no se ocurrió mencionar la Biblia? ¿Porqué no mencioné que me encantaban los antecedentes de San Francisco, ¿Porqué no mencioné que encontraba increíble la vida de Sor Teresa de Calcuta? Todo hubiera sido más fácil en esos momentos, simplemente había que decir lo que el cura quería escuchar y luego arrancar por el camino más corta hacia el aire puro, ya que ahí no se podía respirar sin máscaras de gas. Nadie nunca me orientó en ese sentido, ni mi madre, la que sabe más por vieja que por diabla. Nadie me dijo qué había que de decir, qué cara poner, dónde poner las manos; nadie me dijo que ahí yo era el que debía ser pastoreado.

Sentimos entonces un feroz estruendo, un choque de trenes a toda marcha: Pero más bien eran las Torres Gemelas estaban siendo atacadas por artillerías extrañas.

El cura pensaba que yo era un “Bin Laden Chilensis”, que lo atacaba para derribarlo con lo poco y miserable que tenía, ahí, en su oficina, y ni para avioneta me daba el esfuerzo. Yo, que él quería derribar mis conocimientos y pseudos creencias; yo pensaba que él era un Taliban, del lado que fuera.

Y volvió cargantemente a sus amenazas primigenias al preguntarme: ¿Por qué quieres casarte por en la Santísima Iglesia Católica, Apostólica y Romana si no tienes idea de qué se trata y si no compartes la filosofía ni la teología que conlleva?

Y sin que mediara un segundo, un secreto, sin que mediara ni una sola intención oculta, logré entender la idea mientras me sangraba el cerebro por el esfuerzo (al desarrollarse en un instante fugaz una hernia mental); entendí el mensaje básico del tema y que no había siquiera percibido en mi vida toda: LA FE PERSONAL EN DIOS NADA TIENE QUE VER CON LA INSTITUCIÓN.
Son dos temas separados por sismas arquetípicos hace centurias, y nadie me lo había dicho hasta ese día. Una vez más el cura me había derrotado, ahora en mi área de conocimiento, pero se había encargado maquiavélicamente de hacerme entender mi derrota, de entender mi expulsión por los ángeles con espadas de fuego, se encargó de hacerme saber porqué yo era expulsado de ese paraíso, y que en ese momento él era el guardián de las puertas de ese templo. No pude menos que darle la razón.

La institución tiene que ver con sus ritos, con sus orientaciones, con sus dogmas, con su cultura religiosa, los que nada tienen que ver con la FE y la concepción de la trascendencia de cada uno. Sólo si compartes los ritos y los dogmas puedes pertenecer, de otro modo no, quedando el libre albedrío sepultado en las puertas del cementerio del orfanato del sentido de pertenencia: “ser culturalmente católico” no existe, por lo que yo no existía en ese momento.

Ahí entendí la repuesta que me liberaba del madero, en el justo memento en que una lanza atravesaba mi pecho, desgarrando el diafragma, ascendiendo hacia los pulmones y corazón, solo que no salió sangre u agua a borbotones como en el Gólgota, sino la más pura y farmacéutica adrenalina por lo que estaba ocurriendo, sintiéndome ridículo de estar ahí pidiendo un sacramento a una persona y que pertenece a una institución que no conozco.

Entonces, decidió literalmente degollarme ante mi novia, la que no quería creer con quién deseaba casarse, al verlo a la luz del cura, mirando de reojo, como si una duda existencial de futuro hubiera perforado su necesidad de mi amor.
Entonces, el Sacerdote dijo: “A lo mejor Dios quiere que las cosas sean de este modo, así los voy a casar igual”
Fue el golpe de gracia, la última estocada del torero. En ese momento un electroencefalograma hubiera detectado la muerte indudablemente, ya que fui incapaz de actividad cerebral, porque nada entendí con ese vuelco insigne, detrás de una risilla por su parte, y mis brazos cayeron pesada y dolorosamente, desencajándose hasta las clavículas por el peso de la información secreta hasta ese día, ante la posibilidad divina de estar en sus planes. ¿Yo, pobre mortal, en los planes de Dios? ¿Y nadie me lo había dicho? ¿Habrán ocultado algo mis padres, del mismo modo que lo hicieron con Obi Wan Kenobi, versión latinoamericana?

Metió libremente una de sus manos al escritorio, lo que produjo cierta reacción por lo que arriba les mencionaba, y sacó un papel preimpreso y un lápiz.

Preguntó mi nombre sin levantar la cabeza, lo anotó.
Preguntó mi fecha de nacimiento, la anotó.
Preguntó el lugar de mi nacimiento, lo anotó
Preguntó si había sido bautizado y dónde, lo anotó
Preguntó si había hecho la primera comunión y la confirmación, lo anotó

Y finalmente preguntó, no sé si con sarcasmo o burla, a qué religión pertenezco.

CATÓLICO, dije rápidamente para salir luego del paso, bajando la mirada en señal de mentira supina, por la entrevista que había hecho anteriormente, y dijo: “Qué vas a ser católico tú, TÚ ERES PAGANO”, pero da igual.
Y siguió con las mismas preguntas hacia María Luisa, anotando en la misma hoja, no sé si al lado o debajo de la información ya recabada, para las estadísticas de producción del período, pensé.

Pidió unos certificados, unos papeles que certificara habíamos dicho la verdad, como si nuestra palabra no importara para nada, y nos mandó para la casa con una fecha en 30 días después, por si acaso recapacitábamos en la decisión.

Luego entendí porqué el 24 de diciembre nada tiene que ver con la Natividad de Jesús, del Ungido, del Christus, sino con las economías globalizadas de nuestros tiempos; nada tiene que ver con la religión del tipo que fuera ni con sus instituciones, entendiéndolo sólo desde la perspectiva que arriba les menciono y su increíble ignorancia.
Entendí también otras cosas, que no vienen al caso

No se preocupen, sigo siendo el mismo, ya que “no puedo ser otra cosa”, en palabras de Pablo Neruda

Disculpen si le he quitado su tiempo, sólo deseaba contarles el origen de mi pseudónimo, pensando que ustedes deben tener también un origen y que tal vez quieren compartir con nosotros.

Disculpen, no puede evitar ser tan extenso.
avatar
Pagano
Fogón
Fogón


Volver arriba Ir abajo

Re: Porqué me denomino PAGANO, primera parte.

Mensaje  pepe2982 el Sáb Dic 13, 2008 11:23 pm

Uffff, es extensísimo. Pero bueno, te sacaste el gusto de explicar tu nick.
El mío es muy simple. Me llamo José, por lo tanto pepe es de cajón. El Nº es solo una dirección de una casa en donde vivía. Una vez entre a una página donde terminé siendo admin. En ese entonces no tenía ni idea de como se manejaba este tema de los foros. Me pidieron nick y contraseña y fue lo único que se me ocurrió para entrar. Estaba muy apurado para registrarme y no tenía tiempo para pensar mucho. De ahí en más mi nick se hizo popular entre los users, y bueno, seguí con ese hasta ahora. Sería una pena cambiarlo, ya que donde estoy por la web, sea donde sea, la gente de ese entonces se acuerda de mi y me saluda. Quizás algún día lo cambie por algo más original, pero mientras recibo mucho afecto de las personas que conocí, y eso no se reemplaza con nada. Cool

_________________



Invitado Si te gustó el post, necesito tu opinión
avatar
pepe2982
Admin
Admin


Volver arriba Ir abajo

Re: Porqué me denomino PAGANO, primera parte.

Mensaje  kirie el Dom Dic 14, 2008 8:01 am

Vaya! Pagano! Me gustó mucho tu historia,...y lo que más, la primera parte y como decidiste pedirle matrimonio a tu mujer,...mmm,...que bonito! Yo también soy romántica y es precioso que os conociéseis primero como amigos, que maravilla que no tuviéseis secretos ninguno de los dos!...y otra cosa que me encantó es lo que le dijiste a ella (jajajaj): "Tengo una duda, te preño primero y despues nos casamos y nos casamos y despues te preño?" jajajajaja,..

Me gusta!!!! A ver si a mi me pasa algun dia algo asi....jajajajaja!

La historia de mi nick es sencilla como la de pepe. Kirie viene de la palabra kirieleison, y que como era larga la acorté un poco,..Simplemente la elegí por su significado y por que me gusta,...no se,...es bastante simple.
avatar
kirie
Estrella
Estrella


http://www.wwwartbrut.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Porqué me denomino PAGANO, primera parte.

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.